Información

18: Reproducción y desarrollo animal - Biología

18: Reproducción y desarrollo animal - Biología


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

18: Reproducción y desarrollo animal

Introducción

En el reino animal, cada especie tiene sus adaptaciones únicas para la reproducción. La reproducción asexual produce descendencia genéticamente idéntica (clones), mientras que en la reproducción sexual, el material genético de dos individuos se combina para producir descendencia genéticamente diferente de la de sus padres. Durante la reproducción sexual, el gameto masculino (esperma) puede colocarse dentro del cuerpo de la hembra para la fertilización interna, el esperma puede dejarse en el ambiente para que la hembra lo recoja y coloque en su cuerpo, o tanto el esperma como los óvulos pueden ser liberados en el ambiente para fertilización externa. Los caballitos de mar proporcionan un ejemplo de esto último, pero con un toque (Figura 18.1). Después de una danza de apareamiento, la hembra libera huevos en la bolsa de cría abdominal del caballito de mar macho y el macho libera esperma en el agua, que luego encuentra su camino hacia la bolsa de cría para fertilizar los huevos. Los huevos fertilizados se desarrollan en la bolsa durante varias semanas.

Como Asociado de Amazon, ganamos con las compras que califican.

¿Quiere citar, compartir o modificar este libro? Este libro es Creative Commons Attribution License 4.0 y debe atribuir OpenStax.

    Si está redistribuyendo todo o parte de este libro en formato impreso, debe incluir en cada página física la siguiente atribución:

  • Utilice la siguiente información para generar una cita. Recomendamos utilizar una herramienta de citas como esta.
    • Autores: Samantha Fowler, Rebecca Roush, James Wise
    • Editor / sitio web: OpenStax
    • Título del libro: Conceptos de biología
    • Fecha de publicación: 25 de abril de 2013
    • Ubicación: Houston, Texas
    • URL del libro: https://openstax.org/books/concepts-biology/pages/1-introduction
    • URL de la sección: https://openstax.org/books/concepts-biology/pages/18-introduction

    © 12 de enero de 2021 OpenStax. El contenido de los libros de texto producido por OpenStax tiene una licencia Creative Commons Attribution License 4.0. El nombre de OpenStax, el logotipo de OpenStax, las portadas de libros de OpenStax, el nombre de OpenStax CNX y el logotipo de OpenStax CNX no están sujetos a la licencia Creative Commons y no pueden reproducirse sin el consentimiento previo y expreso por escrito de Rice University.


    18.1 Cómo se reproducen los animales

    Algunos animales producen descendencia a través de la reproducción asexual, mientras que otros animales producen descendencia a través de la reproducción sexual. Ambos métodos tienen ventajas y desventajas. La reproducción asexual produce descendencia que es genéticamente idéntica al padre porque la descendencia son todos clones del padre original. Un solo individuo puede producir descendencia asexualmente y se pueden producir grandes cantidades de descendencia rápidamente. Estas son dos ventajas que los organismos que se reproducen asexualmente tienen sobre los organismos que se reproducen sexualmente. En un entorno estable o predecible, la reproducción asexual es un medio eficaz de reproducción porque toda la descendencia se adaptará a ese entorno. En un entorno inestable o impredecible, las especies que se reproducen asexualmente pueden estar en desventaja porque todas las crías son genéticamente idénticas y pueden no adaptarse a diferentes condiciones.

    Durante la reproducción sexual, el material genético de dos individuos se combina para producir descendientes genéticamente diversos que difieren de sus padres. Se cree que la diversidad genética de la descendencia producida sexualmente da a los individuos que se reproducen sexualmente una mayor aptitud porque una mayor parte de su descendencia puede sobrevivir y reproducirse en un entorno cambiante o impredecible. Las especies que se reproducen sexualmente (y tienen sexos separados) deben mantener dos tipos diferentes de individuos, machos y hembras. Solo la mitad de la población (hembras) puede producir la descendencia, por lo que se producirá menos descendencia en comparación con la reproducción asexual. Esta es una desventaja de la reproducción sexual en comparación con la reproducción asexual.

