Información

Comparación de los costes energéticos de mantenimiento de la biomasa vegetal frente a la biomasa bacteriana

Comparación de los costes energéticos de mantenimiento de la biomasa vegetal frente a la biomasa bacteriana


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estoy interesado si alguien tiene una idea de si se ha realizado esta investigación o cómo la abordaría.

¿Cuál es el costo de mantenimiento energético de (por ejemplo) 2 kg de algunas células bacterianas determinadas frente a 2 kg de una planta (como la soja)?

Las bacterias tienen menos ADN que mantener por célula, menos orgánulos, no luchan contra la gravedad (no estoy seguro de si esta importa) y probablemente tengan mecanismos de transporte menos activos. Supongo que la cantidad de energía que necesitan solo para mantener su biomasa es mucho menor que una planta.


Energía de biomasa: ¿verde o sucia?

En mayo de 2019, el Reino Unido pasó quince días enteros sin utilizar carbón para generar electricidad. La última vez que sucedió esto, la reina Victoria estaba en el trono. Desde que tuvo su primer día sin carbón en el verano de 2017 hasta que registró su primera semana sin carbón en mayo de 2019, el Reino Unido ha hecho un trabajo impresionante para deshacerse del combustible fósil más sucio. Pero a medida que los ambientalistas aplauden las buenas noticias y los responsables políticos se dan una palmada en la espalda, ha salido a la luz una terrible verdad: las plantas de energía de biomasa, una fuente clave de energía renovable y uno de los principales reemplazos de la energía a base de carbón, están emitiendo más dióxido de carbono de sus chimeneas que las plantas de carbón que han reemplazado. En su prisa por deshacerse del carbón, el Reino Unido puede haber empeorado inadvertidamente el calentamiento global.

La lógica detrás de la energía de la biomasa es simple. Los árboles y las plantas absorben dióxido de carbono del aire, usan la fotosíntesis para aislar el carbono y luego lo usan para construir troncos, cortezas y hojas de árboles. Pero cuando la planta muere, se pudre y gran parte del carbono se libera a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. “Cuando usamos biomasa como fuente de energía, estamos interceptando este ciclo del carbono, utilizando esa energía almacenada de manera productiva en lugar de simplemente ser liberada a la naturaleza”, explica Samuel Stevenson, analista de políticas de la Asociación de Energías Renovables en Londres.

Ahora, como todos sabemos, la quema de combustibles fósiles libera carbono de los reservorios geológicos, que habrían permanecido encerrados durante muchos millones de años si no se hubieran tocado. Por lo tanto, cambiar de combustibles fósiles a energía de biomasa parecía una forma obvia para que las naciones de la Unión Europea (UE) cumplieran con sus obligaciones en virtud del acuerdo climático de París (firmado en 2016). En 2009, la UE se comprometió con un 20% de energía renovable para 2020 e incluyó la biomasa en la lista de fuentes de energía renovable, categorizándola como “carbono neutral”. Varios países adoptaron la bioenergía y comenzaron a subsidiar la industria de la biomasa.

Actualmente, alrededor de la mitad de la energía renovable de la UE se basa en la biomasa, y es probable que esta cifra aumente

Actualmente, alrededor de la mitad de la energía renovable de la UE se basa en la biomasa, una cifra que probablemente aumentará. “El beneficio de la biomasa es que se puede implementar rápidamente y utiliza la infraestructura energética actual”, dice Niclas Scott Bentsen, un experto en sistemas de energía con sede en la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

En el Reino Unido, Drax Group ha liderado el camino con esta revolución energética verde y frondosa. Durante la última década, la central eléctrica de carbón Drax en North Yorkshire, que produce alrededor del 5% de la electricidad de Gran Bretaña, ha visto cómo cuatro de sus seis unidades generadoras se han convertido para funcionar con biomasa. Hoy en día, Drax genera alrededor del 12% de la electricidad renovable del Reino Unido, suficiente para cuatro millones de hogares.


Sotobosque: cosechar madera sin matar árboles

Hoy en día, la mayor parte de la madera se cosecha matando árboles. Antes de la Revolución Industrial, se extraía mucha madera de árboles vivos, que eran recortado. El principio de rebrote se basa en la capacidad natural de muchas especies de latifoliadas para volver a crecer a partir de tallos o raíces dañados: daño causado por fuego, viento, nieve, animales, patógenos o (en pendientes) caída de rocas. El manejo del monte bajo implica la tala de árboles cerca del nivel del suelo, después de lo cual la base, llamada "taburete", desarrolla varios brotes nuevos, lo que da como resultado un árbol de tallos múltiples.

Imagen: Un taburete de monte bajo. Crédito: Geert Van der Linden.

Imagen: Un parche de bosque de robles recientemente cortado. Crédito: Henk vD. (CC BY - SA 3.0)

Imagen: Taburetes Coppice en Surrey, Inglaterra. Crédito: Martinvl (CC BY - SA 4.0)

Cuando pensamos en un bosque o una plantación de árboles, lo imaginamos como un paisaje lleno de árboles altos. Sin embargo, hasta principios del siglo XX, al menos la mitad de los bosques de Europa estaban cubiertos de maleza, lo que les daba una apariencia más arbustiva. 1 El rebrote de árboles se remonta a la edad de piedra, cuando la gente construía palafitos y senderos que cruzaban pantanos prehistóricos utilizando miles de ramas de igual tamaño, una hazaña que solo puede lograrse con el rebrote. 2

Mapas: la distribución histórica aproximada de los bosques de monte bajo en la República Checa (arriba) y en España (abajo). Fuente: “Bosques de monte bajo en Europa”, ver 1

Desde entonces, la técnica formó el enfoque estándar para la producción de madera, no solo en Europa, sino en casi todo el mundo. El monte bajo se expandió enormemente durante los siglos XVIII y XIX, cuando el crecimiento de la población y el auge de la actividad industrial (fabricación de vidrio, hierro, tejas y cal) presionaron cada vez más las reservas de madera.


