Información

¿Por qué los perros mueven la nariz cuando huelen?

¿Por qué los perros mueven la nariz cuando huelen?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Leí en Wikipedia que:

La nariz mojada, o rinarium, es esencial para determinar la dirección de la corriente de aire que contiene el olor. Los receptores de frío en la piel son sensibles al enfriamiento de la piel por evaporación de la humedad por las corrientes de aire.

Eso explica por qué tienen la nariz mojada. ¿Por qué los mueven ligeramente cuando huelen, como en este video (vea el primer plano en la segunda parte)? ¿Podría este pequeño movimiento crear suficientes corrientes de aire alrededor de la nariz para determinar qué olores provienen de qué direcciones? ¿O hay otra razón?


La capacidad del perro para oler el mundo que lo rodea e interpretar estos olores. depende de un complicado sistema sensorial químico. En primer lugar, posee fosas nasales móviles, que ayudan a determinar la dirección del olor. Luego viene olfateando, los capacidad para interrumpir el aire con un patrón regular de respiración que, mediante pruebas de laboratorio, está estructurado en una serie de 3 a 7 bufidos. La mayoría de los órganos sensoriales de la nariz del perro, el órgano septal, son probablemente responsables del brote del comportamiento de olfateo.

El aire está perfumado, pasa sobre una estructura ósea llamada "proyección subetmoidal", ese hombre no posee, y membranas nasales que lo recubren. El área por encima de la protuberancia no se barre cuando el perro exhala aire y permite que las moléculas olfativas se asienten y se acumulen.

Cuando un perro respira normalmente, se introduce aire en las fosas nasales y continúa su camino hacia los pulmones. La acción del olfato permite que el aire permanezca "en reposo" en los conductos nasales.. El intrincado complejo rodea los huesos maxilo-cornete del esqueleto establece que las membranas nasales son capaces de crear modelos de olores de flujos de aire que hacen que el contenido del aire llegue a las regiones de los receptores olfativos.

Las moléculas de olor se desintegran y se concentran en el moco nasal que se adhiere a las células receptoras.. Una vez que el moco, carga el olor, se adhiere a los pelos microscópicos de las células receptoras, el olor de la señal química se convierte en una señal eléctrica y se envía a la corteza cerebral y al sistema límbico, es decir, la parte del cerebro que regula las conductas de alimentación, bebida y sexo. Pequeñas moléculas estimulan el nervio olfativo del olfato.. Las grandes moléculas de olor estimulan el nervio trigémino., uno de los nervios más grandes del cráneo, y los volátiles de las hormonas sexuales probablemente estimulan el órgano vomeronasal, la otra parte de la anatomía del perro que no existe en los primates.

http://www.ucsuggiatevedano.it/l-olfatto


EDITAR @ kmm

Su las fosas nasales se pueden mover, como los ojos para enfocar y canalizar la energía luminosa. O las orejas de gran movilidad de muchos animales depredadores, incluidos gatos y búhos, que pueden girar, también de forma independiente, no solo para mejorar la percepción, sino también para identificar la dirección del sonido.

El principio es el mismo que el de la visión binocular frontal, que nos permite calcular la distancia.


EDITAR II @ terdon

Cuando el perro huele, "saborea" un olor con una serie de inhalaciones más cortas y más rápidas de lo normal, como hacemos cuando sentimos un mal olor, respira rápido varias veces para entender qué es ese olor. Por supuesto que somos personas bien educadas y no hacemos esto en público. Pero el gesto es el mismo. = -]


EDITAR III @Petr

"El olfato es la capacidad de detectar y discernir las emanaciones olorosas del aire. El tabaco es la capacidad de interceptar y discernir las emanaciones olorosas del suelo. Actúan con un patrón de respiración regular y se estructura en una serie de uno / tres olores acompañados de una serie de tres / siete inhalaciones. El comportamiento está controlado por los órganos del olfato del tabique nasal ”. (Sección 3.3.3.4.1 y siguientes)

  • http://www.fongaros.it/ana2.pdf

  • http://www.cacciapassione.com/cani-e-cacciatori/1956-olfatto-del-cane-tutta-questione-di-naso.html

El perro es capaz de absorber las sustancias químicas presentes en el aire, gracias a las características de las que disfrutan sus células olfativas. Para estimular aún más su sentido del olfato al perro no le queda más remedio que expandir con cierto énfasis sus fosas nasales a escondidas en una fuerte "succión" de olores. El aire se retendrá más o menos tiempo y el perro reconocerá olores también muy débiles.

La nariz del perro también se llama trufa, en su extremo están las fosas nasales o la cavidad, por donde succiona el aire, y las vibrisas, dotadas de pelos sensoriales. La nariz del perro es particularmente sensible, está equipada en el interior de un órgano llamado "de Jacobson", que permite percibir cualquier tipo de sustancia, capaz de distinguir entre un millón de moléculas específicas, sobre la de percibir feromonas, es decir, sustancias que indican información importante sobre el estado físico y mental de otros como él.

