Información

4.8D: Matriz extracelular de células animales - Biología

4.8D: Matriz extracelular de células animales - Biología


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La matriz extracelular de las células animales mantiene unidas las células para formar un tejido y permite que los tejidos se comuniquen entre sí.

OBJETIVOS DE APRENDIZAJE

Explicar el papel de la matriz extracelular en las células animales.

Puntos clave

  • La matriz extracelular de las células animales está formada por proteínas y carbohidratos.
  • La comunicación celular dentro de los tejidos y la formación de tejidos son funciones principales de la matriz extracelular de las células animales.
  • La comunicación entre tejidos se inicia cuando una molécula dentro de la matriz se une a un receptor; los resultados finales son cambios conformacionales que inducen señales químicas que finalmente cambian las actividades dentro de la célula.

Términos clave

  • colágeno: Cualquiera de los más de 28 tipos de glicoproteína que forman fibras alargadas, que generalmente se encuentran en la matriz extracelular del tejido conectivo.
  • proteoglicano: Cualquiera de las muchas glicoproteínas que tienen cadenas laterales de heteropolisacáridos
  • la matriz extracelular: Todos los tejidos y fibras conectivos que no forman parte de una célula, sino que brindan soporte.

Matriz extracelular de células animales

La mayoría de las células animales liberan materiales al espacio extracelular. Los componentes principales de estos materiales son las proteínas. El colágeno es la proteína más abundante. Sus fibras están entretejidas con moléculas de proteínas que contienen carbohidratos llamadas proteoglicanos. En conjunto, estos materiales se denominan matriz extracelular. La matriz extracelular no solo mantiene unidas las células para formar un tejido, sino que también permite que las células dentro del tejido se comuniquen entre sí.

¿Cómo ocurre esta comunicación celular? Las células tienen receptores de proteínas en las superficies extracelulares de sus membranas plasmáticas. Cuando una molécula dentro de la matriz se une al receptor, cambia la estructura molecular del receptor. El receptor, a su vez, cambia la conformación de los microfilamentos ubicados justo dentro de la membrana plasmática. Estos cambios conformacionales inducen señales químicas dentro de la célula que llegan al núcleo y activan o desactivan la transcripción de secciones específicas de ADN. Esto afecta la producción de proteínas asociadas, cambiando así las actividades dentro de la célula.

Un ejemplo del papel de la matriz extracelular en la comunicación celular puede verse en la coagulación sanguínea. Cuando las células que recubren un vaso sanguíneo se dañan, muestran un receptor de proteína llamado factor tisular. Cuando un factor tisular se une a otro factor en la matriz extracelular, hace que las plaquetas se adhieran a la pared del vaso sanguíneo dañado y estimula las células de músculo liso adyacentes en el vaso sanguíneo para que se contraigan (constriñendo así el vaso sanguíneo). Posteriormente, se inician una serie de pasos que impulsan a las plaquetas a producir factores de coagulación.


Publicaciones de autores llamados "Anna Dikalova"

J Physiol 2021 junio 26599 (12): 3013-3036. Epub 2021 26 de mayo.

Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, TN, 37232, EE. UU.

Puntos clave: Los canales de aniones que contienen LRRC8A se asocian con NADPH oxidasa 1 (Nox1) y regulan la producción de superóxido y la señalización del factor de necrosis tumoral-α (TNFα). Aquí mostramos que LRRC8C y 8D también co-inmunoprecipitan con Nox1 en células de músculo liso vascular. La caída de LRRC8C inhibió la producción de O inducida por TNFα, la endocitosis del receptor, la activación y la proliferación del factor nuclear κB (NF-κB), mientras que la caída de LRRC8D mejoró la activación de NF-κB. Los cambios significativos en la expresión de la isoforma LRRC8 en la aterosclerosis y la psoriasis humanas sugieren una compensación por el aumento de la inflamación. El oxidante cloramina-T (ClorT, 1 mM) inhibió débilmente (∼25%) las corrientes LRRC8C pero inhibió potentemente (∼80%) las corrientes LRRC8D. La sustitución de los dominios del bucle extracelular (EL1, EL2) de 8D en 8C confirió una inhibición dependiente de ClorT significativamente más fuerte (69%). La exposición al cloro afectó el bloqueo de corriente posterior por DCPIB, que se produce a través de la interacción con EL1, lo que implica más sitios de oxidación externos. Los canales LRRC8A / C mantienen de forma más eficaz la actividad de Nox1 en la membrana plasmática. Esto puede deberse a su capacidad para permanecer activo en un microambiente oxidado.

Abstracto: El factor de necrosis tumoral-α (TNFα) activa la NADPH oxidasa 1 (Nox1) en las células del músculo liso vascular (CMLV), produciendo superóxido (O) necesario para la señalización posterior. Las proteínas A-E de la familia LRRC8 comprenden canales aniónicos regulados por volumen (VRAC). La subunidad requerida LRRC8A se asocia físicamente con Nox1, y la actividad VRAC es necesaria para la actividad Nox y la respuesta inflamatoria al TNFα. Las corrientes de VRAC están moduladas por oxidantes, lo que sugiere que la sensibilidad oxidante del canal y la proximidad a Nox1 pueden desempeñar un papel fisiológicamente relevante. En las CMLV, la caída de LRRC8C (siRNA) recapituló los efectos de siLRRC8A, inhibiendo la producción de O extracelular y endosomal inducida por TNFα, la endocitosis del receptor, la activación y la proliferación del factor nuclear κB (NF-κB). Por el contrario, siLRRC8D potenció la activación de NF-κB. Nox1 co-inmunoprecipitó con 8C y 8D, y colocalizó con 8D en la membrana plasmática y en vesículas. Comparamos las corrientes de VRAC mediadas por canales LRRC8C y LRRC8D homoméricos y heteroméricos expresados ​​en células HEK293. El oxidante cloramina T (ClorT, 1 mM) inhibió débilmente el 8C, pero inhibió potentemente las corrientes de 8D. La exposición al cloro también afectó el bloqueo de corriente posterior por el bloqueador de VRAC DCPIB, lo que implica sitios externos de oxidación. La sustitución de los dominios de bucle extracelular de 8D (EL1, EL2) en 8C confirió una inhibición de las corrientes de 8C mediada por ClorT significativamente más fuerte. Nuestros resultados sugieren que la actividad del canal LRRC8A / C puede mantenerse eficazmente en el microambiente oxidado que se espera que resulte de la activación de Nox1 en la membrana plasmática. Las proporciones aumentadas de expresión de 8D: 8C pueden deprimir potencialmente las respuestas inflamatorias al TNFα. La regulación a la baja del canal LRRC8A / C representa una nueva estrategia para reducir la inflamación inducida por TNFα.

Descargar PDF de texto completo

Las isolevuglandinas mitocondriales contribuyen al estrés oxidativo vascular y el eliminador de isolevuglandinas dirigido a las mitocondrias reduce la disfunción mitocondrial y la hipertensión.

Autores:

Hipertensión 2020 12 576 (6): 1980-1991. Epub 2020 5 de octubre.

Desde el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, TN (A.D., L.X., V.A., I.Z.-I., A.V., M.A., V.Y., R.R.N., O.B., M.G.L., F.T.B., S. Davies, L.J.R., D.G.H., S. Dikalov).

Descargar PDF de texto completo

Respuesta de Dikalova y Dikalov a la carta sobre el artículo "La desacetilasa mitocondrial Sirt3 reduce la disfunción vascular y la hipertensión, mientras que la depleción de Sirt3 en la hipertensión esencial está relacionada con la inflamación vascular y el estrés oxidativo".

Autores:

Circ Res 2020 03 26126 (7): e33-e34. Publicación electrónica 2020 26 de marzo.

De la División de Farmacología Clínica, Departamento de Medicina, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, TN.

Descargar PDF de texto completo

La terapia combinada de L-citrulina y tetrahidrobiopterina mejora la señalización de NO y mejora la hipertensión pulmonar inducida por hipoxia crónica en cerdos recién nacidos.

Autores:

Am J Physiol Lung Cell Mol Physiol 2020 04 19318 (4): L762-L772. Epub 2020 19 de febrero.

Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee.

Descargar PDF de texto completo

La desacetilasa mitocondrial Sirt3 reduce la disfunción vascular y la hipertensión, mientras que la depleción de Sirt3 en la hipertensión esencial está relacionada con la inflamación vascular y el estrés oxidativo.

Autores:

Circ Res 2020 02 19126 (4): 439-452. Epub 2019 19 de diciembre.

Desde el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, TN (A.E.D., A.P., L.X., L.A., T.S., M.G.L., F.T.B., D.G.H., S.I.D.).

Razón fundamental: La hipertensión representa un factor de riesgo importante de accidente cerebrovascular, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca y afecta al 30% de la población adulta. La disfunción mitocondrial contribuye a la hipertensión, pero los mecanismos específicos no están claros. La desacetilasa mitocondrial Sirt3 (Sirtuin 3) es fundamental en la regulación de las funciones metabólicas y antioxidantes que están asociadas con la hipertensión, y los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares disminuyen el nivel de Sirt3.

Objetivo: Presumimos que la expresión reducida de Sirt3 contribuye a la disfunción vascular en la hipertensión, pero un aumento de Sirt3 protege la función vascular y disminuye la hipertensión.

Métodos y resultados: Para probar el potencial terapéutico de apuntar a la expresión de Sirt3, desarrollamos nuevos ratones transgénicos con Sirt3OX global (sobreexpresión de Sirt3), que protege de la disfunción endotelial, el estrés oxidativo vascular y la hipertrofia y atenúa la Ang II (angiotensina II) y la sal de acetato de desoxicorticosterona inducida hipertensión. El agotamiento global de Sirt3 en ratones produce estrés oxidativo debido a la hiperacetilación de la superóxido dismutasa mitocondrial (SOD2), aumenta HIF1α (factor 1 inducible por hipoxia), reduce la cadherina endotelial, estimula la hipertrofia vascular, aumenta la permeabilidad vascular y la inflamación vascular (p65, caspasa 1). , VCAM [molécula de adhesión de células vasculares-1], ICAM [molécula de adhesión intercelular-1] y MCP1 [proteína quimioatrayente de monocitos 1]), aumenta la infiltración de células inflamatorias en el riñón, reduce la expresión de telomerasa y acelera la senescencia vascular y depende de la edad Por el contrario, la hipertensión aumentada en la expresión de Sirt3 en ratones Sirt3OX previene estos efectos deletéreos. La relevancia clínica de la depleción de Sirt3 se confirmó en arteriolas de la grasa mediastínica humana en pacientes con hipertensión esencial que muestran una disminución del 40% en Sirt3 vascular, junto con aumentos de 3 veces dependientes de Sirt3 en la acetilación de SOD2, NF-κB (factor nuclear kappa-luz (potenciador de cadena de células B activadas), niveles de VCAM, ICAM y MCP1 en sujetos hipertensos en comparación con sujetos normotensos.

Conclusiones: Sugerimos que el agotamiento de Sirt3 en la hipertensión promueve la disfunción endotelial, la hipertrofia vascular, la inflamación vascular y el daño de los órganos terminales. Nuestros datos apoyan un potencial terapéutico de apuntar a la expresión de Sirt3 en la disfunción vascular y la hipertensión.


Introducción

Protozoos del género Acanthamoeba han sido aislados de distintos entornos en todo el mundo, como el suelo, los depósitos de agua, los baños públicos o las fuentes de agua ambiental, como lagos y ríos [1, 2]. Los dispositivos médicos, es decir, válvulas cardíacas [3] y lentes de contacto, también son plataformas para el crecimiento de Acanthamoeba sp. el último principalmente por el uso de soluciones de limpieza contaminadas [4-6].

los Acanthamoeba El género está compuesto por microorganismos unicelulares, que presenta dos fases distintas del ciclo de vida: los trofozoítos en etapa de vida libre y metabólicamente activa y la etapa de fase resistente llamada quiste. Los trofozoítos parásitos son móviles y muestran proyecciones espinosas en sus superficies, llamadas acanthapodios. Estos movimientos son importantes para Acanthamoeba adquisición de nutrientes, que ocurre fundamentalmente por fagocitosis de bacterias o levaduras. Por otro lado, la forma de quiste inmóvil tiene una pared de doble capa, que proporciona resistencia a las adversidades ambientales, como pH extremos, altas temperaturas y antimicrobianos [6-9].

Acanthamoeba sp. Las infecciones se asocian con una amplia gama de presentaciones clínicas en humanos, pero las afecciones más comunes involucran infecciones oculares y del sistema nervioso central [6, 10-12]. Acanthamoeba La queratitis es una de las manifestaciones clínicas más comunes y graves causadas por este organismo, seguida de la encefalitis, ambas pueden causar daños irreversibles si no se tratan adecuadamente [10, 11, 13-15].

Se ha descrito que varias moléculas tienen un papel en Acanthamoeba patogénesis, ayudando a los protozoos a invadir el tejido del huésped y escapar de sus mecanismos de defensa [16, 17]. La secreción de glicoproteínas, proteasas y otras moléculas se correlacionó con el potencial patógeno de estos organismos [18]. Entre estos componentes, las proteasas se han documentado como los principales factores de virulencia y podrían mediar en la destrucción del tejido del huésped y la digestión de las partículas fagocitadas dentro del microorganismo [19-21]. Además de los efectos de las proteasas como elastasas, metaloproteasas, serina y cisteína proteasas con respecto a la invasión tisular [21-26], también están directamente relacionadas con la adhesión mediada por proteínas de unión a manosa, que desempeñan un papel importante en la interacción de Acanthamoeba y la célula huésped.

En los últimos años, las vesículas extracelulares (VE) se han descrito como mecanismos de secreción para que una amplia gama de moléculas alcancen el entorno extracelular en un gran número de organismos [27-31]. El origen celular de estas moléculas vesiculares y el mecanismo exacto por el que se producen aún no se han determinado, aunque numerosos estudios sugieren que este proceso involucra componentes de vías de secreción tanto convencionales como no convencionales [32-34]. Sin embargo, las características morfológicas y bioquímicas indican que son similares a las descritas en varias células de mamíferos [35], que contienen lípidos, ácidos nucleicos, proteínas y componentes polisacáridos [31, 36-38]. En el caso de importantes hongos patógenos humanos, muchos de esos componentes están asociados con la virulencia [33, 36, 37, 39, 40].

La producción de vehículos eléctricos también se ha descrito en protozoos como Plasmodium sp [41]., Leishmania donovani y L. major [ 42 , 43 ], Trypanosoma brucei [ 44 , 45 ], T. cruzii [46, 47], en helmintos como los nematodos Echinostoma caproni y Fasciola hepática [ 48 ], Helingmosomoides polygrus [ 49 ], Teladorsagia circumcincta [50], el trematodo Dicrocoelium dendriticum [51] y la ameba Dictyostelium discoideum [52]. Algunos informes han señalado la importancia de estos exosomas durante la interacción huésped-parásito, que actúan como mediadores de la comunicación entre las diferentes células de distintos organismos, por lo que tienen una potencial diana terapéutica para las enfermedades infecciosas [40, 41].

Los mecanismos secretores utilizados por las amebas aún no están claros, pero existe un paralelo con la liberación de exosomas descrita en eucariotas como parásitos, hongos y mamíferos [53-56]. En estos modelos, se ha descrito que los VE están implicados en la secreción de proteinasas en el entorno extracelular, con importantes implicaciones para la patogenia y la virulencia [18, 40, 41, 57]. Acanthamoeba sp. puede contener importantes factores de virulencia que, cuando se secretan, también pueden dañar los tejidos del huésped. Nuestro objetivo en este estudio fue caracterizar los vehículos eléctricos producidos y secretados por A. castellanii. Como este organismo se puede encontrar, ya sea en el hospedador o en el medio ambiente, en varios lugares con las concentraciones de proteínas más diversas, caracterizamos el perfil del secretoma de A. castellanii, incluidos los EV de aislamiento y las fracciones sin EV, en condiciones de distinta disponibilidad de fuentes de proteínas. Como los EV fueron absorbidos por las células hospedadoras, se evaluó el potencial dañino y la actividad letal de los EV y el sobrenadante libre de EV para las células hospedadoras. Nuestros resultados sugieren la participación del secretoma de A. castellanii sobre patogénesis, lo que podría brindar una nueva opción para las intervenciones terapéuticas de A. castellanii infecciones.