Introducción

La revolución de la sostenibilidad de las fuentes no renovables a las fuentes renovables es el desafío definitivo de nuestro tiempo [1], [2], [3]. La movilidad suele representar el nivel de una civilización [4], [5]. Los vehículos ligeros de pasajeros, que constituyen el mayor tipo de consumo de energía de transporte entre los diferentes modos de transporte, tienen algunos requisitos especiales, como alta capacidad de almacenamiento de energía en un contenedor pequeño (p. Ej., ∼50 litros), alta potencia de salida (p. Ej., ∼ 20-100 kW por vehículo), combustible asequible (p. Ej., $ ∼20-30 / GJ), vehículo asequible, bajos costos para reconstruir la infraestructura relevante, carga rápida o recarga de combustible (p. Ej., Varios minutos por vez) y seguridad preocupaciones [5], [6], [7]. Estos requisitos estrictos dan como resultado opciones limitadas para los combustibles y los respectivos sistemas de tren motriz. Aquí, el sistema de propulsión se refiere al grupo de componentes que generan energía a partir de la energía almacenada y la entregan a las ruedas de los vehículos que circulan por la superficie de la carretera, incluidos el motor, la transmisión, el eje de transmisión, los diferenciales y las ruedas [8], [9]. Por lo tanto, los vehículos de pasajeros ligeros actuales se basan principalmente en combustibles líquidos no renovables y motores de combustión interna (ICE). Pero el agotamiento del petróleo crudo, la acumulación de gases de efecto invernadero, la preocupación por la seguridad energética nacional y la creación de puestos de trabajo en el sector manufacturero están motivando el desarrollo de biocombustibles de transporte sostenibles basados ​​en biomasa renovable local [1], [3], [9], [10 ].

La mayor parte del etanol se elabora a partir de granos de maíz y caña de azúcar, pero esta práctica suscita un acalorado debate debido a la competencia con el suministro de alimentos, además, su contribución al sector del transporte es mínima o modesta [1], [11]. Actualmente se cree que la biomasa lignocelulósica es la única gran fuente biológica renovable que puede producir una fracción significativa de combustibles líquidos para el transporte y materiales renovables en el futuro [2], [9], [11], [12] porque la energía total almacenada en la fitobiomasa cada año es aproximadamente 30 veces la energía consumida para el transporte [9], [13]. Pero el futuro papel de la biomasa en el sector del transporte sigue siendo objeto de debate [1], [14], [15].

Se puede producir una gran variedad de biocombustibles a partir de biomasa lignocelulósica, incluido el etanol celulósico [10], [16], el butanol y / o los alcoholes de cadena larga [17], [18], la electricidad [19], [20], los bioalcanos [21 ], ésteres de ácidos grasos [6], [22], [23], hidrógeno [24], [25], [26], [27], hidrocarburos [28], [29] y ceras [22]. Los biocombustibles que se convertirán en combustibles de transporte a corto, mediano y largo plazo es un tema de intenso debate. Entre ellos, algunos biocombustibles pueden tener un nicho de mercado particular. Por ejemplo, los aviones a reacción requieren combustibles líquidos de alta densidad [6], [17], [21], [22]. En primer lugar, el análisis que se presenta aquí se limita al mercado más grande de combustibles para el transporte: los combustibles para vehículos de pasajeros ligeros. En segundo lugar, este análisis parte de la biomasa lignocelulósica menos costosa que se puede recolectar y entregar a costos razonables (por ejemplo, ∼ $ 60-100 dólares por tonelada) [9], [11]. En tercer lugar, la producción de biocombustibles de algas u otra generación de electricidad renovable (por ejemplo, electricidad solar y eólica) no se tratan en este documento.

Se han desarrollado varios tipos de sistemas de tren motriz para convertir la energía almacenada en energía cinética, incluidos los motores de combustión interna (p. Ej., ICE de gas, ICE diésel, turbina de chorro y turbina de cohete), motores de combustión externa (p. Ej., Motor de vapor y turbina de vapor), y motores eléctricos. Debido a los requisitos especiales de los vehículos de pasajeros, como la relación peso-potencia (p. Ej., Uno a varios g / W), los costos del motor (p. Ej., Decenas de dólares / kW) y la vida útil del motor (p. Ej., ∼5.000 h), solo Tres motores son aceptables para vehículos de pasajeros: ICE de gas, ICE diesel y motor eléctrico. Teniendo en cuenta la electricidad almacenada en baterías y los posibles sistemas de generación de electricidad a bordo (por ejemplo, celda de combustible de membrana de intercambio de protones de hidrógeno (PEM)) más sus híbridos, este análisis intentó comparar seis sistemas de tren motriz actuales y futuros: vehículos ICE a base de gas (ICE- gas) [7], [8], vehículos eléctricos híbridos basados ​​en gasolina ICE (HEV-gas) [30], vehículos eléctricos híbridos basados ​​en diesel (HEV-diesel) [30], vehículos de pila de combustible basados ​​en H comprimido2 (FCV) [31], [32], [33], [34], vehículos eléctricos de batería (BEV) [20], [32] y vehículos de pila de combustible de azúcar (hidrógeno) (SFCV) [3], [5 ], [9].

Se han realizado numerosos análisis del ciclo de vida (ACV) para investigar los posibles impactos de la biomasa / biocombustibles en las aplicaciones energéticas, las emisiones de gases de efecto invernadero e incluso la huella hídrica [10], [14], [15], [35], [36] , [37], [38], [39], [40], [41], [42], [43], [44]. Pero tales análisis se basan en gran medida en numerosos supuestos, insumos inciertos (por ejemplo, fertilizantes, pesticidas, maquinaria agrícola), coeficientes de conversión de energía entre diferentes formas y fuentes de energía, límites del sistema, etc. Por ejemplo, se han llegado a conclusiones contradictorias incluso para las conocidas biorrefinerías de etanol de maíz [10], [36], [37].

Aquí sugerimos desarrollar un análisis de eficiencia energética para biomasa a rueda (BTW), una relación entre la energía cinética de las ruedas de un automóvil y la energía química de la biomasa entregada (Fig. 1). Llevar a cabo este análisis BTW es simple y directo porque no solo evita incertidumbres o debates sobre (i) cuestiones relacionadas con la producción de biomasa, (ii) recolección y transporte de materias primas, y (iii) cambio de uso de la tierra, sino que también excluye problemas de consumo de agua y efecto invernadero. Emisiones de gases en todo el biosistema. Por lo tanto, el análisis de eficiencia energética (pero no el análisis del ciclo de vida) puede no solo ser útil para reducir numerosas opciones antes de que se lleven a cabo análisis LCA y tecnoeconómicos más complicados, sino que también puede aumentar la transparencia de dichos análisis.

El análisis de eficiencia energética actual se centra en la eficiencia de la biomasa a la rueda entregada relacionada con la conversión, el transporte y los sistemas de tren de potencia.