    Reproducción asexual

    La reproducción asexual ocurre en microorganismos procariotas (bacterias y arqueas) y en muchos organismos eucariotas, unicelulares y multicelulares. Hay varias formas en que los animales se reproducen asexualmente, cuyos detalles varían entre especies individuales.

    Fisión

    La fisión, también llamada fisión binaria, ocurre en algunos organismos invertebrados multicelulares. En cierto modo, es análogo al proceso de fisión binaria de organismos procariotas unicelulares. El término fisión se aplica a casos en los que un organismo parece dividirse en dos partes y, si es necesario, regenerar las partes faltantes de cada organismo nuevo. Por ejemplo, especies de gusanos planos turbelosos comúnmente llamados planarios, como Dugesia dorotocephala, son capaces de separar sus cuerpos en regiones de cabeza y cola y luego regenerar la mitad faltante en cada uno de los dos nuevos organismos. Anémonas de mar (Cnidaria), como especies del género Anthopleura (Figura 18.2), se dividirá a lo largo del eje oral-aboral, y los pepinos de mar (Echinodermata) del género Holoturia, se dividirá en dos mitades a lo largo del eje oral-aboral y regenerará la otra mitad en cada uno de los individuos resultantes.

    En ciernes

    El brote es una forma de reproducción asexual que resulta del crecimiento de una parte del cuerpo que conduce a la separación del “brote” del organismo original y la formación de dos individuos, uno más pequeño que el otro. La gemación ocurre comúnmente en algunos animales invertebrados como las hidras y los corales. En las hidras, se forma una yema que se convierte en un adulto y se desprende del cuerpo principal (Figura 18.3).

    Conceptos en acción

    Vea este video para ver una hidra en ciernes.

    Fragmentación

    La fragmentación es la ruptura de un individuo en partes seguida de la regeneración. Si el animal es capaz de fragmentarse y las partes son lo suficientemente grandes, un individuo separado volverá a crecer de cada parte. La fragmentación puede ocurrir por daño accidental, daño de depredadores o como una forma natural de reproducción. La reproducción por fragmentación se observa en esponjas, algunos cnidarios, turbelarios, equinodermos y anélidos. En algunas estrellas de mar, un nuevo individuo puede regenerarse a partir de un brazo roto y un trozo del disco central. Esta estrella de mar (Figura 18.4) está en proceso de hacer crecer una estrella de mar completa a partir de un brazo que ha sido cortado. Se sabe que los trabajadores de la pesca intentan matar las estrellas de mar que se comen sus almejas o criaderos de ostras cortándolas por la mitad y arrojándolas de nuevo al océano. Desafortunadamente para los trabajadores, las dos partes pueden regenerar cada una una nueva mitad, lo que da como resultado el doble de estrellas de mar que se alimentan de ostras y almejas.

    Partenogénesis

    La partenogénesis es una forma de reproducción asexual en la que un óvulo se convierte en un individuo sin ser fertilizado. La descendencia resultante puede ser haploide o diploide, según el proceso de la especie. La partenogénesis ocurre en invertebrados como pulgas de agua, rotíferos, pulgones, insectos palo y hormigas, avispas y abejas. Las hormigas, abejas y avispas utilizan la partenogénesis para producir machos haploides (zánganos). Las hembras diploides (obreras y reinas) son el resultado de un óvulo fertilizado.

    Algunos animales vertebrados, como ciertos reptiles, anfibios y peces, también se reproducen mediante partenogénesis. Se ha observado partenogénesis en especies en las que los sexos estaban separados en zoológicos terrestres o marinos. Dos dragones de Komodo hembras, un tiburón martillo y un tiburón blacktop han producido crías partenógenas cuando las hembras han sido aisladas de los machos. Es posible que la reproducción asexual observada haya ocurrido en respuesta a circunstancias inusuales y normalmente no ocurriría.

    Reproducción sexual

    La reproducción sexual es la combinación de células reproductivas de dos individuos para formar una descendencia genéticamente única. La naturaleza de los individuos que producen los dos tipos de gametos puede variar, teniendo por ejemplo sexos separados o ambos sexos en cada individuo. La determinación del sexo, el mecanismo que determina en qué sexo se desarrolla un individuo, también puede variar.