Publicaciones de autores llamados "Fred S Lamb"

J Physiol 2021 junio 26599 (12): 3013-3036. Epub 2021 26 de mayo.

Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, TN, 37232, EE. UU.

Puntos clave: Los canales de aniones que contienen LRRC8A se asocian con NADPH oxidasa 1 (Nox1) y regulan la producción de superóxido y la señalización del factor de necrosis tumoral-α (TNFα). Aquí mostramos que LRRC8C y 8D también co-inmunoprecipitan con Nox1 en células de músculo liso vascular. La caída de LRRC8C inhibió la producción de O inducida por TNFα, la endocitosis del receptor, la activación y la proliferación del factor nuclear κB (NF-κB), mientras que la caída de LRRC8D mejoró la activación de NF-κB. Los cambios significativos en la expresión de la isoforma LRRC8 en la aterosclerosis y la psoriasis humanas sugieren una compensación por el aumento de la inflamación. El oxidante cloramina-T (ClorT, 1 mM) inhibió débilmente (∼25%) las corrientes LRRC8C pero inhibió potentemente (∼80%) las corrientes LRRC8D. La sustitución de los dominios del bucle extracelular (EL1, EL2) de 8D en 8C confirió una inhibición dependiente de ClorT significativamente más fuerte (69%). La exposición al cloro afectó el bloqueo de corriente posterior por DCPIB, que se produce a través de la interacción con EL1, lo que implica más sitios de oxidación externos. Los canales LRRC8A / C mantienen con mayor eficacia la actividad de Nox1 en la membrana plasmática. Esto puede deberse a su capacidad para permanecer activo en un microambiente oxidado.

Abstracto: El factor de necrosis tumoral-α (TNFα) activa la NADPH oxidasa 1 (Nox1) en las células del músculo liso vascular (CMLV), produciendo superóxido (O) necesario para la señalización posterior. Las proteínas A-E de la familia LRRC8 comprenden canales aniónicos regulados por volumen (VRAC). La subunidad requerida LRRC8A se asocia físicamente con Nox1, y la actividad VRAC es necesaria para la actividad Nox y la respuesta inflamatoria al TNFα. Las corrientes de VRAC están moduladas por oxidantes, lo que sugiere que la sensibilidad a los oxidantes del canal y la proximidad a Nox1 pueden desempeñar un papel fisiológicamente relevante. En las CMLV, la caída de LRRC8C (siRNA) recapituló los efectos de siLRRC8A, inhibiendo la producción de O extracelular y endosomal inducida por TNFα, la endocitosis del receptor, la activación y la proliferación del factor nuclear κB (NF-κB). Por el contrario, siLRRC8D potenció la activación de NF-κB. Nox1 co-inmunoprecipitó con 8C y 8D, y colocalizó con 8D en la membrana plasmática y en vesículas. Comparamos las corrientes de VRAC mediadas por canales LRRC8C y LRRC8D homoméricos y heteroméricos expresados ​​en células HEK293. El oxidante cloramina T (ClorT, 1 mM) inhibió débilmente el 8C, pero inhibió potentemente las corrientes de 8D. La exposición al cloro también afectó el bloqueo de corriente posterior por el bloqueador de VRAC DCPIB, lo que implica sitios externos de oxidación. La sustitución de los dominios de bucle extracelular de 8D (EL1, EL2) en 8C confirió una inhibición de las corrientes de 8C mediada por ClorT significativamente más fuerte. Nuestros resultados sugieren que la actividad del canal LRRC8A / C puede mantenerse eficazmente en el microambiente oxidado que se espera que resulte de la activación de Nox1 en la membrana plasmática. El aumento de las proporciones de expresión de 8D: 8C puede potencialmente deprimir las respuestas inflamatorias al TNFα. La regulación a la baja del canal LRRC8A / C representa una nueva estrategia para reducir la inflamación inducida por TNFα.

Descargar PDF de texto completo

La inhibición de la quinasa 1 reguladora de la señal de la apoptosis (ASK1) reduce la producción de citocinas endoteliales sin mejorar la permeabilidad después de la exposición al receptor 4 tipo Toll (TLR4).

Autores:

Transl Res 2021 Abr 20. Publicación electrónica 2021 Abr 20.

Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee. Dirección electrónica:

Descargar PDF de texto completo

La relación inversa entre la vasodilatación dependiente del endotelio y la presión arterial se pierde después de la circulación extracorpórea.

Autores:

J Cardiovasc Transl Res 2021 9 de abril. Epub 2021 9 de abril.

Departamento de Cuidados Intensivos Pediátricos, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, 2200 Children's Way, 5121 Doctors 'Office Tower, Nashville, TN, 37232-9075, EE. UU.

Descargar PDF de texto completo

TNFα y señalización reactiva de oxígeno en células vasculares del músculo liso en hipertensión y aterosclerosis.

Autores:

Am J Hypertens 2020 1033 (10): 902-913

División de Cuidados Intensivos Pediátricos, Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee, EE. UU.


Referencias

Bissell, M. J., Hall, H. G. y Parry, G. ¿Cómo dirige la matriz extracelular la expresión génica? J. Theor. Biol. 99, 31–68 (1982).

Engler, A. J., Sen, S., Sweeney, H. L. & amp Discher, D. E. La elasticidad de la matriz dirige la especificación del linaje de células madre. Celda 126, 677–689 (2006).

Aitken, K. J. & amp Bägli, D. J. La matriz extracelular de la vejiga. Parte II: aplicaciones regenerativas. Nat. Rev. Urol. 6, 612–621 (2009).

Chang, S. L., Howard, P. S., Koo, H. P. & amp Macarak, E. J. Papel del colágeno tipo III en el llenado de la vejiga. Neurourol. Urodyn. 17, 135–145 (1998).

Longhurst, P. A., Eika, B., Leggett, R. E. & amp Levin, R. M. Función de la vejiga urinaria en el ratón de piel apretada. J. Urol. 148, 1611–1614 (1992).

Liapis, A. et al. Cambios en la cantidad de colágeno tipo I en mujeres con incontinencia de esfuerzo genuina. Urol. Res. 28, 323–326 (2000).

Liu, X., Wu, H., Byrne, M., Krane, S. & amp Jaenisch, R. El colágeno tipo III es crucial para la fibrilogénesis del colágeno I y para el desarrollo cardiovascular normal. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 94, 1852–1856 (1997).

Stevenson, K., Kucich, U., Whitbeck, C., Levin, R. M. & amp Howard, P. S. Cambios funcionales en el tejido de la vejiga de ratones deficientes en colágeno de tipo III. Mol. Cell Biochem. 283, 107–114 (2006).

Saban, R. et al. Transcriptoma inflamatorio de la vejiga en respuesta a taquiquininas: genes dependientes del receptor de neuroquinina 1 y elementos reguladores de la transcripción. BMC Urol. 7, 7 (2007).

Strauss, L. et al. Distribución de colágeno XII y XIV en la pared de la vejiga de la rata macho con obstrucción de la salida. J. Urol. 163, 1304–1308 (2000).

McMahon, A. P. et al. GUDMAP: el proyecto de anatomía molecular del desarrollo genitourinario. Mermelada. Soc. Nephrol. 19, 667–671 (2008).

Capolicchio, G., Aitken, K. J., Gu, J. X., Reddy, P. & amp Bägli, D. J. Respuestas de genes de matriz extracelular en una novela ex vivo modelo de lesión por estiramiento de la vejiga. J. Urol. 165, 2235–2240 (2001).

Brown, A. L. et al. Matriz acelular vesical como sustrato para el estudio in vitro interacciones entre el músculo liso de la vejiga y las células uroteliales. Biomateriales 26, 529–543 (2005).

Hinek, A. & amp Rabinovitch, M. La proteína de unión a elastina de 67 kD es un "compañero" protector de la elastina insoluble extracelular y la tropoelastina intracelular. J. Cell Biol. 126, 563–574 (1994).

Mithieux, S. M. y Weiss, A. S. Elastin. Adv. Protein Chem. 70, 437–461 (2005).

Koo, H. P., Macarak, E. J., Chang, S. L., Rosenbloom, J. & amp Howard, P. S. Expresión temporal de componentes de fibras elásticas en el desarrollo de la vejiga. Conectar. Tissue Res. 37, 1–11 (1998).

Rosenbloom, J. et al. Expresión de proteínas microfibrilares por urotelio de vejiga bovina. Urología 49, 287–292 (1997).

Yang, R., Amir, J., Liu, H. & amp Chaqour, B. La tensión mecánica activa un programa de genes implicados funcionalmente en la señalización paracrina de la angiogénesis. Physiol. Genómica 36, 1–14 (2008).

Lemack, G. E. et al. Función de la vejiga alterada en ratones transgénicos que expresan elastina de rata. Neurourol. Urodyn. 18, 55–68 (1999).

Wipff, J., Allanore, Y. & amp Boileau, C. Interacciones entre fibrilina-1 y TGF-β: consecuencias y patología humana [francés]. Medicina. Sci. (París) 25, 161–167 (2009).

Spofford, C. M. & amp Chilian, W. M. El receptor de elastina laminina funciona como un mecanotransductor en el músculo liso vascular. Soy. J. Physiol. Circ del corazón. Physiol. 280, H1354-H1360 (2001).

Hoffman, A. S., Grande, L. A. & amp Park, J. B. Enzmólisis secuencial de la aorta humana y comportamiento resultante de tensión-tensión. Biomater. Medicina. Dispositivos Artif. Órganos 5, 121–145 (1977).

Mochizuki, S., Brassart, B. & amp Hinek, A. Las vías de señalización transducidas a través del receptor de elastina facilitan la proliferación de células de músculo liso arterial. J. Biol. Chem. 277, 44854–44863 (2002).

Smeulders, N., Woolf, A. S. & amp Wilcox, D. T. Expresión de la proteína de la matriz extracelular durante el desarrollo del detrusor de ratón. J. Pediatr. Surg. 38, 1–12 (2003).

Johansson, R. & amp Persson, K. Modulación fenotípica de células de músculo liso de vejiga cultivadas y la expresión de óxido nítrico sintasa inducible. Soy. J. Physiol. Regul. Integr. Comp. Physiol. 286, R642-R648 (2004).

Hubschmid, U., Leong-Morgenthaler, P. M., Basset-Dardare, A., Ruault, S. y Frey, P. In vitro crecimiento de células de músculo liso del tracto urinario humano en membranas recubiertas de laminina y colágeno tipo I en condiciones estáticas y dinámicas. Tissue Eng. 11, 161–171 (2005).

Bendeck, M. P. et al. La producción de metaloproteinasas de la matriz de las células del músculo liso se estimula mediante la integrina αvβ3. Arterioscler. Trombo. Vasc. Biol. 20, 1467–1472 (2000).

Jalvy, S. et al. La expresión autocrina de osteopontina contribuye a la migración de células de músculo liso arterial mediada por PDGF. Cardiovasc. Res. 75, 738–747 (2007).

Rattazzi, M. et al. Calcificación de lesiones ateroscleróticas avanzadas en las arterias innominadas de ratones deficientes en ApoE: papel potencial de las células similares a los condrocitos. Arterioscler. Trombo. Vasc. Biol. 25, 1420–1425 (2005).

Speer, M. Y. et al. Las células del músculo liso deficientes en osteopontina tienen una mayor susceptibilidad a la calcificación. in vitro. Cardiovasc. Res. 66, 324–333 (2005).

Giachelli, C. M., Speer, M. Y., Li, X., Rajachar, R. M. & amp Yang, H. Regulación de la calcificación vascular: funciones del fosfato y la osteopontina. Circ. Res. 96, 717–722 (2005).

Arafat, H. A., Wein, A. J. & amp Chacko, S. Expresión del gen de osteopontina e inmunolocalización en el tracto urinario de conejo. J. Urol. 167, 746–752 (2002).

Serini, G. et al. El dominio de fibronectina ED-A es crucial para la inducción del fenotipo miofibroblástico mediante la transformación del factor de crecimiento β1. J. Cell Biol. 142, 873–881 (1998).

Little, W. C., Smith, M. L., Ebneter, U. & amp Vogel, V. Ensayo para sintonizar mecánicamente y sondear ópticamente las conformaciones de fibronectina fibrilar desde la relajación total hasta la rotura. Matrix Biol. 27, 451–461 (2008).

Gee, E. P., Ingber, D. E. & amp Stultz, C. M. Revisión del despliegue de fibronectina: modelado del despliegue mediado por tracción celular de la décima repetición de tipo III. Más uno 3, e2373 (2008).

Krammer, A., Craig, D., Thomas, W. E., Schulten, K. & amp Vogel, V. Un modelo estructural para la unión de integrina regulada por la fuerza al sitio de sinergia RGD de la fibronectina. Matrix Biol. 21, 139–147 (2002).

Hinek, A. et al. La disminución de la deposición de elastina y la alta proliferación de fibroblastos del síndrome de Costello están relacionadas con la deficiencia funcional en la proteína de unión a elastina de 67 kD. Soy. J. Hum. Gineta. 66, 859–872 (2000).

Hinek, A. & amp Wilson, S. E. Elastogénesis alterada en la enfermedad de Hurler: acumulación de sulfato de dermatán relacionada con la deficiencia en la proteína de unión a elastina y el ensamblaje de fibras elásticas. Soy. J. Pathol. 156, 925–938 (2000).

Ständer, M., Naumann, U., Wick, W. & amp Weller, M. Factor de crecimiento transformante-β y p21: múltiples dianas moleculares de la supresión del crecimiento neoplásico mediada por decorina. Cell Tissue Res. 296, 221–227 (1999).

Frontera, W. A. et al. El inhibidor natural del factor de crecimiento transformante β protege contra las cicatrices en la enfermedad renal experimental. Naturaleza 360, 361–364 (1992).

Badylak, S. F., Freytes, D. O. & amp Gilbert, T. W. Matriz extracelular como material de andamio biológico: estructura y función. Acta Biomater. 5, 1–13 (2009).

Adam, S. et al. La unión de la fibulina-1 al nidogen depende de su dominio globular C-terminal y de una serie específica de módulos similares al factor de crecimiento epidérmico (EG) que se unen al calcio. J. Mol. Biol. 272, 226–236 (1997).

Kresse, H. et al. Uso diferente de los sitios de unión de glicosaminoglicanos del biglicano. J. Biol. Chem. 276, 13411–13416 (2001).

Vynios, D. H., Papageorgakopoulou, N., Sazakli, H. & amp Tsiganos, C. P. Las interacciones de los proteoglicanos del cartílago con los colágenos están determinadas por sus estructuras. Biochimie 83, 899–906 (2001).

Moreno, M. et al. Biglycan es un nuevo componente extracelular de la vía de señalización Chordin-BMP4. EMBO J. 24, 1397–1405 (2005).

Tiitta, O., Wahlström, T., Virtanen, I. & amp Gould, V. E. Tenascin en condiciones inflamatorias y neoplasias de la vejiga urinaria. Arco de Virchows. Pathol de células B. Incl. Mol. Pathol. 63, 283–287 (1993).

Saga, Y., Tsukamoto, T., Jing, N., Kusakabe, M. & amp Sakakura, T. Tenascina murina: clonación de cDNA, estructura y expresión temporal de isoformas. Gene 104, 177–185 (1991).