En este artículo, presentamos una metodología simple de análisis de eficiencia de biomasa a rueda (BTW) que incluye tres elementos: biomasa a combustible (BTF), distribución de combustible y combustible a rueda (FTW) (Fig. 2). Con este método, se analizaron 13 combinaciones de diferentes enfoques de biomasa a biocombustible y sus respectivos sistemas de tren motriz en comparación con una línea de base: maíz-etanol-ICE. La identificación de escenarios de alta eficiencia de BTW ayudaría a tomar una decisión más informada sobre cómo utilizar los recursos de biomasa (limitados) de manera más eficiente. Después de esto, se debe realizar un ACV más detallado para evaluar los impactos potenciales asociados con las entradas y liberaciones identificadas y para compilar un inventario de las entradas de energía y materiales más relevantes, así como los efectos ambientales.


EFICIENCIA DEL CRECIMIENTO BACTERIANO EN SISTEMAS ACUÁTICOS NATURALES

AbstractoLas bacterias heterótrofas realizan dos funciones principales en la transformación de la materia orgánica: producen nueva biomasa bacteriana (producción secundaria bacteriana [BP]) y respiran C orgánico a C inorgánico (respiración bacteriana [BR]). En el caso de las bacterias planctónicas, se ha aprendido mucho sobre BP y su regulación durante las últimas décadas, pero se ha aprendido mucho menos sobre BR. Nuestra falta de conocimiento sobre BR limita nuestra capacidad para comprender el papel de las bacterias en el ciclo del carbono de los ecosistemas acuáticos. La eficiencia de crecimiento bacteriano (BGE) es la cantidad de nueva biomasa bacteriana producida por unidad de sustrato de C orgánico asimilado y es una forma de relacionar BP y BR: BGE = (BP) / (BP + BR). Las estimaciones de BGE para las bacterias planctónicas naturales oscilan entre & lt0.05 y tan alto como 0.6, pero se sabe poco sobre lo que podría regular este enorme rango. En este trabajo revisamos las bases fisiológicas y ecológicas de la regulación de BGE. Además, recopilamos la literatura de los últimos 30 años para la cual tanto BP como BR se midieron en ecosistemas planctónicos naturales y exploramos la relación entre BGE y BP. Aunque la relación es variable, BGE varía sistemáticamente con BP y la riqueza trófica del ecosistema. En los sistemas oligotróficos más diluidos, BGE es tan bajo como 0.01 en la mayoría de los sistemas eutróficos, se estabiliza cerca de 0.5. Las bacterias planctónicas parecen maximizar la utilización de carbono en lugar de BGE. Una consecuencia de esta estrategia es que los costos de energía de mantenimiento (y por lo tanto la respiración de mantenimiento) parecen ser más altos en los sistemas oligotróficos.


Conclusiones

Los cultivares de quinua pertenecientes al ecotipo de las tierras altas revelaron variaciones sustanciales en el tamaño de la planta (biomasa) y la tolerancia a la salinidad, donde la tolerancia a la salinidad de la quinua se correlacionó negativamente con el tamaño de la planta. Las interacciones de la variedad y la sal se encontraron para todos los rasgos medidos de la planta, excepto para la relación brote / raíz. Con el aumento de los niveles de sal, la acumulación de sustancias orgánicas (proteínas, azúcares y prolina) e inorgánicas (K +, Na +) en las plantas de quinua podría ser un reflejo del costo energético asociado con el ajuste osmótico. Durante la limitación de recursos en condiciones de estrés salino, la síntesis activa de estos compuestos puede permitir que las plantas sobrevivan y se recuperen del estrés, a expensas del crecimiento de las plantas, ya que esos solutos ya no están disponibles para la síntesis de proteínas y la pared celular [1, 3, 37]. La osmorregulación foliar, la retención de K +, la exclusión de Na + y la homeostasis iónica son los principales mecanismos fisiológicos, más que las regulaciones antioxidantes de las hojas, que confieren tolerancia a la salinidad a estos cultivares. La teoría C-S-R es aplicable a los cultivares de quinua de las tierras altas, ya que existía una aparente compensación entre el crecimiento y la tolerancia a la sal. Esta compensación crea un desafío práctico para inculcar resiliencia en las poblaciones domesticadas sin comprometer los rendimientos, aunque los fitomejoradores generalmente desean identificar los genotipos de crecimiento rápido y tolerantes al estrés.


Descargue e imprima este artículo para su uso personal académico, de investigación y educativo.

Compre una única edición de Ciencias por solo $ 15 USD.

Ciencias

Vol 332, número 6031
13 de mayo de 2011

Herramientas del artículo

Inicie sesión para agregar una alerta para este artículo.

Por Robert E. Blankenship, David M. Tiede, James Barber, Gary W. Brudvig, Graham Fleming, Maria Ghirardi, MR Gunner, Wolfgang Junge, David M. Kramer, Anastasios Melis, Thomas A. Moore, Christopher C. Moser, Daniel G. Nocera, Arthur J. Nozik, Donald R. Ort, William W. Parson, Roger C. Prince, Richard T. Sayre

Ciencias 13 de mayo de 2011: 805-809


Energía renovable versus nuclear: disipando los mitos

No crea en las falsas afirmaciones de los cómplices nucleares que constantemente eliminan las energías renovables, escribe Mark Diesendorf, Profesor asociado de estudios ambientales interdisciplinarios en UNSW Australia. Las tecnologías de energía renovable limpias y seguras tienen el potencial de abastecer el 100% de la demanda mundial de electricidad.pero el primer obstáculo es refutar los mitos deliberadamente engañosos diseñados para promover la industria nuclear políticamente poderosa pero finalmente condenada. Cortesía de The Ecologist.

La energía nuclear y la energía renovable son los principales competidores de la electricidad con bajas emisiones de carbono en muchos países. A medida que las tecnologías de energía renovable han aumentado en volumen e inversión, y se han vuelto mucho más baratas, los defensores de la energía nuclear y los negacionistas de la ciencia climática se han convertido en negadores de la energía renovable.