En el perro, la superficie de la mucosa olfativa varía entre 70 y 150 cm2 - en este tejido el número de receptores olfatorios varía de 250 a 280 millones - En 1962, Becker et al. demostró que los perros son capaces de reconocer sustancias en diluciones de 1/100 a 1 / 10.000.000. - http://milano.corriere.it/milano/notizie/cronaca/12_febbraio_19/cani-olfatto-parere-esperto-1903358352720.shtml

¿Has notado cómo un perro huele la orina de una hembra "probándola"? Es la misma acción que realiza la víbora cuando sigue el rastro del ratón: evertir la lengua y llevar consigo las partículas olorosas en la cavidad bucal, y este órgano tiene una función intermedia entre las olfativas y gustativas. "Señalar perros" es como señalar "lo salvaje" saborear el olor. "Come el olor", en la jerga, porque saboreó, no solo en términos de olor, el olor de lo salvaje. El órgano de Jacobson es entonces un segundo órgano capaz de percibir olores, el primero que hemos dicho está representado por el epitelio ciliado de la membrana mucosa de la nariz. Pero hay un tercer órgano llamado "Rodolfo-Masera" lo cual también sirve para sentir las emanaciones químicas (aún no se sabe cuáles), de esa manera se podría explicar una especialización de estos órganos para percibir ciertos grupos de bioquímicos que otros. - http://www.laciotola.net/Cani/la-funzione-olfattiva-del-cane.html


Los animales huelen en estéreo. De la misma manera que necesita 2 oídos para saber la dirección del sonido, necesita 2 fosas nasales para saber la dirección de la fuente del olor. Oler alrededor ayuda a hacer exactamente eso mientras toma muestras de diferentes ubicaciones; hay una diferencia de concentración entre las fosas nasales y una diferencia de tiempo entre las fosas nasales de cuándo las moléculas golpean la membrana olfativa.

Aquí hay enlaces a estudios bien conocidos en esta área: Las ratas huelen en estéreo Los humanos huelen en estéreo Los perros huelen en estéreo


7 comportamientos extraños de perros y lo que significan

El golpeteo de pies diminutos es uno de mis sonidos favoritos para volver a casa al final de un largo día. Y estoy convencido de que mi perro, Izzie, está tan eufórico de verme como yo de verla a ella.

¿Pero en qué está pensando realmente cuando abro la puerta principal y nuestras miradas se encuentran? ¿Está simplemente emocionada por la cena que estoy a punto de darle de comer o tenemos un vínculo real?

Para obtener más información, hablamos con la investigadora del comportamiento canino Julie Hecht y el profesor de neurociencia cognitiva de la Universidad de Duke Brian Hare, quienes escribieron el libro. El genio de los perrosy alberga un nuevo podcast llamado DogSmarts.

Estos son algunos de los descubrimientos recientes que Hecht, Hare y otros científicos han hecho sobre los perros:

1. ¿Por qué mi perro se emociona tanto cuando digo la palabra "caminar"?

Rob Hainer / Shutterstock.com

Los perros, como los delfines, los simios y los loros, pueden aprender una serie de órdenes vocales o palabras. ¡Un perro, un border collie llamado Chaser, aprendió más de 1,000!

Los investigadores dicen que Chaser usó un proceso llamado 'mapeo rápido' o inferencia, que es bastante similar a cómo los niños humanos aprenden habilidades lingüísticas. palabra.

Entonces, si constantemente dices "camina" y luego tomas la correa de tu perro y lo llevas afuera, es posible que él pueda inferir que la palabra "caminar" tiene algo que ver con la acción de salir a caminar.

2. ¿Por qué mi perro bosteza cada vez que lo hago?

Al igual que las personas, los perros pueden 'atrapar' bostezos. Un estudio en la revista Letras de biología dice que este 'contagio emocional' es completamente normal. Lo que es más importante, escriben los investigadores, que el hecho de que su perro bostece es un signo de empatía básica.

Se cree que los perros también se identifican con nosotros de otras formas.

Un estudio de la Universidad de Helsinki sugirió que los perros pueden sentir cuando sus dueños están enojados e incluso han evolucionado para responder en consecuencia. Otro estudio encontró que los perros responden de manera similar, fisiológica y conductualmente, a las personas cuando escuchan el llanto de un bebé humano.

3. ¿Por qué los perros se alejan de nosotros cuando tratamos de abrazarlos?

Un psicólogo que estudia el comportamiento canino encontró una tendencia inquietante en 250 fotos de personas abrazando perros: los perros no estaban felices. ¿Como sabemos?

Según la investigadora del comportamiento animal Julie Hecht, hay tres signos comunes de estrés en los perros: 1) Voltear la cabeza lejos de lo que les molesta 2) Mostrar el blanco de los ojos 3) Bajar o sujetar las orejas hacia atrás.

La mayoría de los perros en estas fotos mostraban estos signos.

Aún así, algunos perros pueden tolerar un abrazo, especialmente si proviene de alguien conocido. En otras palabras, los perros tienen innumerables formas de mostrar afecto, pero es posible que los abrazos no sean una de ellas.

"Las interacciones funcionan mejor cuando los perros marcan el tono y el ritmo", dijo Hecht a Business Insider. "Deje que los perros amistosos inicien el contacto olfateando y luego le muestren dónde quieren ser mascota".

4. ¿Por qué mi perro tiene un concurso de miradas conmigo?

Anastasia Basano / Flickr

El tiempo que tu perro te mira podría revelar una cantidad sorprendente de cómo entiende las emociones.

Los científicos que miden la cantidad de tiempo que los caballos pasan mirando algo han sugerido que las miradas prolongadas pueden indicar lo que los investigadores llaman una "violación de la expectativa", o lo que Julie Hecht llama "¿qué qué?" doble toma.

En otras palabras, una mirada prolongada puede indicar que su perro está procesando señales emocionales coincidentes que le está dando, como una sonrisa y una palmada en la cabeza.

5. ¿Por qué mi perro no deja de oler a mis amigos?

Al igual que otros animales, los perros obtienen toneladas de información sobre su entorno en función de lo que huelen. Más allá de eso, sin embargo, algunos estudios sugieren que los perros realmente disfrutan del olor de sus seres humanos familiares como sus dueños.

Un estudio reciente, por ejemplo, encontró que cuando los perros estaban expuestos al olor de una persona familiar, sus cerebros pueden haber interpretado ese olor como una recompensa.

Para el estudio, los investigadores colocaron perros en un escáner cerebral y los expusieron a cinco olores diferentes: ellos mismos, un humano familiar, un humano extraño, un perro familiar y un perro extraño.