Wilson, C. B., Leopard, J., Cheresh, D. A. & amp Nakamura, R. M. Composición de la matriz extracelular y la integrina de la pared normal de la vejiga. Mundo J. Urol. 14 (Supl. 1), S30-S37 (1996).

Jones, P. L., Crack, J. & amp Rabinovitch, M. Regulación de tenascina-C, un factor de supervivencia de las células del músculo liso vascular que interactúa con la integrina αvβ3 para promover la fosforilación y el crecimiento del receptor del factor de crecimiento epidérmico. J. Cell Biol. 139, 279–293 (1997).

Sciandra, F. et al. Primera caracterización molecular e inmunolocalización de queratoepitelina en músculo esquelético humano adulto. Matrix Biol. 27, 360–370 (2008).

Gingras, J. et al. Agrin se concentra en las uniones neuroefectoras en el desarrollo de la vejiga urinaria de los roedores. Cell Tissue Res. 320, 115–125 (2005).

Erickson, D. R., Schwarze, S. R., Dixon, J. K., Clark, C. J. & amp Hersh, M. A. Cambios asociados a la diferenciación en los perfiles de expresión génica de la cistitis intersticial y las células uroteliales de control. J. Urol. 180, 2681–2687 (2008).

Heino, J. Las integrinas del receptor de colágeno tienen distintas funciones de señalización y reconocimiento de ligandos. Matrix Biol. 19, 319–323 (2000).

Lal, H. et al. Integrinas: novedosas dianas terapéuticas para enfermedades cardiovasculares. Cardiovasc. Hematol. Agentes Med. Chem. 5, 109–132 (2007).

Brancaccio, M. et al. Señalización de integrina: el tira y afloja en la hipertrofia cardíaca. Cardiovasc. Res. 70, 422–433 (2006).

Romer, L. H., Birukov, K. G. & amp García, J. G. Adhesiones focales: paradigma para un nexo de señalización. Circ. Res. 98, 606–616 (2006).

Southgate, J., Kennedy, W., Hutton, K. A. y Trejdosiewicz, L. K. Expresión y in vitro regulación de las integrinas por las células uroteliales humanas normales. Adhesivo celular Comun. 3, 231–242 (1995).

Upadhyay, J., Aitken, K. J., Damdar, C., Bolduc, S. & amp Bägli, D. J. Integrinas expresadas con matriz extracelular de la vejiga después de una lesión por estiramiento en vivo mediar en el crecimiento de las células del músculo liso de la vejiga in vitro. J. Urol. 169, 750–755 (2003).

Ozturk, H., Ozturk, H., Guneli, E., Yagmur, Y. & amp Buyukbayram, H. Expresión de moléculas de adhesión de células de cadherina CD44 y E en vejigas hipertrofiadas durante la obstrucción uretral parcial crónica y después de la liberación de la obstrucción parcial en ratas. Urología 65, 1013–1018 (2005).

Yu, W. H., Woessner, J. F. Jr, McNeish, J. D. & amp Stamenkovic, I. CD44 ancla el ensamblaje de matrilisina / MMP 7 con el precursor del factor de crecimiento epidérmico de unión a heparina y ErbB4 y regula la remodelación del órgano reproductor femenino. Genes Dev. 16, 307–323 (2002).

Acharya, P. S. et al. La migración de fibroblastos está mediada por la activación de TGF beta dependiente de CD44. J. Cell Sci. 121, 1393–1402 (2008).

Miyamoto, A., Lau, R., Hein, P. W., Shipley, J. M. & amp Weinmaster, G. Las proteínas microfibrilares MAGP-1 y MAGP-2 inducen la disociación del dominio extracelular Notch1 y la activación del receptor. J. Biol. Chem. 281, 10089–10097 (2006).

Hodkinson, P. S. et al. NOTCH-1 de mamífero activa las integrinas β1 a través de la pequeña GTPasa R-Ras. J. Biol. Chem. 282, 28991–29001 (2007).

Bägli, D. J., Joyner, B. D., Mahoney, S. R. & amp McCulloch, L. El receptor de ácido hialurónico RHAMM es inducido por lesión por estiramiento de la vejiga de rata en vivo e influye en la contracción de las células del músculo liso in vitro [corregido]. J. Urol. 162, 832–840 (1999).

Ferri, N., Carragher, N. O. & amp Raines, E. W. Papel de los receptores de dominio de discoidina 1 y 2 en la remodelación del colágeno mediada por células del músculo liso humano: implicaciones potenciales en la aterosclerosis y la linfangioleiomiomatosis. Soy. J. Pathol. 164, 1575–1585 (2004).

Blissett, A. R. et al. Regulación de la fibrilogénesis del colágeno mediante la expresión en la superficie celular de quinasa muerta DDR2. J. Mol. Biol. 385, 902–911 (2009).

Vogel, W., Gish, G. D., Alves, F. & amp Pawson, T. Las tirosina quinasas receptoras del dominio de discoidina son activadas por el colágeno. Mol. Celda 1, 13–23 (1997).

Konitsiotis, A. D. et al. Caracterización de motivos de unión de alta afinidad para el receptor de dominio de discoidina DDR2 en colágeno. J. Biol. Chem. 283, 6861–6868 (2008).

Leitinger, B. & amp Kwan, A. P. El receptor del dominio de discoidina DDR2 es un receptor para el colágeno tipo X. Matrix Biol. 25, 355–364 (2006).

GUDMAP: 10746. Familia de receptores del dominio de discoidina Ddr2, miembro 2. Estadio TS23. Proyecto de Anatomía Molecular de Desarrollo Genitourinario [en línea], (2009).

Hinek, A., Keeley, F. W. & amp Callahan, J. El reciclaje de la proteína de unión a elastina de 67 kDa en miocitos arteriales es imperativo para la secreción de tropoelastina. Exp. Cell Res. 220, 312–324 (1995).

Privitera, S., Prody, C. A., Callahan, J. W. & amp Hinek, A. La variante empalmada alternativamente inactiva enzimáticamente de 67 kDa de β-galactosidasa es idéntica a la proteína de unión a elastina / laminina. J. Biol. Chem. 273, 6319–6326 (1998).

Hinek, A., Braun, K. R., Liu, K., Wang, Y. & amp Wight, T. N. La sobreexpresión de versican v3 mediada retroviralmente revierte la elastogénesis alterada y la proliferación aumentada exhibida por fibroblastos de pacientes con síndrome de Costello y enfermedad de Hurler. Soy. J. Pathol. 164, 119–131 (2004).

Hinek, A., Boyle, J. & amp Rabinovitch, M. El desprendimiento de las células del músculo liso vascular de la elastina y la migración a través de las láminas elásticas se promueve mediante el "desprendimiento" inducido por el sulfato de condroitina de la proteína de unión a elastina de la superficie celular de 67 kDa. Exp. Cell Res. 203, 344–353 (1992).

Hinek, A. Funciones biológicas del receptor de elastina / laminina no integrina. Biol. Chem. 377, 471–480 (1996).

Spofford, C. M. & amp Chilian, W. M. Mecanotransducción a través del receptor de elastina-laminina (ELR) en arterias de resistencia. J. Biomech. 36, 645–652 (2003).

Wilson, E., Sudhir, K. & amp Ives, H. E. La tensión mecánica de las células del músculo liso vascular de rata se detecta mediante interacciones específicas de matriz extracelular / integrina. J. Clin. Invertir. 96, 2364–2372 (1995).

Lucero, H. A. & amp Kagan, H. M. Lisil oxidasa: una enzima oxidativa y efectora de la función celular. Celda. Mol. Life Sci. 63, 2304–2316 (2006).

Lelièvre, E. et al. VE-statin / EGFL7 regula la elastogénesis vascular al interactuar con lisil oxidasas. EMBO J. 27, 1658–1670 (2008).

Lee, U. J. et al. El fenotipo anatómico y funcional del tracto urogenital inferior en ratones knockout tipo 1 de lisil oxidasa se asemeja a la disfunción del suelo pélvico femenino en humanos. Soy. J. Physiol. Renal Physiol. 295, F545-F555 (2008).

Liu, X., Zhao, Y., Pawlyk, B., Damaser, M. & amp Li, T. La falta de homeostasis de las fibras elásticas conduce a trastornos del suelo pélvico. Soy. J. Pathol. 168, 519–528 (2006).

Liu, X. et al. La homeostasis de las fibras elásticas requiere una proteína similar a la lisil oxidasa 1. Nat. Gineta. 36, 178–182 (2004).

Mäki, J. M. et al. Inactivación del gen de la lisil oxidasa Salmón ahumado conduce a aneurismas aórticos, disfunción cardiovascular y muerte perinatal en ratones. Circulación 106, 2503–2509 (2002).

Hornstra, I. K. et al. La lisil oxidasa es necesaria para el desarrollo vascular y diafragmático en ratones. J. Biol. Chem. 278, 14387–14393 (2003).

Paszek, M. J. et al. homeostasis tensional y el fenotipo maligno. Célula cancerosa 8, 241–254 (2005).

Matsumoto, K., Fujiwara, Y., Nagai, R. & amp Yoshida, M. Detección inmunohistoquímica de productos finales de glicación avanzada en la vejiga humana con anticuerpos monoclonales específicos. En t. J. Urol. 16, 402–405 (2009).

Winlove, C. P., Parker, K. H., Avery, N. C. & amp Bailey, A. J. Interacciones de elastina y aorta con azúcares in vitro y sus efectos sobre las propiedades bioquímicas y físicas. Diabetologia 39, 1131–1139 (1996).

Furber, J. D. Reticulaciones de glicación extracelular: perspectivas de eliminación. Rejuvenecimiento Res. 9, 274–278 (2006).

Spoerl, E., Mrochen, M., Sliney, D., Trokel, S. & amp Seiler, T. Seguridad de la reticulación de la córnea con UVA-riboflavina. Córnea 26, 385–389 (2007).

Sutherland, R. S., Baskin, L. S., Elfman, F., Hayward, S. W. & amp Cunha, G. R. El papel de las colagenasas de tipo IV en el desarrollo y la obstrucción de la vejiga de ratas. Pediatr. Res. 41, 430–434 (1997).

Hipp, J. D. et al. Uso de chips genéticos para identificar respuestas de músculo liso específicas de órganos a la diabetes experimental: aplicaciones potenciales a enfermedades urológicas. BJU Int. 99, 418–430 (2007).

Aitken, K. et al. El objetivo de la rapamicina en mamíferos (mTOR) induce respuestas de proliferación y desdiferenciación a tres estímulos fisiopatológicos coordinados (tensión mecánica, hipoxia y remodelación de la matriz extracelular) en el músculo liso de la vejiga de rata. Soy. J. Pathol. (en prensa).

Backhaus, B. O. et al. Alteraciones en los determinantes moleculares de la distensibilidad de la vejiga a presiones hidrostáticas inferiores a 40 cmH2O. J. Urol. 168, 2600–2604 (2002).

Franco, C. et al. La doxiciclina altera la adhesión, la migración y la reorganización de las matrices fibrilares de colágeno de las células del músculo liso vascular. Soy. J. Pathol. 168, 1697–1709 (2006).

Daley, W. P., Peters, S. B. & amp Larsen, M. Dinámica de la matriz extracelular en el desarrollo y la medicina regenerativa. J. Cell Sci. 121, 255–264 (2008).

Shiroyanagi, Y. et al. La señalización sónica urotelial del erizo juega un papel importante en la formación del músculo liso de la vejiga. Diferenciación 75, 968–977 (2007).

Haraguchi, R. et al. Análisis molecular de la formación coordinada de órganos urogenitales y vejiga mediante señalización Hedgehog. Desarrollo 134, 525–533 (2007).

Cheng, W. et al. El mediador de erizo sónico Gli2 regula el patrón mesenquimatoso de la vejiga. J. Urol. 180, 1543–1550 (2008).

Sasaki, Y., Iwai, N., Tsuda, T. & amp Kimura, O. Expresiones de proteína morfogenética ósea y erizo sónico 4 en la región del intestino posterior de embriones murinos con malformaciones anorrectales. J. Pediatr. Surg. 39, 170–173 (2004).

Wu, H. Y., Baskin, L. S., Blakey, C., Goodman, J. & amp Cunha, G. R. ontogenia del músculo liso ultraestructural de la vejiga de rata. Adv. Exp. Medicina. Biol. 462, 93–102 (1999).

Wagg, A. & amp Fry, C. H. Propiedades viscoelásticas del músculo liso del detrusor aislado. Scand. J. Urol. Nephrol. Supl. 201, 12–18 (1999).

Howlett, A. R., Hodges, G. M. & amp Rowlatt, C. Interacciones epitelio-estromales en la vejiga adulta: crecimiento, diferenciación y maduración urotelial en facsímiles de cultivo de estroma vesical. Dev. Biol. 118, 403–415 (1986).

Oottamasathien, S. et al. Formación de tejido vesical a partir de cultivo de urotelio vesical. Dev. Dyn. 235, 2795–2801 (2006).

Baskin, L. S. et al. Señalización celular en la vejiga. Parte delantera. Biosci. 2, d592-d595 (1997).

Master, V. A., Wei, G., Liu, W. & amp Baskin, L. S. Urothlelium facilita el reclutamiento y la transdiferenciación de fibroblastos en músculo liso en matriz acelular. J. Urol. 170, 1628–1632 (2003).

Glukhova, M. A., Frid, M. G., Shekhonin, B. V., Balabanov, Y. V. & amp Koteliansky, V. E. Expresión de variantes de fibronectina en células de músculo liso vascular y visceral en desarrollo. Dev. Biol. 141, 193–202 (1990).

Le Gat, L. et al. El gen de la integrina β3 se expresa a niveles elevados en los principales órganos hematopoyéticos y linfoides, el sistema vascular y el esqueleto durante el desarrollo del embrión de ratón. Cell Commun. Adhes. 10, 129–140 (2003).

Baciu, P. C., Suleiman, E. A., Deryugina, E. I. y Strongin, A. Y.El procesamiento de metaloproteinasa de matriz tipo 1 de membrana (MT1-MMP) de la integrina pro-αv regula la intercomunicación entre las integrinas αvβ3 y α2β1 en células de carcinoma de mama. Exp. Cell Res. 291, 167–175 (2003).

Deryugina, E. I., Bourdon, M. A., Jungwirth, K., Smith, J. W. & amp Strongin, A. Y. Activación funcional de la integrina αvβ3 en células tumorales que expresan metaloproteinasa de matriz de tipo 1 de membrana. En t. J. Cáncer 86, 15–23 (2000).

Martínez-Morales, J. R. et al. La vitronectina se expresa en la región ventral del tubo neural y promueve la diferenciación de las neuronas motoras. Desarrollo 124, 5139–5147 (1997).

Pons, S., Trejo, J. L., Martínez-Morales, J. R. & amp Martí, E. La vitronectina regula la actividad del erizo sónico durante el desarrollo del cerebelo a través de la fosforilación de CREB. Desarrollo 128, 1481–1492 (2001).

Berger, T. M., Hirsch, E., Djonov, V. & amp Schittny, J. C. Pérdida de células deficientes en β1-integrina durante el desarrollo de epitelios derivados del endodermo. Anat. Embryol. (Berl.) 207, 283–288 (2003).

Baskin, L. S., Sutherland, R. S., Thomson, A. A., Hayward, S. W. & amp Cunha, G. R. Factores de crecimiento y receptores en el desarrollo y la obstrucción de la vejiga. Laboratorio. Invertir. 75, 157–166 (1996).

Chang, S. L., Chung, J. S., Yeung, M. K., Howard, P. S. & amp Macarak, E. J. Funciones de la lámina propia y el detrusor en la transferencia de tensión durante el llenado de la vejiga. Scand. J. Urol. Nephrol. 201 (Supl.), 38–45 (1999).