Artículos Relacionados:

Las estrategias y tácticas de los negacionistas de las energías renovables son muy similares a las de los negadores de la ciencia climática. Para crear incertidumbre sobre la capacidad de la energía renovable para impulsar una sociedad industrial, bombardean a los tomadores de decisiones y a los medios de comunicación con mitos negativos sobre las energías renovables y mitos positivos sobre la energía nuclear, intentando convertir estos mitos en sabiduría convencional. En respuesta a la crisis climática, pocos países tienen los recursos económicos para expandir sustancialmente la inversión tanto en energía nuclear como renovable. Esto se demostró en 2016 por el gobierno del Reino Unido, que está ofreciendo enormes subsidios a largo plazo a la energía nuclear al tiempo que recorta drásticamente los subsidios a corto plazo existentes a la energía renovable.

Este artículo, una secuela de uno que derriba el mito de que necesitamos centrales eléctricas de carga base como la nuclear o el carbón, examina críticamente algunos de los otros mitos sobre la energía nuclear y la energía renovable. Ofrece un recurso para quienes deseen cuestionar estos mitos. Los mitos discutidos aquí se han extraído de los comentarios de los defensores de la energía nuclear y de los opositores a las energías renovables en los medios de comunicación, artículos, blogs y comentarios en línea.

Mito 1: Las centrales eléctricas de carga base son necesarias para satisfacer la demanda de carga base.

Variante: Las centrales eléctricas de carga base deben funcionar continuamente para respaldar los sistemas de energía renovable variable.

Variante: La energía renovable es demasiado variable para contribuir de forma fiable al suministro de electricidad a gran escala.

Mito 2: Hay un renacimiento de la energía nuclear.

La producción mundial de electricidad nuclear en teravatios-hora por año (TWh / año) alcanzó su punto máximo en 2006. La contribución porcentual de la energía nuclear a la electricidad mundial alcanzó un máximo del 17,5% en 1993 y disminuyó a menos del 11% en 2014. Actualmente, la inversión mundial anual en energía nuclear es superada por la inversión en cada una de las de energía eólica y solar. Durante la última década, el número de puestas en marcha de nuevos reactores nucleares a nivel mundial se ha equilibrado aproximadamente con el número de cierres de reactores existentes. Si bien varios países europeos están eliminando gradualmente la energía nuclear, la mayor parte del crecimiento en la construcción de reactores nucleares se está produciendo en China, Rusia, India y Corea del Sur. (Informe sobre la situación de la industria nuclear mundial 2015)

Mito 3: La energía renovable no está lista para reemplazar a los combustibles fósiles, y la energía nuclear podría llenar el (supuesto) vacío en el suministro de energía con bajas emisiones de carbono.

La mayoría de los reactores de energía nuclear existentes se clasifican como Generación 2 y se los considera obsoletos. Las generaciones actuales de nuevas centrales nucleares se clasifican como Generación 3 y 3+. Sólo han funcionado cuatro reactores de tercera generación, hasta ahora sólo en Japón, y su rendimiento ha sido deficiente. No hay ningún reactor de Generación 3+ en funcionamiento, aunque dos están en construcción en Europa, cuatro en Estados Unidos y varios en China. Todos están retrasados ​​y sobrepasados ​​en el presupuesto: los reactores europeos incompletos ya triplican los precios presupuestados. Ni un reactor de potencia de generación 4, p. Ej. reproductor rápido, reactor rápido integral (IFR), reactor modular pequeño - está disponible comercialmente. (Informe sobre la situación de la industria nuclear mundial 2015) Por lo tanto, se puede argumentar que la energía nuclear moderna no está lista.

Por otro lado, la energía eólica y solar están creciendo rápidamente y siguen siendo más baratas. Los grandes parques eólicos y solares se pueden planificar y construir en 2-3 años (en comparación con los 10-15 años de la energía nuclear) y ahora están listos para reemplazar la electricidad fósil y nuclear.

Mito 4: La proliferación de armas nucleares es independiente de la energía nuclear civil.

Variante: Los explosivos de armas nucleares no pueden fabricarse con el tipo de plutonio producido en los reactores nucleares convencionales, ni con el ciclo del combustible de torio, ni con el IFR.

Seis países (Francia, India, Corea del Norte, Pakistán, Sudáfrica y el Reino Unido) han utilizado de manera encubierta energía nuclear civil para ayudarlos a desarrollar armas nucleares. Además, al menos siete países (Argentina, Australia, Brasil, Irán, Libia, Corea del Sur y Taiwán) han utilizado energía nuclear civil para comenzar a desarrollar armas nucleares de forma encubierta, pero luego terminaron sus programas (referencias en Diesendorf 2014). Por tanto, la energía nuclear está facilitando la proliferación y, por tanto, está aumentando la probabilidad de una guerra nuclear. Incluso si la probabilidad de una guerra nuclear es pequeña (y esto es discutible), los impactos potenciales son enormes. Por lo tanto, es inapropiado ignorar el riesgo de proliferación, que es la probabilidad multiplicada por el impacto potencial.

En la India se están desarrollando reactores de torio. El torio no es fisionable, por lo que primero hay que bombardearlo con neutrones para convertirlo en uranio-233, que es. Como cualquier elemento fisible, el U-233 se puede utilizar para generar calor y, por tanto, electricidad, o como explosivo nuclear. Las armas nucleares con U-233 como parte del explosivo han sido probadas por Estados Unidos (prueba Teapot MET), la Unión Soviética y la India.

Algunos proponentes nucleares afirman incorrectamente que la IFR hipotética sería a prueba de proliferación. El IFR solo ha funcionado como un único prototipo en los EE. UU. El proyecto fue cancelado por el Congreso en 1994 por razones que incluían financiamiento, dudas sobre si era necesario y preocupaciones sobre su potencial de proliferación (Kerry 1994). El IFR ofrece al menos dos vías de proliferación. Una vez que se haya separado la mayoría de los productos de fisión altamente radiactivos de los transuránicos menos radiactivos mediante un proceso experimental conocido como piroprocesamiento, sería más fácil extraer el plutonio-239 de los transuránicos mediante el reprocesamiento químico convencional y utilizarlo para producir armas nucleares. Una vía de proliferación alternativa sería modificar un IFR para permitir su uso como reactor reproductor para producir plutonio apto para armas a partir de uranio-238; véase también Wymer et al. (1992).

Mito 5: El número de muertos por el desastre de Chernobyl fue de 28 a 64.

