Información

Flora de la Edad de Hielo en Europa

Flora de la Edad de Hielo en Europa


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estoy tratando de tener una idea muy profunda del ecosistema de la Europa del Pleistoceno, hace unos 40.000 años, y parece que no puedo encontrar qué tipos de follaje (aparte de los pastos y líquenes obvios) crecieron en ese lugar. y tiempo. Estoy particularmente interesado en las especies de árboles que estaban presentes; ¿Alguien puede ayudar?


Los invasores misteriosos conquistaron Europa al final de la última edad de hielo

Europa atravesó una gran agitación demográfica hace unos 14.500 años, al final de la última edad de hielo, según el ADN de los huesos de cazadores-recolectores.

Estudios de ADN antiguo publicados en los últimos cinco años han transformado lo que sabemos sobre el poblamiento temprano de Europa. El cuadro que pintan es uno en el que sucesivas oleadas de inmigración invaden el continente, trayendo nuevas personas, nuevos genes y nuevas tecnologías.

Estos estudios ayudaron a confirmar que los primeros cazadores-recolectores de Europa # 8217 que llegaron hace unos 40.000 años & # 8211 fueron reemplazados en gran medida por agricultores que llegaron de Oriente Medio hace unos 8.000 años. Estos agricultores luego vieron una afluencia de pastores de la estepa euroasiática hace unos 4500 años, lo que significa La Europa moderna fue moldeada por tres importantes eventos de cambio de población.

Anuncio publicitario

¿Qué tan fría fue la última edad de hielo? Los investigadores ahora han mapeado las diferencias de temperatura en todo el mundo

Este mapa global muestra las diferencias de temperatura en comparación con la época preindustrial. El azul oscuro se traduce en temperaturas más frías. Las capas de hielo del pasado se superponen a los continentes. Crédito: Jessica Tierney

Los científicos & # 8217 ice age & # 8216hindcast & # 8217 pueden arrojar luz sobre el clima futuro.

Un equipo dirigido por la Universidad de Arizona ha fijado la temperatura de la última edad de hielo, el último máximo glacial de hace 20.000 años, a unos 46 grados Fahrenheit.

Sus hallazgos permiten a los científicos del clima comprender mejor la relación entre los niveles crecientes actuales de dióxido de carbono atmosférico, un gas de efecto invernadero importante, y la temperatura global promedio.

Jessica Tierney. Crédito: Jessica Tierney

El Último Máximo Glacial, o LGM, fue un período gélido en el que enormes glaciares cubrieron aproximadamente la mitad de América del Norte, Europa y América del Sur y muchas partes de Asia, mientras que la flora y la fauna que se adaptaron al frío prosperaron.

& # 8220 Tenemos muchos datos sobre este período de tiempo porque se ha estudiado durante tanto tiempo & # 8221, dijo Jessica Tierney, profesora asociada en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Arizona. & # 8220Pero una pregunta a la que la ciencia siempre ha querido respuestas es simple: ¿Qué tan fría fue la edad de hielo? & # 8221

Temperatura de seguimiento

Tierney es el autor principal de un artículo publicado hoy (26 de agosto de 2020) en Naturaleza que encontró que la temperatura global promedio de la edad de hielo era 6 grados Celsius (11 F) más fría que la actual. Por contexto, la temperatura global promedio del siglo XX fue de 14 C (57 F).

& # 8220 En su propia experiencia personal, puede que no parezca una gran diferencia, pero, de hecho, & # 8217 es un gran cambio & # 8221 Tierney.

Ella y su equipo también crearon mapas para ilustrar cómo variaban las diferencias de temperatura en regiones específicas de todo el mundo.

& # 8220 En América del Norte y Europa, las partes más al norte estaban cubiertas de hielo y eran extremadamente frías. Incluso aquí en Arizona, hubo un gran enfriamiento, & # 8221 Tierney dijo. & # 8220Pero el mayor enfriamiento fue en latitudes altas, como el Ártico, donde hacía aproximadamente 14 C (25 F) más frío que hoy. & # 8221

Sus hallazgos encajan con la comprensión científica de cómo reaccionan los polos de la Tierra a los cambios de temperatura.

& # 8220 Los modelos climáticos predicen que las latitudes altas se calentarán más rápido que las latitudes bajas & # 8221 Tierney. & # 8220Cuando miras las proyecciones futuras, hace mucho calor sobre el Ártico. Eso & # 8217 se conoce como amplificación polar. De manera similar, durante el LGM, encontramos el patrón inverso. Las latitudes más altas son más sensibles al cambio climático y seguirán siéndolo en el futuro. & # 8221

Contando carbono

Conocer la temperatura de la edad de hielo es importante porque se utiliza para calcular la sensibilidad climática, es decir, cuánto cambia la temperatura global en respuesta al carbono atmosférico.

Tierney y su equipo determinaron que por cada duplicación del carbono atmosférico, la temperatura global debería aumentar en 3.4 C (6.1 F), que está en el medio del rango predicho por la última generación de modelos climáticos (1.8 a 5.6 C).

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera durante la edad de hielo fueron de alrededor de 180 partes por millón, lo cual es muy bajo. Antes de la Revolución Industrial, los niveles aumentaron a aproximadamente 280 partes por millón, y hoy han llegado a 415 partes por millón.

& # 8220 El Acuerdo de París quería mantener el calentamiento global a no más de 2,7 F (1,5 C) por encima de los niveles preindustriales, pero con los niveles de dióxido de carbono aumentando de la forma en que están, sería extremadamente difícil evitar más de 3,6 F (2 C) del calentamiento, & # 8221 Tierney dijo. & # 8220 Ya tenemos alrededor de 2 F (1,1 C) en nuestro haber, pero cuanto menos caliente nos pongamos, mejor, porque el sistema de la Tierra realmente responde a los cambios en el dióxido de carbono. & # 8221

Hacer un modelo

Dado que no había termómetros en la edad de hielo, Tierney y su equipo desarrollaron modelos para traducir los datos recopilados de los fósiles de plancton oceánico en temperaturas de la superficie del mar. Luego combinaron los datos fósiles con simulaciones de modelos climáticos del LGM utilizando una técnica llamada asimilación de datos, que se utiliza en el pronóstico del tiempo.

& # 8220 Lo que sucede en una oficina meteorológica es que miden la temperatura, la presión, la humedad y utilizan estas medidas para actualizar un modelo de pronóstico y predecir el tiempo & # 8221 Tierney. & # 8220Aquí, utilizamos el modelo climático del Centro Nacional de Investigación Atmosférica con sede en Boulder, Colorado, para producir un pronóstico del LGM, y luego actualizamos este pronóstico con los datos reales para predecir cómo era el clima. & # 8221

En el futuro, Tierney y su equipo planean usar la misma técnica para recrear períodos cálidos en el pasado de la Tierra.

& # 8220Si podemos reconstruir climas cálidos del pasado & # 8221, dijo, & # 8220, entonces podemos comenzar a responder preguntas importantes sobre cómo reacciona la Tierra a niveles realmente altos de dióxido de carbono y mejorar nuestra comprensión de lo que podría deparar el cambio climático en el futuro. & # 8221

Referencia: & # 8220 Refresco glacial y sensibilidad climática revisitada & # 8221 por Jessica E. Tierney, Jiang Zhu, Jonathan King, Steven B. Malevich, Gregory J. Hakim y Christopher J. Poulsen, 26 de agosto de 2020, Naturaleza.
DOI: 10.1038 / s41586-020-2617-x

La investigación fue apoyada por la Fundación Heisings-Simons y la Fundación Nacional de Ciencias.

Más sobre SciTechDaily

Un estudio de SMU muestra un vínculo del dióxido de carbono con el calentamiento global hace 22 millones de años

El rompecabezas del dióxido de carbono de la Edad de Hielo resuelto por la vida marina encontrada en el hielo antártico antiguo

Primeras observaciones directas del clima antiguo de núcleos de hielo antártico de dos millones de años

Un estudio de la NASA revela que el hielo de varios años disminuye más rápido que el hielo perenne que lo rodea

El derretimiento del hielo de la Antártida antigua aumentó el nivel del mar en más de 3 metros, y nos dirigimos hacia allí nuevamente

16 años de pérdida de la capa de hielo cartografiados por el láser de observación terrestre más avanzado que la NASA haya volado en el espacio

Mapas de la misión ICESat-2 de la NASA 16 años de derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida

Estudio de la NASA revela la causa del reciente pico récord de dióxido de carbono en la Tierra

6 comentarios sobre "¿Qué tan fría fue la última edad de hielo? Los investigadores ahora han cartografiado las diferencias de temperatura en todo el mundo"

Tu artículo tiene errores de conversión. 6 grados Celsius son 42,8 grados Fahrenheit, no 11 grados. 3,4 grados Celsius son 38,12 grados Fahrenheit, no 6,1 grados. Creo que para una supuesta publicación científica esto se habría detectado de inmediato. 0 grados Celsius = 32 grados Fahrenheit, es bastante fácil verificar esos números.

Mientras que sí, 0ºC es 32ºF, la diferencia de temperatura de 0ºC (32ºF) a 1ºC (33,8ºF) es 1º en C (1,8º en F) Los números dados son equivalencia incremental, no equivalencia literal. Por ejemplo, como describí, la diferencia en un cambio de temperatura en 1ºC es 1.8ºF o al revés un cambio de temperatura en 1º de F es aproximadamente .556º de C. Las matemáticas en el artículo son correctas.

Mi error, lo interpreté mal. Pido disculpas. Sin embargo, puede resultar confuso mezclar las dos escalas en este tipo de comparación.

Por favor, vuelva a leer el pasaje. Los 6 grados es un delta de las temperaturas actuales. 6C es, de hecho, 11F. Sez: & # 8220la temperatura global promedio de la edad de hielo era 6 grados Celsius (11 F) más fría que la actual. Para el contexto, el promedio global & # 8221

Lo que estoy a punto de presentar se considerará como & # 8220you & # 8217ve vas a estar bromeando & # 8221. La opinión, tal como se presenta en este artículo, de que el & # 8220 Gran Movimiento Glacial & # 8221 fue hace unos 20.000 años, debería reconsiderarse. Por qué ? Porque hay una línea de tiempo establecida en la Biblia que ayuda a comprender cuándo llegaron a existir los polos árticos con su hielo.

En Génesis 1, presenta una representación gráfica del tiempo que nos permite comprender cómo se preparó la tierra para la vida en el transcurso de seis & # 8220creativos & # 8221 días, en los que cada & # 8220creative & # 8221 día duró varios miles de años. . Y cuando la humanidad se introdujo hace unos 6.000 años al final del sexto día & # 8220creative & # 8221, la temperatura de la tierra era muy agradable en toda la tierra, incluso en lo que hoy se llama & # 8220los polos & # 8221, para el polen fosilizado. y se han encontrado esporas en los sedimentos del lecho marino del Océano Antártico, lo que revela que alguna vez sostuvo palmeras y bosques casi tropicales (LiveScience, 28 de junio de 2011).

Y de una consideración cuidadosa del relato de Génesis 6:17, había & # 8220 un océano celestial & # 8221 (heb ham mab bul) que estaba sobre la tierra (o cuerpo de agua que ahora son nuestros océanos actuales) que Dios (cuyo El nombre personal es Jehová, Sal 83:18) colocado allí para el beneficio de la vida, manteniendo la temperatura de la tierra agradablemente cálida en todas las áreas, porque incluso en los lugares más fríos, como Siberia, se han encontrado mamuts lanudos congelados con ranúnculos. entre sus dientes, mostrando que en un momento estuvo cubierto de vegetación verde.

Y con la datación cronológica en la Biblia, se puede establecer que ocurrió un diluvio global en 2370 a. De la E.C. porque las aguas masivas o & # 8220 océano celestial & # 8221 que rodeaban la tierra en la atmósfera superior, como una cálida manta térmica, se condensaron rápidamente en lluvia, causando un cambio masivo de temperatura especialmente en los polos, de modo que lo que alguna vez fue un clima templado La zona donde los animales de todo tipo prosperaban ahora de repente se convirtió en un & # 8220 yermo & # 8221 congelado. (Gen 7: 6)

También es bien sabido que el agua caliente se congela más rápido que el agua fría, por lo que la zona que alguna vez fue templada de la tierra cambió rápidamente en considerables diferencias de temperatura alrededor de la tierra, lo que permitió que la frialdad del espacio se apoderara de las & # 8220 compuertas de los cielos. abierto & # 8221. (Génesis 7:11) Es como quitarnos repentinamente la ropa gruesa y abrigada para que nuestros cuerpos calientes comiencen a congelarse rápidamente.

Pensé que estabas hablando en serio al principio, me tomó un minuto darme cuenta de que solo estabas tropezando con esas tonterías. Bien jugado.


Doggerland - La Europa que fue

Un mapa que muestra Doggerland, una región del noroeste de Europa hogar de la gente del Mesolítico antes de que el nivel del mar subiera para inundar esta área y crear la Europa con la que estamos familiarizados hoy.

Geología, Geografía, Geografía humana, Geografía física

Las cosas no siempre son lo que parecen en la superficie. Al observar el área entre la Europa continental y la costa este de Gran Bretaña, probablemente no adivinaría que había sido otra cosa que una gran extensión de agua del océano. Pero hace aproximadamente 12.000 años, cuando la última gran edad de hielo estaba llegando a su fin, el área era muy diferente. En lugar del Mar del Norte, el área era una serie de colinas de suave pendiente, marismas, valles densamente boscosos y lagunas pantanosas: Doggerland.

La gente del mesolítico pobló Doggerland. Los arqueólogos y antropólogos dicen que los Doggerlanders eran cazadores-recolectores que migraron con las estaciones, pescando, cazando y recolectando alimentos como avellanas y bayas.

Con el tiempo, los Doggerlanders fueron desalojados lentamente de sus terrenos de caza estacionales. El agua anteriormente encerrada en los glaciares y las capas de hielo comenzaron a derretirse, ahogando a Doggerland. Hace unos 6.000 años, el pueblo mesolítico se vio obligado a subir a un terreno más alto en lo que hoy es Inglaterra y los Países Bajos.

La evidencia de la presencia nómada de los Doggerlanders se puede encontrar incrustada en el lecho marino, donde los pescadores modernos a menudo encuentran huesos y herramientas antiguas que datan de hace unos 9.000 años. Estos artefactos llevaron la historia sumergida de Doggerland a la atención de arqueólogos y paleontólogos británicos y holandeses.

Utilizando sofisticados datos de estudios sísmicos adquiridos principalmente por compañías petroleras que perforan en el Mar del Norte, los científicos han podido reconstruir un modelo digital de casi 46.620 kilómetros cuadrados (18.000 millas cuadradas) de cómo se veía Doggerland antes de la inundación.

Aquellos que estudian el área de Doggerland están descubriendo que el cambio climático al que se enfrentan los pueblos del Mesolítico es análogo al nuestro. Los pueblos mesolíticos se vieron obligados a salir de Doggerland por el aumento del agua que envolvió sus asentamientos bajos. Los científicos del clima dicen que una situación similar podría afectar a los miles de millones de personas que viven hoy en un radio de 60 kilómetros (37 millas) de la costa, si los casquetes polares continúan derritiéndose a un ritmo acelerado.

La historia del pueblo mesolítico y su hogar de Doggerland son cuentos de advertencia sobre las consecuencias del rápido aumento del nivel del mar. El deshielo glacial obligó a la gente del Mesolítico a abandonar sus hogares y ahora Doggerland, como la legendaria Atlántida, es solo una cultura de la Edad de Piedra hundida y en su mayoría olvidada, su única evidencia son los artefactos en descomposición y los fósiles de su gente.

Usando la barra de escala del mapa, ¿cuál es la distancia aproximada que tendrías que viajar para llegar de Inglaterra a Francia por agua hoy?

Usando la barra de escala, la distancia aproximada sobre el agua entre Inglaterra y Francia según este mapa es de 32 kilómetros (20 millas). Las respuestas pueden variar dentro de un rango de 24 kilómetros (15 millas). La distancia real es de 34 kilómetros (21 millas).

Según la clave del mapa, las áreas sombreadas en verde oscuro no estaban cubiertas por el mar en el 7000 a. C. ¿Cuántos años hace eso?

7000 AC es 9.012 años atrás en 2012 o 9.013 años atrás en 2013.

¿Cómo podemos saber cómo era el paisaje de Doggerland hace miles de años cuando hoy está cubierto por el océano?

Los científicos reconstruyen el paisaje utilizando datos recopilados por topógrafos sísmicos que trabajan para compañías petroleras en el Mar del Norte.

Hay un río que fluye cerca del sitio etiquetado como Goldcliff en el mapa. ¿Cuál es el nombre actual de la gran masa de agua en la que este río habría volado hace 16.000 años?

El río que fluye desde el sitio de Goldcliff habría volado hacia el océano Atlántico.

¿Ancient Doggerland incluía partes de la costa de las naciones modernas etiquetadas en este mapa?

Ancient Doggerland incluía las partes de la costa de la época moderna Francia, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos, Noruega, Irlanda y Reino Unido.

  • Cuando Doggerland se inundó, el aumento del nivel del mar fue de 1-2 metros (3-6 pies) por siglo.
  • El lecho marino del Mar del Norte conservó muchos artefactos de la gente del Mesolítico, incluidos conjuntos perfectos de huellas dejadas por las tribus nómadas, algunas de las cuales contienen hasta 39 impresiones perfectamente conservadas.
  • Aquellos que estudian Doggerland dicen que muchos de los sitios donde han encontrado artefactos estaban ubicados en empinadas orillas de ríos antiguos, que los holandeses llaman De Stekels (las espinas).

persona que estudia artefactos y estilos de vida de culturas antiguas.

restos materiales de una cultura, como herramientas, ropa o comida.

cambios graduales en todos los elementos meteorológicos interconectados de nuestro planeta.

borde de tierra a lo largo del mar u otra gran masa de agua.

(16.000-6500 a. C.) masa de tierra que conecta Gran Bretaña con Europa continental, ahogada por el sur del Mar del Norte después de la última edad de hielo.

persona que obtiene comida mediante una combinación de caza, pesca y búsqueda de alimento.

largo período de clima frío donde los glaciares cubren gran parte de la Tierra. La última edad de hielo alcanzó su punto máximo hace unos 20.000 años. También se llama edad glacial.

(12, 000-3000 a. C.) Período de tiempo de la Edad de Piedra entre el Paleolítico y el Neolítico. También llamada Edad de Piedra Media y Epipaleolítico.

imagen o impresión de un objeto utilizado para representar el objeto o sistema.

que tiene que ver con una forma de vida que carece de asentamiento permanente.

nivel base para medir elevaciones. El nivel del mar se determina mediante mediciones tomadas durante un ciclo de 19 años.

que tiene que ver con terremotos.

Créditos de medios

El audio, las ilustraciones, las fotos y los videos se acreditan debajo del recurso de medios, a excepción de las imágenes promocionales, que generalmente se vinculan a otra página que contiene el crédito de medios. El Titular de los derechos de los medios es la persona o grupo acreditado.

Escritor

Editores

Caryl-Sue Micalizio, National Geographic Society
Sean P. O & # 39 Connor

Última actualización

Para obtener información sobre los permisos de usuario, lea nuestros Términos de servicio. Si tiene preguntas sobre cómo citar algo en nuestro sitio web en su proyecto o presentación en el aula, comuníquese con su maestro. Conocerán mejor el formato preferido. Cuando se comunique con ellos, necesitará el título de la página, la URL y la fecha en que accedió al recurso.

Medios de comunicación

Si se puede descargar un recurso multimedia, aparece un botón de descarga en la esquina del visor multimedia. Si no aparece ningún botón, no puede descargar ni guardar el medio.

El texto de esta página se puede imprimir y se puede utilizar de acuerdo con nuestros Términos de servicio.

Interactivos

Los interactivos de esta página solo se pueden reproducir mientras visita nuestro sitio web. No puede descargar interactivos.

Recursos Relacionados

Características de la población

La demografía es el estudio de una población, el número total de personas u organismos en un área determinada. Comprender cómo cambian con el tiempo las características de la población, como el tamaño, la distribución espacial, la estructura de edades o las tasas de natalidad y muerte, puede ayudar a los científicos o los gobiernos a tomar decisiones. Por ejemplo, saber cómo las poblaciones de leones han aumentado o disminuido durante un período de tiempo puede ayudar a los conservacionistas a comprender si sus esfuerzos de protección son efectivos, mientras que saber cuántas personas mayores o niños viven en un vecindario en particular puede dar forma al tipo de actividades programadas en el centro de recreación local. .Seleccione de estos recursos para enseñar a sus estudiantes sobre las características de la población.