Cuando los perros olfatearon el olor de la persona familiar, una parte de sus cerebros relacionada con las recompensas de procesamiento mostró una mayor actividad, incluso más que cuando olieron al perro familiar.

"Esto habla del poder del sentido del olfato del perro y proporciona pistas importantes sobre la importancia de los humanos en la vida de los perros", escribieron los investigadores en su artículo.

6. ¿Por qué los perros se esconden detrás de las piernas de las personas?

Si su perro corre de repente detrás de usted solo para mirar lo que está sucediendo afuera desde detrás de una de sus piernas, es probable que esté asustado. ¿Te recuerda algo que podría hacer un niño pequeño?

La investigación del comportamiento sugiere que los perros son los únicos animales domesticados que interactúan con sus humanos de manera similar a la forma en que los bebés humanos interactúan con sus padres.

A diferencia de los gatos o los caballos, los perros que están asustados o preocupados corren hacia sus dueños en busca de ayuda y consuelo, de la misma manera que un niño pequeño corre hacia sus padres, señala Theresa Fisher para Mic.

Por el contrario, los gatos y los caballos simplemente corren y se esconden.

7. ¿Por qué a los perros les encanta la nieve?

Bildagentur Zoonar GmbH / Shutterstock.com

¿Recuerda cuando era niño y no podía esperar para saltar sobre montones de nieve recién caída? Bueno, en lo que respecta al polvo blanco, "los perros pueden parecerse mucho a nosotros", escribe Hecht.

Gordon Burghardt, profesor de psicología en la Universidad de Tennessee que escribió el libro, La génesis del juego animal: probando los límites, póngalo de esta manera a Hecht:

"Muchos animales de las zonas templadas parecen disfrutar mucho retozando en la nieve. Creo que se relaciona con las cualidades sensoriales de la nieve. Cuando observamos a los perros en la nieve, no nos alejamos demasiado de comparar su actividad con la que experimentamos nosotros mismos de niños pequeños. . "

Este artículo fue publicado originalmente por Business Insider.


La ciencia del olfateo: por qué los perros son excelentes detectores de enfermedades

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Conoce a Freya, un Springer Spaniel, que ha sido entrenado para olfatear el olor de la malaria. La nariz altamente sensible de Freya podría ayudar a proporcionar la primera prueba no invasiva para la malaria. Los perros rastreadores podrían desplegarse potencialmente en los puertos de entrada para identificar a los pasajeros que transportan malaria para prevenir la propagación de la enfermedad a través de las fronteras y garantizar que las personas reciban un tratamiento antipalúdico oportuno. Perros de detección médica

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

En noviembre de 2016, un equipo de científicos del Consejo de Investigación Médica de Gambia visitó escuelas primarias armadas con cientos de calcetines de nailon de color beige. Al entregarlos a los niños de entre cinco y 14 años, los investigadores les indicaron que usaran los calcetines durante la noche y solo se los quitaran si se lavaban los pies para orar. Al día siguiente volvieron a recoger la ropa sucia, clasificarla y enviarla por correo a una organización benéfica británica que pasaría los próximos cuatro meses usando el material para entrenar a los perros a reconocer un olor imperceptible para la nariz humana: la firma molecular. de la malaria.

Los perros poseen un sentido del olfato muchas veces más sensible que incluso el instrumento más avanzado creado por el hombre. ¿Qué tan poderoso es un cachorro schnoz? Lo suficientemente potente como para detectar sustancias en concentraciones de una parte por billón: una sola gota de líquido en 20 piscinas olímpicas. Con entrenamiento, los perros pueden olfatear bombas y drogas, perseguir sospechosos y encontrar cadáveres. Y cada vez más, se utilizan de forma experimental para detectar enfermedades humanas (cáncer, diabetes, tuberculosis y ahora, malaria) solo con el olfato.

El lunes, los investigadores presentaron estos últimos resultados en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Tropical e Higiene en Nueva Orleans. En pruebas de laboratorio de doble ciego, dos caninos demostraron ser capaces de detectar correctamente el olor de los niños infectados con parásitos de la malaria el 70 por ciento de las veces. Si bien todos los escolares parecían sanos, los análisis de sangre administrados en el lugar descubrieron que 30 niños en realidad eran portadores de la enfermedad. Este trabajo es solo una prueba de concepto, pero la esperanza es que algún día se puedan desplegar perros de biodetección en aeropuertos, puertos de entrada u otros cruces fronterizos, para evitar que los portadores asintomáticos del parásito que causa la malaria lo devuelvan a áreas donde la enfermedad ha sido erradicada.

El trabajo fue financiado por una subvención de $ 100,000 de la Fundación Bill & amp Melinda Gates, que ha hecho de la malaria una prioridad en los últimos años, incluso encabezando un ambicioso esfuerzo para erradicar la enfermedad con mosquitos editados por Crispr. La Organización Mundial de la Salud advirtió en su último informe sobre la malaria que el progreso de décadas en la lucha contra la enfermedad se ha estancado y está en peligro de revertirse. Cada año, mata a medio millón de personas, en su mayoría niños.

"La siguiente etapa es averiguar qué tan bien pueden hacerlo los perros en circunstancias naturales con personas reales", dijo James Logan, jefe del departamento de control de enfermedades de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que colaboró ​​en la investigación. Si demuestran ser lo suficientemente hábiles, los perros podrían convertirse en una herramienta de detección de rutina y no invasiva. Podrían ser especialmente útiles durante los meses secos, cuando hay pocos mosquitos y muy poca transmisión de la enfermedad, pero el parásito se esconde en huéspedes humanos que no muestran ningún síntoma. "Encontrar a esas personas es actualmente muy difícil", dice Logan.