Estas estimaciones absurdamente bajas se obtienen considerando solo las muertes a corto plazo por síndrome de radiación aguda e ignorando la principal contribución a las muertes, a saber, los cánceres que aparecen durante varias décadas. Para Chernobyl, la estimación seria más baja de muertes por cáncer en el futuro fue 'hasta 4000' por el Foro de Chernobyl (2006), un grupo de agencias de las Naciones Unidas liderado por la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), que tiene los objetivos contradictorios de promover la energía nuclear. energía y aplicando salvaguardas contra Entre otros accidentes y proliferación. Las estimaciones de autores que no tienen ningún conflicto de intereses obvio oscilan entre 16.000 de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y 93.000 de un equipo de investigadores médicos internacionales de Ucrania, Rusia y otros lugares.

Mito 6: Se ha resuelto el problema del almacenamiento permanente de desechos nucleares de alta actividad.

Todos los desechos de alta actividad se encuentran actualmente almacenados temporalmente en piscinas o toneles secos. No hay ningún repositorio permanente en funcionamiento en el mundo. El desarrollo del repositorio estadounidense propuesto en Yucca Mountain en los EE. UU. Se terminó después de un gasto de $ 13.5 mil millones. Se están construyendo depósitos subterráneos en Suecia y Finlandia. Incluso si los desafíos técnicos y económicos pudieran resolverse, el problema social de administrar o aislar los repositorios durante 100.000 años permanece.

Mito 7: El IFR podría "quemar" los desechos nucleares del mundo.

El IFR solo existe como diseño. Si alguna vez se desarrollara, se convertiría en otra vía de proliferación (ver Mito 4). En el mejor de los casos, podría convertir la mayoría de los transuránicos en productos de fisión, por lo que aún se necesitarían depósitos subterráneos a largo plazo para los productos de fisión altamente radiactivos.

Para una exposición más completa de los problemas de los IFR y otros diseños de reactores "nuevos", consulte el ensayo clásico de 2009 de Amory Lovins, publicado recientemente en El ecologista: "¿Reactores nucleares" nuevos "? la misma vieja historia'.

Mito 8: La energía nuclear no emite emisiones de gases de efecto invernadero o éstas son insignificantes.

Ni la energía nuclear ni la mayoría de las tecnologías renovables emiten CO2 durante la operación. Sin embargo, las comparaciones significativas deben comparar ciclos de vida completos desde la extracción de materias primas hasta la gestión de los desechos. El físico nuclear y partidario nuclear Manfred Lenzen encontró emisiones promedio del ciclo de vida de la energía nuclear, basadas en la extracción de mineral de uranio de alto grado, de 60 gramos de CO2 por kilovatio-hora (g / kWh), para viento de 10-20 g / kWh y para gas natural 500-600 g / kWh.

Ahora viene la parte que la mayoría de los proponentes nucleares tratan de ignorar o tergiversar. Al mundo sólo le quedan unas pocas décadas de reservas de mineral de uranio de alta ley. A medida que disminuye inevitablemente la ley del mineral, aumenta el combustible fósil utilizado para extraer (con combustible diesel) y triturar uranio, y también aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) resultantes. Lenzen calcula que, cuando se utiliza mineral de uranio de baja ley, las emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida aumentarán a 131 g / kWh. Otros han obtenido niveles más altos. Esto es inaceptable en términos de ciencia climática. Solo si la extracción de mineral de baja ley se hiciera con combustible renovable, o si los reactores reproductores rápidos reemplazaran a los reactores quemadores, las emisiones nucleares de GEI podrían mantenerse a un nivel aceptable, pero es probable que ninguna de estas condiciones se cumpla durante décadas al menos.

Para obtener más información sobre este tema, consulte el artículo de Keith Barnham "Falsa solución: la energía nuclear no es baja en carbono".

Mito 9: La energía nuclear es un socio adecuado para las energías renovables en la red.

Haciendo de la necesidad una virtud, los defensores de la energía nuclear afirman que podemos tener tanto (nuevas) nucleares como renovables en la misma red. Sin embargo, la energía nuclear es un socio pobre para una gran contribución de energía renovable variable en un sistema de suministro de electricidad por cuatro razones:

(1) Los reactores de energía nuclear tienen un funcionamiento inflexible (ver respuesta al Mito 10), en comparación con las turbinas de gas de ciclo abierto (que pueden ser biocombustibles), las hidroeléctricas con presas y la energía solar térmica concentrada (CST) con almacenamiento térmico. La energía eólica y solar fotovoltaica pueden suministrar energía a granel, equilibrada con energías renovables flexibles y distribuibles, como se discutió anteriormente.

(2) Cuando una central nuclear se avería, suele estar fuera de línea durante semanas o meses. A modo de comparación, las pausas en el viento suelen durar horas o días, por lo que el viento no necesita un costoso respaldo de las centrales eléctricas de carga base; la energía renovable distribuible flexible es suficiente.

(3) Las granjas eólicas y solares son más baratas de operar que las nucleares (y los combustibles fósiles). Por lo tanto, la energía eólica y solar pueden ofrecer precios más bajos en los mercados de la electricidad y desplazar la energía nuclear de la operación de carga base, que necesita para pagar sus enormes costos de capital.

(4) Las energías renovables y la energía nuclear compiten por las políticas de apoyo del gobierno, incluida la financiación y los subsidios escasos. Por ejemplo, el compromiso del gobierno del Reino Unido con Hinkley C, con enormes subsidios, ha dado como resultado la eliminación de los subsidios a la energía eólica y solar fotovoltaica en tierra.

Mito 10: Los reactores de energía nuclear generalmente se pueden operar de manera flexible para seguir los cambios en la demanda / carga.

Las limitaciones, tanto técnicas como económicas, las demuestra Francia, con el 77% de su electricidad generada a partir de energía nuclear. Dado que la generación actual de centrales nucleares no está diseñada para el seguimiento de carga, Francia solo puede operar algunos de sus reactores en modo de seguimiento de carga algunas veces, al comienzo de su ciclo de funcionamiento, con combustible nuevo y una alta reactividad de reserva. pero no puede seguir cargando en la última parte de su ciclo. Esto es reconocido por la Organización Nuclear Mundial.

El seguimiento de carga tiene dos penalizaciones económicas para las centrales eléctricas de carga base:

  • Costos de mantenimiento sustancialmente aumentados debido a la pérdida de eficiencia.
  • Ganancias reducidas durante los períodos de menor actividad. Sin embargo, para compensar su alto costo de capital, los reactores deben funcionar tanto como sea posible a la potencia nominal.