Hoja de hielo

Una capa de hielo es un tipo de glaciar que cubre un área muy grande.

El desarrollo de la agricultura

El desarrollo de la agricultura hace unos 12.000 años cambió la forma de vida de los seres humanos. Pasaron de estilos de vida nómadas de cazadores-recolectores a asentamientos permanentes y agricultura.

Arqueología

La arqueología es el estudio del pasado humano utilizando restos materiales. Estos restos pueden ser cualquier objeto creado, modificado o utilizado por personas.

Recursos Relacionados

Características de la población

La demografía es el estudio de una población, el número total de personas u organismos en un área determinada. Comprender cómo cambian con el tiempo las características de la población, como el tamaño, la distribución espacial, la estructura de edades o las tasas de natalidad y muerte, puede ayudar a los científicos o los gobiernos a tomar decisiones. Por ejemplo, saber cómo las poblaciones de leones han aumentado o disminuido durante un período de tiempo puede ayudar a los conservacionistas a comprender si sus esfuerzos de protección son efectivos, mientras que saber cuántas personas mayores o niños viven en un vecindario en particular puede dar forma al tipo de actividades programadas en el centro de recreación local. . Seleccione de estos recursos para enseñar a sus estudiantes sobre las características de la población.

Hoja de hielo

Una capa de hielo es un tipo de glaciar que cubre un área muy grande.

El desarrollo de la agricultura

El desarrollo de la agricultura hace unos 12.000 años cambió la forma de vida de los seres humanos. Pasaron de estilos de vida nómadas de cazadores-recolectores a asentamientos permanentes y agricultura.

Arqueología

La arqueología es el estudio del pasado humano utilizando restos materiales. Estos restos pueden ser cualquier objeto creado, modificado o utilizado por personas.


Contenido

Louis Agassiz nació en el pueblo de Môtier (ahora parte de Haut-Vully) en el cantón suizo de Friburgo. [2] Era hijo de un pastor, [3] Louis Rudolphe y su esposa, Rose Mayor.

Su padre era un clérigo protestante, al igual que sus progenitores durante seis generaciones, y su madre era hija de un médico e intelectual por derecho propio, que había ayudado a su marido en la educación de sus hijos. [2] Fue educado en casa [2] hasta que pasó cuatro años en la escuela secundaria en Bienne, donde ingresó en 1818 y completó sus estudios elementales en Lausana. Agassiz estudió en las universidades de Zürich, Heidelberg y Munich. En el último hueso, amplió sus conocimientos de historia natural, especialmente de botánica. En 1829, recibió el grado de doctor en filosofía en Erlangen y, en 1830, el de doctor en medicina en Munich. [4] Al mudarse a París, quedó bajo la tutela de Alexander von Humboldt y más tarde recibió su benevolencia financiera. [5] Humboldt y Georges Cuvier lo lanzaron en sus carreras de geología y zoología, respectivamente. La ictiología pronto se convirtió en un foco del trabajo de toda la vida de Agassiz. [6]

Entre 1819 y 1820, los biólogos alemanes Johann Baptist von Spix y Carl Friedrich Philipp von Martius emprendieron una expedición a Brasil. Regresaron a Europa con muchos objetos naturales, incluida una importante colección de peces de agua dulce de Brasil, especialmente del río Amazonas. Spix, que murió en 1826, no vivió lo suficiente para averiguar la historia de esos peces, y Martius seleccionó a Agassiz para este proyecto.

Agassiz se entregó al trabajo con un entusiasmo que caracterizaría el resto de su vida. La tarea de describir los peces brasileños se completó y publicó en 1829. Fue seguida por una investigación sobre la historia de los peces encontrados en el lago Neuchâtel. Ampliando sus planes, en 1830 publicó un prospecto de un Historia de los peces de agua dulce de Europa Central. En 1839, sin embargo, apareció la primera parte de la publicación y se completó en 1842. [4]

En noviembre de 1832, Agassiz fue nombrado profesor de historia natural en la Universidad de Neuchâtel, con un salario de alrededor de 400 dólares estadounidenses y rechazó ofertas brillantes en París debido al tiempo libre para estudios privados que le brindaba ese puesto. [7] Los peces fósiles en la roca de la región circundante, las pizarras de Glaris y las calizas de Monte Bolca, pronto llamaron su atención. En ese momento, se había logrado muy poco en su estudio científico. Agassiz ya en 1829, planeó la publicación de una obra. Más que cualquier otro, sentaría las bases de su fama mundial. Cinco tomos de su Recherches sur les poissons fósiles (Investigación sobre peces fósiles) fueron publicados entre 1833 y 1843. Fueron magníficamente ilustrados, principalmente por Joseph Dinkel. [8] En la recopilación de materiales para ese trabajo, Agassiz visitó los principales museos de Europa. Al encontrarse con Cuvier en París, recibió mucho aliento y ayuda de él. [4] Lo conocían desde hacía siete años.

En 1833 se casó con Cecile Braun, la hermana de su amigo Alexander Braun y estableció su casa en Neuchâtel. Formada en dibujo científico por sus hermanos, su esposa fue de gran ayuda para Agassiz, con algunas de las placas más hermosas de fósil y agua dulce peces dibujados por ella. [7]

Agassiz descubrió que sus análisis paleontológicos requerían una nueva clasificación ictiológica. Los fósiles que examinó rara vez mostraban rastros de los tejidos blandos de los peces, sino que consistían principalmente en dientes, escamas y aletas, y los huesos se conservaban perfectamente en comparativamente pocos casos. Por lo tanto, adoptó una clasificación que dividía a los peces en cuatro grupos (ganoides, placoides, cicloides y ctenoides), según la naturaleza de las escamas y otros apéndices dérmicos. Eso hizo mucho para mejorar la taxonomía de peces, pero desde entonces la clasificación de Agassiz ha sido reemplazada. [4]

Con Louis de Coulon, padre e hijo, fundó el Societé des Sciences Naturelles, del cual fue el primer secretario y, junto con los Coulon, también organizó un museo provisional de historia natural en la casa del huérfano. [7] Agassiz necesitaba apoyo financiero para continuar su trabajo. La Asociación Británica y el Conde de Ellesmere, entonces Lord Francis Egerton, intervinieron para ayudar. Los 1290 dibujos originales hechos para la obra fueron comprados por el Conde y presentados por él a la Sociedad Geológica de Londres. En 1836, el consejo de esa sociedad otorgó la Medalla Wollaston a Agassiz por su trabajo sobre ictiología fósil. En 1838, fue elegido miembro extranjero de la Royal Society. Mientras tanto, los animales invertebrados llamaron su atención. En 1837, publicó el "Pródromo" de una monografía sobre los equinodermos fósiles recientes, cuya primera parte apareció en 1838 en 1839-1840, publicó dos volúmenes en cuarto sobre los equinodermos fósiles de Suiza y en 1840-1845, emitió su Études critiques sur les mollusques fossiles (Estudios críticos sobre moluscos fósiles). [4]

Antes de la primera visita de Agassiz a Inglaterra en 1834, Hugh Miller y otros geólogos habían sacado a la luz el notable pez fósil de la Old Red Sandstone del noreste de Escocia. Las extrañas formas de Pterichthys, Coccosteus, y otros géneros se dieron a conocer a los geólogos por primera vez. Fueron de gran interés para Agassiz y fueron el tema de una monografía publicada por él en 1844-1 (45: Monographie des poissons fossiles du Vieux Grès Rouge, ou Système Dévonien (piedra arenisca roja antigua) des Îles Britanniques et de Russie (Monografía sobre peces fósiles de la antigua arenisca roja o sistema devónico de las islas británicas y de Rusia). [4] En las primeras etapas de su carrera en Neuchâtel, Agassiz también se hizo un nombre como hombre que podía dirigir bien un departamento científico. Bajo su cuidado, la Universidad de Neuchâtel pronto se convirtió en una institución líder para la investigación científica. [ cita necesaria ]

De 1842 a 1846, Agassiz emitió su Nomenclador Zoologicus, una lista de clasificación con referencias de todos los nombres utilizados en géneros y grupos zoológicos.

Fue elegido miembro de la American Philosophical Society en 1843. [9]

Las vacaciones de 1836 las pasaron Agassiz y su esposa en el pequeño pueblo de Bex, donde conoció a Jean de Charpentier e Ignaz Venetz. Sus teorías glaciales recientemente anunciadas habían sorprendido al mundo científico, y Agassiz regresó a Neuchâtel como un converso entusiasta. [10] En 1837, Agassiz propuso que la Tierra había sido sometida a una edad de hielo pasada. [11] Presentó la teoría a la Sociedad Helvética de que los antiguos glaciares fluían hacia afuera desde los Alpes, y glaciares aún más grandes habían cubierto las llanuras y montañas de Europa, Asia y América del Norte y asfixiado todo el hemisferio norte en una era de hielo prolongada. Ese mismo año, fue elegido miembro extranjero de la Real Academia de Ciencias de Suecia. Antes de esa propuesta, Goethe, de Saussure, Ignaz Venetz, Jean de Charpentier, Karl Friedrich Schimper y otros habían estudiado los glaciares de los Alpes, y Goethe, [12] Charpentier y Schimper [11] incluso habían llegado a la conclusión de que los bloques erráticos de rocas alpinas esparcidas por las laderas y cumbres de las montañas del Jura habían sido trasladadas allí por los glaciares. Esas ideas llamaron la atención de Agassiz, quien las discutió con Charpentier y Schimper, a quienes acompañó en sucesivos viajes a los Alpes. Agassiz incluso hizo construir una cabaña sobre uno de los glaciares Aar y durante un tiempo la convirtió en su hogar para investigar la estructura y los movimientos del hielo. [4]

Agassiz visitó Inglaterra, y con William Buckland, el único naturalista inglés que compartió sus ideas, hizo un recorrido por las Islas Británicas en busca de fenómenos glaciares, y quedó satisfecho de que su teoría de una edad de hielo era correcta. [10] En 1840, Agassiz publicó una obra en dos volúmenes, Études sur les glaciers ("Estudios sobre glaciares"). [13] En él, discutió los movimientos de los glaciares, sus morrenas y su influencia en el surco y redondeo de las rocas y en la producción de estrías y roches moutonnées visto en paisajes de estilo alpino. Aceptó la idea de Charpentier y Schimper de que algunos de los glaciares alpinos se habían extendido por las amplias llanuras y valles del Aar y el Ródano, pero fue más allá al concluir que, en el pasado reciente, Suiza había estado cubierta por una vasta capa de hielo que se originó en los Alpes más altos y se extiende sobre el valle del noroeste de Suiza hasta las laderas del sur del Jura. La publicación del trabajo dio un nuevo impulso al estudio de los fenómenos glaciares en todas partes del mundo. [14]

Familiarizados entonces con la glaciación reciente, Agassiz y el geólogo inglés William Buckland visitaron las montañas de Escocia en 1840. Allí encontraron evidencia clara en diferentes lugares de la acción glacial. El descubrimiento fue anunciado a la Sociedad Geológica de Londres en sucesivas comunicaciones. Se entendía que los distritos montañosos de Inglaterra, Gales e Irlanda habían sido centros de dispersión de escombros glaciares. Agassiz comentó "que grandes capas de hielo, parecidas a las que ahora existen en Groenlandia, una vez cubrieron todos los países en los que se encuentra grava no estratificada (deriva de rocas) que esta grava fue en general producida por la trituración de las capas de hielo sobre la superficie subyacente , etc. " [15]

Con la ayuda de una donación de dinero del rey de Prusia, Agassiz cruzó el Atlántico en el otoño de 1846 para investigar la historia natural y la geología de América del Norte y dar un curso de conferencias sobre "El Plan de la Creación como se muestra en el Animal Kingdom "[16] por invitación de John Amory Lowell, del Instituto Lowell en Boston, Massachusetts. Las ofertas económicas que le fueron presentadas en Estados Unidos lo indujeron a establecerse allí, donde permaneció hasta el final de su vida. [15] Fue elegido miembro honorario extranjero de la Academia Estadounidense de Artes y Ciencias en 1846. [17]

En 1846, aún casado con Cecilie, quien permaneció con sus tres hijos en Suiza, Agassiz conoció a Elizabeth Cabot Cary en una cena. Los dos desarrollaron un vínculo romántico, y cuando su esposa murió en 1848, hicieron planes para casarse y la ceremonia que tuvo lugar el 25 de abril de 1850 en Boston, Massachusetts en King's Chapel. Agassiz trajo a sus hijos a vivir con ellos, y Elizabeth crió y desarrolló relaciones cercanas con sus hijastros. Ella no tuvo hijos propios. [18]

Agassiz tuvo una relación mayormente cordial con el botánico de Harvard Asa Gray a pesar de sus desacuerdos. [19] Agassiz creía que cada raza humana había sido creada por separado, pero Gray, un partidario de Charles Darwin, creía en la ascendencia evolutiva compartida de todos los humanos. [20] Además, Agassiz era miembro del Scientific Lazzaroni, un grupo de científicos en su mayoría físicos que querían que la academia estadounidense imitara las estructuras académicas más autocráticas de las universidades europeas, pero Gray era un acérrimo oponente de ese grupo.

El compromiso de Agassiz con las conferencias del Lowell Institute precipitó el establecimiento en 1847 de la Lawrence Scientific School en la Universidad de Harvard, con Agassiz a la cabeza. [21] Harvard lo nombró profesor de zoología y geología, y allí fundó el Museo de Zoología Comparada en 1859 y fue su primer director hasta su muerte en 1873. Durante su mandato en Harvard, Agassiz estudió el efecto de la última glaciación. en Norte América. [ cita necesaria ] En agosto de 1857, se le ofreció a Agassiz la cátedra de paleontología en el Museo de Historia Natural de París, que rechazó. Posteriormente fue condecorado con la Cruz de la Legión de Honor. [22]

Agassiz continuó sus conferencias para el Lowell Institute. En los años siguientes, dio conferencias sobre "Ictiología" (1847-1848), "Embriología comparada" (1848-1849), "Funciones de la vida en los animales inferiores" (1850-1851), "Historia natural" (1853-1854). , "Métodos de estudio en historia natural" (1861-1862), "Los glaciares y el período de hielo" (1864-1865), "Brasil" (1866-1867) y "Dragado de aguas profundas" (1869-1970). [23] En 1850, se casó con una profesora universitaria estadounidense, Elizabeth Cabot Cary, quien más tarde escribió libros introductorios sobre historia natural y una extensa biografía de su marido después de su muerte. [24]

Agassiz se desempeñó como profesor no residente en la Universidad de Cornell mientras también era profesor en Harvard. [25] En 1852, aceptó una cátedra médica de anatomía comparada en Charlestown, Massachusetts, pero renunció a los dos años. [15] A partir de entonces, los estudios científicos de Agassiz disminuyeron, pero se convirtió en uno de los científicos más conocidos del mundo. En 1857, Agassiz era tan querido que su amigo Henry Wadsworth Longfellow escribió "El quincuagésimo cumpleaños de Agassiz" en su honor y lo leyó en una cena ofrecida para Agassiz por el Saturday Club en Cambridge. [15] La propia escritura de Agassiz continuó con cuatro (de los 10 planeados) volúmenes de Historia natural de los Estados Unidos, publicado desde 1857 hasta 1862. También publicó un catálogo de artículos en su campo, Bibliographia Zoologiae et Geologiae, en cuatro volúmenes entre 1848 y 1854. [ cita necesaria ]

Afligido por la mala salud en la década de 1860, Agassiz decidió regresar al campo para relajarse y reanudar sus estudios sobre los peces brasileños. En abril de 1865, encabezó un partido en Brasil. Después de su regreso en agosto de 1866, un relato de la expedición, Un viaje en Brasil, fue publicado en 1868. En diciembre de 1871, hizo una segunda excursión de ocho meses, conocida como la Hassler expedición bajo el mando del comandante Philip Carrigan Johnson (el hermano de Eastman Johnson) y visitó América del Sur en sus litorales del Atlántico sur y el Pacífico. El barco exploró el Estrecho de Magallanes, que atrajo los elogios de Charles Darwin. [ cita necesaria ]

Su segunda esposa, Elizabeth Cary Agassiz, hija de Thomas Graves Cary, de Boston, quien fue presidente de Radcliffe College en 1898, deseaba compartir sus estudios y ayudó a su esposo a preparar sus estudios. Un viaje por Brasil. En relación con su hijo, Alexander Agassiz, escribió Estudios junto al mar en historia natural y Animales marinos de Massachusetts. [22] Isabel escribió en el Estrecho que "el Hassler Continuó su curso, pasando por un panorama aparentemente interminable de montañas y bosques que se elevaban hacia las pálidas regiones de nieve y hielo, donde se encontraban glaciares en los que se podían contar todas las grietas y grietas, así como las numerosas cascadas que fluían hacia abajo para unirse a las aguas. mientras ella humeaba junto a ellos. Fueron semanas de exquisito deleite para Agassiz. El barco a menudo bordeaba la costa tan de cerca que su geología podía estudiarse desde la cubierta ". cita necesaria ]

Desde su primer matrimonio con Cecilie Bruan, Agassiz tuvo dos hijas y un hijo, Alexander. [26] En 1863, la hija de Agassiz, Ida, se casó con Henry Lee Higginson, quien más tarde fundó la Orquesta Sinfónica de Boston y fue benefactor de Harvard y otras escuelas. El 30 de noviembre de 1860, la hija de Agassiz, Pauline, se casó con Quincy Adams Shaw (1825-1908), un rico comerciante de Boston y más tarde benefactor del Museo de Bellas Artes de Boston. [27] Pauline Agassiz Shaw se convirtió más tarde en una destacada educadora, sufragista y filántropa. [28]

En los últimos años de su vida, Agassiz trabajó para establecer una escuela permanente en la que la ciencia zoológica pudiera desarrollarse en medio de los sujetos vivos de su estudio. En 1873, el filántropo privado John Anderson cedió a Agassiz la isla de Penikese, en Buzzards Bay, Massachusetts (al sur de New Bedford), y le obsequió con 50.000 dólares para dotarla de forma permanente como escuela práctica de ciencias naturales que estaría especialmente dedicada a la estudio de zoología marina. [15] La escuela colapsó poco después de la muerte de Agassiz, pero se considera un precursor del cercano Laboratorio de Biología Marina Woods Hole. [29]

Agassiz tuvo una profunda influencia en las ramas estadounidenses de sus dos campos y enseñó a muchos futuros científicos que llegarían a la prominencia, incluidos Alpheus Hyatt, David Starr Jordan, Joel Asaph Allen, Joseph Le Conte, Ernest Ingersoll, William James, Charles Sanders Peirce. , Nathaniel Shaler, Samuel Hubbard Scudder, Alpheus Packard y su hijo Alexander Emanuel Agassiz. Tuvo un profundo impacto en el paleontólogo Charles Doolittle Walcott y el científico natural Edward S. Morse. Agassiz tenía fama de ser un maestro exigente. Supuestamente "encerraría a un estudiante en una habitación llena de conchas de tortuga, o conchas de langosta o conchas de ostras, sin un libro o una palabra para ayudarlo, y no lo dejaría salir hasta que hubiera descubierto todas las verdades que los objetos contenidos ". [30] Dos de los estudiantes más destacados de Agassiz detallaron sus experiencias personales bajo su tutela: Scudder, en un breve artículo de revista para Cada Sábado, [31] y Shaler, en su Autobiografía. [32] Esos y otros recuerdos fueron recopilados y publicados por Lane Cooper en 1917, [33] que Ezra Pound utilizaría para su anécdota de Agassiz y el pez luna. [34]

A principios de la década de 1840, Agassiz nombró dos especies de peces fósiles en honor a Mary Anning (Acrodus anningiae y Belenostomus anningiae) y otro después de su amiga, Elizabeth Philpot. Anning era una paleontóloga conocida en todo el mundo por sus hallazgos importantes, pero debido a su género, a menudo no era reconocida formalmente por su trabajo. Agassiz agradeció la ayuda que las mujeres le brindaron al examinar especímenes de peces fósiles durante su visita a Lyme Regis en 1834. [35]

Agassiz murió en Cambridge, Massachusetts, en 1873 y fue enterrado en Bellwort Path en el cementerio Mount Auburn, [36] al que se unió más tarde su esposa. Su monumento es una roca de una morrena glacial del Aar cerca del sitio del antiguo Hôtel des Neuchâtelois, no lejos del lugar donde una vez estuvo su cabaña. Su tumba está protegida por pinos de su antigua casa en Suiza. [15]

La escuela primaria de Cambridge al norte de la Universidad de Harvard fue nombrada en su honor, y el vecindario circundante se conoció como "Agassiz" como resultado. El nombre de la escuela fue cambiado a Maria L. Baldwin School el 21 de mayo de 2002 debido a preocupaciones sobre la participación de Agassiz en el racismo científico y para honrar a Maria Louise Baldwin, la directora afroamericana de la escuela, quien sirvió desde 1889 hasta 1922. [ 37] [38] El barrio, sin embargo, sigue siendo conocido como Agassiz. [39] Una escuela primaria, la Escuela Primaria Agassiz en Minneapolis, Minnesota, existió desde 1922 hasta 1981. [40]

Homenajes geológicos Editar

Un antiguo lago glaciar que se formó en la región de los Grandes Lagos de América del Norte, el lago Agassiz, lleva su nombre, al igual que el monte Agassiz en Palisades de California, el monte Agassiz, en las montañas Uinta de Utah, el pico Agassiz en Arizona, la roca Agassiz en Massachusetts. y en su Suiza natal, el Agassizhorn en los Alpes de Berna. El glaciar Agassiz (Montana) y el arroyo Agassiz en el Parque Nacional Glacier y el glaciar Agassiz (Alaska) en las montañas Saint Elias, el monte Agassiz en Bethlehem, New Hampshire en las Montañas Blancas también llevan su nombre. Un cráter en Marte Cráter Agassiz [41] y un promontorio en la luna también se nombran en su honor. Un promontorio situado en Palmer Land, Antártida, recibe su nombre en su honor, Cabo Agassiz. Un asteroide del cinturón principal, 2267 Agassiz, también se nombra en asociación con él.