Entomólogo de formación, Logan pasó los primeros años de su carrera tratando de comprender por qué algunas personas son más atractivas para los mosquitos que otras. Hace unos años, comenzó a preguntarse si, al igual que otros parásitos que dependen de múltiples huéspedes para completar su ciclo de vida, los causantes de la malaria Plasmodium tenía una forma de hacer que los humanos infectados huela más sabroso a los chupadores de sangre alados. A través de una serie de experimentos, su grupo de investigación demostró que, de hecho, las personas infectadas con el parásito emitían un aroma único que provocaba calor en los skeeters. Identificaron un cóctel de compuestos volátiles que resultó ser una poción potente para atraer mosquitos.

El origen de esta baliza de localización molecular sigue siendo un misterio. Logan plantea tres posibilidades: el parásito podría estar produciéndolo, el estrés de tener un parásito en el cuerpo podría inducir a las células humanas a secretarlo, o la infección cambia las comunidades bacterianas que viven en la piel de las personas, dando como resultado el aroma característico. La siguiente fase de su investigación implica tratar de comprender mejor los detalles, para que algún día puedan desarrollar un dispositivo que haga el trabajo de la nariz de un perro, sin la necesidad de un cacahuetes. Y mientras tanto, planean comenzar pruebas en el mundo real para ver cómo les va a los perros con las personas, no solo con los calcetines.

Entonces, ¿cómo se entrena a un perro para que detecte enfermedades? De la misma manera que entrenarías a alguien para que oliera a pólvora o heroína. Empiece enseñándoles un juego de olfatear y buscar.

“Los perros tienen algo que se llama neofilia, lo que significa que se sienten atraídos por olores nuevos e interesantes”, dice Claire Guest, que dirige Medical Detection Dogs, una organización benéfica de diez años dedicada a apoyar la investigación sobre el trabajo de biodetección canina. En sus instalaciones, a una hora en las afueras de Londres, los entrenadores humanos colocan unas gotas de un líquido de entrenamiento estándar en pequeños frascos de vidrio. Esos se sujetan detrás de una rejilla de metal unida a un brazo de pie, que están alineados uno al lado del otro. A los perros se les indica que caminen por la fila, deteniéndose para olfatear cada uno. Si se detienen en el nuevo olor que un entrenador canta: "Eso es, buen perro". Pronto aprenden que si se detienen y se sientan señalando el frasco correcto, recibirán una golosina.

Los perros no viven en las instalaciones, residen con familias en el área y vienen todos los días para trabajar algunas horas. Por lo que puede llevar algunos meses aprender las reglas básicas del juego. Pero una vez hecho esto, puedes cambiarlos a otros olores, como los calcetines de los escolares. MDD entrenó a tres perros para detectar la malaria: un spaniel llamado Freya, Sally, un labrador y Lexi, una mezcla de lab-golden retriever. Son 3 de los 38 perros que trabajan actualmente en la organización. Otros están aprendiendo a olfatear el cáncer de próstata, el cáncer colorrectal, la diabetes, el Parkinson y, en los ensayos más recientes, la bacteria que causa las infecciones del tracto urinario. Cada perro solo está entrenado en una indicación de enfermedad, pero no porque no puedan aprender más de una. Sus manipuladores humanos simplemente no sabrían cuál era cuál. En teoría, les enseñas a levantar la pata derecha para la malaria y la pata izquierda para la diabetes, pero eso probablemente introduciría más errores en la ecuación.

Todo este trabajo es profundamente personal para Guest, cuyo padre falleció de Parkinson hace unos años. En 2009, su propia perra, Daisy, le dio un codazo repetidamente en el pecho, olfateando un bulto que resultó ser cáncer de mama. Pero está muy entusiasmada con algunas de las investigaciones de la organización. MDD está colaborando con un científico en la Ciudad de México que construyó una nariz bioelectrónica con el propósito de detectar el cáncer a través del olor. Pero es necesario enseñar a sus algoritmos cómo huelen los tejidos malignos. Ahí es donde entran los perros. "Podemos decirle al perro, 'aquí hay 10 cánceres, que huele más fuerte', y luego enviamos esos datos a la IA", dice Guest. "Si las máquinas pueden entender qué es el olor, será una herramienta mucho más poderosa para nosotros en el futuro".


Visión

Si bien muchos creen que los perros tienen problemas de vista, especialmente en comparación con los humanos, la verdad es que ven de manera diferente, de una manera apropiada para su especie. Los perros son especialmente hábiles para ver al amanecer o al anochecer y ven mucho mejor en la oscuridad que los humanos. Pero, el sentido de la vista de un perro ha evolucionado de tal manera que le hace ver el movimiento en lugar de los objetos claros. A diferencia de los humanos que ven a todo color, un perro solo puede ver el mundo que lo rodea en tonos de azul, amarillo y gris.

¿Alguna vez has notado que tu perro perderá fácilmente una pelota lanzada en el césped, incluso si parece que la está mirando directamente? Para que a su perro le resulte más fácil ver sus juguetes, elija aquellos con colores muy contrastantes o un juguete que brille, se ilumine o se mueva. O bien, busque un juguete que tenga en cuenta los sentidos más desarrollados de su perro, como un juguete perfumado para perros que podrá oler o un juguete que haga ruido.


Los andares únicos del perro

Al estudiar cómo se mueven los perros, es importante no tomar prestado demasiado del movimiento de los caballos.

Los perros se construyen de manera muy diferente a los caballos y eso se refleja en diferentes formas de movimiento. De hecho, los perros usan algunos pasos que se considerarían completamente anormales en los caballos.