    Hermafroditismo

    El hermafroditismo ocurre en animales en los que un individuo tiene sistemas reproductivos masculinos y femeninos. Los invertebrados como las lombrices de tierra, las babosas, las tenias y los caracoles (Figura 18.5) suelen ser hermafroditas. Los hermafroditas pueden autofertilizarse, pero normalmente se aparean con otro de su especie, se fertilizan entre sí y ambos producen descendencia. La autofertilización es más común en animales que tienen movilidad limitada o no son móviles, como percebes y almejas. Muchas especies tienen mecanismos específicos para prevenir la autofertilización, porque es una forma extrema de endogamia y generalmente produce crías menos aptas.

    Determinación del sexo

    El sexo de los mamíferos está determinado genéticamente por la combinación de los cromosomas X e Y. Los individuos homocigotos para X (XX) son mujeres y los heterocigotos (XY) son hombres. En los mamíferos, la presencia de un cromosoma Y provoca el desarrollo de características masculinas y su ausencia da como resultado características femeninas. El sistema XY también se encuentra en algunos insectos y plantas.

    La determinación del sexo de las aves depende de la combinación de los cromosomas Z y W. Homocigoto para Z (ZZ) resulta en un macho y heterocigoto (ZW) resulta en una hembra. Tenga en cuenta que este sistema es el opuesto al sistema de los mamíferos porque en las aves la hembra es el sexo con los diferentes cromosomas sexuales. La W parece ser esencial para determinar el sexo del individuo, similar al cromosoma Y en los mamíferos. Algunos peces, crustáceos, insectos (como mariposas y polillas) y reptiles utilizan el sistema ZW.

    También existen sistemas de determinación del sexo cromosómico más complicados. Por ejemplo, algunos peces cola de espada tienen tres cromosomas sexuales en una población.

    El sexo de algunas otras especies no está determinado por los cromosomas, sino por algún aspecto del medio ambiente. La determinación del sexo en caimanes, algunas tortugas y tuátaras, por ejemplo, depende de la temperatura durante el tercio medio del desarrollo del huevo. Esto se conoce como determinación del sexo ambiental, o más específicamente, determinación del sexo dependiente de la temperatura. En muchas tortugas, las temperaturas más frías durante la incubación de los huevos producen machos y las temperaturas cálidas producen hembras, mientras que en muchas otras especies de tortugas ocurre lo contrario. En algunos cocodrilos y algunas tortugas, las temperaturas moderadas producen machos y las temperaturas cálidas y frías producen hembras.

    Los individuos de algunas especies cambian de sexo durante su vida, pasando de uno a otro. Si el individuo es mujer primero, se denomina protoginia o "primera mujer", si es hombre primero, se denomina protoginia o "primer hombre". Las ostras nacen machos, crecen en tamaño, se convierten en hembras y ponen huevos. Los lábridos, una familia de peces de arrecife, son todos hermafroditas secuenciales. Algunas de estas especies viven en cardúmenes estrechamente coordinados con un macho dominante y una gran cantidad de hembras más pequeñas. Si el macho muere, la hembra aumenta de tamaño, cambia de sexo y se convierte en el nuevo macho dominante.

    Fertilización

    La fusión de un espermatozoide y un óvulo es un proceso llamado fertilización. Esto puede ocurrir dentro (fertilización interna) o fuera (fertilización externa) del cuerpo de la hembra. Los humanos son un ejemplo de lo primero, mientras que la reproducción de las ranas es un ejemplo de lo segundo.

    Fertilización externa

    La fertilización externa generalmente ocurre en ambientes acuáticos donde tanto los óvulos como los espermatozoides se liberan al agua. Una vez que los espermatozoides llegan al óvulo, se lleva a cabo la fertilización. La mayor parte de la fertilización externa ocurre durante el proceso de desove, donde una o varias hembras liberan sus huevos y los machos liberan esperma en la misma área, al mismo tiempo. El desove puede ser provocado por señales ambientales, como la temperatura del agua o la duración de la luz del día. Casi todos los peces desovan, al igual que los crustáceos (como los cangrejos y camarones), los moluscos (como las ostras), los calamares y los equinodermos (como los erizos de mar y los pepinos de mar). Revise a "Las ranas, los corales, los calamares y los pulpos también desovan (Figura 18.6).