Homenajes biológicos Editar

Varias especies de animales llevan su nombre en honor a él, incluido el cíclido enano de Agassiz. Apistogramma agassizii Steindachner, 1875 perca de Agassiz, también conocida como pez de cristal de Agassiz y perca de aceituna Embajador agassizii Steindachner, 1866 The Spring Cavefish Forbesichthys agassizii (Putnam, 1872) el bagre Corydoras agassizii Steindachner, 1876 the Rio Skate Rioraja agassizii (J. P. Müller & amp Henle, 1841) el pez caracol Liparis agassizii Putnam, 1874 un caracol de mar, Borsonella agassizii (Dall, 1908) una especie de cangrejo Eucratodes agassizii A. Milne Edwards, 1880 Isocapnia agassizi Ricker, 1943 (una mosca de piedra) Publius agassizi (Kaup, 1871) (un escarabajo pasálido) Xylocrius agassizi (LeConte, 1861) (un escarabajo de cuernos largos) Exoprosopa agassizii Loew, 1869 (una abeja) Chelonia agassizii Bocourt, 1868 (tortuga verde de Galápagos) [42] Philodryas agassizii (Enero de 1863) (una serpiente de América del Sur) [42] y el más conocido, Gopherus agassizii (Cooper, 1863) (la tortuga del desierto). [42] En 2020, un nuevo género de peces picnodontes (Actinopterygii, Pycnodontiformes) llamado Agassazilia erfoundina (Cooper y Martill, 2020) del grupo marroquí Kem Kem fue nombrado en honor a Agassiz, quien identificó por primera vez al grupo en la década de 1830.

Premios tributo Editar

En 2005, la División de Ciencias Criosféricas de la Unión Europea de Geociencias estableció la Medalla Louis Agassiz, otorgada a individuos en reconocimiento a su destacada contribución científica al estudio de la criosfera en la Tierra o en cualquier otro lugar del sistema solar. [43]

Agassiz participó en una reunión mensual llamada Saturday Club en Parker House, una reunión de escritores e intelectuales de Boston. Por lo tanto, fue mencionado en una estrofa del poema de Oliver Wendell Holmes Sr. "En el Saturday Club:"

Allí, al final de la mesa, veo
En su antiguo lugar, el de nuestro poeta,
El gran PROFESOR, fuerte, ancho de hombros, cuadrado,
En el rico mediodía de la vida, alegre, elegante
.

¿Cómo se oscurecerá su reino, perdiéndote,
¡Su amor, a quien llamamos nuestro AGASSIZ!

Daguerrotipos de Renty y Delia Taylor Editar

En 1850, Agassiz encargó daguerrotipos, que fueron descritos como "inquietantes y voyeristas" del esclavizado Renty Taylor y la hija de Taylor, Delia, para promover sus argumentos sobre la inferioridad negra. [44] Son las primeras fotografías conocidas de esclavos. [45] [46] [44] [47] Agassiz dejó las imágenes a Harvard, y permanecieron en el ático del Museo Peabody hasta 1976, cuando fueron redescubiertas por Ellie Reichlin, una ex miembro del personal. [48] ​​[49] Los 15 daguerrotipos estaban en un estuche con el grabado "J. T. Zealy, Fotógrafo, Columbia", con varias etiquetas escritas a mano, lo que ayudó en la identificación posterior. [49] Reichlin pasó meses investigando para tratar de identificar a las personas en las fotos, pero la Universidad de Harvard no hizo esfuerzos para contactar a las familias y autorizó el uso de las fotos. [49] [50]

En 2011, Tamara Lanier escribió una carta al presidente de Harvard en la que se identificaba como descendiente directa de los Taylor y solicitaba la devolución de las fotos. [50] [51]

En 2019, los descendientes de Taylor demandaron a Harvard por la devolución de las imágenes y daños no especificados. [52] La demanda fue apoyada por 43 descendientes vivos de Agassiz, quienes escribieron en una carta de apoyo, "Para que Harvard entregue los daguerrotipos a la Sra. Lanier y su familia comenzaría a enmendar el uso de las fotos como exhibiciones para la teoría supremacista blanca que defendió Agassiz ". Todos deben evaluar plenamente "su papel en la promoción de una justificación pseudocientífica para la supremacía blanca". [45]

Después de que Agassiz llegó a los Estados Unidos, escribió prolíficamente sobre el poligenismo, que sostiene que los animales, las plantas y los humanos fueron creados en "provincias especiales" con distintas poblaciones de especies creadas en y para cada provincia, y que estas poblaciones fueron dotadas con diferentes atributos. [54] Agassiz negó que la migración y la adaptación pudieran explicar los patrones geográficos. Por ejemplo, Agassiz cuestionó cómo las plantas o los animales podrían migrar a través de regiones para las que no estaban equipados. [55] [ verificación fallida ] Según Agassiz, las condiciones en las que viven determinadas criaturas "son las condiciones necesarias para su mantenimiento, y lo que entre los seres organizados es esencial para su existencia temporal debe ser al menos una de las condiciones bajo las cuales fueron creadas". [55] [ verificación fallida ] Agassiz se oponía al monogenismo y la evolución, creyendo que la teoría de la evolución reducía la sabiduría de Dios a un materialismo impersonal. [55] [ verificación fallida ]

Agassiz fue influenciado por el idealismo filosófico y el trabajo científico de Georges Cuvier. Agassiz creía que existe una especie de humanos, pero ocurrieron muchas creaciones diferentes de razas. [55] [ verificación fallida ] Estas ideas se han utilizado en apoyo del racismo científico. Según Agassiz, los géneros y las especies eran ideas en la mente de Dios. Su existencia en la mente de Dios antes de su creación física significaba que Dios podía crear a los humanos como una sola especie, pero en varios actos de creación distintos y geográficamente separados. Agassiz fue en términos modernos un creacionista que creía que la naturaleza tenía orden porque Dios la creó directamente. Agassiz vio su carrera en la ciencia como una búsqueda de ideas en la mente del creador expresadas en la creación. [ cita necesaria ]

Agassiz, como muchos otros poligenistas, creía que el Libro del Génesis relataba el origen de la raza blanca únicamente y que los animales y plantas de la Biblia se refieren únicamente a las especies cercanas y familiares a Adán y Eva. Agassiz creía que los escritores de la Biblia solo sabían de eventos regionales, por ejemplo, que el diluvio de Noé fue un evento local conocido solo por las regiones cercanas a las pobladas por antiguos hebreos. [55] [ verificación fallida ]

Stephen Jay Gould afirmó que las observaciones de Agassiz surgieron de un sesgo racista, en particular de su repulsión por el primer encuentro con afroamericanos en los Estados Unidos. [56] En contraste, otros han afirmado que, a pesar de favorecer el poligenismo, Agassiz rechazó el racismo y creyó en una unidad humana espiritualizada. [55] [ verificación fallida ] Agassiz creía que Dios hizo a todos los hombres iguales, y que el intelectualismo y la moral, tal como se desarrollaron en la civilización, hacen a los hombres iguales ante Dios. [55] [ verificación fallida ] Agassiz nunca apoyó la esclavitud y afirmó que sus puntos de vista sobre el poligenismo no tenían nada que ver con la política [57], sin embargo, sus puntos de vista sobre el poligenismo envalentonaron a los defensores de la esclavitud. [45]

Las acusaciones de racismo contra Agassiz han provocado el cambio de nombre de monumentos, escuelas y otras instituciones (que abundan en Massachusetts) que llevan su nombre. [38] Las opiniones sobre estos eventos a menudo son mixtas, dado su extenso legado científico en otras áreas y la incertidumbre sobre sus creencias raciales reales. [58] En 2007, el gobierno suizo reconoció su "pensamiento racista", pero se negó a cambiar el nombre de la cumbre de Agassizhorn. [59] En 2017, el Swiss Alpine Club se negó a revocar el estatus de Agassiz como miembro de honor, que recibió en 1865 por su trabajo científico, porque el club consideró que este estatus había caducado con la muerte de Agassiz. [60] En 2020, el Departamento de Psicología de Stanford solicitó retirar una estatua de Louis Agassiz de la fachada frontal de su edificio. [61] En 2021, las Escuelas Públicas de Chicago anunciaron que eliminarán el nombre de Agassiz de una escuela primaria y lo cambiarán por Harriet Tubman. [62]

  • Recherches sur les poissons fósiles (1833–1843)
  • Historia de los peces de agua dulce de Europa Central (1839–1842)
  • Études sur les glaciers (1840)
  • Études critiques sur les mollusques fossiles (1840–1845)
  • Nomenclador Zoologicus (1842–1846)
  • Monographie des poissons fossiles du Vieux Gres Rouge, ou Systeme Devonien (piedra arenisca roja antigua) des Iles Britanniques et de Russie (1844–1845)
  • Bibliographia Zoologiae et Geologiae (1848)
  • (con A. A. Gould) Principios de zoología para el uso de escuelas y universidades (Boston, 1848)
  • Lago Superior: su carácter físico, vegetación y animales, en comparación con los de otras regiones y similares (Boston: Gould, Kendall y Lincoln, 1850)
  • Contribuciones a la historia natural de los Estados Unidos de América (Boston: Little, Brown y Co., 1857–1862)
  • Bocetos Geológicos (Boston: Ticknor y amp Fields, 1866)
  • Un viaje por Brasil (1868)
  • De l'espèce et de la clasificación en zoologie [Ensayo sobre clasificación] (Trad. Felix Vogeli. París: Bailière, 1869)
  • Bocetos geológicos (segunda serie) (Boston: J.R. Osgood, 1876), de Louis Agassiz (1962, Cambridge)
  1. ^ aB Nicolaas A. Rupke, Alexander von Humboldt: una metabiografía, University of Chicago Press, 2008, pág. 54.
  2. ^ aBCJohnson 1906, pág. 60
  3. ^ La nueva revista familiar de Frank Leslie. v. 1 (1857), pág. 29
  4. ^ aBCDmiFgramoWoodward 1911, pág. 367.
  5. ^ Andrea Wulf, La invención de la naturaleza: el nuevo mundo de Alexander von Humboldt. Nueva York: Alfred A. Knopf 2015, p. 250
  6. ^ Kelly, Howard A. Burrage, Walter L. (eds.). "Agassiz, Jean Louis Rudolph". Biografías médicas estadounidenses . Baltimore: The Norman, Remington Company.
  7. ^ aBCJohnson 1906, pág. 61
  8. ^
  9. "Pez fósil de Agassiz". La Sociedad Geológica.
  10. ^
  11. "Historial de miembros de APS". search.amphilsoc.org . Consultado el 12 de abril de 2021.
  12. ^ aBJohnson 1906, pág. 62
  13. ^ aB E.P. Evans: "La autoría de la teoría glacial", Revisión de América del Norte Volumen 145, Número 368, julio de 1887. Consultado el 24 de enero de 2018.
  14. ^
  15. Cameron, Dorothy (1964). Primeros descubridores XXII, Goethe-Descubridor de la edad de hielo. Revista de glaciología (PDF).
  16. ^Louis Agassiz: Études sur les glaciers, Neuchâtel 1840. Libro digital en Wikisource. Consultado el 25 de febrero de 2008.
  17. ^Woodward 1911, págs. 367–368.
  18. ^ aBCDmiFWoodward 1911, pág. 368.
  19. ^ Smith, pág. 52.
  20. ^
  21. "Libro de miembros, 1780-2010: Capítulo A" (PDF). Academia Estadounidense de Artes y Ciencias. Consultado el 6 de abril de 2011.
  22. ^ Paton, Lucy Allen. Elizabeth Cabot Agassiz una biografía. Boston, Houghton Mifflin Company, 1919.
  23. ^
  24. Dupree, A. Hunter (1988). Asa Gray, botánico estadounidense, amigo de Darwin. Baltimore, MD: Prensa de la Universidad Johns Hopkins. págs. 152-154, 224-225. ISBN978-0-801-83741-8.
  25. ^
  26. Dupree, A. Hunter (1988). Asa Gray, botánico estadounidense, amigo de Darwin. Baltimore, MD: Prensa de la Universidad Johns Hopkins. págs. ix – xv, 152–154, 224–225. ISBN978-0-801-83741-8.
  27. ^ Smith (1898), págs. 39–41.
  28. ^ aBJohnson 1906, pág. 63
  29. ^ Smith (1898), págs. 52–66.
  30. ^
  31. Agassiz, Elizabeth Cabot Cary (1893). Louis Agassiz su vida y correspondencia. Biblioteca MBLWHOI. Boston y Nueva York, Houghton, Mifflin y compañía.
  32. ^Una historia de Cornell por Morris Bishop (1962), pág. 83.
  33. ^
  34. Irmscher, Christoph (2013). Louis Agassiz: creador de la ciencia estadounidense . Houghton Mifflin Harcourt.
  35. ^
  36. Museo de Bellas Artes (1918). "Colección Quincy Adams Shaw". Boston, Massachusetts: Museo de Bellas Artes: 2. Citar la revista requiere | revista = (ayuda)
  37. ^
  38. "Pauline Agassiz Shaw". bwht.org . Consultado el 25 de octubre de 2020.
  39. ^
  40. Dexter, R.W. (1980). "El laboratorio junto al mar de Annisquam de Alpheus Hyatt, predecesor del laboratorio de biología marina en Woods Hole, 1880-1886". En Sears, Mary Merriman, Daniel (eds.). Oceanografía: el pasado. Nueva York: Springer. págs. 94-100. doi: 10.1007 / 978-1-4613-8090-0_10. ISBN978-1-4613-8090-0. OCLC840282810.
  41. ^ James, William. "Louis Agassiz, Words Spoken. At the Reception of the American Society of Naturalists. [30 de diciembre de 1896]. Págs. 9-10. Cambridge, 1897. Citado en Cooper 1917, págs. 61-62.
  42. ^
  43. Erlandson, David A. et al. (1993). Realización de una investigación naturalista: una guía de métodos. Publicaciones Sage. págs. 1–4. ISBN978-0-8039-4938-6. Publicado originalmente en
  44. Scudder, Samuel H. (4 de abril de 1874). "Mira tu pez". Cada Sábado. 16: 369–370.
  45. ^
  46. Shaler, Nathaniel Shaler, Sophia Penn Page (1909). La autobiografía de Nathaniel Southgate Shaler con una memoria complementaria de su esposa. Boston: Compañía Houghton Mifflin. págs. 92–99.
  47. ^
  48. Cooper, Lane (1917). Louis Agassiz como profesor: extractos ilustrativos sobre su método de instrucción. Ithaca: The Comstock Publishing Company.
  49. ^
  50. Libra, Ezra (2010). ABC de la lectura. Nueva York: New Directions. págs. 17-18. ISBN978-0-8112-1893-1.
  51. ^Emling 2009, págs. 169-170
  52. ^Johnson 1906, pág. 64
  53. ^[1] [enlace muerto permanente]
  54. ^ aB
  55. "Comité cambia el nombre de la escuela local Agassiz | Noticias | The Harvard Crimson". www.thecrimson.com.
  56. ^
  57. "Copia archivada" (PDF). Archivado desde el original el 7 de junio de 2010. Consultado el 3 de octubre de 2005. CS1 maint: copia archivada como título (enlace) CS1 maint: URL no apta (enlace). cambridgema.gov
  58. ^
  59. "Agassiz". mpshistory.mpls.k12.mn.us . Consultado el 6 de julio de 2017.
  60. ^
  61. Schmadel, Lutz D. (2012). Diccionario de nombres de planetas menores. Springer Science y amp Business Media. pag. 176. ISBN978-3-642-29718-2.
  62. ^ aBC Beolens, Bo Watkins, Michael Grayson, Michael (2011). Diccionario epónimo de reptiles. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins. xiii + 296 págs. 978-1-4214-0135-5. ("Agassiz, J.L.R.", pág. 2).
  63. ^
  64. "Medalla Louis Agassiz". Unión Europea de Geociencias. 2005. Consultado el 8 de febrero de 2015.
  65. ^ aB
  66. "¿Quién debe poseer fotos de esclavos? Los descendientes, no Harvard, dice una demanda". Los New York Times. 20 de marzo de 2019. Consultado el 29 de marzo de 2019.
  67. ^ aBC
  68. Moser, Erica. "Los descendientes del científico racista respaldan a la mujer de Norwich en la lucha por las imágenes de esclavos". theday.com. El dia . Consultado el 21 de junio de 2019.
  69. ^
  70. Browning, Kellen. "Los descendientes de esclavos, supremacistas blancos unen fuerzas en el campus de Harvard para exigir que la escuela entregue 'fotos familiares'". www.bostonglobe.com. El Boston Globe. Consultado el 21 de junio de 2019.
  71. ^
  72. "El mundo está mirando: mujer que demanda a Harvard por fotos de antepasados ​​esclavizados dice que la historia está en juego". Democracy Now!. 29 de marzo de 2019. Consultado el 29 de marzo de 2019.
  73. ^
  74. Sehgal, Parul (2 de octubre de 2020). "Las primeras fotos de personas esclavizadas plantean muchas preguntas sobre la ética de la visualización". Los New York Times. ISSN0362-4331. Consultado el 5 de octubre de 2020.
  75. ^ aBC
  76. "Rostros de la esclavitud: un hallazgo histórico". Revista American Heritage. Junio ​​de 1977. Consultado el 5 de octubre de 2020.
  77. ^ aB
  78. "Mujer que afirma descendencia demanda a Harvard por negarse a devolver fotos de hombre esclavizado de 1850". Estadounidense de St. Louis. 22 de marzo de 2019. Consultado el 5 de octubre de 2020.
  79. ^
  80. "Harvard 'descaradamente' se beneficia de las fotos de los esclavos, reclamaciones de la demanda". 20 de marzo de 2019. Consultado el 5 de octubre de 2020.
  81. ^
  82. Tony Marco, Ray Sanchez y. "Los descendientes de esclavos quieren que Harvard deje de usar fotos icónicas de sus familiares". /www.cnn.com. CNN. Consultado el 21 de junio de 2019.
  83. ^
  84. "Impactos del terremoto en el prestigio". La Universidad de Stanford y el terremoto de 1906. Universidad Stanford . Consultado el 22 de junio de 2012.
  85. ^ Edward Lurie, "Louis Agassiz y las razas del hombre", Isis 45, no. 3 (1954): 227–242.
  86. ^ aBCDmiFgramo Paul M. Blowers, 2008, "Entrar en 'este sublime y bendito anfiteatro': contemplación de la naturaleza e interpretación de la Biblia en el período patrístico, En "Naturaleza y Escritura en las religiones abrahámicas: hasta 1700", 2 vols (Scott Mandelbrote & amp Jitse van der Meer, Eds.), Doi: 10.1163 / ej.9789004171916.i-782, libro 978-90-474-2523- 6, págs. 147-176, esp. 159-164 y 151-154, capítulo doi: 10.1163 / ej.9789004171916.i-782.34>, consultado el 8 de junio de 2014.
  87. ^
  88. Gould, Stephen Jay (1980). "Defectos en un velo victoriano, capítulo 16". El pulgar del panda.
  89. ^ John P. Jackson, Nadine M. Weidman Raza, racismo y ciencia: impacto e interacción social, Prensa de la Universidad de Rutgers, 2005, p. 51
  90. ^ Véase, por ejemplo: Autor necesario, 2001, "La corrección política corre atroz: los estudiantes de la escuela deshonran a un genio de la ciencia", Revista de negros en la educación superior, no. 32 (Verano de 2001): 74–75.
  91. ^
  92. "Louis Agassiz vom Sockel holen und dem Sklaven Renty die Würde zurückgeben". Die Bundesversammlung - Das Schweizer Parlament. 14 de septiembre de 2007.
  93. ^
  94. "Louis Agassiz ne sera pas déchu de son titre au Club alpin suisse". Le Temps (en francés). 23 de agosto de 2017. Consultado el 23 de agosto de 2017.
  95. ^
  96. "Stanford para revisar las solicitudes de cambio de nombre y remoción de la estatua de Jordan Hall". Noticias de Stanford. 20 de abril de 2020. Consultado el 8 de julio de 2020.
  97. ^
  98. Stevens, Heidi. "Columna: Harriet Tubman tomará el lugar del nombre del científico racista en la escuela primaria Agassiz de Lakeview". chicagotribune.com . Consultado el 22 de marzo de 2021.
  • Este artículo incorpora texto de una publicación que ahora es de dominio público:
  • Woodward, Horace Bolingbroke (1911). "Agassiz, Jean Louis Rodolphe". En Chisholm, Hugh (ed.). Encyclopædia Britannica. 1 (11a ed.). Prensa de la Universidad de Cambridge. págs. 367–368.
  • Dexter, R W (1979). "El impacto de las teorías evolutivas en el grupo de Salem de zoólogos de Agassiz (Morse, Hyatt, Packard, Putnam)". Colecciones históricas del Instituto de Essex. 115 (3). págs. 144–71. PMID11616944.
  • Emling, Shelley (2009). El cazador de fósiles: dinosaurios, evolución y la mujer cuyos descubrimientos cambiaron el mundo. Palgrave Macmillan. ISBN978-0-230-61156-6.
  • Irmscher, Christoph (2013). Louis Agassiz: creador de la ciencia estadounidense . Houghton Mifflin Harcourt. ISBN978-0-547-57767-8.
  • Johnson, Rossiter, ed. (1906). "Agassiz, Jean Louis Rudolphe". El diccionario biográfico de América. 1. Boston, Mass .: Sociedad Biográfica Estadounidense. págs. 60–64. Consultado el 3 de noviembre de 2020, a través de en.wikisource.org. Este artículo incorpora texto de esta fuente, que es de dominio público.
  • Lurie, E (1954). "Louis Agassiz y las razas del hombre". Isis una revista internacional dedicada a la historia de la ciencia y sus influencias culturales. 45 (141) (publicado en septiembre de 1954). págs. 227–42. PMID13232804.
  • Lurie, Edward (1988). Louis Agassiz: una vida en la ciencia . Prensa de la Universidad Johns Hopkins. ISBN978-0-8018-3743-2.
  • Lurie, Edward (2008). "Agassiz, Jean Louis Rodolphe". Diccionario completo de biografía científica. 1. Detroit: Hijos de Charles Scribner. págs. 72–74.
  • Mackie, G O (1989). "Louis Agassiz y el descubrimiento del sistema nervioso celentéreo". Historia y Filosofía de las Ciencias de la Vida. 11 (1). págs. 71–81. PMID2573108.
  • Menand, Louis (2002). "Agassiz". El club metafísico: una historia de ideas en Estados Unidos. Macmillan. págs. 97-116. ISBN978-0-374-52849-2.
  • Números, Ronald L. (2006). Los creacionistas: del creacionismo científico al diseño inteligente (2ª ed.). [se necesita una cita completa]
  • Rogers, Molly (2010). Las lágrimas de Delia: raza, ciencia y fotografía en la América del siglo XIX. Prensa de la Universidad de Yale. ISBN978-0-300-11548-2.
  • Smith, Harriet Knight, La historia del Lowell Institute, Boston: Lamson, Wolffe and Co., 1898.
  • Winsor, MP (1979). "Louis Agassiz y la cuestión de las especies". Estudios de Historia de la Biología. 3. págs. 89-138. PMID11610990.
  • Wilson, J. G. Fiske, J., eds. (1900). "Agassiz, Jean Louis Rudolphe". Cyclopaedia de Appletons de la biografía estadounidense. Nueva York: D. Appleton.