Tres características estructurales diferencian a los perros de los caballos:

  1. Los perros tienen una columna vertebral mucho más flexible. Los caballos tienen 17 o 18 costillas y un intestino grueso lleno de heno en varias etapas de digestión. Como resultado, los caballos tienen una capacidad mínima para doblar sus espinas contra estas fuerzas. Por el contrario, un perro tiene solo 13 costillas y un intestino de bajo volumen. Además, los perros tienen un lomo comparativamente más largo y músculos abdominales fuertes. Por lo tanto, el perro puede flexionar y extender su columna produciendo una gran cantidad de potencia para conducir hacia adelante. Imagine la imagen de un galgo que ha visto tantas veces al costado de los autobuses. Nunca verías un caballo con las patas tan extendidas hacia adelante y hacia atrás. Ese es el increíble poder de la columna vertebral canina. De hecho, a pesar de su diferencia de tamaño, la longitud de la zancada de un galgo al galope es aproximadamente la misma que la de un caballo pura sangre que corre el Derby de Kentucky.
  2. A diferencia de los caballos, los perros tienen un radio y un cúbito separados. Estos son los dos huesos paralelos del miembro inferior que se extienden entre el codo y el carpo (muñeca). Estos dos huesos permiten que el perro gire sus extremidades delanteras sobre sus ejes. Las patas delanteras están a cargo de la dirección, al igual que las ruedas delanteras de un automóvil, lo que permite que los perros realicen giros precisos y precisos y afinen los movimientos de las extremidades delanteras.
  3. Los perros tienen patas que pueden agarrar y tienen mucha más sensación que los cascos de los caballos. Esto mejora el sentido de un perro de dónde están sus pies y mejora su capacidad de giro, lo que hace que sea posible andar más complejo.

Entonces, ¿cómo lo resolvieron?

Mary Kate y Ashley Olsen son excelentes ejemplos de gemelos que parecen gemelos monocigóticos (idénticos), ¡PERO en realidad son gemelos dicigóticos (fraternos)! Estos dos se ven similares, pero no tienen exactamente el mismo ADN.

Los científicos eligieron 10 perros policía bien entrenados y dos pares de gemelos monocigóticos humanos. Era importante que los gemelos vivieran en el mismo entorno y que comieran los mismos alimentos. Esto se debe a que el entorno del hogar de una persona y los alimentos que come pueden influir en el aroma de su cuerpo. ¿Alguna vez ha olido a alguien después de haber comido mucho ajo apestoso?

Una vez que se eligió a los participantes, se recolectaron y etiquetaron las muestras de olor. Los dos pares de gemelos monocigóticos fueron etiquetados para evitar confusiones. El grupo 1 se etiquetó como Twin 1A y Twin 1B, y el grupo 2 se etiquetó como Twin 2A y Twin 2B. Esta información te resultará útil más adelante.

Cada gemelo usó un trozo de algodón en su vientre durante 20 minutos para permitir que el algodón absorbiera completamente el aroma personal de cada gemelo. Estos trozos de algodón se colocaron luego en frascos sellados donde luego los perros podrían identificarlos.

Este es un dibujo que muestra ejemplos de cómo se realizaron las alineaciones de identificación de olores. Haga clic para ampliar y leer más sobre el experimento.

Para probar a los perros, los científicos crearon un experimento que incluía una "alineación de identificación de olores". Esta configuración se utilizó porque los perros policía estaban familiarizados con este tipo de prueba.

El perro primero olería una muestra del "olor objetivo". Luego, se enviaría al perro a buscar el frasco que contenía el "aroma correspondiente" correcto. Cuando el perro llegaba al frasco con el olor a juego, el perro se acostaba para indicar que había coincidido con el olor. Bastante simple, ¿verdad?

Bueno, estos aromas eran más difíciles de identificar que los aromas a los que los perros estaban acostumbrados a identificar. Esto se debe a que algunas de las alineaciones contenían aromas que estaban destinados a "engañar" a los perros. Estas complicadas alineaciones contenían aromas de ambos gemelos en el set. Por ejemplo: si el “aroma objetivo” era el aroma de Twin 1A, la alineación contenía aromas tanto de Twin 1A como de Twin 1B. Estos aromas gemelos serían casi idénticos, por lo que el perro tendría que tener mucho cuidado de no elegir el aroma equivocado.

Uno de los perros camina a lo largo de la fila y trata de elegir el aroma "adecuado" correcto. Del artículo PLOS.


El camino al cerebro de los perros es a través de sus narices

Es un hermoso día de verano. Usted y su perro están caminando cerca de un parche de césped cuando se detiene en seco, luego olfatea ... y olfatea ... y olfatea. Suavemente, tiras de la correa, pero, con el hocico enterrado en el césped, ella se prepara y continúa con su trabajo de nariz.

El olor es extremadamente importante para los perros, mucho más que para los humanos. Todos los perros tienen narices inteligentes. De hecho, los estudios de resonancia magnética muestran que cuando un perro reconoce el olor de un ser humano familiar, el núcleo caudado de su cerebro se ilumina, lo que indica un evento feliz.

Para el perro promedio, una pequeña pila de follaje contiene un mundo de información. Aunque el cerebro canino tiene aproximadamente una décima parte del tamaño de un cerebro humano, su centro olfativo es 40 veces más grande. Tenemos aproximadamente de 5 a 6 millones de receptores olfativos, una fracción de los 125 a 300 millones disponibles para nuestros compañeros caninos.

¿Cómo funcionan las narices de los perros?

Las narices húmedas de los perros son lindas, pero hay una función detrás de esa forma suave. La mucosidad en la nariz de un perro ayuda a capturar las partículas de olor cuando la nariz de un perro está seca, puede lamerla para mejorar la recepción. Los perros también pueden mover sus fosas nasales de forma independiente, detectando así la dirección de los olores. Algunos, como el Bloodhound, usan sus oídos para dirigir aún más partículas de olor potenciales hacia sus narices.

¡OBTENGA EL BOLETÍN DE BARK EN SU BANDEJA DE ENTRADA!

Regístrese y obtenga las respuestas a sus preguntas.