GUDMAP: 9703. Lgals1 Lectina, unión a galactosa, soluble 1. Estadio TS21. Proyecto de Anatomía Molecular de Desarrollo Genitourinario [en línea], (2009).

Pequeño, M. H. et al. Una ontología anatómica de alta resolución del tracto genitourinario murino en desarrollo. Gene Expr. Patrones 7, 680–699 (2007).

Hapln1, proteína de unión de hialuronano y proteoglicano 1, vejigas que expresan informadores fluorescentes, recuento basado en matriz de expresión génica. Perfiles de Omnibus de expresión genética [en línea], (2009).

Le Goff, C. et al. Regulación del procesamiento de procolágeno amino-propéptido durante la embriogénesis de ratón por especialización de proteasas ADAMTS homólogas: conocimientos sobre la biosíntesis de colágeno y dermatosparaxis. Desarrollo 133, 1587–1596 (2006).

Wang, W. M. et al. El factor de crecimiento transformante beta induce la secreción de ADAMTS 2 activado: una proteinasa procolágeno III N. J. Biol. Chem. 278, 19549–19557 (2003).

Braun, A. et al. PINCH2 es una nueva proteína de cinco dominios LIM, homóloga a PINCH y localizada en adherencias focales. Exp. Cell Res. 284, 239–250 (2003).

Morrow, D. et al. Sonic Hedgehog induce la expresión del gen diana Notch en las células del músculo liso vascular a través de VEGF-A. Arterioscler. Trombo. Vasc. Biol. 29, 1112–1118 (2009).

Androutsellis-Theotokis, A. et al. La señalización Notch regula el número de células madre in vitro y en vivo. Naturaleza 442, 823–826 (2006).

Scholzen, T. et al. La decorina murina: clonación completa del ADNc, organización genómica, asignación cromosómica y expresión durante la organogénesis y la diferenciación tisular. J. Biol. Chem. 269, 28270–28281 (1994).

Bagli, D. J. En Progreso en urología pediátrica Vol. 4 (eds Bajpai, M. et al.) 1–10 (Pennwell Publishers, Nueva Delhi, 2001).

Coulson, W. Coulson sobre las enfermedades de la vejiga y la próstata (William Wood and Company Nueva York, NY, 1881).

Alloussi, S. H., Muertz, G., Lang, C. & amp Alloussi, S. Mecanismos de compensación concéntricos y excéntricos en pacientes con síndrome prostático benigno: un análisis retrospectivo de 3162 hombres con estudios urodinámicos / videourodinámicos convencionales [resumen nº 535]. Reunión Anual de la Sociedad Internacional de Continencia. Rotterdam, Países Bajos, 20 a 24 de agosto de 2007, http://www.icsoffice.org/publications/2007/pdf/0535.pdf (2007).

Peters, C. A. et al. El efecto de la obstrucción en la vejiga en desarrollo. J. Urol. 148, 491–496 (1992).

Schröder, A. et al. Efecto de la obstrucción crónica de la salida de la vejiga sobre el flujo sanguíneo de la vejiga del conejo. J. Urol. 165, 640–646 (2001).

Kato, K. et al. Los efectos funcionales de la obstrucción de la salida a largo plazo en la vejiga urinaria del conejo. J. Urol. 143, 600–606 (1990).

Landau, E. H. et al. Pérdida de elasticidad en vejigas disfuncionales: correlación urodinámica e histoquímica. J. Urol. 152, 702–705 (1994).

Inaba, M. et al. Regulación al alza de la hemo oxigenasa y el colágeno tipo III en la vejiga de la rata después de una obstrucción parcial de la salida de la vejiga. Urol. En t. 78, 270–277 (2007).

Ewalt, D. H. et al. ¿Es la matriz de la lámina propia la responsable de la distensibilidad normal de la vejiga? J. Urol. 148, 544–549 (1992).

Tekgul, S. et al. Localización de colágeno tipo I y III por hibridación in situ e inmunohistoquímica en la vejiga de conejo joven parcialmente obstruida. J. Urol. 156, 582–586 (1996).

Deveaud, C. M. et al. Análisis molecular de colágenos en fibrosis vesical. J. Urol. 160, 1518–1527 (1998).

Baskin, L., Howard, P. S. & amp Macarak, E. Efecto de las fuerzas físicas sobre el músculo liso de la vejiga y el urotelio. J. Urol. 150, 601–607 (1993).

Kaplan, E. P., Richier, J. C., Howard, P. S., Ewalt, D. H. & amp Lin, V. K. El ARN mensajero de colágeno de tipo III se modula en tejido de vejiga humana no adaptable. J. Urol. 157, 2366–2369 (1997).

Imamura, M. et al. El factor de crecimiento de fibroblastos básico modula la proliferación y la expresión de colágeno en las células del músculo liso de la vejiga urinaria. Soy. J. Physiol. Renal Physiol. 293, F1007-F1017 (2007).

Levin, R. M., O'Connor, L. J., Leggett, R. E., Whitbeck, C. & amp Chichester, P. La hipoxia focal de la pared de la vejiga de conejo obstruida se correlaciona con una descompensación intermedia. Neurourol. Urodyn. 22, 156–163 (2003).

Buttyan, R., Chen, M. W. & amp Levin, R. M. Modelos animales de obstrucción de la salida de la vejiga y conocimientos moleculares sobre la base del desarrollo de la disfunción de la vejiga. EUR. Urol. 32 (Supl. 1), 32–39 (1997).

Lee, S. D. et al. La prolil 4 hidroxilasa de colágeno se regula al alza en una obstrucción aguda de la salida de la vejiga. J. Pediatr. Urol. 2, 225–232 (2006).

Liu, G. & amp Daneshgari, F. Remodelación inducida por la diuresis y la diabetes temporal de la vejiga urinaria en la rata. Soy. J. Physiol. Regul. Integr. Comp. Physiol. 291, R837-R843 (2006).

Gray, M. A. et al. Alteraciones dependientes del tiempo de genes seleccionados en la vejiga de rata diabética inducida por estreptozotocina. Urología 71, 1214–1219 (2008).

Yang, L., He, D. L., Wang, S., Cheng, H. P. & amp Wang, X. Y. Efecto de la obstrucción parcial de la salida de la vejiga a largo plazo sobre las isoformas de caldesmon y su correlación con la función contráctil. Acta Pharmacol. Pecado. 29, 600–605 (2008).

Djavan, B. et al. Disminución de la expresión del gen de elastina en el tejido de la vejiga humana no conforme: un análisis competitivo de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa. J. Urol. 160, 1658–1662 (1998).

Nagatomi, J. et al. Cambios tempranos a nivel molecular en el tejido de la pared de la vejiga de rata después de una lesión de la médula espinal. Biochem. Biophys. Res. Comun. 334, 1159–1164 (2005).

Wognum, S., Lagoa, C. E., Nagatomi, J., Sacks, M. S. & amp Vodovotz, Y. Un análisis de las vías exploratorias de los cambios temporales inducidos por la lesión de la médula espinal en la pared de la vejiga de la rata: conocimientos sobre remodelación e inflamación. Más uno 4, e5852 (2009).

Jesudason, R., Black, L., Majumdar, A., Stone, P. & amp Suki, B. Efectos diferenciales del estiramiento estático y cíclico durante la digestión de elastasa sobre las propiedades mecánicas de matrices extracelulares. J. Appl. Physiol. 103, 803–811 (2007).

Joddar, B. & amp Ramamurthi, A. Efectos elastogénicos de oligosacáridos de hialuronano exógenos en las células del músculo liso vascular. Biomateriales 27, 5698–5707 (2006).

Aitken, K. J. et al. La mecanotransducción de las quinasas 1 y 2 reguladas por señales extracelulares La actividad de la proteína quinasa activada por mitógenos en el músculo liso depende de la matriz extracelular y está regulada por las metaloproteinasas de la matriz. Soy. J. Pathol. 169, 459–470 (2006).

Herz, D. B., Aitken, K. & amp Bagli, D. J. El colágeno estimula directamente el crecimiento de las células del músculo liso de la vejiga in vitro: regulación por proteína quinasa activada por mitógenos regulada extracelular. J. Urol. 170, 2072–2076 (2003).

Sabha, N. et al. La metaloproteinasa-7 de la matriz y el receptor del factor de crecimiento epidérmico median la activación de la proteína quinasa activada por mitógenos de la quinasa 1/2 regulada por señales extracelulares inducida por hipoxia y la proliferación posterior en las células del músculo liso de la vejiga. In Vitro Cell Dev. Biol. Anim. 42, 124–133 (2006).

Jones, PL, Jones, FS, Zhou, B. & amp Rabinovitch, M. La inducción de la expresión del gen de tenascina-C de las células del músculo liso vascular por el colágeno de tipo I desnaturalizado depende de una vía de proteína quinasa activada por mitógenos mediada por integrina β3 y de un 122 -Elemento promotor del par de bases. J. Cell Sci. 112 (Parte 4), 435–445 (1999).

Ghafar, M. A. et al. Hipoxia y respuesta angiogénica en la vejiga de rata parcialmente obstruida. Laboratorio. Invertir. 82, 903–909 (2002).

Peters, C. A. et al. Equilibrio proteolítico desregulado como base del exceso de matriz extracelular en la enfermedad fibrótica. Soy. J. Physiol. 272, R1960-R1965 (1997).

Elkelini, M. S., Aitken, K., Bägli, D. J. & amp Hassouna, M. M. Efectos de la doxiciclina en el comportamiento de evacuación de ratas con obstrucción de la salida de la vejiga. BJU Int. 103, 537–540 (2009).

Brown, J. S. et al. Complicaciones urológicas de la diabetes. Cuidado de la diabetes 28, 177–185 (2005).

Rösen, P., Du, X. & amp Tschöpe, D. Papel de los radicales derivados del oxígeno para la disfunción vascular en el corazón diabético: ¿prevención con alfa-tocoferol? Mol. Celda. Biochem. 188, 103–111 (1998).

Chang, K. C., Liang, J. T., Tsai, P. S., Wu, M. S. & amp Hsu, K. L. La prevención de la rigidez arterial por piridoxamina en la diabetes se asocia con la inhibición de la glicación patógena del colágeno aórtico. Br. J. Pharmacol. 157, 1419–1426 (2009).

Yan, S. F., Ramasamy, R. & amp Schmidt, A. M. El receptor de productos finales de glicación avanzada (RAGE) y enfermedad cardiovascular. Experto Rev. Mol. Medicina. 11, e9 (2009).

Rittié, L., Berton, A., Monboisse, J. C., Hornebeck, W. & amp Gillery, P. La disminución de la contracción de las redes de colágeno glucosiladas coincide con la producción deficiente de metaloproteinasas de la matriz. Biochem. Biophys. Res. Comun. 264, 488–492 (1999).

Egeblad, M. & amp Werb, Z. Nuevas funciones para las metaloproteinasas de la matriz en la progresión del cáncer. Nat. Rev.Cáncer 2, 161–174 (2002).

León, H., Baczko, I., Sawicki, G., Light, P. E. & amp Schulz, R. La inhibición de las metaloproteinasas de la matriz previene la disfunción contráctil inducida por peroxinitrito en el miocito cardíaco aislado. Br. J. Pharmacol. 153, 676–683 (2008).

Council, L. & amp Hameed, O. Expresión diferencial de marcadores inmunohistoquímicos en el músculo liso de la vejiga y miofibroblastos, y la utilidad potencial de la desmina, la smootelina y la vimentina en la estadificación del carcinoma de vejiga. Modificación. Pathol. 22, 639–650 (2009).

Ingber, D. E. Señalización mecánica y respuesta celular a la matriz extracelular en angiogénesis y fisiología cardiovascular. Circ. Res. 91, 877–887 (2002).

Jones, M., Tussey, L., Athanasou, N. & amp Jackson, D. G. Las isoformas de proteoglicano de sulfato de heparán del receptor de hialuronano CD44 inducidas en macrófagos inflamatorios humanos pueden funcionar como reguladores paracrinos de la acción del factor de crecimiento de fibroblastos. J. Biol. Chem. 275, 7964–7974 (2000).

Fujita, Y. et al. Señalización de CD44 a través de la quinasa de adhesión focal y su efecto antiapoptótico. FEBS Lett. 528, 101–108 (2002).

Hipp, J. A., Hipp, J. D., Yoo, J. J., Atala, A. & amp Andersson, K. E. Análisis de microarrays del músculo liso de la vejiga de pacientes con mielomeningocele. BJU Int. 102, 741–746 (2008).

Lin, H. K. et al. (2004). Caracterización de células de músculo liso de vejiga neuropática en cultivo. J. Urol. 171, 1348–1352 (2004).

Dozmorov, M. G., Kropp, B. P., Hurst, R. E., Cheng, E. Y. & amp Lin, H. K. Redes de genes expresadas diferencialmente en células de músculo liso cultivadas de vejiga normal y neuropática. J. Músculo liso Res. 43, 55–72 (2007).

Halachmi, S. et al. Papel del transductor de señal y activador de la transcripción 3 (STAT3) en la lesión por estiramiento de las células del músculo liso de la vejiga. Cell Tissue Res. 326, 149–158 (2006).

Hauser, P. J., Han, Z., Sindhwani, P. & amp Hurst, R. E. La sensibilidad de las células cancerosas de vejiga a la curcumina y sus derivados depende de la matriz extracelular. Anticancer Res. 27, 737–740 (2007).

Ratliff, T. L., Palmer, J. O., McGarr, J. A. & amp Brown, E. J. Terapia intravesical del bacilo de Calmette-Guérin para los tumores de vejiga murinos: inicio de la respuesta por la unión del Bacillus Calmette-Guérin mediada por fibronectina. Cancer Res. 47, 1762–1766 (1987).

Hudson, M. A., Brown, E. J., Ritchey, J. K. & amp Ratliff, T. L. Modulación de la unión de Bacillus Calmette-Guérin mediada por fibronectina a la mucosa de la vejiga murina por fármacos que influyen en las vías de coagulación. Cancer Res. 51, 3726–3732 (1991).

Ratliff, T. L., Kavoussi, L. R. & amp Catalona, ​​W. J. Papel de la fibronectina en la terapia con BCG intravesical para el cáncer de vejiga superficial. J. Urol. 139, 410–414 (1988).

Kanayama, H. Metaloproteinasas de matriz y cáncer de vejiga. J. Med. Invertir. 48, 31–43 (2001).

Ioachim, E. et al. Expresión de trombospondina-1 en carcinoma urotelial: importancia pronóstica y asociación con alteraciones de p53, angiogénesis tumoral y componentes de la matriz extracelular. Cáncer de BMC 6, 140 (2006).

Hurst, R. E. et al. Visualización a nivel de proteoma mediante cromatografía bidimensional de la modulación dependiente de la matriz extracelular del fenotipo de las células cancerosas de vejiga. Proteome Sci. 4, 13 (2006).

Cohen, M. B., Griebling, T. L., Ahaghotu, C. A., Rokhlin, O. W. & amp Ross, J. S. Moléculas de adhesión celular en neoplasias urológicas. Soy. J. Clin. Pathol. 107, 56–63 (1997).

Ohyama, C. Glicosilación en cáncer de vejiga. En t. J. Clin. Oncol. 13, 308–313 (2008).

Habuchi, T. et al. Marcadores de pronóstico para el cáncer de vejiga: panel de consenso internacional sobre marcadores tumorales de vejiga. Urología 66, 64–74 (2005).

Sarikaya, A. et al. Actividad antimicrobiana asociada a matrices extracelulares. Tissue Eng. 8, 63–71 (2002).

Brennan, E. P. et al. Actividad antibacteriana dentro de los productos de degradación de armazones biológicos compuestos de matriz extracelular. Tissue Eng. 12, 2949–2955 (2006).