Una colección de la vida profesional y personal de Louis Agassiz se conserva en los Archivos del Estado de Neuchâtel.


¿Qué tan fría fue la edad de hielo? Los investigadores ahora saben

Crédito: Unsplash / CC0 Public Domain

Un equipo dirigido por la Universidad de Arizona ha determinado la temperatura de la última edad de hielo, el último máximo glacial de hace 20.000 años, a unos 46 grados Fahrenheit (7,8 C).

Sus hallazgos permiten a los científicos del clima comprender mejor la relación entre los niveles crecientes de dióxido de carbono atmosférico (un gas de efecto invernadero importante) y la temperatura global promedio.

El Último Máximo Glacial, o LGM, fue un período gélido en el que enormes glaciares cubrieron aproximadamente la mitad de América del Norte, Europa y América del Sur y muchas partes de Asia, mientras que la flora y la fauna que se adaptaron al frío prosperaron.

"Tenemos muchos datos sobre este período de tiempo porque se ha estudiado durante mucho tiempo", dijo Jessica Tierney, profesora asociada del Departamento de Geociencias de Arizona. "Pero una pregunta para la que la ciencia ha querido respuestas durante mucho tiempo es simple: ¿Qué tan fría fue la edad de hielo?"

Tierney es el autor principal de un artículo publicado hoy en Naturaleza que encontró que la temperatura global promedio de la edad de hielo era 6 grados Celsius (11 F) más fría que la actual. Por contexto, la temperatura global promedio del siglo XX fue de 14 C (57 F).

"En su propia experiencia personal, eso podría no parecer una gran diferencia, pero, de hecho, es un gran cambio", dijo Tierney.

Ella y su equipo también crearon mapas para ilustrar cómo variaban las diferencias de temperatura en regiones específicas de todo el mundo.

"En América del Norte y Europa, las partes más al norte estaban cubiertas de hielo y eran extremadamente frías. Incluso aquí en Arizona, hubo un gran enfriamiento", dijo Tierney. "Pero el mayor enfriamiento se produjo en latitudes altas, como el Ártico, donde hacía unos 14 C (25 F) más frío que hoy".

Sus hallazgos encajan con la comprensión científica de cómo reaccionan los polos de la Tierra a los cambios de temperatura.

"Los modelos climáticos predicen que las latitudes altas se calentarán más rápido que las latitudes bajas", dijo Tierney. "Cuando miras las proyecciones futuras, hace mucho calor sobre el Ártico. Eso se conoce como amplificación polar. De manera similar, durante el LGM, encontramos el patrón inverso. Las latitudes más altas son más sensibles al cambio climático y lo seguirán siendo en el futuro . "

Conocer la temperatura de la edad de hielo es importante porque se utiliza para calcular la sensibilidad climática, es decir, cuánto cambia la temperatura global en respuesta al carbono atmosférico.

Tierney y su equipo determinaron que por cada duplicación del carbono atmosférico, la temperatura global debería aumentar en 3.4 C (6.1 F), que está en el medio del rango predicho por la última generación de modelos climáticos (1.8 a 5.6 C).

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera durante la edad de hielo fueron de alrededor de 180 partes por millón, lo cual es muy bajo. Antes de la Revolución Industrial, los niveles aumentaron a alrededor de 280 partes por millón, y hoy han alcanzado 415 partes por millón.

"El Acuerdo de París quería mantener el calentamiento global a no más de 2,7 F (1,5 C) por encima de los niveles preindustriales, pero con los niveles de dióxido de carbono aumentando de la forma en que están, sería extremadamente difícil evitar más de 3,6 F (2 C ) del calentamiento ", dijo Tierney. "Ya tenemos alrededor de 2 F (1,1 C) en nuestro haber, pero cuanto menos caliente nos calentamos, mejor, porque el sistema de la Tierra realmente responde a los cambios en el dióxido de carbono".

Dado que no había termómetros en la edad de hielo, Tierney y su equipo desarrollaron modelos para traducir los datos recopilados de los fósiles de plancton oceánico en temperaturas de la superficie del mar. Luego combinaron los datos fósiles con simulaciones de modelos climáticos del LGM utilizando una técnica llamada asimilación de datos, que se utiliza en el pronóstico del tiempo.

"Lo que sucede en una oficina meteorológica es que miden la temperatura, la presión, la humedad y usan estas medidas para actualizar un modelo de pronóstico y predecir el clima", dijo Tierney. "Aquí, utilizamos el modelo climático del Centro Nacional de Investigación Atmosférica con sede en Boulder, Colorado, para producir un retrocast del LGM, y luego actualizamos este retrocast con los datos reales para predecir cómo era el clima".

En el futuro, Tierney y su equipo planean usar la misma técnica para recrear períodos cálidos en el pasado de la Tierra.

"Si podemos reconstruir climas cálidos del pasado", dijo, "entonces podemos comenzar a responder preguntas importantes sobre cómo reacciona la Tierra a niveles realmente altos de dióxido de carbono y mejorar nuestra comprensión de lo que podría deparar el cambio climático futuro".


¿Seguir el camino del dodo?

El Saiga fue uno de los animales más característicos de la última Edad de Hielo. Estaba muy extendido en las frías estepas de Eurasia.

La nariz voluminosa con grandes huesos nasales en forma de útero contiene membranas mucosas fuertemente perfundidas. Así, en invierno puede calentar el aliento helado de las estepas euroasiáticas. En el verano, las membranas mucosas nasales húmedas y frías enfrían la sangre en los vasos sanguíneos antes de que ingrese al cerebro.

Hoy en día solo hay dos subespecies: la Saiga tatarica tatarica ocurre en partes de Rusia, Kazajstán, China, Turkmenistán, Uzbekistán y Ucrania y el Saiga tatarica mongolica vive en Mongolia.

Foto: Don Hitchcock 2015
Fuente: LVR-Landesmuseum Bonn, Alemania
En préstamo: Zoologisches Forschungsmuseum Alexander Koenig, Bonn

De: New Scientist, 15 de febrero de 2003. Esta es una revista excelente y vale la pena suscribirse.

En un intento por salvar al rinoceronte, los conservacionistas sugirieron usar cuerno de saiga en lugar de cuerno de rinoceronte en la medicina tradicional. Su plan ha fracasado cuando los cazadores se vuelven locos

Un antílope que hace apenas una década abarrotaba las estepas de Asia central está esta primavera al borde de la extinción, víctima de una epidemia de caza furtiva. Los biólogos dicen que es la caída de población más repentina y dramática de un gran mamífero jamás vista.

En 1993, más de un millón de antílopes saiga vagaban por las estepas de Rusia y Kazajstán. Hoy quedan menos de 30.000, la mayoría mujeres. Se han disparado tantos machos por sus cuernos, que se exportan a China para ser utilizados en curas tradicionales contra la fiebre, que es posible que el antílope no pueda recuperarse sin ayuda.

La matanza es vergonzosa para los conservacionistas. A principios de la década de 1990, grupos como WWF fomentaron activamente la caza de saiga, promocionando su cuerno como una alternativa al cuerno del rinoceronte en peligro de extinción.

SaigaSaiga tatarica) una vez dominó las estepas abiertas desde Ucrania hasta Mongolia. Siempre han sido cazados por su carne, cuernos y pieles. Sin embargo, incluso en la época soviética, los cazadores mataban a decenas de miles cada año, sin reducir drásticamente la población.

Pero desde el colapso de la Unión Soviética, se ha abierto un lucrativo mercado en los cuernos, con cazadores que utilizan motocicletas y armas de alta potencia para perseguir y matar a su presa. En China, los cuernos de saiga cuestan alrededor de $ 100 el kilogramo. Las bandas organizadas exportan ilegalmente la bocina en tren desde Moscú a Beijing, o al otro lado de la frontera de Kazajstán.

"Las llanuras solían ser negras con estos antílopes, pero ahora puedes salir y no ver ninguno", dice Abigail Entwistle, zoóloga de Flora and Fauna International, una organización benéfica con sede en Gran Bretaña. "Este es el cambio de fortuna más repentino para una gran especie de mamífero registrado en los últimos tiempos". La comparación más cercana puede ser con el elefante africano, que enfrentó un frenesí de caza furtiva similar en la década de 1980, lo que provocó que su número cayera de un millón a medio millón en una década. Pero los números de la saiga, que comenzaron en un nivel similar, han caído en un 97 por ciento.

La escala de la matanza, y su destrucción casi total del macho saiga, ha abrumado la famosa fecundidad de los animales "No conocemos ningún caso en biología en el que la proporción de sexos haya ido tan mal que la fecundidad se haya desplomado de esta manera, "dice Eleanor Milner-Gulland del Imperial College de Londres, la principal experta en Occidente sobre la especie.

Entre 1993 y 1998, el número de saiga en Asia central casi se redujo a la mitad, a alrededor de 600 000. Luego, con la desaparición de la mayoría de los machos, la caída de la población comenzó en serio, dice Milner-Gulland. Las cifras se han reducido a la mitad cada año desde entonces, hasta que el censo del año pasado registró solo 30 000 personas. Ella dice que no hay señales de que el accidente se deba a una enfermedad o un clima inusual.

Uno de los rebaños más amenazados se encuentra en la enorme región de Betpak-Dala en el centro de Kazajstán, donde en 1993 vivían más de medio millón de saiga. Para el año pasado, su número se había desplomado a solo 4000, una caída del 99 por ciento de la que es posible que no haya retorno. Los estudios aéreos realizados el año pasado por el Instituto de Zoología de Kazajstán no revelaron machos adultos o jóvenes, solo hembras, dice Milner-Gulland. Y se está acabando el tiempo para traer machos adicionales, ya que los antílopes saiga normalmente solo viven de tres a cuatro años.

Los conservacionistas han luchado por mantenerse al día con la magnitud del desastre y no colocaron al saiga en la Lista Roja de especies en peligro crítico hasta octubre de 2002. En los próximos meses lanzarán un llamamiento de emergencia para rescatar rebaños salvajes. "Creemos que probablemente tenemos sólo dos años para salvar la especie", dice Entwistle. "El problema es que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar del animal, por lo que es difícil recaudar fondos".

Es poco probable que los cazadores lleven al saiga a la extinción total, como hicieron con el dodo, quagga. y paloma migratoria. Pero sin un cambio dramático de su suerte, pronto se verá confinado a los zoológicos y a unas pocas reservas pequeñas.

Hace una década, el antílope saiga parecía tan seguro que los conservacionistas que luchaban para salvar al rinoceronte de la caza furtiva sugirieron usar el cuerno de saiga en la medicina tradicional china como sustituto del cuerno de rinoceronte.

Una investigación encargada por WWF en la Universidad China de Hong Kong a fines de la década de 1980 descubrió que era tan eficaz como el cuerno de rinoceronte en la lucha contra la fiebre, y en 1991 WWF inició una campaña en Hong Kong para publicitarlo como una alternativa. Al año siguiente, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente nombró al ecologista de WWF Esmond Bradley Martin como su "enviado especial" para persuadir a los farmacéuticos de toda Asia para que adopten el cuerno de saiga (New Scientist, 9 de marzo de 1991, pág. 15 y 3 de octubre de 1992, pág. 10).

Pero la saiga se había extinguido en China en la década de 1960 y el aumento resultante de la demanda abrió las compuertas a las importaciones no reguladas. Para 1993, dice Milner-Gulland, "los mercados de Hong Kong estaban repletos de cuernos de saiga" de Kazajstán y Rusia. La matanza había comenzado.

Bradley Martin no se disculpa. Le dijo a New Scientist: "Apoyé el uso del cuerno de antílope saiga como sustituto del cuerno de rinoceronte desde principios de los años ochenta. En mi opinión, era la política correcta en ese momento. Pero lo dejé alrededor de 1995, cuando leí sobre el comienzo de la fuerte disminución de las poblaciones de saiga ".

La perdiz blanca se vuelve muy difícil de ver en invierno con un telón de fondo de nieve. Incluso sus pies están cubiertos de plumas. A pesar de todos estos esfuerzos de camuflaje, la perdiz nival es un pájaro ruidoso. Sus ruidos se asemejan a los sonidos que hacen las ranas toro.

Foto: Kalman, B. 'Animales árticos'


Cuando la perdiz ptarmigan se sienta en su nido, su color de verano se mezcla con su lugar de anidación. La perdiz blanca está completamente cubierta por cálidas plumas. Incluso sus fosas nasales y pies están emplumados para brindar protección contra el frío. El plumaje de sus patas también hace que las patas de la perdiz nival sean más anchas. Los pies anchos distribuyen su peso de manera más uniforme para que pueda caminar sobre nieve blanda sin hundirse. ¡Estas plumas de los pies se llaman, como es lógico, plumas de raquetas de nieve!

Foto: Kalman, B. 'Animales árticos'


Águila dorada, Aquila chrysaetos

El águila real (Aquila chrysaetos) es una de las rapaces más conocidas del hemisferio norte. Es la especie de águila de mayor distribución. Estas aves son de color marrón oscuro, con un plumaje marrón dorado más claro en la nuca. Las águilas reales usan su agilidad y velocidad combinadas con pies poderosos y garras enormes y afiladas para atrapar una variedad de presas, principalmente liebres, conejos, marmotas y otras ardillas terrestres.

Las águilas reales mantienen áreas de distribución o territorios que pueden llegar a los 200 km. 2 (77 millas cuadradas). Construyen grandes nidos en acantilados y otros lugares altos a los que pueden regresar durante varios años de reproducción. La mayoría de las actividades de reproducción tienen lugar en la primavera, son monógamas y pueden permanecer juntas durante varios años o posiblemente de por vida. Las hembras ponen hasta cuatro huevos y luego los incuban durante seis semanas. Por lo general, una o dos crías sobreviven para emplumar en unos tres meses. Estas águilas reales juveniles generalmente alcanzan la independencia total en el otoño, después de lo cual deambulan ampliamente hasta establecerse un territorio para sí mismas en cuatro o cinco años.

Alguna vez se extendió por las partes del norte del hemisferio norte, ha desaparecido de muchas áreas que ahora están más densamente pobladas por humanos. A pesar de ser ahora poco común en parte de su área de distribución anterior, la especie todavía está muy extendida y está presente en grandes extensiones de Eurasia, América del Norte y partes de África del Norte.

Foto: Don Hitchcock 2018
Fuente: Reconstrucción, Musée de l'Homme, París
Texto: Wikipedia

Foto: Kalman, B. 'Animales árticos'

Megaloceros, un ciervo gigante, medía poco más de 2 m (6 pies 6 pulgadas) en el hombro, aproximadamente del tamaño de un alce.

Las astas juntas miden alrededor de 3,6 m (12 pies) o 1,8 m (6 pies) cada una. Algunos eran incluso más grandes.

Las pinturas rupestres a menudo parecen indicar un patrón de color para Megaloceros con una espalda marrón, un pecho cremoso y marcas oscuras alrededor del cuello y los hombros. Aunque 'Irish Elk' es un nombre común utilizado para Megaloceros, es un ciervo, en lugar de un alce (más estrechamente relacionado con el gamo). Además, no solo se encuentra en Irlanda, sino en toda Europa. Por lo tanto, Megaloceros (que significa 'cuerno gigante') es un mejor nombre para él.

La gran cantidad de esqueletos de las turberas de Irlanda han revelado que muchos machos de Megaloceros murieron de desnutrición y agotamiento durante el invierno. Esto probablemente se deba a los rigores de la temporada otoñal de celo, que tienen muchos ciervos europeos, durante la cual los machos no comen y luchan por el derecho a aparearse con un harén de hembras.