A pesar de que el sistema olfativo es una vía neurológica ancestral, todavía no entendemos por completo cómo funciona, ni en nosotros mismos ni en nuestros perros. Se están realizando nuevos estudios, sin embargo, en septiembre de 2015, la National Science Foundation (NSF) otorgó a tres equipos interdisciplinarios de científicos $ 15 millones para "descifrar el código olfativo" como parte de la iniciativa BRAIN del presidente Obama. Como señala la página web de la NSF, “el olfato es fundamental para la supervivencia de las especies en todo el reino animal. Sin embargo, la forma en que el cerebro procesa e identifica los olores y cómo esta información influye en el comportamiento sigue siendo, en gran medida, un enigma ”.

Cómo influye el aroma en el comportamiento

Aunque no lo entendamos, la mayoría de nosotros somos conscientes de que el olor puede influir en el comportamiento. En el ámbito de los tratamientos holísticos humanos, el uso de aceites esenciales y fragancias a base de hierbas se ha vuelto cada vez más de moda, y los profesores de yoga a veces usan aceites aromáticos durante las clases.

Se ha demostrado que la exposición a ciertos aromas de hierbas o especias tiene efectos positivos en los seres humanos. Por ejemplo, Mark Moss y Lorraine Oliver, que trabajan en el Centro de Investigación de Nutrición y Rendimiento Cerebral de la Universidad de Northumbria en el Reino Unido, diseñaron un experimento para investigar la farmacología del 1,8-cineol, uno de los componentes principales del romero.

Después de exponer a 20 sujetos humanos a distintos niveles de 1,8-cineol, los investigadores probaron su rendimiento cognitivo. Los resultados de las pruebas de velocidad y precisión mostraron que la concentración de 1,8-cineol en la sangre estaba relacionada con el rendimiento cognitivo de un individuo: concentraciones más altas dieron como resultado una mayor velocidad y precisión. Si el olor puede tener efectos positivos en los humanos desafiados por el olfato, es de esperar que tenga un efecto aún más pronunciado en los perros.

Si bien la investigación sobre caninos es limitada, un estudio realizado en la Universidad de Belfast exploró la influencia de cuatro tipos de estimulación olfativa (lavanda, manzanilla, romero y menta) en el comportamiento de 55 perros alojados en un refugio de rescate. La condición de control no utilizó olores distintos de los que surgen naturalmente del entorno de los perros (por ejemplo, olores de desinfectantes y otros animales). Usando difusiones de aceites esenciales y dejando dos días entre estimulantes, los perros fueron expuestos a los aromas cuatro horas al día durante cinco días.

Según el estudio, los perros expuestos a lavanda y manzanilla pasaron más tiempo descansando y menos tiempo moviéndose que con otros estímulos olfativos utilizados en el experimento. También se encontró que estos olores reducen los ladridos y la vocalización en animales enjaulados. Por otro lado, se descubrió que las fragancias como el romero y la menta estimulan significativamente más la postura, el movimiento y la vocalización.

Mejora de los refugios para animales

Los refugios son entornos seguros pero estériles y, reconociendo que como un problema, algunos han buscado formas de enriquecer esos entornos para sus animales, un número cada vez mayor está introduciendo aromas. Por ejemplo, en su página web, la Sociedad Protectora de Animales de Miami describe su programa de enriquecimiento de aromas, que incorpora aceites esenciales como lavanda, Valor (una mezcla) y vainilla, así como hierbas y especias.

McKamey Animal Center, ubicado en Chattanooga, Tennessee, se encuentra entre los pocos que han estado trabajando con el enriquecimiento de aromas durante varios años, según Morag Greaney, supervisor de adopción y crianza del centro. “He estado trabajando allí desde agosto pasado y empezaron mucho antes”, dice. Greaney, quien es oriundo de Escocia, fue profesor de secundaria y luego trabajó en el rescate canino durante nueve años antes de llegar a McKamey.

Según Greaney, los aromas, que incluyen lavanda, menta, vainilla y canela, se cambian todos los días. El aceite esencial se mezcla con agua y luego se rocía en el suelo fuera de la perrera de cada perro utilizando métodos sin aerosol. Si bien no hay una reacción inmediata, el personal observa que los animales tienden a estar más tranquilos y más asentados al día siguiente. Greaney cree que no es solo un aroma particular lo que marca la diferencia (aunque encuentra que la lavanda tiene un efecto calmante), sino la variedad que ayuda a estimular el cerebro de los perros.

El centro, que maneja más de 200 animales, alberga varias razas diferentes: perros esquimales, labradores, staffordshire terriers americanos y pastores, entre ellos. Si bien el centro no ha realizado ningún estudio formal para determinar si las diferentes razas se ven afectadas de manera diferente por los aromas, su equipo de evaluación del comportamiento usa lavanda para ayudar a relajar a los nuevos animales antes de la evaluación. También se utilizan juguetes perfumados para perros.

Enriquecimiento del aroma

El enriquecimiento de aromas también puede funcionar en casa. Greaney remarked that she has used scents with her own dog for more than six years. Rather than using a spray, she says, she rubs her hands with an oil such as eucalyptus, lemon, lavender or geranium and then massages it into her dog’s coat. She says that her German Shepherd, who she describes as “high strung,” is better behaved as a result.

“I would absolutely recommend that dog owners use scents with their animals,” she concluded. However, she cautioned, people should first do some preliminary research and check with their veterinarian to avoid any possible detrimental effects.


This new behavior can signal a brain tumor.

Have you noticed lately that your dog seems to be pushing his nose into things like his pillow or against stationary objects like stairs or heavy furniture?

Or perhaps it seems more like the dog is frotamiento his nose against things — not to sniff them out, but almost like a compulsion to just rub or push.

It may also appear that your dog is pushing his face, not just the nose, against or into things (again, like his bed, or perhaps a bush outside).