Francia reduce la segunda sanción económica vendiendo su exceso de energía nuclear a los países vecinos a través de una línea de transmisión, mientras que partes de Australia absorben su exceso de energía de carbón de carga base con calefacción de agua barata fuera de las horas pico.

Mito 11: Las energías renovables son más caras que las nucleares.

Variante: La energía nuclear recibe subsidios menores que la energía renovable.

Ambas versiones del mito son falsas. Los costos nivelados de energía (LCOE) dependen del número de unidades instaladas en un sitio, ubicación, costo de capital, tasa de interés y factor de capacidad (producción de energía promedio real dividida por la potencia nominal). Las estimaciones del LCOE para la energía nuclear son $ 108 / MWh según datos anteriores a 2014 del IPCC y $ 97-132 / MWh basados ​​en datos anteriores a 2015 de la consultora financiera multinacional Lazard. La estimación de costos del IPCC no incluye los subsidios, mientras que la estimación de Lazard incluye los subsidios del gobierno federal de los EE. UU. Excluyendo las garantías de préstamos y el desmantelamiento.

Ninguna de estas estimaciones estadounidenses tiene en cuenta la enorme escalada de costes de los dos reactores europeos de agua a presión (EPR) en construcción (mencionados en el Mito 3). El EPR propuesto para el Reino Unido, Hinkley C, se ofrece un precio garantizado vinculado a la inflación para la electricidad durante 35 años, comenzando en £ 92.5 / MWh (US $ 144 / MWh) (moneda de 2012), más del doble del precio al por mayor de la electricidad. en el Reino Unido, junto con una garantía de préstamo de originalmente £ 10 mil millones (US $ 15,3 mil millones). Es probable que su responsabilidad limitada por accidentes y un seguro inadecuado recaiga sobre el contribuyente británico.

En 2015, Lazard estimó los costos no subsidiados de la energía eólica terrestre en los EE. UU. De 32 a 77 dólares estadounidenses / MWh. Un estudio empírico independiente realizado por el Departamento de Energía de EE. UU. (Fig.46) encontró precios nivelados de acuerdos de compra de energía en 2014 para el viento en el interior de EE. UU. (Región con las velocidades del viento más altas) de US $ 22 / MWh, y en el oeste (región con la menor velocidades del viento) alrededor de US $ 60 / MW. El gobierno de los EE. UU. Subsidia la energía eólica con un crédito fiscal a la producción de US $ 23 / MWh durante 10 años, por lo que debe agregarse a las cifras del DoE para obtener los costos reales. En Brasil en 2014, los contratos se adjudicaron en una subasta inversa por un promedio sin subsidio precio de compensación de 129,3 reales / MWh (US $ 41 / MWh).

Lazard estimó costos no subsidiados de 50 a 70 dólares estadounidenses / MWh para la energía solar fotovoltaica a gran escala en una región de alta insolación de los EE. UU. En Nuevo México, EE. UU., Se firmó un acuerdo de compra de energía por US $ 57,9 / MWh para la electricidad de la central solar fotovoltaica de Macho Springs de 50 MW. Los subsidios federales y estatales elevan el costo real a alrededor de US $ 80-90 / MWh dependiendo de la ubicación. En Chile, Brasil y Uruguay,no subvencionado los precios en las subastas inversas están en el mismo rango (Diesendorf 2016). La energía solar en la azotea "detrás del medidor" es competitiva con los precios de la electricidad de la red minorista en muchas regiones del mundo con una insolación media a alta, incluso donde no hay tarifas de alimentación.

Para CST con almacenamiento térmico, Lazard estima US $ 119-181 / MWh.

Comparing subsidies between nuclear and renewable energy is difficult, because they vary substantially in quantity and type from country to country, where nuclear subsidies may include some or all of the following (Diesendorf 2014):

  • government funding for research and development, uranium enrichment, decommissioning and waste management
  • loan guarantees
  • stranded assets paid for by taxpayers and electricity ratepayers
  • limited liabilities for accidents covered by victims and taxpayers
  • generous contracts for difference.

Subsidies to nuclear have either remained constant or increased over the past 50 years, while subsidies to renewable energy, especially feed-in tariffs, have decreased substantially (to zero in some places) over the past decade.

Myth 12: Renewable energy is very diffuse and hence requires huge land areas.

Hydro-electric dams and dedicated bioenergy crops can occupy large areas, but renewable energy scenarios for few regions have large additional contributions from these sources. Solar farms located on-ground may occupy significant land, often marginal land. Rooftop solar, which is widespread in Germany and Australia, and bioenergy derived from crop residues occupy no additional land. On-shore wind farms are generally located on agricultural land, with which they are highly compatible. The land occupied istypically 1-2% of the land spanned. renewable energy deniers often ignore this and misleadingly quote the land area spanned.

For an economic optimal mix of 100% renewable electricity technologies calculated for the Australian National Energy Market, total land area in km 2 /TWh/y is about half that of equivalent nuclear with a hypothetical buffer zone of radius 20 km, as belatedly established for Fukushima Daiichi (Diesendorf 2016).

Myth 13: Energy payback periods (in energy units, not money) of renewable energy technologies are comparable with their lifetimes.

Nowadays typical energy payback periods in years are: solar PV modules 0.5-1.8 large wind turbines 0.25-0.75 CST (parabolic trough) 2 nuclear (high-grade-uranium ore) 6.5 nuclear (low-grade-uranium ore) 14 (references in Diesendorf 2014, Table 5.2). The range of values reflects the fact that energy payback periods, and the related concept of energy return on energy invested, depend on the type of technology and its site. Critics of renewable energy often quote much higher energy payback periods for renewable energy technologies by assuming incorrectly that each has to be backed-up continuously by a fossil fuelled power station.

Myth 14: Danish electricity prices are among the highest in Europe, because of the large contribution from wind energy.

Danish retail electricity prices are among the highest in Europe, because electricity is taxed very heavily. This tax goes into consolidated revenue – it does not subsidise wind energy. Comparing tax-free electricity prices places Denmark around the European average. Wind energy in Denmark is subsidised by feed-in tariffs funded by a very small increase in retail electricity prices, which is offset by the decrease in wholesale electricity prices resulting from the large wind energy contribution.

Myth 15: Computer simulation models of the operation of electricity grids with 80-100% renewable electricity are meaningless over-simplifications of real systems.

Although a model is indeed a simplified version of reality, it can be a powerful low-cost tool for exploring different scenarios. Most modellers start with simple models, in order to understand some of the basic relationships between variables. Then, step-by-step, as understanding grows, they make the models more realistic.