    Fertilización interna

    La fertilización interna ocurre con mayor frecuencia en animales terrestres, aunque algunos animales acuáticos también usan este método. La fertilización interna puede ocurrir cuando el macho deposita directamente el esperma en la hembra durante el apareamiento. También puede ocurrir cuando el macho deposita el esperma en el medio ambiente, generalmente en una estructura protectora, que la hembra recoge para depositar el esperma en su tracto reproductivo. Hay tres formas en que se produce la descendencia después de la fertilización interna. En la oviparidad, los huevos fertilizados se depositan fuera del cuerpo de la hembra y se desarrollan allí, recibiendo alimento de la yema que forma parte del huevo (Figura 18.7).a). Esto ocurre en algunos peces óseos, algunos reptiles, algunos peces cartilaginosos, algunos anfibios, algunos mamíferos y todas las aves. La mayoría de los reptiles e insectos no aviares producen huevos coriáceos, mientras que las aves y algunas tortugas producen huevos con altas concentraciones de carbonato de calcio en el caparazón, lo que los hace duros. Los huevos de gallina son un ejemplo de cáscara dura. Los huevos de los mamíferos que ponen huevos, como el ornitorrinco y el equidna, son correosos.

    En la ovoviparidad, los huevos fertilizados se retienen en la hembra y el embrión obtiene su alimento de la yema del huevo. Los huevos se retienen en el cuerpo de la hembra hasta que eclosionan dentro de ella, o ella pone los huevos justo antes de que eclosionen. Este proceso ayuda a proteger los huevos hasta la eclosión. Esto ocurre en algunos peces óseos (como el ornitorrinco). Xiphophorus maculatus, Figura 18.7B), algunos tiburones, lagartos, algunas serpientes (culebra Thamnophis sirtalis), algunas víboras y algunos animales invertebrados (cucaracha silbante de Madagascar Gromphadorhina portentosa).

    En la viviparidad los jóvenes nacen vivos. Obtienen su alimento de la hembra y nacen en distintos estados de madurez. Esto ocurre en la mayoría de los mamíferos (Figura 18.7C), algunos peces cartilaginosos y algunos reptiles.


    Reproducción animal y el huevo & # 8211 Aprendizaje guiado

    Diseñé esta actividad para mi clase de biología de primer año durante la pandemia de 2020. Mi objetivo era brindar una descripción general de cómo se reproducen los grupos de vertebrados. Los estudiantes en el pasado se enfocarían en el huevo de amniote como parte de la unidad sobre aves y reptiles. Asignaría la coloración del huevo con amniote como una forma para que los estudiantes aprendan las estructuras del huevo, como el amnios, el corion, el alantoides y la yema.

    La serie de videos Eyewitness tiene un gran episodio sobre aves y el huevo de amniote que ahora está disponible en Youtube. Incluso tengo una hoja de trabajo para acompañarla, aunque Edpuzzle también es una excelente aplicación para que los estudiantes vean los videos asignados.

    Esta actividad de aprendizaje guiada es una exploración interactiva de la reproducción en diferentes grupos de animales. Comienza con la diferencia entre fertilización interna y externa. Utilizo gráficos atractivos, como gifs, para centrar la atención de los estudiantes en conceptos importantes (o sorprendentes). Por ejemplo, los salmones nadadores muestran que la coloración roja oscura puede ser la clave para atraer a una pareja.

    A continuación, los estudiantes comparan tres tipos de estrategias reproductivas. Algunos animales, como las serpientes, ponen huevos, mientras que algunos animales retienen huevos dentro de sus cuerpos. Los mamíferos, como los humanos, nutren el óvulo dentro del útero. Me gustaría que los estudiantes entendieran que en todas estas estrategias hay similitudes. Aunque la mayoría de los mamíferos no ponen huevos, conservan algunas de las características del huevo, como el amnios.

    En diapositivas posteriores, los estudiantes etiquetan una imagen del huevo de amniote según las descripciones. Una diapositiva de relleno contiene las descripciones de lo que hace cada membrana. En otra diapositiva, los estudiantes arrastran etiquetas a una imagen.