My parents’ dog was diagnosed with a brain tumor.

I wondered, in hindsight, if there had been earlier, more subtle signs of the brain tumor that — at the time, we overlooked. Eso pareció that the symptoms of the brain tumor came on suddenly … seemed.

…The German shepherd went from always being normal to one day he didn’t want to play with one of us this was highly abnormal because he always wanted to play ball.

A few days later he was making gagging and retching sounds, and actually vomited.

And he suddenly began restless circling around the kitchen island. A few days later he had a seizure.

But could there have been signs long before that very first symptom (not wanting to play) that we missed?

Nobody missed the fact that the dog had suddenly started shoving or pushing his nose into his pillow — one of those large doggie pillows you see at pet supply stores.

The dog would keep pushing his nose into the edge of the pillow, making the pillow travel across the hardwood floor.

We thought he had an unresolved itch. We also spotted the dog pushing his nose into the bottom stair of the staircase. Again, we thought he had a stubborn itch.

At one point we took him to the general veterinarian for a follow-up regarding an injured knee, and I mentioned the nose-rubbing behavior.

The veterinarian simply grabbed the dog’s muzzle, felt around and visually inspected it and the gums, then said everything looked fine. We bought that.

When the dog was diagnosed with a brain tumor a few months later, I didn’t make the connection — until I saw the printed report by a veterinary neurologist: the diagnosis was a nasal caudal frontal mass.

I also recalled the day before over the phone with the neurologist he mentioned that the brain tumor was extended into the nasal cavity.

It hit me: That’s why our dog had been pushing his nose against the pillow and stairs!

And perhaps that’s why he had suddenly taken an interest in rubbing his body up against the pine trees while he circled them — or maybe it was his nose, and it only seemed like his entire body?

Those trees had been there since the nearly 9-year-old dog was a puppy, so why only at age 8 and a half was he suddenly interested in rubbing against the trees, the rubbing seemingly beginning at his nose?

After visiting some reputable websites about brain tumors in dogs, I am convinced that this nose rubbing and pushing behavior was the earliest symptom of the brain tumor.

So if your dog has been doing any kind of pushing, rubbing or shoving with his nose against various objects, get your pet to a veterinary neurologist.

Keep in mind that it’s normal for canines to nudge their nose against their food bowl before eating, but sudden nose rubbing or pushing elsewhere warrants a neurological exam.


The Biology of a Dog’s Nose

Basics of Smelling

With each use of a sense, an animal has absorbed a variety of data from the outside world and merged that information into electric signals, which are then sent to the brain. When we smell something, that’s actually not one odor molecule’s interpretation, but a mixture of tens to hundreds of different odors whose composition is relayed to the brain at once, leading to a seemingly unlimited amount of scent combinations that we can detect. To better explain this process, let’s explore the olfactory systems (olfaction meaning sense of smell).

Main Olfactory System

In humans, dogs, and most other mammals, smells are sensed by the Main Olfactory System. When odor molecules are breathed in through the nose, they travel towards the upper region of the nasal cavity where they are captured by tiny hairs called cilia These hairs are attached to concealed olfactory receptor cells that are embedded within the olfactory mucosa, which is made up of neurons and axons in a densely packed cell-packed tissue called epithelium.


Each receptor cell will gather information from an odor molecule and convert it to an electric signal that is sent to a mitral cell, located in one of the two main olfactory bulbs (formations of neural tissue in the forebrain that solely handles smell). From there, the mitral cells will transmit the signal to different areas of the limbic system within the brain to trigger emotion, memory and motivation.

Humans possess around six million of these olfactory receptors, and although it is hard to determine just how many different scents we can interpret, many researchers claim the number to be in the trillions. With that being said, realize that dogs have up to 300 million olfactory receptors, making them much more aware and sensitive to different smells. With all those receptors in place, it’s no surprise that a dog’s main olfactory system is three times larger than in humans even though their brain is 1/10th of the size.

Accessory Olfactory System (and Pheromones)

Dogs also possess an entire secondary smelling system called the Accessory Olfactory System, which many animals (but not humans) can use to smell things we don’t seem to be able to – mainly fluid-based stimuli that contain pheromones (invisible chemical signals that carry information between individuals of the same species).


This olfactory system is dependent upon the vomeronasal organ, a pair of fluid-filled sacs at the bottom of the nasal passage that travel up around the vomer bone, below the nasal septum and above the mouth’s palette. Most likely due to natural evolution, the vomeronasal organ (also known as Jacobson’s organ) is either absent or non-functioning in modern-day humans.

The vomeronasal organ, like the mucosa, is lined with epithelium tissue that contains its own separate set of receptor cells. Instead of using cilia, the cells have an outer membrane (called microvilli) that protrudes out in a brush-like fashion to capture the more non-volatile odors that are inhaled. The receptors send electrical signals to the mitral cells located inside the accessory olfactory bulb (which sits aside the main olfactory bulb), but instead of the signals going to more general areas of the brain, they are specifically sent to sections of the amygdala, which handles more instinctive emotions such as fear, aggression and mating urges.

Continuous Flow of Smell

On top of having multiple olfaction systems and a large amount of olfactory receptors, the dog’s nose is designed to be able to take in scent continuously (not just on inhale like in humans). When we inhale, we smell and breathe through the same airways within our nose, but a dog bears a small fold of tissue just inside their nostrils so that when they inhale, airflow can be separated into a path for olfaction and the other for respiration. Furthermore, dogs can smell separately through each nostril, allowing them to better determine where the scent is originating from. Upon exhalation, the expelled air exits through the side slits of the nose as to not disturb any further odors the dog may take in.