For example, initially the UNSW Australia group simulated the operation of the Australian National Electricity Market with 100% renewable energy in hourly time-steps spanning a single year. Wind farms were simply scaled up at existing sites. The next model included economic data and calculated the economic optimal mix of renewable energy technologies and then compared costs with low-carbon fossil fuelled scenarios. Recently the simulations were extended to six years of hourly data, the renewable energy supply region was decomposed into 43 sub-regions and a limit was imposed on non-synchronous supply. With all these refinements in the model, the 100% renewable energy system is still found to be reliable and affordable.

Meanwhile, researchers at Stanford University have shown that all energy use in the USA, including transport and heat, could be supplied by renewable electricity. Their computer simulations use synthetic data on electricity demand, wind and sunshine taken every 30 seconds over a period of six years. Using synthetic data allows modellers to include big hypothetical fluctuations in the weather. Such sensitivity analysis strengthens the power and credibility of the models.

Strangely, some of the loudest critics of simulation modeling of electricity systems, a specialised field, have no qualifications in physical science, computer science, engineering or applied mathematics. In Australia they include two biologists, a social work academic and an occupational therapist.

Computer simulation models and growing practical experience suggest that electricity supply in many regions, and possibly the whole world, could transition to 100% renewable energy. Most of the renewable energy technologies are commercially available, affordable and environmentally sound. There is no fundamental technical or economic reason for delaying the transition.

The pro-nuclear and anti-renewable energy myths disseminated by nuclear proponents and supporters of other vested interests do not stand up to examination. Given the political will, renewable energy could be scaled up long before Generation 3 and 4 nuclear power stations could make a significant contribution to electricity supply.

Diesendorf M (2014) Sustainable Energy Solutions for Climate Change. London: Routledge and Sydney: NewSouth Publishing.

Diesendorf M (2016) Subjective judgments in the nuclear energy debate. Biología de la Conservacióndoi:10.1111/cobi.12692. (See the Supporting Information as well as the short article.)

Kerry, Senator J (1994) Energy and Water Development Appropriations Act, 1995. Congressional Record, 11 August.

Wymer RG et al. (1992) An Assessment of the Proliferation Potential and International Implications of the Proliferation Potential and International Implications of the Integral Fast Reactor. Martin Marietta K/IPT-511 (May) prepared for the Departments of State and Energy.

Editor’s Note

Reprinted with minor revisions, with permission, from El ecologista.


Bioenergy Basics

Bioenergy is one of many diverse resources available to help meet our demand for energy. It is a form of renewable energy that is derived from recently living organic materials known as biomass, which can be used to produce transportation fuels, heat, electricity, and products.

BENEFITS OF A ROBUST BIOENERGY INDUSTRY

Abundant and renewable bioenergy can contribute to a more secure, sustainable, and economically sound future by:

  • Supplying domestic clean energy sources
  • Reducing U.S. dependence on foreign oil
  • Generating U.S. jobs
  • Revitalizing rural economies.

The U.S. Department of Energy's 2016 Billion-Ton Report: Advancing Domestic Resources for a Thriving Bioeconomy concluded that the United States has the potential to produce 1 billion dry tons of non-food biomass resources annually by 2040 and still meet demands for food, feed, and fiber. One billion tons of biomass could:

  • Produce up to 50 billion gallons of biofuels
  • Yield 50 billion pounds of bio-based chemicals and bioproducts
  • Generate 85 billion kilowatt-hours of electricity to power 7 million households
  • Contribute 1.1 million jobs to the U.S. economy
  • Keep $260 billion in the United States. [1]

BIOMASS: A RENEWABLE ENERGY RESOURCE

Biomass is a renewable energy resource derived from plant- and algae-based materials that include:

  • Crop wastes
  • Forest residues
  • Purpose-grown grasses
  • Woody energy crops
  • Microalgae
  • Urban wood waste
  • Desechos alimentarios

Biomass is a versatile renewable energy source. It can be converted into liquid transportation fuels that are equivalent to fossil-based fuels, such as gasoline, jet, and diesel fuel. Bioenergy technologies enable the reuse of carbon from biomass and waste streams into reduced-emissions fuels for cars, trucks, jets and ships bioproducts and renewable power.

BIOFUELS: ENERGY FOR TRANSPORTATION

Biomass is one type of renewable resource that can be converted into liquid fuels—known as biofuels—for transportation. Biofuels include cellulosic ethanol, biodiesel, and renewable hydrocarbon "drop-in" fuels. The two most common types of biofuels in use today are ethanol and biodiesel. Biofuels can be used in airplanes and most vehicles that are on the road. Renewable transportation fuels that are functionally equivalent to petroleum fuels lower the carbon intensity of our vehicles and airplanes.

BIOPOWER: ENERGY FOR HEAT AND ELECTRICITY

Biopower technologies convert renewable biomass fuels into heat and electricity using processes like those used with fossil fuels. There are three ways to harvest the energy stored in biomass to produce biopower: burning, bacterial decay, and conversion to a gas or liquid fuel. Biopower can offset the need for carbon fuels burned in power plants, thus lowering the carbon intensity of electricity generation. Unlike some forms of intermittent renewable energy, biopower can increase the flexibility of electricity generation and enhance the reliability of the electric grid.


Archivo adicional 1: Figura S1.

Quick screen for different ATP reporter constructs. (a) Normalized cellular GFP dynamics (%GFP/OD) of different ATP reporter constructs in rich medium. (B) Growth of the E. coli 10-beta strain carrying different reporter plasmids in rich medium. Bacteria were grown in EZ rich medium with 5 mM glucose in black 96-well plates with shaking. GFP (ex485/em528) and OD600 were measured with a microplate reader (Molecular Devices, Inc.) in real time. The cellular GFP signals, GFP/OD, were normalized by their own peak values (100%). Each data point is the mean value of at least three independent experiments with standard deviation less than 15% of its mean. All reporter constructs except HC-con incorporated the ATP-dependent rrnB P1 promoter the HC-con version was made with a sequence identical to HC-E except that a T7A1 promoter replaced the rrnB P1 promoter thus enabling it to serve as a control.

Archivo adicional 2: Figura S2.