Brown, B., Lindberg, K., Reing, J., Stolz, D. B. & amp Badylak, S. F. El componente de la membrana basal de los andamios biológicos derivados de la matriz extracelular. Tissue Eng. 12, 519–526 (2006).

Wiseman, O. J., Fowler, C. J. & amp Landon, D. N. El papel del miofibroblasto de la lámina propia de la vejiga humana. BJU Int. 91, 89–93 (2003).

Chun, S. Y. et al. Identificación y caracterización de factores bioactivos en matriz submucosa vesical. Biomateriales 28, 4251–4256 (2007).


4.8D: Matriz extracelular de células animales - Biología

Dentro de los tumores, la intrincada diafonía entre las células cancerosas y el microambiente circundante apoya el inicio y la progresión del cáncer. Es importante destacar que estas interacciones no solo dan forma al desarrollo del tumor primario, sino que también se requieren en sitios secundarios para desarrollar un microambiente que permita el crecimiento metastásico. Esta apreciación de las interacciones dinámicas cáncer-estroma en la progresión tumoral ha llevado a una transición de los ensayos in vitro tradicionales a modelos in vivo más complejos para abrazar fielmente la complejidad del cáncer. En estos modelos, las imágenes intravitales se han utilizado para diseccionar los eventos moleculares que gobiernan la progresión del cáncer y revelaron información sin precedentes sobre el comportamiento de las células en su entorno nativo, tanto dentro de los tumores primarios como en sitios metastásicos distantes. En combinación con los enfoques tradicionales y estáticos utilizados en la investigación del cáncer, las imágenes intravitales han ampliado significativamente nuestra comprensión de la complejidad de la biología del cáncer, ya que nos permiten obtener imágenes directamente de la dinámica espacio-temporal de la progresión del cáncer en entornos en vivo y en todo el órgano, celular. , subcelular y molecular. Aquí, describimos los últimos descubrimientos facilitados por las imágenes intravitales de tumores, que de otro modo no podrían lograrse in vitro, y discutimos cómo las técnicas de imágenes intravitales utilizadas en otros contextos de enfermedades podrían reutilizarse para la investigación del cáncer.

Imágenes de la vasculatura del tumor para estudiar el crecimiento y la diseminación del cáncer

Las células cancerosas utilizan y cooptan el estroma circundante para promover su expansión y diseminación. Los vasos sanguíneos asociados a tumores cumplen una doble función durante el desarrollo del cáncer: proporcionan al tejido tumoral oxígeno y nutrientes esenciales, pero también pueden actuar como portadores de las células cancerosas circulantes. Si bien se han desarrollado varios modelos in vitro para estudiar sistemas de microvasculatura 1, 2, se han empleado varias herramientas de imágenes intravitales, como proteínas fluorescentes o nanopartículas, para comprender las interacciones entre las células cancerosas y los vasos sanguíneos en entornos vivos, un aspecto que no puede ser recapitulado in vitro 3 & # x2013 6. Por ejemplo, se han desarrollado lectinas marcadas con fluorescencia, como la aglutinina Lens culinaris, para unirse selectivamente a las células endoteliales 3, 4. Recientemente, se utilizó la co-inyección intravenosa de aglutinina y células cancerosas marcadas con fluorescencia con imágenes intravitales de la membrana corioalantoidea embrionaria de pollo (CAM). Este es un ensayo sustituto para el estudio de la extravasación de células cancerosas y la colonización metastásica y recientemente ha proporcionado información sobre el curso del tiempo y los mecanismos moleculares implicados en la extravasación de células cancerosas 3, 4. Aquí, los autores demostraron que las células cancerosas intravasculares inicialmente se mueven a lo largo del endotelio luminal de una manera ameboide y posteriormente comienzan a extender protuberancias entre las células endoteliales hacia el estroma extravascular. Las células cancerosas luego empujan gradualmente a través de las uniones entre células endoteliales, en algunos casos incluso desplazando las células endoteliales 4. Curiosamente, se demostró que las proteínas marcadoras de invadopodia como cortactin o MT1-MMP se localizan en las protuberancias de las células cancerosas extravasadas, y la eliminación de estos marcadores perjudicó la extravasación celular y la formación de colonias metastásicas dentro de la CAM 4. En consonancia con esto, la inyección en la vena de la cola de células deficientes en invadópodos en ratones dio como resultado una disminución del número de metástasis pulmonares, lo que demuestra que los invadopodios son una característica clave para la migración de células cancerosas transendoteliales 4. De manera similar, proporcionar a las células cancerosas intravasculares en el ensayo CAM con ácido hialurónico, que es un componente de la matriz extracelular (MEC) sobreexpresado en muchos tipos de tumores 7 & # x2013 9, condujo a un aumento de la extravasación celular 3. Por lo tanto, el uso de esta sonda demostró que la ECM no solo representa una barrera física contra la administración de quimioterapia 10, sino que también puede ser cooptada por las células cancerosas para la colonización del sitio secundario.

Los dextranos fluorescentes y las nanopartículas de puntos cuánticos (QD) también se utilizan comúnmente para visualizar los vasos sanguíneos. Más recientemente, se han empleado durante la investigación del cáncer in vivo para investigar la integridad vascular en tejidos tumorales vivos 11, 12. Por ejemplo, las imágenes intravitales del curso del tiempo de las QD en el modelo de ratón MMTV-PyMT de cáncer de mama permitió a Ormandy y sus colegas demostrar que las células cancerosas en el sitio primario pueden utilizar la vasculatura sanguínea circundante durante la progresión del cáncer invasivo y metastásico 13. Aquí, la inducción de ELF5 dio como resultado una fuga y acumulación de QD dentro del espacio intersticial, en línea con la formación de tumores hemorrágicos, y aumentó el número de metástasis pulmonares (Figura 1A, vasos sanguíneos en rojo, observe la señal en áreas alrededor de los vasos con fugas en PyMT / Ratones ELF5 13).Además, previamente utilizamos QD para mapear la vascularización de tumores de xenoinjerto subcutáneo pancreático y demostramos in vivo que la actividad de Src y la inactivación de Src mediada por fármacos en las células cancerosas se correlacionan con su posición en relación con los vasos sanguíneos intratumorales [11]. Recientemente se han desarrollado nuevos QD orgánicos con biocompatibilidad mejorada, estabilidad y sección transversal de absorción de dos fotones y nanopartículas virales marcadas con fluorescencia para el mapeo intravital en tiempo real de la vasculatura sanguínea in vivo 14, 15. Los glóbulos rojos marcados con fluorescencia y los ratones con células endoteliales marcadas con fluorescencia también se diseñaron para marcar la vasculatura sanguínea in vivo 16 & # x2013 18, y junto con los QD y el dextrano, es probable que estos enfoques mejoren nuestra comprensión de cómo la vasculatura asociada al tumor apoya la progresión del cáncer.

Figura 1. Imagen intravital de los mecanismos auxiliares que promueven la progresión del cáncer.

UNA . Imágenes de puntos cuánticos (QD) de angiogénesis y vasculatura tumoral con fugas. Adaptado de 13. B . Seguimiento de neutrófilos fotoconvertidos que migran a través de redes linfáticas. Adaptado de 38. C . Identificación de células de mieloma latentes alojadas en el nicho óseo. Adaptado de 48. D . Visualización directa de la transferencia local y sistémica de vesículas extracelulares y exosomas entre diferentes compartimentos celulares. Adaptado de 60. E. Análisis de la segunda generación armónica (SHG) de la reticulación del colágeno para identificar nuevos reguladores de la agresividad impulsada por la matriz extracelular (ECM). Adaptado de 74. F. Monitorización longitudinal de la farmacocinética de la quimioterapia y orientación a través de una ventana óptica. Adaptado de 93. G. Disección de la dinámica espacio-temporal de eventos moleculares que conducen a la invasión y disolución del cáncer en tejidos nativos utilizando ratones reporteros. Adaptado de 96 y 103. Abreviaturas: CAF, fibroblasto asociado al cáncer GFP, proteína verde fluorescente.

El sistema linfático presenta otra vía de diseminación de las células cancerosas. Por ejemplo, Das et al. recientemente se utilizaron imágenes intravitales de células de melanoma inyectadas en la almohadilla de grasa mamaria con un colorante trazador linfático para visualizar la migración de las células cancerosas hacia los ganglios linfáticos que drenan el tumor 19. Los autores demostraron que los senos linfáticos de los ganglios linfáticos, pero no los linfáticos periféricos, secretan CCL8, que activa CCR1 en el compartimento de células cancerosas para permitir la entrada al ganglio linfático 19. La inhibición de CCR1 no impidió que las células tumorales primarias entraran en el sistema linfático, pero bloqueó su salida al ganglio linfático y detuvo las células circulantes dentro de los vasos linfáticos cercanos. Esto indica que la diseminación de las células del cáncer linfático no solo se produce a través del transporte pasivo, sino que también está respaldada por la señalización quimiotáctica paracrina 19. Recientemente, se generó un reportero transgénico de vasos linfáticos cruzando ratones LSL-tdTomato con ratones Prox1-Cre-ERT2 para inducir la expresión del reportero fluorescente en vasos linfáticos y mapear el tráfico celular dentro de las redes linfáticas [20]. Si bien los autores usaron este modelo para rastrear las células dendríticas que ingresan a los vasos linfáticos que expresan tdTomato tras la inflamación aguda in vivo, esta tecnología podría reutilizarse para su uso futuro en la investigación del cáncer para observar la diseminación de las células tumorales circulantes a través del sistema linfático.

Imágenes del sistema inmunológico asociado a tumores

Durante la progresión del cáncer, las células tumorales interactúan y manipulan el sistema inmunológico para facilitar su crecimiento y escapar de la muerte celular 21 & # x2013 24. En este caso, se han utilizado imágenes intravitales duales de vasos sanguíneos con fugas y células inmunitarias para identificar nuevos mecanismos de acción de los fármacos. En particular, la actividad antitumoral de los bisfosfonatos, que se utilizan comúnmente en enfermedades esqueléticas, como la osteoporosis 25, se ha explorado en un modelo de ratón con tumor mamario 4T1 26. Aquí, se demostró que los bifosfonatos marcados con fluorescencia ingresan al sitio del tumor primario a través de la vasculatura con fugas y se unen a microcalcificaciones dentro del tejido. Luego, los macrófagos asociados a tumores (TAM) incorporaron bisfosfonatos, y los autores sugieren que esto podría afectar la función de los TAM 26, que se ha demostrado que potencian la progresión del tumor 27. Por lo tanto, las imágenes intravitales permitieron a los autores delinear un mecanismo de acción desconocido que subyace a los beneficios parciales del tratamiento con bisfosfonatos en pacientes con cáncer de mama. En consonancia con esto, también se han identificado TAM en el microambiente tumoral de metástasis (TMEM), un punto caliente de permeabilidad vascular caracterizado por la interacción física entre células tumorales, TAM y células endoteliales 28. Las imágenes intravitales de la vasculatura sanguínea utilizando QD y dextrano fluorescente demostraron que los TAM que expresan Tie2 hi inducen una fuga vascular transitoria a través de la señalización del factor de crecimiento endotelial vascular A (VEGFA), lo que facilita la intravasación de las células tumorales. Curiosamente, las imágenes intravitales también mostraron que la migración transendotelial se produjo preferentemente en las regiones que contienen un TMEM, y dirigirse específicamente a este sitio podría ralentizar la propagación de las células cancerosas 28. Las imágenes intravitales también se han utilizado recientemente para comparar la motilidad de dos tipos de células efectoras inmunes, las células asesinas naturales (NK) y los linfocitos T citotóxicos (CTL) 29. Aquí, los autores demostraron que mientras que las células NK forman contactos cortos y rápidos con las células tumorales independientemente de la señalización del calcio, los CTL forman contactos duraderos con las células tumorales que requieren la entrada de calcio en los CTL. Curiosamente, se demostró que ambos tipos de células requieren la entrada de calcio para matar de manera eficiente 29, por lo que las imágenes intravitales han proporcionado nuevos conocimientos sobre las interacciones específicas del tipo celular entre las células tumorales y el sistema inmunológico que son necesarias para la muerte específica y eficiente de las células tumorales para ocurren y que no se pueden imitar fielmente in vitro.

En una nota similar, utilizando imágenes intravitales, Moalli et al. caracterizó una vía potencial a través de la cual el antígeno derivado del tumor se procesa localmente y se presenta para generar una respuesta inmune sistémica 30. La inyección de células de melanoma B16.F10, transfectadas con tdTomato como un antígeno sustituto derivado del tumor, en la planta de la pata del ratón condujo a una fuerte respuesta inmune después de 30 días medida por altos títulos de IgG 30 anti-B16.F10-tdTomato. Las imágenes de los ganglios linfáticos que drenan el tumor mostraron que tdTomato se localizó en macrófagos en los linfáticos y también en células dendríticas foliculares (FDC). Utilizando modelos de ratón de macrófagos, FDC o deficiencia de células B, los autores sugieren que tdTomato es captado por macrófagos y posteriormente se localiza con FDC, que luego son escaneadas por células B, generando una respuesta inmune sistémica 30. De manera similar, se utilizaron imágenes intravitales de tumores mamarios que expresan mCherry para caracterizar la presentación del antígeno en el sitio del tumor 31. Aquí, los autores demostraron que un subconjunto de células mieloides funcionan como células dendríticas tumorales al captar y presentar el antígeno derivado del tumor a los CTL. Curiosamente, se demostró que los CTL se relacionan con las células presentadoras de antígeno y posteriormente se detienen en este compromiso, inhibiendo potencialmente los efectos citolíticos y el rechazo de tumores. Los autores sugieren que la inmunoterapia tumoral puede ayudar a liberar el bloqueo de CTL después de su atracción inicial y agrupamiento con células presentadoras de antígeno en el sitio del tumor 31. Del mismo modo, Boissonas et al. mostraron mediante imágenes intravitales que los linfocitos T infiltrados pueden quedar atrapados con células dendríticas tumorales después de la quimioterapia, lo que sugiere que las células dendríticas tumorales pueden funcionar como un sumidero que retiene la respuesta inmune antitumoral impulsada por las células T 32. Estos hallazgos mejoran nuestra comprensión de la respuesta inmune al desarrollo del cáncer tanto en sitios primarios como metastásicos, por lo que las imágenes intravitales pueden ayudar a allanar el camino para el desarrollo de nuevas terapias derivadas de la presentación. Por ejemplo, la obtención de imágenes intravitales en el modelo de ratón MMTV-PyMT de cáncer de mama permitió la identificación de un tipo de célula macrófago-dendrítica (M-DC) 33. Aquí, los autores utilizaron dextrano fluorescente para etiquetar M-DC y revelaron que el agotamiento de M-DC disminuye el crecimiento tumoral y la metástasis y, por lo tanto, podría presentar un objetivo futuro prometedor 33. De manera similar, las imágenes intravitales recientes de la migración intratumoral de CTL in vivo revelaron que el tratamiento con mAb anti-CD137 prolonga la interacción entre los CTL y las células cancerosas, mejorando así la actividad de los CTL antitumorales 34. Esto va en paralelo con las mejoras recientes en la inmunoterapia anti-PD1 para educar al sistema inmunológico para que reconozca y elimine las células del melanoma 35 y puede representar un enfoque prometedor para la mejora de las terapias de base inmunitaria en múltiples tipos de cáncer.