7 hechos asombrosos sobre su perro y el sentido del olfato n. ° 8217

La gente ha sabido durante milenios que el sentido del olfato de un perro es muy diferente al nuestro. Pero la ciencia ha aprendido recientemente todo tipo de información asombrosa sobre el olfato de nuestros perros. Echa un vistazo a siete de los últimos y más grandes descubrimientos sobre el sentido del olfato de un perro y sus rsquos.

El sentido del olfato de un perro es mucho más fuerte que el sentido del olfato de un humano. Fotografía y copyBiMKA | Thinkstock.

1. El sentido del olfato de un perro es mucho más fuerte que el nuestro

Sí, puedes leer eso de dos maneras, pero piensa en cómo huele tu perro cuando está mojado y descubrirás el significado correcto. Cuando se trata de la sensibilidad de la nariz, los perros son los ganadores de los humanos. Abundan las cifras sobre cuánto mejor es el sentido del olfato de un perro que el nuestro. Hay tantas variables que es casi imposible cuantificar. He visto cifras que indican que el sentido del olfato de un perro es de 10 a 100 a 1.000 a 1,000,000 veces mejor. Los científicos con los que he hablado dicen que los perros pueden detectar algunos, si no la mayoría, de los olores en concentraciones de partes por billón.

El psicólogo y autor prolífico de libros sobre perros Stanley Coren me dio un ejemplo de cómo se ve esa enorme sensibilidad de rastreo. Digamos que tienes un gramo de un componente del sudor humano conocido como ácido butírico. Surprisingly, humans are quite good at smelling this. If you let it evaporate in the space of a 10-story building, many of us would still be able to detect a faint scent upon entering the building. Not bad, for a human nose. But consider this: If you put the 135-square-mile city of Philadelphia under a 300-foot-high enclosure, evaporated the gram of butyric acid and let a dog in, the average dog would still be able to detect the odor.

2. To a dog, you stink

As clean as you are, and as much soap and perfume and deodorant you wear, you are still splendidly stinky to your dog. Every human has a unique scent fingerprint, and that&rsquos pretty much everything a dog needs to tell one person from another. &ldquoTo our dogs, we están our scent,&rdquo says canine cognition expert Alexandra Horowitz, author of the enlightening book, Inside of a Dog: What Dogs See, Smell, and Know. In that book, she writes this wonderful description about a dog&rsquos sense of smell:

&ldquoHumans stink. The human armpit is one of the most profound sources of odor produced by any animal our breath is a confusing melody of smells our genitals reek. The organ that covers our body &mdash our skin &mdash is itself covered in sweat and sebaceous glands, which are regularly churning out fluid and oils holding our particular brand of scent. When we touch objects, we leave a bit of ourselves on them a slough of skin, with its clutch of bacteria steadily munching and excreting away. This is our smell, our signature odor.&rdquo

3. A dog&rsquos sense of smell picks up all sorts of invisible things

With every step you take, you shed loads of skin flakes &mdash kind of like the Miseria character Pigpen and his ubiquitous dirt cloud. Real people have the same billow, only it&rsquos made up of skin cells, which, when in this flake form, are known as rafts, or scurf.

Get this: We shed 50 million skin cells each minute. ¡Guau! &ldquoThey fall like microscopic snowflakes,&rdquo Coren says. I am sitting here only moving my fingers on my keyboard because I really don&rsquot want to shed, but no matter what I do, I&rsquom just a snowstorm. Thankfully, we can&rsquot see this winter wonderland ourselves. But these rafts and scurf, with their biological richness, including the bacteria that sheds with them, are very &ldquovisible&rdquo to dogs&rsquo noses.

4. You can&rsquot fool your dog&rsquos sense of smell

Research indicates that it&rsquos quite likely that a dog&rsquos sense of smell can pick up fear, anxiety and even sadness. The flight-or-fight hormone, adrenaline, is undetectable by our noses, but dogs can apparently smell it. In addition, fear or anxiety is often accompanied by increased heart rate and blood flow, which sends telltale body chemicals more quickly to the skin surface. Trying to mask your strong feelings with a casual smile may fool your friends, but it&rsquos not going to fool a dog&rsquos sense of smell.

5. Dogs use their smell to send messages through peeing

I love this description of dog communiques from Coren: &ldquoDogs read about the world through their noses, and they write their messages, at least to other dogs, in their urine.&rdquo It&rsquos tempting to drag your dog along on a walk when he&rsquos sniffing everything annoyingly slowly, but give him chance to read the neighborhood gossip column, and let him do a little writing while he&rsquos at it.

6. This is what&rsquos happening when dogs smell each other&rsquos nether regions

When dogs start sniffing each other&rsquos nether regions, chances are they&rsquore learning far more about each other than you and the other dog&rsquos owner are learning through idle chitchat. Exactly what the dogs are learning, and what they do with that information, has yet to be figured out by science. But it&rsquos very likely far beyond &ldquoNice weather we&rsquore having, eh?&rdquo It&rsquos probably more along the lines of, &ldquoOh, you&rsquore a nice dog, and you had chicken recently, and you&rsquore about, um, 10 years old?&rdquo

7. Scientists are studying dogs&rsquo noses as never before

Maybe it&rsquos because of dogs&rsquo role in the military as incomparable IED detectors. (See my book Soldier Dogs for lots more on how dogs do their job in the military.) Or maybe it&rsquos that dog noses and a dog&rsquos sense of smell are just so amazing, and the more we know, the more we want to know. A dog&rsquos sense of smell is being studied more than ever at universities around the world. But to get to some of the more interesting research, you have to read through papers with titles like, The fluid dynamics of canine olfaction: unique nasal airflow patterns as an explanation of macrosmia. (Does Google offer a translation programs for scientific lingo?)

I look forward to sniffing out what they come up with next in regard to a dog&rsquos sense of smell.

This piece was originally published in 2017.

Thumbnail: Photography ©Kira-Yan | iStock / Getty Images Plus.