Texto: Adaptado de http://www.bbc.co.uk/beasts/evidence/prog6/page3_2.shtml

Foto: Kalman, B. 'Animales árticos'

La cabeza de 38 centímetros de largo, todavía cubierta de piel gruesa y luciendo un conjunto de colmillos de aspecto feroz, fue encontrada en el río Tirekhtyakh en la remota región siberiana de Yakutia por lugareños que cazaban colmillos de mamut el año pasado.

Foto: Dr. Albert Protopopov, The Siberian Times
Fuente y texto: Alec Luhn, https://www.smh.com.au/environment/sustainability/prehistoric-wolf-head-found-as-siberian-permafrost-thaws-20190612-p51wvo.html


El glotón ha sido llamado glotón, alborotador y depredador feroz. Algunas personas incluso creen que es el animal detrás de las abominables leyendas de los muñecos de nieve. Una nube de misterio rodea al glotón porque a este animal le gusta estar solo y la gente rara vez lo ve. Estudios recientes han demostrado que el glotón no se atiborra de comida y no es más feroz que una ardilla roja enojada.

La temporada de apareamiento es la única época del año en la que los glotones se juntan. Una vez que ha ocurrido el apareamiento, las parejas toman caminos separados. Varios meses después, las madres glotones hacen madrigueras en cuevas rocosas o debajo de las raíces de los árboles caídos. En marzo o abril tienen de dos a cinco cachorros. Los glotones no se reproducen hasta que tienen cuatro años. La mayoría de los demás animales árticos se aparean y tienen crías mucho antes porque maduran más rápidamente que los glotones. Madurar tarde puede explicar la baja población de glotones.

El glotón es el miembro más grande de la familia de las comadrejas y, como otras comadrejas, es un omnívoro que se alimenta de una variedad de alimentos animales y vegetales. En verano come arándanos, ardillas de tierra y huevos de aves. En invierno caza animales pequeños, pero pasa la mayor parte de su tiempo como carroñero, alimentándose de los cadáveres de caribúes, focas e incluso ballenas.

El glotón es conocido por sus pies grandes y su andar trotando. Mientras corre, sus cuatro patas peludas golpean el suelo al mismo tiempo. Estos pies peludos tienden a ralentizar al animal en verano, pero son una gran ventaja en invierno. Cuando el glotón persigue a un caribú, alce u otro animal grande en la nieve profunda, puede moverse rápidamente, mientras que la presa se agota. Gracias a sus patas con raquetas de nieve, el glotón puede saltar sobre la nieve y matar animales varados.

Foto y texto: Kalman, B. 'Animales del Ártico'


El "tigre dientes de sable", Smilodon, es el segundo mamífero fósil más común que se encuentra en los pozos de alquitrán de La Brea. El primer presidente del Departamento de Paleontología de la Universidad de California, el profesor John C. Merriam, y su alumno Chester Stock, monografiaron la morfología de este gran carnívoro en 1932. Desde entonces, se han encontrado cientos de miles de huesos de Smilodon en La Brea. Estos hallazgos han permitido reconstrucciones notablemente detalladas de cómo vivía Smilodon. Ahora sabemos que Smilodon era aproximadamente un pie más bajo que los leones vivos, pero pesaba casi el doble. Además, a diferencia de los guepardos y los leones (que tienen colas largas que ayudan a mantener el equilibrio cuando los animales corren), Smilodon tenía un bobtail. Estos sugieren que Smilodon no persiguió animales de presa a largas distancias como lo hacen los leones, leopardos y guepardos. En cambio, probablemente cargó desde una emboscada, esperando a que su presa se acercara antes de atacar.

Foto: http://igs.indiana.edu/FossilsAndTime/Sabertooth.cfm
Texto: http://www.ucmp.berkeley.edu/mammal/carnivora/sabretooth.html


Smilodon es un diente de sable relativamente reciente, del Pleistoceno tardío. Se extinguió hace unos 10 000 años. Se han encontrado fósiles en toda América del Norte y Europa. Los fósiles de Smilodon de los pozos de alquitrán de La Brea incluyen huesos que muestran evidencia de lesiones graves por aplastamiento o fractura, o artritis paralizante y otras enfermedades degenerativas. Tales problemas habrían debilitado a los animales heridos. Sin embargo, muchos de estos huesos muestran una curación y un recrecimiento extensos, lo que indica que incluso los animales lisiados sobrevivieron durante algún tiempo después de sus heridas. ¿Cómo sobrevivieron? Parece más probable que otros gatos con dientes de sable los cuidaran, o al menos les permitieran alimentarse. No se esperaría que los cazadores solitarios con heridas paralizantes vivieran lo suficiente para que los huesos se curaran. Smilodon parece haber vivido en manadas y tenía una estructura social como los leones modernos. Eran diferentes a los tigres y a todos los demás gatos vivos, que son cazadores solitarios. Los hallazgos ocasionales de agujeros del tamaño de dientes de sable en los huesos de Smilodon sugieren que la vida social de Smilodon no siempre fue pacífica. Los gatos pueden haber peleado por comida o por parejas como lo hacen los leones hoy. Esas peleas probablemente iban acompañadas de fuertes rugidos. Por la estructura de los huesos hioides en la garganta de Smilodon, sabemos que podría rugir.

Texto arriba: http://www.ucmp.berkeley.edu/mammal/carnivora/sabretooth.html

El armiño es otro miembro de la familia de las comadrejas. En el verano, su cuerpo largo y delgado se cubre con un pelaje corto de color marrón oscuro. En invierno, su pelaje se vuelve blanco como la nieve, excepto por la punta negra de la cola. En el pasado, pieles y colas de armiño decoraban las túnicas de la realeza. Hoy en día, los armiños todavía se crían para que sus pieles se puedan usar para hacer abrigos. Los agricultores de armiño del Ártico siberiano se ganan la vida bien criando estos animales por sus pieles.

Los armiños hacen sus hogares en agujeros subterráneos que han sido excavados por otros animales excavadores. Las madres armiños hacen un acogedor vivero forrado con el pelaje de otros animales. ¡Sus crías crecen rápidamente y pueden tener sus propias familias en menos de un año!

El armiño es un cazador eficiente que se alimenta de otros animales pequeños y aves. Su excelente sentido del olfato le permite olfatear con habilidad a sus presas durante las oscuras noches árticas. Al matar a su presa, el armiño se abalanza sobre ella y la muerde en la nuca. Luego envuelve a la víctima con su cuerpo en forma de serpiente para asegurarse de que no pueda escapar.

Foto y texto: Kalman, B. 'Animales del Ártico'

Foto: Bottoni L. et al, 'Europa Central'

El tejón
Con sus 27 pulgadas (70 cm) de largo y 22 a 44 libras (10 a 20 kg) de peso, el tejón es sin duda el animal más inusual de su familia (que incluye visones, comadrejas, hurones y martas). Además de su cuerpo rechoncho, otra característica del tejón es su forma de caminar como un oso. tiene algún comportamiento social, pero cada tejón que comparte una madriguera vive de una manera que es independiente de los demás. emite una variedad de sonidos, como resoplidos, gemidos, bramidos, gruñidos y gritos largos, aunque la gente rara vez los oye.

Aunque todos son carnívoros, sus dietas incluyen grandes cantidades de insectos y plantas.

El tejón, un animal robusto con un hocico blanco y negro, es principalmente vegetariano. Sin embargo, también come huevos de aves, pichones, liebres pequeñas y, sobre todo, roedores. Vive en toda Europa. El tejón vive solo en guaridas en los bordes de los bosques. La guarida está hecha de tierra seca y tiene una habitación principal, o cámara, que generalmente tiene de 3 a 6 pies (1 a 2 m) de profundidad. Muchos túneles se ramifican desde allí y conducen a entradas en la superficie que están al menos a 10 m (33 pies) entre sí.

El tejón sale de su guarida solo por la noche para buscar comida. En invierno, aunque no hiberna, el tejón duerme largas temporadas. Se despierta de vez en cuando para salir de la guarida en busca de comida. Durante la temporada de apareamiento, que ocurre en verano, el macho y la hembra viven juntos. Después del apareamiento, el embrión no comienza a desarrollarse durante cuatro a cinco meses. En febrero, la hembra da a luz de tres a cinco crías. Los amamanta y cuida hasta el próximo otoño.

Foto y texto: Bottoni L. et al, 'Central Europe'

El Pine Marten es un trepador ágil y puede cazar ardillas y pájaros.

Foto: Bottoni L. et al, 'Europa Central'

La nutria
Este mamífero acuático se ha vuelto bastante raro en Europa. Vive en áreas cercanas a arroyos y lagos bastante profundos que tienen abundante vegetación. La nutria tiene varios mecanismos que le permiten vivir tanto en la tierra como en el agua. Los ojos y las fosas nasales se encuentran hacia la parte superior de la cabeza. El cráneo está aplanado y los pies palmeados. Al nadar, las piernas se sostienen contra el cuerpo y el animal es impulsado hacia adelante por un movimiento ondulatorio del cuerpo. La cola también ayuda a este movimiento y también funciona como timón.

Cuando la nutria está bajo el agua, las fosas nasales y las orejas se cierran y los músculos de los ojos ajustan la lente del ojo para que la nutria pueda ver mejor. De noche o en agua turbia, su visión es asistida por los sensibles bigotes del hocico. Su pelaje tiene un pelaje largo y espeso que es impermeabilizado por los aceites producidos por la piel. En el agua, el pelaje se aplana y ofrece poca resistencia. Los pelos esponjosos cerca de la piel permanecen secos y el aire atrapado por ellos actúa como una capa aislante.

La nutria se alimenta principalmente de peces y, a veces, de aves acuáticas, topillos de agua y nutrias (roedores acuáticos que se asemejan a los castores). Es un cazador experto. Puede nadar más rápido que los peces, por lo que puede seguirlos durante largas distancias. Puede esperarlos debajo de una roca o sorprenderlos con una inmersión a la velocidad del rayo.


Foto y texto: Bottoni L. et al, 'Central Europe'

El visón europeo, forrajeando en un arroyo bordeado de hielo

El lince europeo en un parque natural en el norte de Noruega.

El uro es el antepasado del ganado doméstico. Se extinguió a principios del siglo XVII. Los uros probablemente evolucionaron a partir de un antepasado que también vivió en Asia Menor y África del Norte. La evidencia de esto proviene de dibujos y pinturas de un animal similar a los uros de las antiguas esculturas egipcias y asirias. Este animal también se menciona en la Biblia como "Re-em". La última prueba escrita de la existencia de los uros proviene de un documento escrito por el barón de Herbestein durante 1513-1533. Debajo de un dibujo del animal, escribió: "Yo soy los uros, llamados Thur por los polacos, Aurox por los alemanes y, a veces, incluso bisontes por los ignorantes".

Texto: Bottoni et al, 'Europa Central'

Foto: Don Hitchcock 2018
Fuente: Reconstrucción, Musée de l'Homme, París


Cráneo de Uro, Bos primigenius

El último de los mamíferos terrestres europeos más poderosos murió cerca de Varsovia, Polonia, en 1627.

Los directores de zoológicos alemanes intentaron 'recrear' una raza de ganado externamente similar en cautiverio. El resultado es el ganado Heck considerablemente más pequeño. Hoy en día, se están haciendo intentos para acercarse aún más al original mediante el apareamiento de razas grandes de ganado con ganado Heck.

Todos estos esfuerzos no pueden cambiar el hecho de que las especies extintas se pierden para siempre.

Foto: Ralph Frenken 2013
Fuente y texto: Museo de Historia Natural, Viena, Austria

Los corzos se alimentan de las hojas de un arbusto. Este ciervo es el animal con pezuñas más pequeño del bosque. También es el más adaptable y extendido. Incluso se encuentra en pequeños pueblos y campos cultivados. El corzo a menudo entra en los jardines y, a veces, se le ve en carreteras pavimentadas. Se ha adaptado bien a las condiciones del mundo moderno.

Foto: Don Hitchcock 2018
Fuente: Reconstrucción, Musée de l'Homme, París


Los últimos sabios (bisontes europeos) que vivían en estado salvaje en el bosque de Bialowieza fueron asesinados por soldados hambrientos durante la Revolución Rusa y la Primera Guerra Mundial. Afortunadamente, varios sabios permanecieron en los diversos zoológicos de todo el mundo. Estos animales pudieron reproducirse en cautiverio. Los zoológicos seleccionaron cuidadosamente a los animales para aparearse, evitando las relaciones sanguíneas demasiado cercanas (de lo contrario, la descendencia habría sido menos saludable). Como resultado de este programa de cría, ahora hay más de dos mil sabios en el mundo. Se encuentran principalmente en Polonia y la Unión Soviética, y se exportan a varios países.

Foto y texto: Bottoni et al, 'Europa Central'



Foto: http://www.chantec5.co.uk/animaluk/articles/deer/deer2.html Texto: http://homepage.tinet.ie/

La ardilla voladora
Foto: http://www.nature.ca/notebooks/english/eflysqur.htm

El siguiente par de animales, el mamut del sur y el hipopótamo, se extendieron por Europa occidental desde el final del Plioceno hasta la mitad del tercer interglacial, y fueron cazados por los primeros neandertales y sus predecesores. Se asocian en Europa occidental en el tercer interglacial con pedernales de la edad pre-chelleana, cheleana y achelense temprana.

Mamut del sur Elephas meridionalis
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El hipopótamo Hipopótamo mayor
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El siguiente par de animales (el rinoceronte de nariz ancha o de Merck, y el elefante antiguo o de colmillos rectos) reemplazó al par anterior y fueron cazados por los neandertales, pero no por el hombre de Cro Magnon. Para cuando el hombre moderno apareció en escena, estos grandes y resistentes mamíferos afroasiáticos habían sido reemplazados por el mamut lanudo y el rinoceronte lanudo.

Elefante antiguo o con colmillos rectos Elephas antiquus
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Rinoceronte de Merck Rinoceronte merckii
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Cuando comenzó la última gran edad de hielo (la cuarta, o Wurm), el avance del hielo de la glaciación Wurm obligó a los animales de la tundra más al sur hacia Europa occidental. Las condiciones cada vez más frías también alteraron la vegetación. El abeto, el abeto y el sauce ártico ahora se encontraban solo en los valles fluviales más protegidos, mientras que el resto del paisaje estaba mayormente deforestado. En la Rusia actual, animales de lugares tan lejanos como el río Obi, en el lado oriental de los Urales, emigraron a Europa occidental, específicamente al obi lemming. Una vez más la pareja de grandes herbívoros fue reemplazada, esta vez por el mamut lanudo y el rinoceronte lanudo.


Rinoceronte lanudo, Coelodonta antiquitatis

Los adultos tenían un peso de entre 1,5 y 2,9 toneladas. y una vida útil máxima de 35 años.

Comían pastos, y las vacas y los terneros vivían presumiblemente en pequeños grupos, mientras que los toros estaban solitarios. Las hembras tenían 1 cría a la vez, con un período de gestación de entre 15 y 18 meses. Debido a los hallazgos del permafrost de Siberia y al arte rupestre paleolítico, tenemos una imagen precisa de la apariencia de estos animales. Los cuernos se degradan fácilmente en el suelo y, por lo tanto, se conservan solo en el permafrost. La bocina delantera está aplanada en la parte delantera y se utilizó como pala de nieve.

El rinoceronte lanudo no alcanzó el extremo noreste de Eurasia y, por lo tanto, no cruzó a través del estrecho de Bering hacia América del Norte. Se extinguió al final de la última edad de hielo.

Foto: Ralph Frenken 2019
Fuente y texto: Museum Wiesbaden

El mamut lanudo Elephas primagenius

Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Esqueleto de un mamut reconstruido a partir de huesos encontrados en varias cuevas de Francia.
Foto: El hombre antes de la historia por John Waechter

Dr. Len Hills por huellas de mamut reveladas en el embalse de St. Mary, en el sur de Alberta, en 1999.

Por una extraordinaria peculiaridad del destino geológico, los sedimentos del embalse de Santa María en el sur de Alberta han conservado una rica variedad de huesos y huellas de la Edad de Hielo de Alberta: mamut, buey almizclero, caballo, caribú, camello y bisonte gigante. Algunos tienen más de 11.000 años.

Foto: Dr. Brian Kooyman, Departamento de Arqueología, Universidad de Calgary, Calgary, Alberta
De: http://www.pma.edmonton.ab.ca/events/timetrav/vii/_tracks.htm

El rinoceronte lanudo Rhinoceros antiquitatis

Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El mamut lanudo Elephas primagenius

Este robusto animal de la tundra y su compañero, el rinoceronte lanudo, reemplazó gradualmente a la pareja afroasiática del elefante de colmillos rectos y el rinoceronte de Merck.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El rinoceronte lanudo Rhinoceros antiquitatis

Este robusto animal de la tundra y su compañero, el mamut lanudo, reemplazó gradualmente a la pareja afroasiática del elefante de colmillos rectos y el rinoceronte de Merck.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El reno de la tierra estéril, Rangifer tarundus - un animal típico de la tundra.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El Tejon, Gulo luscus borealis - un animal típico de la tundra.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El zorro ártico Canis lagopus - un animal típico de la tundra.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El lemming anillado, Miodes torquatus - un animal típico de la tundra.

Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

El buey almizclero, Ovibos moschatus - un animal típico de la tundra.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Un buey almizclero cerca de Sondrestrom, Groenlandia, circa 1966
Foto: H. http://www.firebirds.org/menu10/mn10_p45.htm

Un buey almizclero en un parque natural en el norte de Noruega.
Foto: Per, 2001


Descendientes modernos de los cuatro tipos principales de la familia de los caballos que vagaron por Europa occidental en el Paleolítico superior.
(A) la meseta, el desierto o el caballo celta
(B) el caballo de la estepa o Przwalski
(C) el bosque o el caballo nórdico
(D) el kiang o asno salvaje de las estepas asiáticas
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Esta es una toma rara de una yegua Przwalski con un potro.
Foto de http://museums.ncl.ac.uk/flint/images/horse.jpg



El caballo del desierto o celta, con cabeza delicada, miembros largos y delgados y lomo corto, de una pintura en el techo de Altamira en el norte de España. El caballo está pintado en rojo ocre con contornos de manganeso negro. El ojo, el oído, la boca, las fosas nasales y el mentón están cuidadosamente grabados.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)


La gamuza europea
Foto: http://home.clear.net.nz/pages/henry/hnz.htm


Cabezas de cuatro rebecos grabados en un trozo de cuerno de reno, de la gruta de Gourdan, Haute-Garonne
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)


La gamuza
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)


La cabra montés
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Si tiene alguna duda sobre la capacidad de la cabra montés para sortear pendientes pronunciadas, estas fotos a continuación deberían aclarar esas dudas.

Esta es la presa Diga del Cingino en Italia, ¿puedes ver los puntitos en la pared? ¿Qué crees que son?

Foto y texto: correo electrónico viral

Mire aún más de cerca. ¿Aún no sabes cuáles son?

Foto y texto: correo electrónico viral

Echemos un vistazo más de cerca. Son Ibex europeo.

Foto y texto: correo electrónico viral

Les gusta comer musgo y líquenes y lamer la sal de la pared de la presa.

Foto y texto: correo electrónico viral



El campañol alpino agrandado y el campañol y la perdiz blanca a la misma escala
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)


La oveja argali
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)

Animales esteparios de las estepas y desiertos de Asia, (particularmente Ucrania) que invadieron Europa occidental en el Paleolítico superior, primero a finales de la época achelense, y plenamente representados por la época magdaleniense.


El antílope saiga. Seguramente uno de los menos bellos de todos los animales de la estepa.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)
El gran ratón saltador jerboa y el hámster de estepa. El jerbo es más grande de lo que se muestra aquí en comparación con el hámster.
Foto: H. Osborn, 'Hombres de la Edad de Piedra' (1916)


La pequeña edad de hielo provocada por el hielo marino del Ártico

La Pequeña Edad de Hielo, un período de enfriamiento global que duró desde principios del siglo XIV hasta mediados del siglo XIX, fue desencadenado por una salida excepcionalmente grande de hielo marino desde el Océano Ártico hacia el Atlántico Norte en la década de 1300, según un nuevo artículo publicado en la revista Avances de la ciencia.

El mapa batimétrico de la entrada del estrecho de Fram y los círculos rojos de la región aguas abajo indican la ubicación de los núcleos de sedimentos marinos. Recuadro: gráfico de hielo histórico danés de principios del siglo XX que muestra la extensión del hielo marino del océano Ártico que se observa a lo largo del suroeste de Groenlandia. Crédito de la imagen: millas et al, doi: 10.1126 / sciadv.aba4320.