Recientemente se han desarrollado varios sistemas informadores fluorescentes para marcar y rastrear específicamente las células inmunes dentro de los tejidos nativos. Un ejemplo de este tipo es el modelo 36 de ratón Catchup, en el que se diseñó un casete bicistrónico de Cre y tdTomato para expresarse en el locus Ly6G específico de neutrófilos. Con esta herramienta, los autores rastrearon la migración de neutrófilos y estudiaron las funciones de genes específicos de neutrófilos in vivo. De manera similar, un ratón transgénico con expresión ubicua de Kikume, una proteína verde fluorescente (GFP) que puede fotoconvertirse irreversiblemente en rojo mediante la excitación de luz violeta, se usó para caracterizar la célula dendrítica 37 y la migración de neutrófilos 38 in vivo (Figura 1B, simple -seguimiento celular de neutrófilos 38). Por ejemplo, tras la infección bacteriana, los neutrófilos se reclutaron en la oreja del ratón y se fotoconvirtieron. Más imágenes intravitales permitieron a los autores rastrear las células fotoconvertidas e identificar y mapear nuevos patrones de migración de neutrófilos y orientación hacia los ganglios linfáticos 38. Otro ejemplo es el ratón informador transgénico MacGreen en el que la expresión de GFP impulsada por c-fms se dirige a macrófagos, trofoblastos y granulocitos 39. Usando este reportero, Pai et al. pudo rastrear los leucocitos circulantes durante la patogénesis de la malaria cerebral e identificó a los linfocitos T CD8 + específicos de plasmodio como importantes reguladores de esta enfermedad 40. El cruce de estos modelos animales informadores con modelos de cáncer en ratones puede proporcionar información muy necesaria sobre cómo las células cancerosas manipulan e interactúan con el sistema inmunológico del huésped para promover la progresión del tumor. Por ejemplo, las imágenes intravitales pueden permitirnos identificar las rutas de migración de las células inmunes durante la progresión y el tratamiento del cáncer o caracterizar los subtipos inmunitarios del tumor 41, 42 de una manera dinámica para informar mejor sobre las inmunoterapias en el cáncer, una característica de la progresión del cáncer que no puede ser modelado o evaluado con precisión in vitro.

Las interacciones cáncer-fibroblasto facilitan la progresión del tumor

Los fibroblastos también se reclutan con frecuencia en los sitios del tumor, y recientemente se han utilizado imágenes intravitales para mostrar que los fibroblastos del estroma pueden regular la respuesta general del tumor a la quimioterapia. Por ejemplo, la obtención de imágenes intravitales de un modelo de xenoinjerto de melanoma a través de una ventana óptica demostró la activación paradójica de los fibroblastos asociados al cáncer (CAF) en el sitio primario tras el tratamiento con inhibidores de Braf, lo que condujo a un aumento de la rigidez del compartimento de la ECM 43. Aquí, los autores muestran que la ECM endurecida a su vez activa las vías de señalización mediadas por adhesión, como la quinasa de adhesión focal (FAK), para promover la supervivencia de las células cancerosas y, por lo tanto, disminuir la eficacia del tratamiento anti-Braf 43. Curiosamente, el deterioro de la tensión de adhesión celular a través de la inhibición de FAK redujo el refugio seguro proporcionado por el ECM y resultó en una respuesta significativamente mejorada a la quimioterapia 43.

Del mismo modo, Lee et al. utilizaron imágenes de bioluminiscencia de cuerpo entero in vivo para investigar los mecanismos de resistencia al tratamiento con anti-factor de crecimiento similar a la insulina (anti-IGF) con cixutumumab 44, que recientemente mostró una eficacia limitada en ensayos clínicos 45, 46. Aquí, los autores demostraron que tras el tratamiento con cixutumumab, las células cancerosas se sometieron a una reprogramación protectora caracterizada por una mayor producción de IGF, que a su vez condujo al reclutamiento y activación de fibroblastos del huésped al sitio primario a través de la señalización paracrina dependiente de IGF-2R. Se demostró entonces que los fibroblastos activados secretan factores proangiogénicos y potencian la metástasis y la recaída de la enfermedad 44. Sus hallazgos también se correlacionaron con cambios en el microambiente tumoral de pacientes sometidos a terapias basadas en anti-IGF 44, lo que sugiere que la prevención de la activación de fibroblastos puede alterar los mecanismos extrínsecos de quimiorresistencia y, a su vez, mejorar la eficacia de cixutumumab.

Las imágenes intravitales también se han utilizado para implicar a los fibroblastos del estroma en la latencia de las células cancerosas, una causa importante de recaída de la enfermedad, que sigue siendo poco conocida 47. En un estudio reciente, Lawson et al. desarrolló un enfoque para la obtención de imágenes intravitales longitudinales de las células de mieloma que se habían alojado en el tejido óseo denso 48. Usando un sistema de dilución de tinte, los autores pudieron etiquetar y rastrear células latentes que proliferan lentamente a lo largo del tiempo y demostraron que estas células se alojan preferentemente en contacto directo con la superficie del hueso endóseo e interactúan con las células óseas del huésped para establecer un nicho protector para la persistencia. de metástasis (ver Figura 1C que muestra células inactivas [rojo] alojadas en la superficie del hueso [blanco] y células en proliferación [verde] 48). Es importante destacar que este estudio demostró que la latencia celular es un estado reversible, que se puede apagar & # x201coff & # x201d y & # x201con & # x201d mediante señales que emanan de los osteoblastos y osteoclastos del huésped. Los autores sugieren que el uso de fármacos activos para los huesos para prevenir la reactivación de las células inactivas o sacar las células de la inactividad antes de tratarlas con quimioterapia podría mejorar el resultado y reducir la recaída de la enfermedad. Sus hallazgos presentan nuevas oportunidades para el tratamiento de cánceres metastásicos con tropismo óseo como el cáncer de mama, próstata o riñón 48.

También se ha demostrado que las células tumorales cooptan los fibroblastos para promover la propagación del cáncer, y se han utilizado imágenes in situ recientes de la colonización de órganos secundarios para revelar cómo los fibroblastos del huésped están implicados en la preparación del nicho metastásico 49. En un modelo ortotópico de cáncer de mama, la monitorización dual de células de cáncer de mama iniciadoras de metástasis y fibroblastos de pulmón reveló recientemente que se requieren interacciones recíprocas entre los dos tipos de células para el establecimiento exitoso de metástasis pulmonares. Aquí, los autores demuestran que una diafonía intercelular bifásica modifica progresivamente ambos compartimentos. Brevemente, la activación de un programa fibrótico en la población de fibroblastos condujo al inicio de una transición mesenquimatosa a epitelial dentro del compartimento de células cancerosas, promoviendo la aparición de metástasis 49. En conjunto, estos estudios sugieren que la prevención de la activación y reprogramación de los fibroblastos impulsada por las células tumorales durante la progresión del cáncer puede ayudar a mejorar la sensibilidad a la quimioterapia y perjudicar la diseminación del cáncer. Se requieren imágenes intravitales de sitios secundarios propensos a la metástasis para visualizar directamente las etapas de la colonización metastásica; sin embargo, las imágenes profundas y a largo plazo de los órganos metastásicos siguen siendo un desafío técnico. Las ventanas de imágenes ópticas ahora permiten obtener imágenes longitudinales y profundas de eventos que ocurren tanto en sitios primarios como en órganos secundarios como el hígado, el bazo, el riñón y el páncreas 50, 51. Por ejemplo, el seguimiento de los eventos tempranos que promueven la formación del nicho metastásico hepático se logró utilizando ventanas de imágenes ópticas 52. Curiosamente, este estudio demostró que las células extravasadas individuales son inicialmente muy móviles y proliferativas y forman pre-micrometástasis dentro del hígado antes de fusionarse en micrometástasis con migración reducida. Es importante destacar que la alteración de la migración temprana de las células tumorales redujo significativamente la carga metastásica 52. De manera similar, se ha estudiado la formación del microambiente metastásico hepático y la respuesta a la quimioterapia utilizando microscopía multifotónica de barrido longitudinal en un modelo intraesplénico de cáncer colorrectal 50 y se ha informado sobre la respuesta de las células metastásicas a la quimioterapia.

Una limitación de las imágenes intravitales longitudinales es el movimiento de tejido vivo, como el corazón o el pulmón, que puede perturbar las imágenes intravitales de alta resolución, y la investigación actual se centra en los sistemas de compensación de movimiento para corregir el movimiento del tejido 53 & # x2013 55. Además, la probabilidad de obtener imágenes de un evento invasivo o metastásico puede considerarse muy baja; sin embargo, las imágenes intravitales optogenéticas se pueden utilizar para activar o inhibir específicamente las vías de señalización y, posteriormente, desencadenar dicho evento.

La diafonía intercelular está respaldada por vesículas extracelulares

Las interacciones recíprocas entre células cancerosas y estromales requieren un intercambio de información, por ejemplo, en forma de interacción física célula-célula o secreción de ligandos proteicos o vesículas extracelulares (EV). La visualización directa de la transmisión de señales entre las células cancerosas y el entorno del huésped ha sido durante mucho tiempo un desafío técnico, sin embargo, el desarrollo reciente de nuevas herramientas de imágenes intravitales ha ayudado a dilucidar los mecanismos que permiten el intercambio intercelular de información dentro de los sitios primarios y metastásicos. Estudios recientes han demostrado que las células cancerosas pueden manipular las células del estroma del huésped mediante la transferencia local y sistémica de exosomas y otros vehículos eléctricos 56 & # x2013 58. Por ejemplo, la proyección de imagen en vivo de un modelo de fibrosarcoma de embrión de pollo indicó que los exosomas promueven el ensamblaje de adhesión de células cancerosas-ECM y son necesarios para el movimiento celular persistente 59. Además, elegantes estudios in situ demostraron que los exosomas secretados por las células cancerosas primarias se localizan en sitios metastásicos secundarios, se fusionan con las células huésped y pueden & # x201ceducar & # x201d órganos secundarios mediante la activación de programas fibróticos e inflamatorios 56, 57. De acuerdo con este estudio, recientemente se ha logrado la obtención de imágenes intravitales directas de la secreción y captación de exosomas por diferentes poblaciones celulares 60, 61. Aquí, Zomer et al. desarrolló un sistema basado en Cre-loxP mediante el cual las células que absorben los vehículos eléctricos Cre (+) muestran un cambio de color (consulte la Figura 1D que muestra las células Cre [+] [azul], células informadoras que incorporan los vehículos eléctricos Cre [+] [verde], y células informadoras que no lo hicieron 60). Con este enfoque, los autores demostraron que los VE se transfieren local y sistémicamente desde células cancerosas agresivas a células cancerosas menos malignas dentro del mismo ratón para coordinar un programa metastásico sistémico de cuerpo completo in vivo y mejorar la capacidad metastásica general del tumor 60, 61. Los hallazgos recientes también demuestran que el ADN mitocondrial (ADNmt) se puede transferir de las células del estroma del huésped a las células cancerosas. Aquí, los autores manipularon genéticamente células de melanoma y cáncer de mama para que carecieran de mtDNA y demostraron in situ que pueden adquirir mtDNA del huésped para restaurar funciones mitocondriales como la dinámica bioenergética y la respiración.Además, la incorporación de ADNmt del huésped por las células cancerosas condujo a un mayor crecimiento tumoral y diseminación metastásica, lo que demuestra que las células tumorales pueden absorber material del huésped para impulsar la agresividad del cáncer 62, 63. Curiosamente, Osswald et al. utilizó exploración multifotónica in vivo de astrocitomas durante un año para estudiar un mecanismo novedoso de conexión intercelular 64, en el que las células tumorales de los astrocitomas utilizan protuberancias ultralargas (& gt500 & # x03bcm de longitud) para formar una red de comunicación multicelular. Los autores muestran que esta red apoya la invasión y proliferación de células tumorales y protege las células cancerosas contra las radioterapias 64. Los desarrollos futuros en las imágenes intravitales para visualizar directamente los mecanismos de interacción célula-célula pueden ayudarnos a comprender cómo las células cancerosas y los tejidos del huésped interactúan y juntos impulsan la agresividad del cáncer, y en el futuro pueden ayudarnos a desacoplar este mecanismo de apoyo.

Imágenes de las propiedades biomecánicas de la matriz extracelular

Durante la última década, un trabajo intensivo ha demostrado que la abundancia y las características de la ECM, como la rigidez, la topografía y la porosidad, contribuyen a la proliferación, invasión y quimiorresistencia de las células tumorales 65 & # x2013 72. Las tecnologías de imágenes multifotónicas, como las imágenes de segunda generación armónica (SHG) 73, se han utilizado para estudiar la modulación de las características de la ECM durante la progresión del cáncer y recientemente se han identificado nuevos reguladores de las propiedades biomecánicas del tejido (consulte la Figura 1E que muestra la deposición de colágeno en organotípicos 3D in vitro). matrices de fibroblastos-colágeno tras la inducción de P-Rex, un factor de intercambio de guanina para Rac1 74). Por ejemplo, se sabe que el citoesqueleto de actina y varias de sus proteínas reguladoras, como la familia de Rho GTPasas, gobiernan la remodelación del ECM 69, 75 & # x2013 77, y las imágenes de SHG en vivo han proporcionado nuevos conocimientos sobre el estrecho regulación de Rho GTPasas in vivo. En colaboración con Samuel y colegas, ayudamos a identificar la proteína de señalización intracelular 14-3-3 & # x03b6 como un nuevo regulador negativo de la rigidez de la ECM impulsada por Rho-quinasa en la cicatrización de heridas 78. Aquí, se utilizó el monitoreo en vivo de fibroblastos estromales junto con imágenes SHG de fibras de colágeno en un entorno in vitro 3D para mostrar que la pérdida de 14-3-3 & # x03b6 en fibroblastos dérmicos afecta su capacidad para remodelar el colágeno y endurecer el ECM, y estos efectos también se observaron en muestras de animales ex vivo 78. Curiosamente, este estudio también mostró en el carcinoma de células escamosas que 14-3-3 & # x03b6 está regulado a la baja mientras que la deposición de colágeno aumenta, lo que sugiere que la señalización de ROCK ya no está restringida ni controlada in vivo en esta enfermedad 69, 78, 79. Estos hallazgos sugieren nuevas opciones terapéuticas para reorientar los tratamientos basados ​​en 14-3-3 & # x03b6 para facilitar la cicatrización de heridas uniformada y controlada 78, que en el futuro también se pueden utilizar en el contexto del cáncer para restablecer la homeostasis tisular normal de tumores sólidos 69, 80, 81.

El entorno del tumor hipóxico también se identificó recientemente como un regulador novedoso de la ultraestructura de la ECM y la rigidez en los sitios primarios y metastásicos 82, 83. Por ejemplo, se demostró que la hipoxia inhibe la proteína 2 del dominio de prolil hidroxilasa (PHD2) en los CAF in vitro e in vivo, lo que conduce a una reversión de la activación de CAF y a una disminución de su capacidad para remodelar y endurecer la ECM 82. Además, se demostró que las proteínas secretadas por tumores hipóxicos preparan y activan la ECM de futuros sitios metastásicos. Un ejemplo de ello es la enzima lisil oxidasa (LOX), que se regula al alza en las células de cáncer de mama del trópico óseo 83. In vivo, la inyección de LOX dio como resultado la formación de lesiones osteolíticas y, a su vez, proporcionó a las células de cáncer de mama circulantes un nicho focal premetastásico para la colonización ósea, mientras que la focalización de LOX con un anticuerpo bloqueante revirtió parcialmente este fenotipo y disminuyó la carga tumoral, como se visualizó. mediante imaginología in vivo de todo el cuerpo 83. Las imágenes intravitales de SHG también se han utilizado para monitorear directamente los cambios de la estructura y el contenido de ECM durante la progresión del cáncer en entornos en vivo. Por ejemplo, Walsh et al. realizó imágenes intravitales de SHG de xenoinjertos de cáncer de mama para estudiar los efectos del tratamiento con trastuzumab en el ECM 84. Curiosamente, su estudio demostró que trastuzumab induce cambios en la densidad y alineación del colágeno y, por lo tanto, identificó una respuesta no celular al tratamiento farmacológico 84. Además, se realizaron imágenes longitudinales de SHG de xenoinjertos de mama ortotópicos en el margen del tumor para identificar los componentes clave del microambiente tumoral que modula la invasión celular 85. Aquí, los autores utilizaron imágenes duales de células individuales y fibras de colágeno y demostraron que las células de cáncer de mama de locomoción lenta forman invadopodios para remodelar y endurecer la matriz de colágeno mientras se mueven a través del tejido circundante. El uso adicional de imágenes intravitales de SHG proporcionará información importante sobre el papel del ECM y su manipulación durante la progresión del tumor.