GFP-ATP correlation analysis of the HC-E reporter in bacteria during growth. (a) GFP and ATP dynamics over the growth phases. NEB10beta strain with the HC-E reporter was grown in rich medium. ATP was measured by luciferase assay and cellular fluorescence was measured by flow cytometry. Data points are mean values of three independent replicates with one standard deviation (SD). The SD for GFP signal were relatively small (< 15%) and are thus not shown in the figure. (B) Linear correlation between GFP and ATP.

Archivo adicional 3: Figura S3.

Flow cytometry analysis of bacterial population with HC-M reporter growing in the EZ rich medium. Density plot and histogram plot of GFP populations at the lag phase (a, b), exponential phase (c,d), transition between exponential and stationary phases (e,f), and stationary phase (g,h). BW25113 strain with HC-M ATP reporter was analyzed. Cellular GFP was measured by FITC-A channel.

Additional file 4: Figure S4.

Flow cytometry analysis of bacterial population with HC-M reporter growing in the minimal medium. Density plot and histogram plot of GFP populations in the lag phase (a, b), exponential phase (c,d), transition between exponential and stationary phases (e,f), and stationary phase (g,h). The BW25113 strain with HC-M ATP reporter was analyzed. Cellular GFP was measured by FITC-A channel.

Additional file 5: Figure S5.

GFP-ATP correlation analysis of the HC-M reporter in two other strains. (a, b) GFP and ATP dynamics over the growth phases in the JM109DE3 strain in the rich medium (a) and in BL21DE3 strain in the minimal medium (B). ATP was measured by luciferase assay and cellular fluorescence was measured by flow cytometry. Data points are mean values of three independent replicates with one standard deviation (SD). The SD for the GFP signal was relatively small (< 15%) and is thus not shown in the figure. (c,d) Linear correlations between GFP and ATP in the JM109DE3 strain in the rich medium (C) and in BL21DE3 strain in the minimal medium (D).

Additional file 6: Figure S6.

Electrical circuit model that visualizes and describes all differential equations in this study. The whole circuit includes bacterial growth (X), oxygen supply and consumption (DO), glucose dynamics (S), acetate production and consumption (A), and ATP production and consumption (ATP). ATPmúsica pop is the amount of ATP in 1 L of culture while ATPcelda is the ATP concentration within the cell. The concentration of a substance is represented by the corresponding voltage. The consumption or production rate (flux) of a substance is represented by the corresponding current. A wire labeled with the same name as another wire means they are the same voltage (concentration) in the circuit. Initial concentrations are indicated by i.c. This circuit model also allows for the easy setting of timing mechanisms such as lag time, the level of glucose at which growth on acetate begins, and time constants to account for the smooth, non-instantaneous nature of switching between metabolic states. The capacitors (C), representing volume, are always normalized to 1 F to match the differential equations used to describe the time dynamics of concentrations. More detailed explanation is in the reference [43].

Additional file 7: Figure S7.

Sensitivity analysis of the kinetic model by varying initial glucose and growth rate. Dynamics of bacterial growth (a), population ATP (B), and cellular ATP (C) at varying initial glucose concentration. Dynamics of bacterial growth (D), glucose consumption (mi), and cellular ATP (F) at varying growth rates. The analysis was performed by varying the initial glucose concentration or growth rate while keeping other parameters identical to those obtained from experiments under the same conditions as those in Fig. 6. Increasing the specific growth rate from 0.4 to 0.7 (1/h) needs the slight adjustment of gramo from 54.5 to 60.7 (M) for the growth rate sweep.

Additional file 8: Table S1.

Model parameters for E. coli strain BW25113 grown in minimal medium.The values of KS, tretraso y kLa are supported by the references [88,89,90], respectively.

Additional file 9: Figure S8.

Comparison of cellular oxygen consumption rate and ATP production rate. Both oxygen flux and ATP production flux were determined from our kinetic model using the experimental data used in Fig. 6.

Additional file 10: Figure S9.

Model response to varying initial cellular ATP concentrations. All model parameters except the initial cellular ATP fluxes from acetate production and aerobic respiration of glucose were held constant while initial cellular ATP concentration was varied. The initial ATP fluxes change linearly with the initial ATP concentration because we assumed that a cell with a higher initial ATP concentration is in a healthier metabolic state and will initially be producing ATP at a higher rate.

Additional file 11: Table S2.

Calculated ATP values in E. coli BL21(DE3) grown in the minimal medium. a: Power consumption was estimated from 54 kJ/mole ATP [53, 54]. Note: all values are estimated from one biological experiment with three samples measured at each time point. In this experiment, ATP concentration was measured by the HC-M reporter and ATP consumption rates were calculated by the kinetic model.

Additional file 12: Table S3.

Model parameters of the model for E. coli strain BL21(DE3) grown in minimal medium. These parameters are used in the simulation that calculates the dynamic ATP values in Additional file 11: Table S2. These parameters are same to those used for the BW25113 strain with only slight changes for a few parameters to account for strain-to-strain variations.

Additional file 13: Figure S10.

Plasmids constructed and tested in this work. (a) High-copy-plasmid, low RBS reporter HC-M. (B) High-copy-plasmid, medium RBS reporter HC-E. (C) High-copy-plasmid control reporter HC-con with T7A1 constitutive promoter. (D) Low-copy-plasmid, medium RBS reporter LC-F. (mi) Low-copy-plasmid, high RBS reporter LC-G. High-copy plasmids have a ColE1 origin of replication while the low-copy plasmids have a PSC101 origin of replication.

Additional file 14.

The inserted DNA sequences of the plasmids used in this study.

Additional file 15.

Experimental data for Figs. 1, 2, 3, 4, 6, and Figures S1, and S5.

Additional file 16.

Experimental data and parameters used for Table 1, Table S2, and model analyses.

Additional file 17.

Cadence files for the kinetic model circuit. The .zip file contains the Cadence library of components (schematics and symbols) and cellview simulation states needed to perform the kinetic model simulations presented in this paper.


Ver el vídeo: Energía Biomasa, cómo aprovechar las ventajas de la materia orgánica? (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Wynn

    Creo que estas equivocado. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, discutiremos.

  2. Adair

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, está equivocado. Puedo probarlo. Escríbeme por PM, hablamos.

  3. Aeson

    Estas equivocado. Estoy seguro. Puedo defender mi posición. Envíeme un correo electrónico a PM, discutiremos.

  4. Symeon

    En mi opinión, estás equivocado. Vamos a discutir. Envíeme un correo electrónico a PM, hablaremos.



Escribe un mensaje