"Decidimos juntar diferentes hebras de evidencia para tratar de reconstruir espacial y temporalmente lo que era el hielo marino durante los últimos mil quinientos años, y luego ver qué encontramos", dijo el Dr. Martin Miles, investigador de el Instituto de Investigación Ártica y Alpina de la Universidad de Colorado, Boulder y el Centro Noruego de Investigación NORCE y el Centro Bjerknes de Investigación Climática.

El Dr. Miles y sus colegas reunieron registros de núcleos de sedimentos marinos perforados desde el fondo del océano desde el Océano Ártico hasta el Atlántico Norte para obtener una visión detallada del hielo marino en toda la región durante los últimos 1400 años.

Los núcleos incluían compuestos producidos por algas que viven en el hielo marino, las conchas de organismos unicelulares que viven en diferentes temperaturas del agua y los desechos que el hielo marino recoge y transporta a largas distancias. Los núcleos fueron lo suficientemente detallados como para detectar cambios abruptos en el hielo marino y las condiciones del océano a lo largo del tiempo.

Los registros indican un aumento abrupto en el hielo marino del Ártico exportado al Atlántico Norte a partir de 1300, alcanzando su punto máximo a mediados de siglo y terminando abruptamente a fines del 1300.

“Siempre me ha fascinado no solo ver el hielo marino como un indicador pasivo del cambio climático, sino cómo interactúa con el sistema climático o cómo podría conducirlo a cambios en el sistema climático en escalas de tiempo prolongadas. Y el ejemplo perfecto de eso podría ser la Pequeña Edad del Hielo ”, dijo el Dr. Miles.

Por un lado, la nueva reconstrucción proporciona pruebas sólidas de una anomalía masiva del hielo marino que podría haber sido provocada por un aumento del vulcanismo explosivo.

Por otro lado, la misma evidencia apoya una explicación alternativa intrigante.

Los modelos climáticos llamados "modelos de control" se ejecutan para comprender cómo funciona el sistema climático a lo largo del tiempo sin verse influenciado por fuerzas externas como la actividad volcánica o las emisiones de gases de efecto invernadero.

Un conjunto de experimentos recientes de modelos de control incluyó resultados que retrataron eventos fríos repentinos que duraron varias décadas.

Los resultados del modelo parecían demasiado extremos para ser realistas & # 8212 las llamadas simulaciones del patito feo & # 8212 y los investigadores estaban preocupados porque mostraban problemas con los modelos.

El nuevo estudio encontró que puede que no haya nada de malo en esos modelos.

"De hecho, encontramos que el número uno, tenemos evidencia física y geológica de que estas excursiones de hielo marino frío de varias décadas en la misma región pueden, de hecho, ocurrir", dijo el Dr. Miles.

“En el caso de la Pequeña Edad de Hielo, lo que reconstruimos en el espacio y el tiempo fue sorprendentemente similar al desarrollo en una simulación del modelo del Patito Feo, en el que un evento frío espontáneo duró aproximadamente un siglo. Implicó vientos inusuales, exportación de hielo marino y mucho más hielo al este de Groenlandia, tal como lo encontramos aquí ".

Los provocativos resultados muestran que el forzamiento externo de los volcanes u otras causas puede no ser necesario para que ocurran grandes cambios en el clima.

"Estos resultados sugieren fuertemente & # 8230 que estas cosas pueden ocurrir de la nada debido a la variabilidad interna en el sistema climático", dijo el Dr. Miles.

Los núcleos marinos también muestran un pulso prolongado y lejano de hielo marino cerca de las colonias nórdicas en Groenlandia, coincidiendo con su desaparición en el siglo XV.

Se ha desatado un debate sobre el motivo de la desaparición de las colonias, y por lo general se acuerda solo en que un clima frío presionó mucho sobre su capacidad de recuperación.

A los autores del estudio les gustaría tener en cuenta los cambios oceánicos cercanos: grandes cantidades de hielo marino y aguas polares frías, año tras año durante casi un siglo.

“Este enorme cinturón de hielo que sale del Ártico & # 8212 en el pasado e incluso hoy & # 8212 recorre todo el camino alrededor del cabo Farewell hasta donde estaban estas colonias”, dijo el Dr. Miles.

"Nos gustaría mirar más de cerca las condiciones oceánicas junto con los investigadores que estudian las ciencias sociales en relación con el clima".


La era del hielo venidera

Cómo un aumento de las aguas del océano puede inundar la mayoría de nuestras ciudades portuarias en el futuro previsible, y por qué será seguido por el crecimiento de un vasto glaciar que eventualmente cubrirá gran parte de Europa y América del Norte.

E HIS es la historia de dos científicos, que comenzaron hace cinco años, con una sola pista de radiocarbono del fondo del océano y una corazonada salvaje, para rastrear uno de los grandes misterios sin resolver de la tierra: ¿Qué causó las antiguas eras glaciales? Su búsqueda llevó a muchos continentes y mares, a ríos ahogados y cuevas de montaña abandonadas, a ramas de la ciencia lejanas. Los llevó a través de la historia registrada, desde las tablas de piedra del hombre primitivo hasta los titulares de los periódicos contemporáneos.

Maurice Ewing y la goleta Vema. Imagen de Neptune & # 8217s Needle

Estos dos científicos serios y cuidadosos: el geofísico Maurice Ewing, director del Observatorio Geológico Lamont de la Universidad de Columbia, y el geólogo-meteorólogo William Donn, creen que finalmente han encontrado la explicación para los glaciares gigantes, que cuatro veces durante el último millón de años han avanzado y retrocedido. la tierra. Si tienen razón, el mundo se dirige ahora hacia otra Edad de Hielo. No vendrá como una catástrofe repentina, sino como la culminación inevitable de un proceso que ya ha comenzado en los océanos del norte.

A medida que Ewing y Donn lean la evidencia, una Edad de Hielo resultará de un lento calentamiento y aumento del océano que ahora está teniendo lugar. Creen que esta inundación oceánica, que puede sumergir grandes áreas costeras del este de Estados Unidos y Europa occidental, derretirá la capa de hielo que ha cubierto el Océano Ártico a lo largo de toda la historia registrada. Los cálculos basados ​​en las observaciones independientes de otros científicos indican que este derretimiento podría comenzar en aproximadamente cien años.

Es este derretimiento del hielo ártico lo que creen Ewing y Donn que desencadenará otra Edad de Hielo en la tierra. Ellos predicen que causará grandes nevadas en el norte, nieves perennes que no se derriten y que el mundo no ha visto desde la última Edad de Hielo hace miles de años. Estas nieves harán que los glaciares árticos vuelvan a crecer, hasta que su altísima altura los obligue a avanzar. El avance hacia el sur será lento, pero si sigue la ruta de las glaciaciones anteriores, cubrirá con hielo gran parte de América del Norte y Europa. Por supuesto, tomaría muchos siglos para que esa pared de hielo llegara a Nueva York y Chicago, Londres y París. Pero su llegada es una consecuencia inevitable del ciclo que, según creen Ewing y Donn, está teniendo lugar ahora.

La llegada de otra Edad de Hielo es un evento que los científicos serios nunca han podido predecir a partir de fenómenos terrestres observables. Porque hasta que Ewing y Donn postularon su nueva Teoría de la Edad del Hielo (se publicó por primera vez en Ciencias en junio de 1956 y apareció un segundo informe en mayo de 1958) la naturaleza misma del problema parecía desafiar el tipo de comprensión científica que hace posible la predicción.

Los científicos saben que los glaciares que permanecen tranquilos en el Ártico hoy en día cubrieron Estados Unidos con una pared de hielo de hasta dos millas de espesor, su límite sur se extiende desde Long Island a través de Nueva York, Pensilvania, Ohio, Illinois, Wisconsin, Iowa y las Dakotas. hasta el río Missouri, con extensiones en el país montañoso occidental. . . que cubría el norte de Europa, Inglaterra, gran parte de Francia y Alemania. . . que creó los Grandes Lagos, los ríos Hudson y St. Lawrence. . . que movió montañas, derribó bosques, destruyó especies enteras de vida.

También saben que hace suficiente frío en el Ártico como para que crezcan los glaciares hoy, pero casi no ha caído nieve allí en los tiempos modernos. ¿Qué causó esas nieves que construyeron los glaciares de la Edad de Hielo hasta que su propia altura los obligó a marchar, y qué hizo que finalmente se retiraran? ¿Y por qué la tierra ha estado oscilando entre las edades de hielo y el clima como el de hoy durante un millón de años, cuando antes de eso todo el planeta disfrutaba de un clima templado sin extremos de frío o calor? Los científicos podrían responder a estas preguntas solo en términos de una catástrofe repentina (una erupción volcánica, el movimiento de la tierra hacia una nube de polvo cósmico) y las catástrofes impredecibles no son la preocupación de la ciencia contemporánea. Pocos científicos habían trabajado siquiera en el problema en los últimos años.

Fue solo por una combinación de circunstancia afortunada y curiosidad persistente que Ewing y Donn como equipo comenzaron a trabajar de manera constante en el Misterio de la Edad de Hielo. Como Director del Observatorio Geológico Lamont, ubicado en la cima de New York Palisades sobre el río Hudson, Ewing enseña geofísica teórica y dirige investigaciones en sismología de terremotos, geología y biología marina y oceanografía. Donn enseña geología en Brooklyn College y dirige la investigación en meteorología en Lamont. Dado que los dos hombres viven a veinte millas de distancia y estaban ocupados todo el día, a menudo se reunían a las once de la noche en un laboratorio desierto de la Universidad de Columbia, a medio camino entre sus casas, y trabajaban hasta la mañana en el sendero de la Edad de Hielo.

L OS dos hombres comparten la pasión del científico por la búsqueda pura, sin importar a dónde los lleve. Ewing, un texano alto y poderoso que habla con voz suave, era canoso antes de los cincuenta, un hecho que sus amigos atribuyen al ritmo al que ha vivido su vida como científico. Durante un cuarto de siglo ha liderado expediciones por el océano, a menudo arriesgando su vida mientras es pionero en nuevos métodos para investigar sus secretos. A principios de la década de 1930, fundó una nueva ciencia lanzando cargas desde un bote ballenero y usando un sismógrafo para identificar las diferentes capas de tierra debajo del océano. En 1955 se le otorgó el Premio al Servicio Distinguido de la Armada por diseñar el método SOFAR (Sound Fixing and Ranging) para rescatar a hombres de barcos y aviones perdidos en el mar.

Donn, criado en la ciudad de Nueva York, es un meteorólogo delgado y enjuto, que domina los maremotos con logaritmos. Su dominio de la compleja relación entre el mar y el clima complementó el conocimiento de Ewing sobre las profundidades de los océanos.

Los bits de información originales que llevaron a los dos científicos a la pista del Misterio de la Edad de Hielo salieron a la luz por primera vez en las cubiertas de la goleta de tres mástiles. Vema que el Observatorio Lamont utiliza para la exploración científica. En el verano de 1953, el barco trazó un patrón desconcertante en el fondo del océano que iba del Atlántico al Golfo de México y al Mar Caribe. La tripulación de Columbia-Lamont estaba trabajando con su recién perfeccionado "descorazonador de aguas profundas", un dispositivo que puede sacar sedimentos primitivos sin perturbaciones a través de hasta 4.000 brazas de agua (24.000 pies), tal como se depositó hace miles de años.

Este “descorazonador” es un tubo de acero de bordes afilados, de dos pulgadas y media de diámetro y hasta 70 pies de largo. Cuando se ha bajado del barco a menos de 15 pies del fondo del mar, un gatillo dispara el mecanismo de sujeción y el tubo es perforado por un peso en el sedimento. Las expediciones oceánicas de Lamont han producido núcleos de hasta 60 pies, casi 2000 de ellos, que representan los depósitos sucesivos de miles de años. Como lo describe Ewing,

"El registro completo de la tierra está allí en la forma más tranquila que se pueda encontrar en cualquier lugar: rastros de animales, rocas y plantas de edades sucesivas conservados en el orden en que se filtraron desde la superficie del mar".

Solo recientemente, las técnicas de isótopos radiactivos han hecho posible deducir cuándo se depositó el sedimento y otras cosas sobre el mundo del que procedía. Los científicos ahora pueden medir el radiocarbono en una muestra de lodo del fondo del océano y saber cuánto tiempo ha permanecido allí. El carbono radiactivo deja de reponerse cuando se elimina de la atmósfera y se desintegra a un ritmo conocido. Por lo tanto, los químicos calculan a partir de la relación entre el radiocarbono y el carbono ordinario en una cáscara fósil si se ha estado descomponiendo durante mil, cinco o diez mil años.

En estos núcleos de barro del Caribe, el Atlántico ecuatorial y el Golfo de México ese verano, la expedición Lamont siguió viendo una línea extraña y afilada. “Aproximadamente a un pie por debajo del suelo del océano, el sedimento cambió repentinamente de rosa salmón a gris”, dijo Ewing. “Podías verlo afilado como una navaja cuando se abrían los núcleos en la cubierta del barco. Otros habían informado de esta misma línea en el Atlántico norte.

“Cuando sometimos estos núcleos a pruebas de laboratorio paleontológico en Lamont, descubrimos lo que significaba esa línea nítida: en un momento determinado, el océano cambió repentinamente de frío a cálido. El sedimento rosado contenía caparazones de diminutos animales de agua cálida, el sedimento gris, animales de agua fría ”.

De vuelta en Lamont, la medición del radiocarbono mostró que este calentamiento repentino tuvo lugar a lo largo y ancho del vasto Océano Atlántico, hace 11.000 años. Los núcleos no mostraron prácticamente ningún cambio de temperatura durante 90.000 años, excepto por este aumento repentino. Donn, el experto en meteorología de Lamont, estaba tan desconcertado como Ewing.

"¿Qué pasó hace 11.000 años para calentar el océano?" siguieron preguntándose en momentos extraños durante el próximo año más o menos. "¿Qué podría cambiar el clima de todo el océano tan abruptamente?"

Ni Ewing ni Donn pueden decir con precisión cuándo llegó la corazonada. El problema continuó atormentándolos, mientras viajaban por el país asistiendo a reuniones y haciendo trabajo de campo. En el camino de regreso de Chicago, es posible que hayan visto romperse el hielo en el río Delaware. Recuerdan haber leído un artículo de periódico sobre un gran premio gordo de apuestas en el que el día en el que saldría el hielo en el Yukón. La cadena de pensamiento parece obvia ahora: el agua se congela, el hielo se sale, este es un cambio brusco y abrupto, el único cambio repentino que pueden le suceda a un cuerpo de agua.

Pero los océanos no se congelan. Las corrientes oceánicas disipan el frío, excepto, por supuesto, en el pequeño Océano Ártico, que está casi completamente rodeado de tierra.

"¿Qué pasaría si el hielo saliera del Océano Ártico como lo hace en el Yukón o el Delaware?" Ewing y Donn recuerdan haberse preguntado, mientras repasaban el problema de nuevo, un día en Lamont.

“Bueno, pensamos, el Océano Ártico se volvería más cálido. Porque el agua fluiría más libremente entre él y el Atlántico, disipando el frío. Y, por supuesto, el Océano Atlántico se volvería más frío. Pero espere un minuto. . . lo vimos simultáneamente. Si el Océano Ártico fuera agua abierta, calentada por el Atlántico, más cálida que la tierra que lo rodea, el agua se evaporaría y caería como nieve sobre la tierra. Más nieve en Groenlandia y el norte de Canadá haría crecer los glaciares. Los glaciares no crecen ahora porque no hay aguas abiertas en el Ártico que proporcionen la humedad para la nieve.

"Y de repente tuvimos la sorprendente corazonada de que el Océano Ártico estaba abierto durante la Edad del Hielo. Y que se congeló hace solo 11.000 años. Fue esta congelación del Océano Ártico lo que calentó tan repentinamente el Atlántico y puso fin a la Edad del Hielo ".

“Esos diez minutos bastante emocionantes”, me dijeron, “contradecían un montón de cosas que siempre habíamos dado por sentado. Todos han asumido que el Océano Ártico, tan cubierto de hielo hoy, sería aún más frío y más completamente congelado durante una Edad de Hielo.

“Obtienes muchas de estas ideas locas en nuestro negocio. Si uno dura cinco minutos, empiezas a tomártelo en serio. Cuanto más pensábamos en este, más sumaba. Explicó tantas cosas que siempre nos han desconcertado.

“Por una vez que acepta la idea radical de que el Ártico era un océano abierto cálido en la época de los grandes glaciares continentales, puede reconstruir un patrón meteorológico completamente diferente al que conocemos hoy. A medida que lo resolvimos, pudimos ver una sorprendente cadena de causa y efecto entre los océanos y los propios glaciares. Pudimos ver cómo los océanos funcionarían como un "termostato" real para mantener la tierra alternando entre glaciaciones glaciares y períodos interglaciares como el actual.

“Todo depende del hecho de que el Polo Norte está donde está: en medio del Océano Ártico, que está casi completamente rodeado por tierra, excepto por un 'umbral' poco profundo entre Noruega y Groenlandia que se abre al Atlántico, y el insignificante Estrecho de Bering. Si las frías aguas del Ártico se intercambiaran libremente sobre este umbral con las cálidas aguas del Atlántico, el Océano Ártico no se congelaría. Su humedad construiría glaciares. (En las frías temperaturas del norte, la humedad que se evapora del Ártico abierto caería como nieve, demasiada nieve para derretirse en el corto verano ártico. Cuando la velocidad a la que se acumula la nieve excede la velocidad a la que se derrite, los glaciares crecer.) Pero a medida que crecían esos glaciares, encerrarían tanta agua del océano que el nivel del mar bajaría.

“Sabemos que el nivel del mar se redujo entre 300 y 400 pies en el pico de la última Edad de Hielo. Ahora, la mayor parte de ese umbral entre Noruega y Groenlandia tiene menos de 300 pies de profundidad. En cierto punto, los glaciares bajarían tanto el nivel del mar que el Océano Ártico quedaría prácticamente aislado del Atlántico más cálido. Entonces, el Océano Ártico se congelaría. Y los glaciares, que ya no están guiados por la nieve, se derretirían bajo el sol de verano del Ártico, devolviendo su agua a los océanos. Luego, el nivel del mar aumentaría, hasta que suficiente agua cálida del Atlántico volviera a fluir sobre ese alféizar para derretir la capa de hielo del Ártico y comenzar otro ciclo glacial ".

Donn elaboró ​​un mapa meteorológico del mundo, con un océano Ártico abierto, más cálido que las tierras circundantes. Mostró un patrón de tormenta completamente diferente al que existe hoy en día, más lluvia y nieve en el Ártico, un patrón de viento que lleva más humedad del océano hacia el interior en general. Mostró violentas ventiscas sobre el este de América del Norte que esparcirían más nieve sobre los glaciares. Los veranos se volverían más parecidos a los inviernos a medida que la pared glaciar avanzara hacia el sur. El mapa meteorológico de Donn con el Ártico abierto incluso mostró que habría lluvia en los desiertos de hoy.

Pero necesitaban más pruebas para su teoría. Tuvieron que rastrear la evidencia circunstancial de lo sucedido hace 11.000 años, tuvieron que buscar testigos geológicos para confirmar su reconstrucción del crimen.

PISTAS DE UN RÍO Ahogado

T HEY se embarcó en el minucioso examen de los registros de los exploradores del Ártico anteriores. Hubo pocos datos relevantes. Un día, pasando por viejos volúmenes polvorientos de la National Geographic, encontraron una fotografía de una playa ártica, una playa que solo podría haber sido creada por largos años de fuertes olas. Debe haber habido mar abierto en el Ártico para hacer esa playa.

Ewing se hizo a la mar en el Vema de nuevo. En el Golfo de México, el rastro de la Edad de Hielo parecía desaparecer por completo en una llanura sin fondo de limo gris plano. los Vema tomó núcleo tras núcleo debajo del delta del Mississippi sin encontrar las líneas fósiles cruciales.