Las tecnologías y herramientas intravitales en rápido desarrollo han proporcionado información sin precedentes sobre la complejidad del cáncer y también han abierto vías prometedoras para la investigación preclínica del cáncer. Por ejemplo, las imágenes de SHG se han traducido recientemente para estudiar las propiedades de la ECM en muestras de biopsia de pacientes con cáncer. Por ejemplo, en el contexto del cáncer de páncreas, recientemente utilizamos imágenes de SHG para analizar las propiedades de la ECM en una micromatriz de tejido pancreático humano (muestras de & gt80) y detectamos una correlación positiva entre la abundancia de colágeno fibrilar, el estadio del tumor, la diseminación de los ganglios linfáticos y invasión vascular, lo que sugiere que la focalización fina de la reticulación del colágeno puede ser un enfoque válido en esta enfermedad 86. De acuerdo con este estudio, el análisis biofísico de la remodelación del colágeno se llevó a cabo en biopsias de cáncer de mama humano (muestras & gt20) y reveló un aumento progresivo de la reorganización y orientación del colágeno a medida que se desarrollan las lesiones cancerosas invasivas 87. De manera similar, en una cohorte de tejidos mamarios humanos emparejados con áreas de alta y baja densidad mamográfica del mismo paciente (muestras & gt15), analizamos la organización de la ECM mediante una matriz de co-ocurrencia de niveles de grises (GLCM), un enfoque basado en la textura de la imagen utilizado cuantificar la organización de las redes de fibras de colágeno 88. En este estudio, Britt y sus colegas demostraron que el aumento de la deposición y la reticulación de las fibras de colágeno se correlaciona con un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama 88. En conjunto, estos estudios, junto con nuestro conocimiento de modelos animales intravitales, indican que tras la adquisición de biopsias humanas, la caracterización de la abundancia de ECM y la reticulación mediante imágenes de SHG de rendimiento medio se pueden utilizar potencialmente como un biomarcador para predecir el pronóstico del paciente y el estadio del tumor. Además, el desarrollo de nuevas sondas para obtener imágenes directamente de componentes distintos de la ECM, como hialuronano 3, 89, elastina 90 o fibronectina 91, probablemente facilitará nuestra comprensión del papel de la ECM en el desarrollo del cáncer y puede ayudarnos a mejorar las terapias dirigidas componentes específicos del ECM.

Nuevas herramientas para la obtención de imágenes en vivo, intravital e in situ en la investigación traslacional del cáncer

Los biosensores basados ​​en fluorescencia están emergiendo como una herramienta confiable para diseccionar los mecanismos de la actividad y quimiorresistencia del objetivo de los fármacos. En un gran panel de líneas celulares resistentes al inhibidor de MEK (MEKi), se utilizaron imágenes en vivo de quinasa regulada por señal extracelular (Erk) y biosensores fluorescentes S6K para interrogar las bases moleculares de la resistencia a MEKi en cáncer de mutante Kras y mutante Braf líneas celulares in vitro. Aquí, los autores demostraron que tras el tratamiento con MEKi, las vías Erk y PI3K pueden mantener la actividad de mTORC1 y, a su vez, promover el crecimiento celular, lo que genera resistencia al tratamiento 92. Además, se utilizaron fármacos marcados con fluorescencia para descifrar los mecanismos de resistencia a los fármacos. Por ejemplo, se diseñó un análogo fluorescente de eribulina para controlar la farmacocinética de fármacos in vivo. En este caso, los autores diseñaron una parte de las células tumorales para expresar la proteína de fusión multirresistencia 1 (MDR1) -mApple, y las imágenes duales de eribulina y MDR1-mApple demostraron que la resistencia a la eribulina se correlacionó directamente con la arquitectura vascular y la salida del fármaco mediada por MDR1. . Este estudio también demostró que la inhibición de MDR1 revirtió el fenotipo resistente a múltiples fármacos y mejoró la eficacia de la eribulina 93 (Figura 1F que muestra la eribulina fluorescente [verde] que se difunde en el tejido tumoral y se incorpora solo por las células cancerosas que no expresan la proteína de fusión MDR1-mApple en 1 y 2 horas después del tratamiento con eribulina 93).

Llevando estos enfoques más allá, para la evaluación de la actividad de proteínas de todo el tejido o de todo el cuerpo, se han generado ratones transgénicos con expresión ubicua o inducible por Cre de indicadores de la actividad de Erk, PKA, Rac1, cAMP o progresión del ciclo celular 94 & # x2013 99 (Figura 1G, mapa de la actividad de Rac donde rojo y amarillo marcan una baja actividad de Rac y azul y verde resaltan una alta actividad de Rac 96). El cruce de estos ratones biosensores con modelos animales de cáncer nos permite diseccionar los mecanismos espacio-temporales de los eventos moleculares que provocan el cáncer en tejidos nativos. Por ejemplo, Kumagai et al. recientemente cruzaron su ratón biosensor Erk con un modelo de ratón de formación de tumor mamario y describieron un patrón heterogéneo estable de actividad Erk 100. Curiosamente, los autores demostraron que las células con baja actividad de Erk tenían más éxito en la formación de esferas tumorales in vitro y expresaban altos marcadores de células madre de cáncer de mama en comparación con las células con alta actividad de Erk 100. Estos hallazgos indican que la heterogeneidad tumoral en la actividad de Erk puede ser beneficiosa para establecer células madre cancerosas con baja actividad de Erk para la autorrenovación, mientras que una alta actividad de Erk apoya el rápido crecimiento y expansión 100. De manera similar, la dinámica de propagación y pulsación de Erk que emana de la piel y el folículo piloso también se ha demostrado recientemente in vivo 101 y tiene implicaciones importantes para la investigación futura del melanoma 102.

Otro ejemplo reciente de imágenes de ratón biosensor en cáncer es nuestro ratón E-cadherina-GFP, que nos permitió realizar experimentos de fotoblanqueo in vivo para controlar la dinámica de la unión célula-célula (Figura 1G, expresión de E-cadherina-GFP en las uniones célula-célula de la glándula mamaria lactante 103). Aquí, utilizamos la recuperación de fluorescencia después del fotoblanqueo (FRAP) y la pérdida de fluorescencia en imágenes de fotoblanqueo (FLIP) junto con el análisis de quimógrafo para cuantificar la movilidad de E-cadherina de tejido sano y enfermo. Usando este enfoque, podríamos correlacionar la alta movilidad de E-cadherina en la membrana celular con una disminución en la fuerza e integridad de la unión y un aumento en la invasividad celular 103. El cruce de este ratón con un modelo de cáncer de páncreas modificado genéticamente nos permitió recapitular el espectro completo de la progresión del cáncer de páncreas y diseccionar las etapas genéticas de la disolución temprana del cáncer. Este ratón también se utilizó como herramienta para el descubrimiento de fármacos al probar nuevos agentes antiinvasivos, como dasatinib, en el cáncer de páncreas, donde demostramos que dasatinib es capaz de fortalecer la integridad de la unión célula-célula en línea con una menor invasividad en este entorno 103 . Esto está en consonancia con la evaluación clínica actual en pacientes y su eficacia conocida en el modelo 104 de ratón de cáncer de páncreas KPC.

Los modelos de ratón con expresión ubicua de indicadores moleculares ahora se pueden usar para monitorear eventos en una amplia gama de órganos y enfermedades; sin embargo, debido a la dispersión de la luz dentro de los tejidos, la profundidad de la imagen con los láseres de dos fotones actuales se limita a varios cientos de & # x03bcm. , lo que limita la obtención de imágenes intravitales de órganos grandes y tumores. Las configuraciones actuales de multifotones incluyen láseres de tres fotones en combinación con osciladores paramétricos ópticos (OPO) que aumentan la longitud de onda de excitación, ya que la luz roja y del infrarrojo cercano pueden penetrar más profundamente en el tejido y reducir la dispersión del tejido 105, 106. Esto requiere el uso de proteínas fluorescentes que puedan excitarse con longitudes de onda del infrarrojo cercano, como las variantes iRFP o iRFP, que se han descrito recientemente 107, 108. Además, se han utilizado modelos computacionales, como la corrección óptica adaptativa, para superar la dispersión de la luz y aumentar la profundidad de la imagen 109. Otra técnica de imagen, llamada tomografía fotoacústica (PAT), utiliza el fenómeno de que la absorción de fotones forma ondas de presión que pueden detectarse. Aunque PAT aumenta la profundidad de la imagen, reduce en gran medida la resolución de la imagen, que puede superarse parcialmente mediante el uso de proteínas fluorescentes del infrarrojo cercano 110, 111. Además, los procedimientos actuales para reducir la óptica distal y los componentes mecánicos de los microscopios intravitales 112 & # x2013 114 deberían mover el campo hacia la endoscopia intravital de la biología del cáncer 115.

Por último, la optogenética, que se basa en las propiedades inherentes de la luz para observar y controlar con precisión eventos bioquímicos y de señalización complejos 116, está emergiendo como otra herramienta prometedora para interrogar la dinámica del cáncer. La optogenética permite a los investigadores manipular la expresión génica o la actividad de las vías de señalización celular y recientemente ha permitido el fotocontrol de proteínas con resolución subcelular. Estos enfoques se han utilizado para modificar la conformación de proteínas 117, estimular la unión de ADN 118, controlar la actividad enzimática 119 o del receptor tirosina quinasa 120, inducir la localización de proteínas 121, manipular las interacciones proteína-proteína 122 y estudiar los eventos de la vía de señalización 123, 124. Por ejemplo, se utilizó optogenética para demostrar que la actividad localizada de Rac1 es suficiente para producir eventos de protrusión celular regulados con precisión para controlar la motilidad celular dirigida in vivo 125 & # x2013 128. Más importante aún, la optogenética puede permitirnos modular las vías de señalización relacionadas con el cáncer de una manera espacio-temporal definida y permitirnos seguir el destino de las células desreguladas en su entorno in situ. En resumen, las imágenes intravitales han demostrado su capacidad para permitirnos explorar los mecanismos auxiliares que apoyan la progresión del cáncer y proporcionar rutas novedosas para el desarrollo de terapias futuras para apuntar y perjudicar estos mecanismos de apoyo.

CAF, CAM de fibroblastos asociados a cáncer, CTL de membrana corioalantoidea, ECM de linfocitos T citotóxicos, ERK de matriz extracelular, quinasa EV regulada por señal extracelular, FAK de vesícula extracelular, quinasa de adhesión focal FDC, FLIP de células dendríticas foliculares, pérdida de fluorescencia en FRAP de fotoblanqueo, fluorescencia recuperación después del fotoblanqueo GLCM: IGF de matriz de co-ocurrencia de nivel gris, factor de crecimiento similar a la insulina LOX, lisil oxidasa M-DC, células dendríticas de macrófagos MDR1, resistencia a múltiples fármacos 1 MEKi, inhibidor de MEK mtDNA, ADN mitocondrial Célula NK, natural OPO de células asesinas, oscilador paramétrico óptico PAT, tomografía fotoacústica PHD2, proteína de dominio de prolil hidroxilasa 2 QD, SHG de punto cuántico, TAM de segunda generación armónica, TMEM de macrófagos asociados a tumores, microambiente tumoral de metástasis VEGFA, factor de crecimiento endotelial vascular A.


Reichert, J. C. et al. El desafío de establecer modelos preclínicos para la investigación de defectos óseos segmentarios. Biomateriales 30, 2149–2163, doi: 10.1016 / j.biomaterials.2008.12.050 (2009).

Chimutengwende-Gordon, M. & amp Khan, W. S. Avances en el uso de células madre y aplicaciones de ingeniería de tejidos en la reparación ósea. Investigación actual con células madre y terapia de amplificación 7, 122–126 (2012).

Oryan, A., Alidadi, S., Moshiri, A. & amp Maffulli, N. Medicina regenerativa ósea: opciones clásicas, estrategias novedosas y direcciones futuras. Revista de investigación y cirugía ortopédica 9, 18, doi: 10.1186 / 1749-799X-9-18 (2014).

Saran, U., Gemini Piperni, S. & amp Chatterjee, S. Papel de la angiogénesis en la reparación ósea. Archivos de bioquímica y biofísica 561, 109-117, doi: 10.1016 / j.abb.2014.07.006 (2014).

Leferink, A. et al. Microobjetos diseñados como elementos de andamio en bloques de construcción celulares para enfoques de ingeniería de tejidos de abajo hacia arriba. Materiales avanzados 26, 2592-2599, doi: 10.1002 / adma.201304539 (2014).

De Giglio, E. et al. Desarrollo y caracterización de recubrimientos de poli (HEMA-MOEP) cargados con rhVEGF electrosintetizados sobre titanio para mejorar la mineralización ósea y la angiogénesis. Acta biomaterialia 6, 282–290, doi: 10.1016 / j.actbio.2009.07.008 (2010).

McFadden, T. M. et al. La adición tardía de células madre mesenquimales humanas a las redes de células endoteliales preformadas da como resultado la vascularización funcional de un andamio de colágeno-glucosaminoglicano. en vivo . Acta biomaterialia 9, 9303–9316, doi: 10.1016 / j.actbio.2013.08.014 (2013).

Jabbarzadeh, E. et al. Inducción de la angiogénesis en andamios de ingeniería de tejidos diseñados para la reparación ósea: un enfoque combinado de terapia génica y trasplante de células. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América 105, 11099-11104, doi: 10.1073 / pnas.0800069105 (2008).

Viateau, V. et al. Utilización de la técnica de la membrana inducida con fines de ingeniería de tejidos óseos: estudios en animales. Las clínicas ortopédicas de América del Norte 41, 49–56 índice, doi: 10.1016 / j.ocl.2009.07.010 (2010).

Thery, C., Ostrowski, M. & amp Segura, E. Vesículas de membrana como transportadores de respuestas inmunes. Reseñas de la naturaleza. Inmunología 9, 581–593, doi: 10.1038 / nri2567 (2009).

van der Pol, E., Boing, A. N., Harrison, P., Sturk, A. & amp Nieuwland, R. Clasificación, funciones y relevancia clínica de las vesículas extracelulares. Revisiones farmacológicas 64, 676–705, doi: 10.1124 / pr.112.005983 (2012).

Raposo, G. & amp Stoorvogel, W. Vesículas extracelulares: exosomas, microvesículas y amigos. El diario de biología celular 200, 373–383, doi: 10.1083 / jcb.201211138 (2013).

Quesenberry, P. J. et al. Fenotipo celular y vesículas extracelulares: consideraciones básicas y clínicas. Células madre y desarrollo 23, 1429–1436, doi: 10.1089 / scd.2013.0594 (2014).

Quesenberry, P. J. & amp Aliotta, J. M. Cambio de fenotipo celular y microvesículas. Revisiones avanzadas de entrega de medicamentos 62, 1141-1148, doi: 10.1016 / j.addr.2010.06.001 (2010).

Chen, J. y col. Composiciones proangiogénicas de microvesículas derivadas de células madre mesenquimales del cordón umbilical humano. Más uno 9, e115316, doi: 10.1371 / journal.pone.0115316 (2014).

Zhang, H. C. y col. Las microvesículas derivadas de células madre mesenquimales del cordón umbilical humano estimuladas por hipoxia promueven la angiogénesis tanto in vitro y en vivo . Células madre y desarrollo 21, 3289–3297, doi: 10.1089 / scd.2012.0095 (2012).

Bian, S. y col. Las vesículas extracelulares derivadas de células madre mesenquimales de la médula ósea humana promueven la angiogénesis en un modelo de infarto de miocardio en rata. Revista de medicina molecular 92, 387–397, doi: 10.1007 / s00109-013-1110-5 (2014).

Lopatina, T. et al.El factor de crecimiento derivado de plaquetas regula la secreción de vesículas extracelulares por las células madre mesenquimales adiposas y aumenta su potencial angiogénico. Comunicación y señalización celular: CCS 12, 26, doi: 10.1186 / 1478-811X-12-26 (2014).

Ratajczak, J., Wysoczynski, M., Hayek, F., Janowska-Wieczorek, A. & amp Ratajczak, M. Z. Microvesículas derivadas de la membrana: mediadores importantes y subestimados de la comunicación de célula a célula. Leucemia 20, 1487-1495, doi: 10.1038 / sj.leu.2404296 (2006).

Lin, S. S. y col. Las microvesículas derivadas de células madre mesenquimales de la médula ósea protegen a las células PC12 del feocromocitoma de rata de la lesión inducida por glutamato a través de una vía dependiente de PI3K / Akt. Investigación neuroquímica 39, 922–931, doi: 10.1007 / s11064-014-1288-0 (2014).

Bruno, S. y col. Las microvesículas derivadas de células madre mesenquimales mejoran la supervivencia en un modelo letal de lesión renal aguda. Más uno 7, e33115, doi: 10.1371 / journal.pone.0033115 (2012).

Moon, J. J. & amp West, J. L. Vascularización de tejidos diseñados: enfoques para promover la angiogénesis en biomateriales. Temas de actualidad en química médica 8, 300–310 (2008).

Potier, E. et al. La hipoxia prolongada concomitante con la privación de suero induce la muerte masiva de células madre mesenquimales humanas. Ingeniería de tejidos 13, 1325-1331, doi: 10.1089 / ten.2006.0325 (2007).

Sun, L. y col. La privación de suero eleva los niveles de microvesículas con diferentes distribuciones de tamaño y proteínas enriquecidas selectivamente en células de mieloma humano in vitro . Acta farmacologica Sinica 35, 381–393, doi: 10.1038 / aps.2013.166 (2014).

Witwer, K. W. y col. Estandarización de métodos de recolección, aislamiento y análisis de muestras en la investigación de vesículas extracelulares. Diario de vesículas extracelulares 2, doi: 10.3402 / jev.v2i0.20360 (2013).

Bruno, S. y col. Las microvesículas derivadas de células madre mesenquimales protegen contra la lesión tubular aguda. Revista de la Sociedad Estadounidense de Nefrología: JASN 20, 1053-1067, doi: 10.1681 / ASN.2008070798 (2009).

Narayanan, R., Huang, C. C. & amp Ravindran, S. Secuestro del correo celular: diferenciación mediada por exosomas de células madre mesenquimales. Células madre internacional 2016, 3808674, doi: 10.1155 / 2016/3808674 (2016).

Cocucci, E., Racchetti, G. & amp Meldolesi, J. Derramar microvesículas: no más artefactos. Tendencias en biología celular 19, 43–51, doi: 10.1016 / j.tcb.2008.11.003 (2009).

Mankani, M. H., Kuznetsov, S. A., Marshall, G. W. & amp Robey, P. G. Creación de hueso nuevo mediante la inyección percutánea de suspensiones de células estromales de médula ósea humana y HA / TCP. Ingeniería de tejidos. Parte A 14, 1949-1958, doi: 10.1089 / ten.tea.2007.0348 (2008).

Janicki, P. y col. Predicción de en vivo potencia de formación de hueso de las células madre mesenquimales humanas derivadas de la médula ósea. Células y materiales de amplificador europeos 21, 488–507 (2011).

Patel, Z. S. y col. Entrega dual de un factor de crecimiento angiogénico y osteogénico para la regeneración ósea en un modelo de defecto de tamaño crítico. Hueso 43, 931–940, doi: 10.1016 / j.bone.2008.06.019 (2008).

Aliotta, J. M. et al. Cambios estables en el destino de las células de la médula ósea inducidos por microvesículas derivadas del pulmón. Diario de vesículas extracelulares 1, doi: 10.3402 / jev.v1i0.18163 (2012).

Arslan, F. et al. Los exosomas derivados de células madre mesenquimales aumentan los niveles de ATP, disminuyen el estrés oxidativo y activan la vía PI3K / Akt para mejorar la viabilidad del miocardio y prevenir la remodelación adversa después de una lesión por isquemia / reperfusión miocárdica. Investigación con células madre 10, 301–312, doi: 10.1016 / j.scr.2013.01.002 (2013).

Eirin, A. et al. Carga de microARN y ARNm de vesículas extracelulares de células madre mesenquimales derivadas del tejido adiposo porcino. Gene 551, 55–64, doi: 10.1016 / j.gene.2014.08.041 (2014).

Sabin, K. & amp Kikyo, N. Microvesículas como mediadores de la regeneración tisular. Investigación traslacional: la revista de medicina clínica y de laboratorio 163, 286–295, doi: 10.1016 / j.trsl.2013.10.005 (2014).

Bernimoulin, M. y col. La estimulación diferencial de células monocíticas da como resultado poblaciones distintas de micropartículas. Revista de trombosis y hemostasia: JTH 7, 1019-1028, doi: 10.1111 / j.1538-7836.2009.03434.x (2009).

Zhang, D. Y., Wang, H. J. & amp Tan, Y. Z. La señalización de Wnt / beta-catenina induce el envejecimiento de las células madre mesenquimales a través de la respuesta al daño del ADN y la vía p53 / p21. Más uno 6, e21397, doi: 10.1371 / journal.pone.0021397 (2011).

Zhang, Z. Y. y col. Capacidad osteogénica superior para la ingeniería de tejido óseo de células madre fetales en comparación con células madre mesenquimales perinatales y adultas. Células madre 27, 126-137, doi: 10.1634 / stemcells.2008-0456 (2009).

Hergenreider, E. et al. Comunicación ateroprotectora entre células endoteliales y células de músculo liso a través de miARN. Biología celular de la naturaleza 14, 249-256, doi: 10.1038 / ncb2441 (2012).

Sokolova, V. et al. Caracterización de exosomas derivados de células humanas mediante análisis de seguimiento de nanopartículas y microscopía electrónica de barrido. Coloides y superficies. B, biointerfaces 87, 146-150, doi: 10.1016 / j.colsurfb.2011.05.013 (2011).

Wang, Z. X. y col. La eficacia del tratamiento de la estrategia de ingeniería del tejido óseo para la reparación de defectos óseos segmentarios en condiciones osteoporóticas. Ingeniería de tejidos. Parte A 21, 2346–2355, doi: 10.1089 / ten.TEA.2015.0071 (2015).


Reclamación (es

1. Una vesícula extracelular aislada (EV), en la que la EV aislada contiene una proteína más seleccionada del grupo que consiste en KRT19, TUBB, TUBB2A, TUBB2B, TUBB2C, TUBB3, TUBB4B, TUBB6, CFL1 (HEL-S-15), VIM , EEF1A1, EEF1A1P5, PTI-1, EEF1A1L14, EEFA2, ENPP1, NT5E, HSPA8 (HEL-S-72p), RAB10, CD44, MMP2, CD109 y DKFZp686P132.

2. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV contiene una o más proteínas seleccionadas del grupo que consiste en CD44, CD109, NT5E, MMP2 y HSPA8.

3. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV aislado está diseñado para contener una o más proteínas.

4. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV aislado se obtiene de una célula.

5. El EV aislado de la reivindicación 4, en el que la célula se selecciona de una línea celular inmortalizada o una célula primaria.

6. El EV aislado de la reivindicación 4, en el que la célula es una célula madre mesenquimatosa (MSC).

7. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que la célula es una no MSC.

8. El EV aislado de la reivindicación 7, en el que la no MSC comprende una célula de fibroblasto o una célula de macrófago.

9. El EV aislado de la reivindicación 4, en el que el EV aislado contiene una cantidad aumentada de uno o más marcadores proteicos en comparación con la cantidad promedio en todos los EV obtenidos de las MSC.

10. El EV aislado de la reivindicación 9, en el que el EV aislado contiene una cantidad aumentada de al menos un 20% de uno o más marcadores proteicos.

11. El EV aislado de la reivindicación 6, en el que las MSC se aíslan de gelatina de Wharton, sangre de cordón umbilical, placenta, sangre periférica, médula ósea, lavado broncoalveolar (BAL) o tejido adiposo.

12. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV aislado es un exosoma sintético producido in vitro.

13. El EV aislado de la reivindicación 12, en el que el exosoma sintético es un liposoma sintético.

14. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV aislado contiene además Syntenin-1, Flotillin-1, CD105 y / o complejo principal de histocompatibilidad de clase I.

15. El EV aislado de la reivindicación 1, en el que el EV aislado contiene además un miembro de la familia de las tetraspaninas.

16. El EV aislado de la reivindicación 15, en el que el miembro de la familia de la tetraspanina contiene CD63, CD81 y CD9.

17. Un método para aislar una vesícula extracelular (EV) que tiene mayor potencia que comprende modificar el EV para que contenga una o más proteínas seleccionadas del grupo que consiste en KRT19, TUBB, TUBB2A, TUBB2B, TUBB2C, TUBB3, TUBB4B, TUBB6, CFL1 (HEL -S-15), VIM, EEF1A1, EEF1A1P5, PTI-1, EEF1A1L14, EEFA2, ENPP1, NTSE, HSPA8 (HEL-S-72p), RAB10, CD44, MMP2, CD109 y DKFZp686P132.

34. Un método para tratar una enfermedad o afección asociada con angiogénesis reducida, inflamación aguda, inflamación crónica, apoptosis, disfunción mitocondrial, fibrosis o vasculopatía, que comprende administrar a un sujeto que lo necesite vesículas extracelulares aisladas obtenidas de células estromales mesenquimales, Las vesículas extracelulares comprenden vesículas extracelulares (EV) que contienen una o más proteínas seleccionadas del grupo formado por KRT19, TUBB, TUBB2A, TUBB2B, TUBB2C, TUBB3, TUBB4B, TUBB6, CFL1 (HEL-S-15), VIM, EEF1A1, EEF1A1P5, PTI-1, EEF1A1L14, EEFA2, ENPP1, NT5E, HSPA8 (HEL-S-72p), RAB10, CD44, MMP2, CD109 y DKFZp686P132.

113. Un método para tratar o prevenir una enfermedad o trastorno respiratorio, que comprende administrar a un sujeto que lo necesite una dosis eficaz de una vesícula extracelular aislada (EV), en el que el EV aislado contiene una o más proteínas seleccionadas del grupo que consiste en KRT19. , TUBB, TUBB2A, TUBB2B, TUBB2C, TUBB3, TUBB4B, TUBB6, CFL1 (HEL-S-15), VIM, EEF1A1, EEF1A1P5, PTI-1, EEF1A1L14, EEFA2, ENPP1, NT5E-S-72 (p) , RAB10, CD44, MMP2, CD109 y DKFZp686P132.

114. El método de la reivindicación 113, en el que la enfermedad o trastorno respiratorio comprende síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), enfermedad pulmonar aguda, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, fibrosis quística, neumonitis, fibrosis pulmonar, lesión pulmonar aguda, bronquitis, enfisema, bronquiolitis obliterante o displasia broncopulmonar (DBP).

115. El método de la reivindicación 113, en el que el método trata o previene una enfermedad o trastorno respiratorio resultante de COVID-19.

116. El método de la reivindicación 114, en el que la fibrosis pulmonar es fibrosis pulmonar idiopática.

117. El método de la reivindicación 113, en el que la enfermedad o trastorno respiratorio es el resultado de una infección, sepsis, aspiración de ácido o trauma.

118. El método de la reivindicación 113, en el que la infección es una infección bacteriana o una infección viral.

119. El método de la reivindicación 113, en el que la enfermedad o trastorno respiratorio es el resultado de una infección por SARS-CoV-2.

120. El método de la reivindicación 113, en el que el método comprende administrar EV a un paciente con riesgo de desarrollar una enfermedad o trastorno respiratorio.

121. El método de la reivindicación 113, en el que la dosis eficaz del EV aislado es de 20 a 500 pmol de fosfolípidos de EV por kg de sujeto a tratar.

132. El método de la reivindicación 113, en el que los EV aislados se administran por vía parenteral.

133. El método de la reivindicación 113, en el que el método comprende además administrar un inhibidor de fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5).

134. El método de la reivindicación 133, en el que el inhibidor de la PDE5 es sildenafilo.

135. El método de la reivindicación 133, en el que el EV aislado y el inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5) se administran en composiciones separadas, sustancialmente de forma simultánea o secuencial.

136. El método de la reivindicación 133, en el que el EV aislado y el inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5) se administran en la misma composición.

137. El método de la reivindicación 133, en el que el inhibidor de EV y PDE5 aislado se administran en una o más dosis.

138. El método de la reivindicación 133, en el que el EV aislado y el inhibidor de la PDE5 se administran en un intervalo de 6 horas, 12 horas, 24 horas, 48 ​​horas, 72 horas, 4 días, 5 días, 6 días o una vez. por semana.

139. El método de la reivindicación 133, en el que el EV aislado se administra en 2 dosis, 3 dosis, 4 dosis, 5 dosis, 6 dosis, 7 dosis, 8 dosis, 9 dosis, 12 dosis, 15 dosis o 18 dosis 3 dosis, 6 dosis, 9 dosis, 12 dosis, 15 dosis o 18 dosis, y en el que el inhibidor de la PDE5 se administra en 16 dosis, 19 dosis, 21 dosis, 24 dosis, 27 dosis, 30 dosis, 33 dosis, 36 dosis, 39 dosis, 42 dosis, 45 dosis, 48 ​​dosis, 51 dosis, 54 dosis, 57 dosis, 60 dosis, 63 dosis o 66 dosis.

140. El método de la reivindicación 113, en el que el EV aislado se administra una vez al día durante 2 días, durante 3 días, durante 4 días, durante 5 días durante 6 días o durante una semana.

141. El método de la reivindicación 113, en el que el método disminuye la presión arterial pulmonar sistólica (SPAP) en el sujeto.

142. El método de la reivindicación 113, en el que el método aumenta el área de la superficie alveolar del pulmón en el sujeto.

143. El método de la reivindicación 113, en el que el método aumenta la concentración de oxígeno en sangre en el sujeto.

144. El método de la reivindicación 113, en el que el método reduce la inflamación en el pulmón del sujeto.

145. El método de la reivindicación 113, en el que el método reduce el depósito de matriz extracelular en el líquido de lavado broncoalveolar o en el pulmón.

146. El método de la reivindicación 113, en el que el método mejora el índice de Fulton.

147. El método de la reivindicación 113, en el que el sujeto es un ser humano, un primate no humano, un perro, un gato, una vaca, una oveja, un caballo, un conejo, un ratón o una rata.

148. El método de la reivindicación 133, en el que la PDE5 comprende sildenafilo, vardenafilo, zapravist, udenafilo, dasantafilo, avanafilo, mirodenafilo o lodenafilo.



Comentarios:

  1. Reynold

    ¡Aquí los que están! First time I hear!

  2. Lahab

    morder)

  3. Vutilar

    Bravo, qué frase necesaria ..., una idea notable

  4. Roselin

    En mi opinión, estás equivocado. Puedo defender mi posición. Envíame un correo electrónico a PM, lo discutiremos.

  5. Inachus

    Lamento interrumpirte, pero, en mi opinión, este tema ya no es relevante.

  6. Ewan

    los felicito fueron visitados simplemente excelente idea

  7. Conaire

    Encantador ..



Escribe un mensaje