"Ni siquiera pudimos llegar al fondo con nuestros corers", recuerda Ewing. “Estábamos seguros de que el Golfo debía haber cambiado de frío a cálido al igual que los otros océanos, pero ¿cómo podríamos probarlo cuando parecía no haber fósiles en absoluto en esa interminable capa gris? Sospechamos que el limo gris había venido del Mississippi y se había extendido por el suelo del Golfo arrastrándose por el fondo. Si pudiéramos encontrar una colina que estuviera muy por encima del suelo del Golfo, el sedimento en la parte superior habría bajado sin ser molestado desde la superficie del agua y podría contener el registro de esos cambios de temperatura ".

Casi navegaron sobre ellos, un grupo de colinas que se elevaban a trescientos metros del fondo del océano. Allí, en lugar de desconcertar el limo gris, finalmente encontraron las familiares, afiladas capas de fósiles glaciales e interglaciares.

Y ese limo muy gris que había oscurecido su rastro resultó ser una prueba más de que hace 11.000 años fue la fecha en que terminó la Edad del Hielo.

En Lamont, la medición de radiocarbono mostró que el limo interrumpido deslizándose desde el Mississippi hace apenas 11.000 años. Esto significó que en ese momento debió haber tenido lugar una gran subida del nivel del mar. Ahogados por la subida del mar, los canales inferiores del río Mississippi retendrían su propio sedimento, perdiendo el poder de sacarlo a la parte central profunda del Golfo, era, casi con certeza, la subida del nivel del mar provocada por el deshielo. de los glaciares.

A S LA tripulación de Lamont estaba persiguiendo este misterio en el mar, otros científicos estaban desenterrando nuevas pistas de la Edad de Hielo en tierra. El comisionado de Energía Atómica Willard F. Libby, el científico que originó la datación por radiocarbono, encontró fósiles de un bosque en Two Creeks, Wisconsin, que primero había sido inundado y luego anulado por el avance del hielo.La datación por radiocarbono demostró que esos árboles, en una de las puntas de los dedos al sur del último avance glacial, fueron empujados hace unos 11.000 años. (Anteriormente, los geólogos pensaban que el hielo había desaparecido mucho antes de esa fecha).

Luego, otros geólogos trajeron una serie de pistas dramáticas de cuevas en los acantilados sobre la Gran Cuenca seca de Nevada y Utah. Varios miles de pies por encima de la cuenca son nichos de roca desgastados por las olas de los lagos glaciares, lagos creados por las grandes lluvias que cayeron al sur de las nieves de la Edad del Hielo. Muy por debajo están las cuevas, también desgastadas por esas olas, que fueron habitadas por el hombre: la famosa Cueva Fishbone sobre el lago seco Winnemucca en el oeste de Nevada y la Cueva Danger sobre el lago glacial Bonneville en Utah.

La evidencia mostró que los hombres se mudaron a esas cuevas poco después de que el nivel del lago descendiera repentinamente y las dejara al descubierto. Se encontraron restos de las redes y cestas que usaban para pescar los peces de los lagos glaciares ahora desaparecidos. La datación por radiocarbono mostró que los hombres vivían en esas cuevas, sacadas por encima del agua cuando cesaron las grandes lluvias y nieves glaciares, hace aproximadamente 11.000 años. Y el tiempo durante el cual los lagos glaciares cayeron desde esos nichos miles de pies por encima de los acantilados, hasta el nivel de las cuevas inferiores, fue dramáticamente corto: solo varios cientos de años. Fue como el cambio repentino que Ewing y Donn habían observado en el océano. La fecha estaba ahora establecida: hace 11.000 años, más o menos unos pocos cientos de años, la última Edad de Hielo terminó repentinamente.

En el momento en que se construyó la teoría, no había evidencia real del propio Océano Ártico que indicara que alguna vez estuvo libre de hielo. Unos meses más tarde, el Dr. A. P. Crary regresó del Océano Ártico y envió sus núcleos a Lamont. Estos núcleos indicaron que había habido una diminuta vida animal durante miles de años en el Océano Ártico, que se detuvo repentinamente, hace once milenios. También mostraron evidencia de icebergs libres para moverse en aguas abiertas en el momento en que Ewing y Donn creen que el Ártico estaba abierto.

¿PODRÍAN haber vivido los hombres a orillas de este océano durante la Edad de Hielo? ¿Hubo testigos humanos del mar Ártico abierto?

"Fue sólo por accidente que nos topamos con una pista vital en una rama de la ciencia completamente diferente", me dijeron. "Podríamos haberlo perdido por completo debido a la compartimentación de la ciencia".

Un día, un colega de Donn comentó, mientras tomaba un café, que había escuchado a un antropólogo en la sala de profesores hablando de algunos rastros que acababan de ser descubiertos de una civilización antigua alrededor del Ártico.

Donn y Ewing comenzaron a llamar a los antropólogos. La evidencia era incierta, supieron, pero parte de ella apuntaba fuertemente a comunidades humanas bien establecidas alrededor del Ártico hace muchos miles de años. De hecho, los pedernales más antiguos que muestran al hombre en Estados Unidos se habían encontrado recientemente en una banda alrededor del Círculo Polar Ártico, que rara vez se desvía hacia el sur.

Los antropólogos estaban desconcertados. Incluso si hubiera existido un puente terrestre entre Siberia y Alaska entonces, ¿por qué el hombre elegiría usarlo para establecerse en el Círculo Polar Ártico, en el corazón mismo del intenso frío polar, a una temperatura que se suponía que era incluso más baja que la actual? Alrededor de ese océano Ártico helado, ¿dónde habría encontrado el hombre el pescado y la caza que sugerían esos pedernales? ¿Por qué los hombres tendrían permaneció allí durante siglos, a menos que, como creen ahora Ewing y Donn, el Océano Ártico estuviera abierto entonces y sus costas fueran un oasis cálido en comparación con los glaciares del sur.

Ewing y Donn sacaron de la cama a otro antropólogo a altas horas de la noche para interrogarlo más. Les dijo que, si bien los antropólogos aún no están seguros de cómo y cuándo el hombre llegó a Estados Unidos, están bastante seguros de que de repente comenzó a migrar hacia el sur, en una ola explosiva, hace unos 11.000 años.

¡Aquí, quizás, estaban sus testigos humanos del final de la Edad de Hielo! La gente que vivía "más allá del viento del norte" en las costas árticas, detrás de la imponente pared de hielo, usaba sus armas con punta de pedernal en la caza mayor y los peces que no podían sobrevivir en las frías temperaturas árticas de hoy. Evidentemente, estos hombres llegaron a América desde Siberia cuando los glaciares habían tomado suficiente agua del mar para descubrir el puente terrestre de Siberia. Permanecieron durante algunos siglos alrededor del cálido Ártico porque los glaciares les impedían desviarse hacia el sur. Luego, hace 11.000 años, huyeron repentinamente. Si el Océano Ártico se congelaba de repente, no podían comer. Tampoco podrían volver a Siberia porque la gran subida del nivel del mar al final de la Edad de Hielo sumergiría una vez más el puente de tierra.

Y justo en el momento en que ya no podían permanecer en el Ártico, se abrieron caminos en la gran pared de hielo al sur de ellos. El derretimiento de los glaciares permitió a los hombres ir al sur por fin, en una ola tan rápida que llegaron a la punta de América del Sur en unos pocos miles de años.

De modo que los antropólogos ahora están reconstruyendo sus propios misterios a la luz de la Teoría de las edades de hielo de Ewing y Donn, que la autoridad de California sobre el hombre primitivo, Carl Sauer, llama “una contribución importante a nuestro entendimiento. . . . La vieja y simple creencia de que el hombre esperó en el umbral del Nuevo Mundo hasta que desapareció la última capa de hielo ha demostrado ser errónea ".

Y, finalmente, se localizó a testigos humanos en los desiertos del sur. Durante el año pasado, los arqueólogos han traído nueva evidencia de que el desierto del Sahara era verde, fértil y próspero con la civilización cuando los glaciares congelaron la vida en América y Europa. Ewing y Donn habían deducido que un océano Ártico abierto habría provocado lluvias en los desiertos actuales. Ahora, de las cuevas del Sahara, llegaron los vívidos dibujos del hombre antiguo de los animales que cazaba en el desierto una vez cubierto de hierba.

O NINGUNA gran pregunta permanecía que la nueva teoría no parecía responder: ¿Qué inició el primer ciclo de la Edad de Hielo?

"Sabemos que durante el último millón de años, el mundo ha oscilado entre las edades de hielo y el clima actual", me dijeron Ewing y Donn. “Antes, toda la tierra estaba mucho más caliente. No había zonas de calor o frío extremos, y en Groenlandia crecían magnolias y las plantas subtropicales de coral alrededor de Islandia prosperaban a once grados del Polo Norte. ¿Por qué entonces no funcionaba el "termostato" del glaciar del océano Ártico? ¿Qué lo encendió repentinamente hace un millón de años?

“La respuesta, creemos, es charla hasta hace un millón de años, el Polo Norte no estaba en absoluto en ese Océano Ártico sin salida al mar, sino en el medio del Pacífico abierto, donde no había tierra en la que la nieve y el hielo pudieran acumularse, y las corrientes oceánicas disiparon el frío.

“La idea de postes errantes puede parecer fantástica. Pero la evidencia magnética recientemente descubierta conduce a la inferencia geológica de que toda la tierra puede desplazar su corteza superficial con respecto al interior. A medida que la zona de la corteza terrestre "se desliza" sobre el interior, diferentes puntos de la superficie pueden estar en el polo norte o sur.

“Se cree que tal cambio en la corteza terrestre tuvo lugar antes de la primera Edad del Pleistoceno, que comenzó hace un millón de años. Antes de eso, el registro magnético muestra el Polo Norte en el medio del Pacífico y el Polo Sur en el Atlántico sur abierto.

“Un cambio abrupto en la corteza terrestre llevó al Polo Norte al Ártico pequeño y prácticamente sin salida al mar, y al Polo Sur al continente Antártico, donde el frío polar no podía ser disipado por las corrientes oceánicas libres. Eso inició las zonas climáticas muy contrastantes que conocemos hoy, y la concentración de frío que finalmente congeló el Océano Ártico, para comenzar los ciclos de la Edad del Hielo ".

Esto explicaría por qué los glaciares de la Edad de Hielo siempre han marchado desde el Ártico. No existe ningún termostato oceánico para activar drásticos ciclos glaciales-interglaciares en la Antártida. Allí, según la teoría, la capa de hielo de la Antártida se ha ido acumulando continuamente desde que el Polo Sur se trasladó a ese continente hace un millón de años, con solo cambios menores causados ​​por el ligero calentamiento y enfriamiento del Atlántico en los ciclos glacial-interglaciares. Esto se ve confirmado por la evidencia de las playas elevadas, que parece indicar que el nivel máximo del mar ha ido descendiendo sucesivamente en cada era glacial.

Y mientras los polos permanezcan donde están, los ciclos de la Edad de Hielo deben continuar.

E WING y Donn se dieron cuenta de que su teoría tenía implicaciones sorprendentes para el futuro. Tienen el disgusto del científico por lo sensacional y elaboraron cuidadosamente la redacción de la conclusión formal de la teoría: "La época reciente puede considerarse como otra etapa interglacial". Varios científicos han intentado refutar su teoría hasta ahora sin éxito.

Mientras Ewing y Donn leen el termostato glacial, la etapa interglacial actual está muy avanzada y la tierra se dirige ahora hacia otra Edad de Hielo. Ciertos signos, algunos de ellos visibles tanto para el profano como para el científico, indican que podemos haber estado observando la aproximación de la Edad de Hielo durante algún tiempo sin darnos cuenta de lo que estábamos viendo.

Aunque los científicos no están de acuerdo sobre su importancia, han observado un calentamiento y un aumento cada vez más rápidos del océano en los últimos años. El agua cálida que fluye hacia el norte ha llevado al bacalao de Cape Cod a Terranova. La temperatura anual ha aumentado diez grados en Islandia y Groenlandia, aquí los inviernos son más cálidos y el río Hudson ya no se congela como solía hacerlo. Es parte de la paradoja de Ewing-Donn que la próxima Edad de Hielo estará precedida por tal calentamiento del clima.

"Sospechamos que el océano ya está lo suficientemente caliente como para derretir la capa de hielo del Ártico", me dijeron Ewing y Donn. “Durante algún tiempo se ha mantenido a la temperatura más alta jamás alcanzada en las cuatro etapas interglaciares anteriores”. A medida que el clima se vuelve más cálido, más y más agua de deshielo glacial se vierte al mar. El Atlántico ya se ha elevado 300 pies desde que los glaciares de la última Edad de Hielo comenzaron a derretirse. Hasta hace veinticinco años, los estudios geodésicos de EE. UU. Indicaban que el nivel del mar estaba aumentando seis pulgadas por siglo en los últimos veinticinco años, esa tasa ha aumentado a dos pies por siglo.

A medida que aumenta el nivel del mar, más y más agua caliente se vierte sobre el umbral de Noruega y Groenlandia, debajo de la capa de hielo del Ártico. Científicos estadounidenses, rusos y escandinavos han observado un calentamiento definido del Océano Ártico durante los últimos cincuenta años y el consiguiente adelgazamiento de la capa de hielo. En una conferencia internacional sobre el hielo marino del Ártico en marzo de 1958, los científicos estimaron que el hielo del Ártico cubre un área un 12% más pequeña que hace quince años y es un 40% más delgada. Un lego podría suponer que si esta tendencia continúa, el Océano Ártico se abrirá y la Edad de Hielo comenzará en otros veinte años. Ewing y Dunn son mucho más cautelosos con las predicciones.

“La velocidad a la que nuestro clima se ha estado calentando en los últimos años podría ralentizarse temporalmente”, me dijeron. “No sabemos la velocidad exacta a la que ahora está subiendo el nivel del mar. Necesitamos evidencia mundial a largo plazo que el Año Geofísico Internacional pueda brindarnos para evaluar con precisión los cambios que parecen estar ocurriendo en el océano y el hielo ”.

Si el océano continúa calentándose al ritmo actual, Ewing y Donn creen que es concebible que haya aguas abiertas en el Ártico dentro de unos cien años. Si tienen razón, por primera vez en la historia del mundo, las víctimas de una Edad de Hielo lo verán venir. Los camarógrafos de televisión estarán furiosos por todo el extremo norte, cubriendo la ruptura de la capa de hielo del Ártico, en busca del primer aguanieve sucio del verano. Porque la Edad de Hielo amanecerá, no en un terror glacial, sino en un aguanieve, como lo describen Ewing y Donn, en unas vacaciones de verano en el norte, simplemente verás un montón de aguanieve sucio, nieve de invierno que por primera vez en miles de años. no se derritió del todo.

En muchas partes de Estados Unidos, en ese momento, la preocupación puede no ser el hielo, sino el agua. Muchos científicos han especulado sobre la inundación del océano que se producirá si continúa el derretimiento de los casquetes glaciares. El científico antártico Laurence Gould advirtió recientemente que “el regreso de solo unos pocos pies de espesor de hielo como agua derretida a los océanos tendría efectos graves en muchos lugares y si todo el hielo se derritiera en el mar, su nivel subiría de 150 a 200 pies. Todos los puertos marítimos del mundo y algunas de sus áreas más densamente pobladas quedarían sumergidas ".

Ewing y Don no saben cuánto más se elevará el mar antes de que se derrita la capa de hielo del Ártico. Dicen que el océano ya se ha elevado hasta el punto en que, si ciertas tormentas recientes hubieran ocurrido durante la marea alta, habría inundado los subterráneos de Nueva York y Boston. Donn ahora trabaja en Lamont en estudios de cambios de períodos largos y cortos en el nivel del mar mundial.

La inundación del océano que provoca la Edad del Hielo no se parecerá a las inundaciones repentinas que han causado estragos en el elenco en los últimos años. Se acumulará lentamente y no fluirá. Las ciudades, industrias y bases militares que se concentran a ambos lados del Atlántico pueden tener que ser evacuadas. (Afortunadamente, las costas del Pacífico son más altas).

Probablemente será posible proteger Nueva York y Washington mediante diques. Partes o la totalidad de Nueva Orleans, Ámsterdam, Rotterdam y otras ciudades ahora están protegidas por diques contra la marea alta, señalan Ewing y Donn. Evidentemente, Nueva York no corre peligro de convertirse en una Atlántida perdida, ahogada bajo el mar. Si las zonas bajas de Brooklyn, Miami, Washington, Nueva Orleans o Ámsterdam se convierten en ciudades fantasma, será porque se habrá tomado una decisión mucho antes de esta inundación lenta de evacuar en lugar de construir diques.

"Según nuestra teoría, con el derretimiento de la capa de hielo del Ártico, el aumento del nivel del mar se detendrá", explicaron Ewing y Donn. En lugar de agregar agua al mar, los glaciares comenzarán a sacarlo.

Durante mucho tiempo después de que disminuya la inundación del océano, el único efecto que la Edad de Hielo tendrá sobre nosotros aquí será más lluvia. La nueva humedad del Ártico que cae en forma de nieve sobre los glaciares aumentará tanto la lluvia como la nieve aquí, hinchando los ríos y regando los desiertos. Luego, gradualmente, nuestro clima se enfriará. Los vientos helados soplarán desde el avance de los glaciares y las grandes nieves caerán más y más hacia el sur. En varios miles de años, una capa de hielo de dos millas puede cubrir los Estados Unidos y Europa. Si el hombre no encuentra la manera de cambiar el termostato glacial, es muy posible que haya un boom inmobiliario en el Sahara.


¿Dónde estaba el hombre durante la Edad del Hielo?

La historia bíblica registra eventos durante o poco después de la Edad del Hielo. Esta época incluye el Libro de Job y la vida y época de los patriarcas judíos.

Cuando pensamos en el hombre de la Edad de Hielo, solemos pensar en un hombre de las cavernas brutal, parecido a un simio, que cazaba mamuts lanudos y rinocerontes lanudos. Según la teoría de la evolución, la Edad de Hielo es el momento en que el hombre evolucionó a través de una serie de eslabones perdidos. (Consulte “¿Hay eslabones perdidos entre el hombre y los simios?” Al final de este capítulo para una discusión sobre los supuestos eslabones perdidos).

La historia bíblica registra eventos durante o poco después de la Edad del Hielo. Esta época incluye el Libro de Job y la vida y la época de los patriarcas judíos. El enfoque de la Biblia está en los eventos que tuvieron lugar en el Medio Oriente después del Diluvio. Entonces, no debemos esperar leer sobre una Edad de Hielo en la Biblia.

Basado en Génesis 10-11, podemos deducir que durante los primeros 100 años después del Diluvio, el hombre vivió exclusivamente en el Medio Oriente. Después de dejar el arca, Noé y sus tres hijos y sus esposas y su descendencia se establecieron y permanecieron en el área del río Tigris-Éufrates hasta el incidente de la Torre de Babel. Cuando Noé y su familia dejaron el arca, Dios les ordenó que se multiplicaran y llenaran la tierra una vez más (Génesis 9: 7). Eligieron no extenderse desde allí en desobediencia a Dios. En poco tiempo, comenzó la rebelión contra Dios. Llegó a un punto crítico cuando la gente de Babel construyó una torre para llegar al "cielo". La rebelión probablemente involucró a la astrología. Dios los juzgó dándoles una confusión de lenguaje que resultó en su dispersión por la tierra (figura 13.1). Esto sucedió entre 100 y 300 años después del Diluvio. Para entonces, la Edad de Hielo ya estaba en marcha.

Dispersión Sur

Figura 13.1. La confusión de idiomas en la Torre de Babel.

Mucha gente decidió dirigirse al suroeste y sureste desde el cálido valle del Tigris-Éufrates (figura 13.2). Los que se dirigían al suroeste se asentaron alrededor del Mar Muerto, Palestina, Egipto, el desierto del Sahara y el resto de África. En ese momento, el clima de verano de toda el área era aún más frío y húmedo que nuestro clima actual. Esto explica las prósperas civilizaciones posteriores al Diluvio que se encuentran en áreas que ahora son inhóspitas. Unos cientos de años después del Diluvio y bien entrada la Edad del Hielo, el Sahara estaba lleno de vida, como lo demuestran los restos de animales acuáticos y el extenso arte rupestre descubierto en el desierto del Sahara.

Otros grupos se dirigieron hacia el sureste hacia la India, el sudeste de Asia, Nueva Guinea, Australia y, finalmente, hacia Nueva Zelanda y las islas del Pacífico occidental. Los aborígenes australianos se incluirían en este grupo temprano.

Dispersión Noroeste

Aquellos que se dirigían al noroeste tenían que ser vigorosos.1 Estaban migrando hacia la capa de hielo escandinava en el norte de Europa y el noroeste de Asia. Probablemente no tenían idea de que existía una capa de hielo cuando se dirigieron al norte por primera vez, pero pronto vieron casquetes de hielo en las montañas. La ceniza volcánica y los aerosoles en la estratosfera hicieron que sus días fueran un poco oscuros y fríos, pero la caza era abundante. Era poco probable que pudieran cultivar porque los veranos eran demasiado frescos y la temporada de crecimiento demasiado corta, pero probablemente recolectaron bayas y raíces en el camino. La caza mayor era un factor posible para que se movieran más y más hacia el norte. Finalmente, algunos entraron en la tierra de los mamuts lanudos. Las cuevas eran los lugares más prácticos para vivir. Su clásico "hombre de las cavernas" europeo se convirtió entonces en una realidad, pero no era ni brutal ni parecido a un mono. Se les conoce como hombre de Neandertal y Cromañón, probablemente tenían una inteligencia media o superior (pudiendo sobrevivir en un entorno hostil), y no les faltaban eslabones.

Figura 13.2. Dispersión de la Torre de Babel. (Dibujado por Daniel Lewis de AiG-USA.)

El hombre de Neandertal (o Neandertal) alguna vez fue considerado un vínculo entre los simios y los humanos, pero esto se debió a un sesgo evolutivo. Tenía algunos rasgos faciales inusuales, pero su cerebro estaba un poco mas grande que el hombre moderno, cuyo cerebro promedia casi tres veces el tamaño de un cerebro de simio. Eso debería haberle hablado mucho a los primeros evolucionistas que siempre están ansiosos por encontrar un eslabón perdido. Se han encontrado más de cien esqueletos del hombre de Neandertal en las cuevas de Europa, Asia occidental y África septentrional. Sus esqueletos desde el cuello para abajo son casi idénticos a los del hombre moderno. El hombre de Neandertal tenía arcos en las cejas, no tenía mentón y la parte posterior de la cabeza se extendía hacia atrás. Estas características del cráneo pueden ser características genéticas únicas (resultado de la endogamia) o causadas por una enfermedad. Algunas de sus características podrían haber sido causadas por enfermedades como el raquitismo y la artritis que se sabía que algunas de ellas poseían.El raquitismo es causado por la falta de vitamina D, que sería un resultado común de vivir en cuevas durante los días nublados y sombríos de la Edad de Hielo.

El hombre de Cromañón, que parecía tan moderno como tú y yo, pareció seguir a los neandertales en Europa algún tiempo después. También vivían en cuevas. Ellos, junto con los neandertales, usaban herramientas de piedra, probablemente porque las herramientas de metal que poseían al salir de Babel se habían gastado. También dejaron sus obras de arte en las paredes de las cuevas en toda la región. Lo más probable es que la gente de Cromañón interactuara con el hombre de Neandertal. La vida habría sido un desafío para ambos grupos en esos días, pero la abundante caza los mantuvo con vida. Para un relato de cómo era probablemente la vida vivir en una cueva cerca de la capa de hielo vista a través de los ojos de un niño de 12 años, lea La vida en la Gran Edad del Hielo.2

Es muy probable que los cromañón y los neandertales se casaran entre sí y se incluyan entre los europeos y asiáticos de hoy. Encontramos esqueletos del período de la Edad de Hielo que muestran una mezcla de características de ambos grupos de personas.

La caza mayor se habría vuelto escasa durante las extinciones al final de la Edad de Hielo, pero como los veranos se estaban volviendo más cálidos, el hombre pudo comenzar a plantar y cosechar nuevamente. Construyó viviendas tribales, luego aldeas y luego ciudades. La civilización y la agricultura se desarrollaron rápidamente. La vida en la gran Edad del Hielo fue solo un bache en la vida del hombre en Europa y Asia occidental. Los arqueólogos y antropólogos evolucionistas han pensado que el desarrollo de la agricultura fue lento en Europa, pero esto se debe muy probablemente a su sesgo evolutivo en el que el hombre evolucionó a partir de los simios durante millones de años. Algunos arqueólogos ahora están reconociendo que la agricultura podría haberse desarrollado rápidamente en Europa:

La comprensión de que los cazadores-recolectores recientes pueden recurrir al pastoreo y al cultivo de cultivos si perciben que esto es ventajoso tiene importantes implicaciones para los estudios de los orígenes agrícolas en Europa.3

Origen de los nativos americanos

Otras familias abandonaron el valle del Tigris-Éufrates en dirección este y noreste (figura 13.2). Ellos también habrían sido un pueblo resistente, ya que el interior continental de Asia era relativamente frío y los casquetes polares se desarrollaban en las montañas más altas. Los que se extendieron hacia el este fueron las antiguas tribus orientales que se establecieron en el este de Asia.

Algunas de las tribus se habrían trasladado al noreste hacia Siberia. Los inviernos eran fríos en esta región, pero no tanto como lo son hoy. La caza fue abrumadoramente abundante. Aquí es donde los mamuts lanudos vivían por millones. Hay bastantes signos de que el hombre primitivo habitó Siberia, especialmente el sur de Siberia. Recientemente, los arqueólogos descubrieron que el hombre vivió durante la Edad de Hielo a lo largo del río Yana en el centro norte de Siberia.4 Esta época sería, según la teoría evolutiva, durante el "paleolítico" (edad de piedra antigua) y el "neolítico" (edad de piedra nueva). ) períodos. Estas clasificaciones del siglo XIX ahora se ven como simplificaciones:

Vimos anteriormente cómo el esquema del siglo XIX para la prehistoria europea la divide en una secuencia de edades basada en el material utilizado para las herramientas de corte: primero piedra, luego bronce, luego hierro. Los arqueólogos de hoy se dan cuenta de que, si bien estas pueden ser divisiones útiles, no necesariamente corresponden a cambios importantes en la forma en que vivían las personas prehistóricas o funcionaban las comunidades prehistóricas.5

A medida que las tribus continuaron sus viajes, algunos permanecieron en Siberia mientras que otros con más pasión por los viajes continuaron avanzando. Incluso es posible que a medida que se acercaban al apacible Océano Pacífico o Ártico, el clima fuera más cálido que el interior de Asia. Esto podría haberlos motivado a continuar migrando hacia el este.

Figura 13.3. La dispersión del hombre rodeando el puente terrestre de Bering y hacia América del Norte a través de un corredor sin hielo. También se muestra una ruta costera alternativa.

Pronto, algunos de los nómadas llegaron al estrecho de Bering entre Siberia y Alaska. Debido a que era poco profundo o seco, cruzaron al Nuevo Mundo y se convirtieron en los primeros nativos americanos en llegar a Alaska. Las tierras bajas de Alaska tenían inviernos suaves y veranos frescos en esta época. Como siempre, algunas personas se asentarían y otras seguirían migrando. Desde Alaska, continuaron hacia el Territorio de Yukon en el noroeste de Canadá y el sureste a lo largo de las laderas orientales de las Montañas Rocosas y bajaron por el corredor libre de hielo (figura 13.3).

Habría sido necesario la mayor parte de la Edad de Hielo para que hubiera suficiente nieve y hielo amontonados en la tierra para exponer el estrecho y la plataforma poco profundos de Bering para que el hombre pudiera caminar hasta Alaska. Esto supone la profundidad actual del estrecho de Bering. Habría habido solo una pequeña ventana de oportunidad para caminar a pie hacia Alaska. Ese momento habría ocurrido cerca del final de la Edad de Hielo cuando las condiciones se volvieron más frías. Debido a que muchos animales ya habían precedido al hombre en América del Norte, me inclino por la opción de que el Estrecho de Bering era menos profundo al principio de la Edad de Hielo y quedó expuesto antes. Entonces, el hombre y la bestia habrían emigrado a América del Norte a principios de la Edad de Hielo.

La mayoría de los nativos americanos viajaron por tierra, pero es posible que otros hayan migrado por la costa del Pacífico. Podrían haber construido botes, cruzar el estrecho de Bering y flotar a lo largo de las costas de Alaska y el oeste de Columbia Británica hasta el estado de Washington y desde allí al sur y al este. Las aguas del Océano Pacífico seguirían siendo cálidas y los glaciares seguirían ocupando las montañas de la Columbia Británica tan temprano en la Edad de Hielo. Los arqueólogos han descubierto un gran vertedero de basura antiguo en su mayoría de huesos de pescado en la isla Heceta cerca de Ketchikan, Alaska. Un informe en Noticias de ciencia6 estados:

Los restos de animales muestran que estas personas tenían experiencia en la pesca en alta mar y hacían un uso extensivo del transporte acuático. … [Había] un clima costero relativamente templado y el acceso a abundantes fuentes de alimentos marinos habría beneficiado enormemente a los inmigrantes marítimos, en comparación con los cazadores que cruzan un corredor extremadamente frío [sin hielo] entre enormes capas de hielo.

Esta declaración está dentro de un contexto uniformisario de la Edad de Hielo. Dentro del modelo posterior a la Era del Hielo de las Inundaciones, el corredor libre de hielo a lo largo de las laderas orientales de las Montañas Rocosas no sería tan frío en el invierno debido a los vientos chinook descendentes.

El corredor probablemente todavía estaría abierto ya que aún era temprano o en la mitad de la Edad de Hielo cuando ocurrieron las primeras migraciones. Los animales habían usado el corredor antes, desde que comenzaron su propagación unos cientos de años antes que el hombre. El corredor se cerró a finales de la Edad de Hielo cuando las capas de hielo de la Columbia Británica y el centro de Canadá se fusionaron, pero hay evidencia de que las primeras personas probablemente lo lograron antes del cierre y no después. Una pieza de evidencia de esto se encuentra en el niño Taber, encontrado en el sur de Alberta por debajo de 60 pies de labranza glacial y escombros post-glaciales.7 Varios arqueólogos han cuestionado la implicación pre-glacial del niño Taber, 8 pero su ubicación indica que es pre-glacial.

Los primeros nativos americanos, llamados con varios nombres por los arqueólogos, como Clovis o el hombre de Folsom, no habrían tenido dificultad en extenderse hacia el sur, hacia el sur de América del Norte, América Central y, finalmente, hacia América del Sur. El viaje desde los ríos Tigris-Éufrates hasta el extremo sur de América del Sur no tenía por qué ser un viaje agotador, como algunos han imaginado, 9 ni tampoco necesitó mucho tiempo. Si las tribus fueran cazadores nómadas y tuvieran un promedio de dos millas por día durante solo cuatro de los meses más cálidos, se moverían a una velocidad de 250 millas (400 km) al año. La distancia al extremo sur de América del Sur es de unas 15.000 millas (24.000 km). A razón de 250 millas (400 km) cada verano, la gente podría haber hecho el viaje en solo 60 años.

Sesenta años es un cálculo aproximado para estimar el mínimo tiempo que tardaría en llegar a América del Sur. La migración real probablemente habría sido más complicada y lenta. La migración podría haber ocurrido en rachas. Algunas tribus podrían haberse asentado durante un tiempo en un lugar antes de seguir adelante. Sabemos que algunas tribus se asentaron a lo largo de la ruta, como los esquimales. ¿Por qué seguirían moviéndose las tribus más errantes? Hay muchas razones posibles, ya mencionadas anteriormente. Algunos simplemente podrían haber poseído pasión por los viajes y viajar por la misma razón por la que las personas escalan una montaña: porque está allí. Otros podrían haberse visto obligados a trasladarse debido a conflictos humanos de diversa índole. Podría haber sido la generación más joven extendiéndose hacia un territorio más prometedor lejos de sus mayores más asentados. Las tribus podrían haber pensado que cazar sería mejor más adelante, al igual que el dicho "la hierba es más verde al otro lado de la montaña". Independientemente, las personas, así como los animales, no necesitan mucho tiempo para poblar América del Norte y del Sur.

¿Tenía un propósito la Edad de Hielo?

Algunos pueden preguntarse si hubo un propósito ordenado por Dios para la Edad del Hielo. En otras palabras, ¿Dios causó la Edad de Hielo que tendría algún beneficio para el hombre? ¿O fue la Edad de Hielo simplemente una consecuencia climática del diluvio del Génesis?

Sabemos que el Diluvio tuvo un propósito. Fue para destruir la maldad del hombre y empezar de nuevo porque "... vio Jehová que la maldad del hombre era grande sobre la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era solamente maldad continuamente" (Génesis 6: 5 NASB ). Esa fue una situación extremadamente sombría, y Dios se vio obligado a tomar medidas drásticas. La confusión de idiomas en la Torre de Babel también tenía un propósito. Fue un juicio de Dios con el objetivo de hacer que el hombre finalmente llenara la tierra después del Diluvio. También creo que Dios podía ver adónde llevaría una unión de personas tan impía e idólatra en el camino, y no era bueno. Podría haber ocurrido cualquier cantidad de resultados negativos. Muchos otros eventos bíblicos pueden entenderse como "viniendo de Dios" para cumplir Su propósito. ¿Qué pasa con la Edad de Hielo?

Es difícil concluir de una forma u otra si la Edad de Hielo tuvo un propósito para el hombre. La Edad de Hielo no se menciona en la Biblia, es una deducción climática del evento bíblico del Diluvio. Uno podría pensar que si un evento tan grande como la Edad del Hielo tuviera un propósito, Dios lo habría mencionado. Sin embargo, prácticamente toda la Biblia se escribió después de que el hielo se derritió. El Libro de Job es probablemente el único libro escrito durante la Edad del Hielo. Job menciona la nieve y el hielo, pero podría haber observado tales características durante el invierno. También hay eventos no mencionados en la Biblia que tienen un propósito para el hombre. Además, la Edad de Hielo se produjo en el extremo norte o en las montañas, lejos del contacto con la mayoría de la gente. Por lo tanto, la Edad de Hielo produciría poco daño para la humanidad.

Hay dos propósitos que me gustaría sugerir. Las capas de hielo y los glaciares muelen la roca hasta convertirla en un limo. Este limo se llama harina de roca. Mientras terminaba la Edad de Hielo, esta harina de roca habría sido arrastrada por todo el mundo por las fuertes y secas tormentas durante la desglaciación. Incluso hay mucho polvo en la parte de la Edad de Hielo de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida. Hablaremos más sobre este tema cuando vuelva al mamut lanudo. El aspecto interesante de este limo arrastrado por el viento es que es un suelo muy rico. Varios lugares del mundo donde el limo arrastrado por el viento es especialmente espeso son áreas súper agrícolas. Estas áreas incluyen el Medio Oeste de los Estados Unidos, Ucrania y grandes áreas de China.

Otro posible propósito de la Edad de Hielo podría haber sido ayudar a la repoblación de la tierra, como se describe en este capítulo. Los inviernos suaves y los veranos frescos, característicos de la Edad del Hielo temprana y media, habrían ayudado a las personas a migrar a través del desierto del Sahara, que era mucho más frío y húmedo, y hacia África central y meridional. Un clima así habría ayudado al hombre y las bestias a migrar a Siberia y pasar a América del Norte. Por otro lado, los inviernos suaves y los veranos más fríos con más precipitaciones habrían hecho de la zona de Tigris-Eufrates un lugar mucho más ideal para vivir que en la actualidad. Quizás esta sea la razón por la que la gente se instaló allí y no quiso irse.

¿Faltan vínculos entre el hombre y los simios?

Si el hombre ascendió de los simios o de una criatura parecida a un simio durante varios millones de años, se deberían encontrar una multitud de vínculos fósiles. Se teorizó que esta transición ocurrió durante la época de la Edad de Hielo, posiblemente incluso causada por la Edad de Hielo, como postulan algunos científicos. Por qué las personas evolucionaron, pero no los animales, en este momento es una contradicción obvia con la teoría de la evolución. Los paleoantropólogos, como se llama a los cazadores de eslabones perdidos, han peinado el mundo durante más de 100 años gastando enormes cantidades de tiempo y dinero en la búsqueda de los eslabones perdidos. De hecho, han encontrado algunos candidatos, pero el número es bastante pequeño y la interpretación de los restos fósiles está abierta a debate. Cada paleoantropólogo parece tener su propia interpretación sobre cómo deben organizarse los huesos.

Como resultado de su entusiasmo e intensa competencia para encontrar el eslabón perdido, los paleoantropólogos se han encontrado con muchos problemas. El hombre de Neandertal, al principio, fue tomado como el eslabón perdido, pero los expertos se dieron cuenta más tarde de que su propio sesgo creaba este vínculo. El hombre de Neandertal es solo una variedad de hombre.

Incluso se han hecho afirmaciones exageradas de eslabones perdidos sobre la base de un diente. El "hombre de Nebraska" encontrado en Nebraska en 1922 terminó siendo un diente de cerdo.

El fraude era fácil de imponer a estos desesperados cazadores de fósiles. El llamado hombre de Piltdown, a pesar de las pistas obvias, engañó a todos los principales paleontólogos a principios y mediados del siglo XX. Este "eslabón perdido" terminó siendo la mandíbula de un simio conectado a la caja del cerebro de un hombre.

Los candidatos más recientes para el estatus de eslabón perdido han durado un poco más, pero en medio de la controversia. Ramapithicus, basado en fragmentos de dientes y mandíbulas, se pensaba que era el primer eslabón perdido entre el hombre y los simios. Sin embargo, se ha encontrado más material. Terminó siendo un simio extinto. Se encontró una vez más que el análisis original de su estado de eslabón perdido estaba cargado de sesgos.

Australopithicus es el siguiente en la fila. Se puede acuñar, “Sr. Enlace perdido." Ahora hay una variedad de tales criaturas en este grupo, incluida Lucy, encontrada por Donald Johanson en Etiopía.10 Incluso se afirma que Lucy caminaba erguida como los humanos. La mayoría de las sobras etiquetadas Homo habilis también entraría en la categoría de Australopithicus. Los paleoantropólogos enfatizan sus características "parecidas a las humanas" y por lo general minimizan sus características parecidas a los de los simios. Basado en un análisis informático de muchas partes de los esqueletos disponibles de Australopithicus, Charles Oxnard11 lo categorizó como un simio único, no en la línea entre los simios y el hombre. Por supuesto, uno esperaría características únicas de un animal extinto porque eso es parte de la definición de extinción.

Australopithicus es abrumadoramente apish. Tiene el tamaño del cerebro de un simio, su cráneo parece un simio y es cuestionable que caminara erguido, según Sir Solly Zuckerman, uno de los principales expertos en evolución de este fósil a mediados del siglo XX. Recientemente, un análisis del área del codo de Lucy y otra Australopithicus fósil reveló los huesos de un caminante de nudillos, comparable a algunos simios vivos.13 Desafortunadamente, en su deseo de mantener el estado de eslabón perdido de Australopithicus, los paleoantropólogos han relegado esta nueva evidencia como un retroceso de un antepasado anterior, alegando que no se utilizó la capacidad de caminar con los nudillos.

Sir Solly Zuckerman14, cada vez más filosófico sobre toda esta empresa de intentar encontrar el eslabón perdido, lamenta:

Como ya he insinuado, los estudiosos de los primates fósiles no se han distinguido por ser cautelosos cuando trabajan dentro de las limitaciones lógicas de su tema. El registro es tan asombroso que es legítimo preguntarse si todavía hay mucha ciencia por encontrar en este campo. ... Tanto glamour todavía se adhiere al tema del eslabón perdido, y a la relación del hombre con el mundo animal, que siempre puede ser difícil exorcizar del estudio comparativo de primates, vivos y fósiles, el tipo de mitos que los sin ayuda ojo es capaz de evocar de un pozo de ilusiones.

El último candidato para el estado de enlace perdido es Homo erectus. Esta designación incluye una buena variedad de fósiles, algunos de los cuales son cuestionables. Los primeros miembros de la categoría incluyen al equívoco hombre de Java y al hombre de Pekín. Desde entonces, muchos fósiles de Homo erectus han sido desenterrados. Como resulta, Homo erectus es solo un poco diferente al hombre de Neandertal. La principal diferencia es que Homo erectus Generalmente tenía una estatura y un tamaño de cerebro más pequeños, pero aún dentro del rango normal del hombre. Y al igual que el hombre de Neandertal, la gente moderna y los tipos mixtos vivían en la misma región al mismo tiempo. Solo hay una conclusión que se puede sacar y es Homo erectus era una raza de hombres, como se documenta ampliamente en el libro de Marvin Lubenow Huesos de contienda.15


Ver el vídeo: La Pequeña Edad de Hielo, la última vez que la Tierra se enfrió más de la cuenta (Enero 2023).