    En la diapositiva final, los estudiantes deben sintetizar lo que han aprendido para crear un diagrama de Venn que compare la reproducción de los mamíferos con la reproducción de las aves. Una forma divertida de hacer que la unidad sea más interactiva es crear huevos de & # 8220reptil & # 8221 remojando huevos de ave en vinagre. Esto eliminará el calcio de la cáscara y la hará suave y flexible.

    En el pasado, también incubé huevos de gallina. Sin embargo, este puede ser un proyecto importante y necesitará una incubadora y huevos fertilizados, además de un lugar para ir con los polluelos que nacen.


    Características de clasificación de los animales

    Los animales se clasifican de acuerdo con características morfológicas y de desarrollo, como un plan corporal. Con la excepción de las esponjas, el plan corporal del animal es simétrico. Esto significa que su distribución de partes del cuerpo está equilibrada a lo largo de un eje. Las características adicionales que contribuyen a la clasificación de los animales incluyen el número de capas de tejido formadas durante el desarrollo, la presencia o ausencia de una cavidad corporal interna y otras características del desarrollo embriológico.


    18: Reproducción y desarrollo animal - Biología

    El campo de la biología es diverso que incluye el estudio de organismos desde los pequeños y simples hasta los grandes y complejos. Desde moléculas biológicas hasta biomas, el único tema que permanece constante es la evolución. Todos especies de los organismos vivos descienden de un antepasado común. Aunque pueda parecer que los seres vivos de hoy siguen siendo los mismos, este no es el caso. La evolución es en realidad un proceso continuo. Además, regularmente se descubren nuevas especies. Por ejemplo, los científicos han utilizado un método llamado fluorescente. en el lugar hibridación, que utiliza sondas fluorescentes para localizar genes específicos en los cromosomas, para descubrir una babosa de mar verde que puede realizar la fotosíntesis como una planta. //cnx.org/contents/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita tener JavaScript habilitado para verlo. : jRXkHSab @ 10 / Introducción # footnote1 "& gt1 La babosa obtiene genes relacionados con la fotosíntesis de las algas que ingiere mediante un proceso llamado transferencia horizontal de genes. En este proceso, los genes se pueden transferir directamente de una célula a otra. Los genes de las algas codifican para productos que reparan y mantienen los cloroplastos comidos por la babosa. Puede leer más sobre esto en este sitio web.

    Notas al pie

    • Estás aquí: & # 160
    • Hogar
    • Libros de texto del Departamento de Biología de Andover
    • Biología Openstax para cursos AP (libro de texto para la secuencia Bio58x)
    • Bio582
    • 22.2 Estructura de los procariotas

    Este texto se basa en Openstax Biology for AP Courses, Autores colaboradores principales Julianne Zedalis, The Bishop's School en La Jolla, CA, John Eggebrecht, Autores colaboradores de la Universidad de Cornell Yael Avissar, Rhode Island College, Jung Choi, Instituto de Tecnología de Georgia, Jean DeSaix , Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Vladimir Jurukovski, Colegio Comunitario del Condado de Suffolk, Connie Rye, Colegio Comunitario del Este de Mississippi, Robert Wise, Universidad de Wisconsin, Oshkosh

    Esta obra está autorizada bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 4.0 no exportada, sin restricciones adicionales.


    Contenido

    Algunas especies se reproducen exclusivamente por partenogénesis (como los rotíferos bdelloides), mientras que otras pueden cambiar entre reproducción sexual y partenogénesis. Esto se denomina partenogénesis facultativa (otros términos son partenogénesis cíclica, heterogamia [9] [10] o heterogonía [11] [12]). El cambio entre la sexualidad y la partenogénesis en tales especies puede ser provocado por la estación (pulgón, algunas avispas de las agallas), o por la falta de machos o por condiciones que favorecen el rápido crecimiento de la población (rotíferos y cladóceros como Daphnia). En estas especies, la reproducción asexual se produce en verano (pulgones) o siempre que las condiciones sean favorables. Esto se debe a que, en la reproducción asexual, un genotipo exitoso puede propagarse rápidamente sin ser modificado por el sexo o desperdiciar recursos en la descendencia masculina que no da a luz. En momentos de estrés, la descendencia producida por reproducción sexual puede estar más en forma, ya que tiene nuevas combinaciones de genes posiblemente beneficiosas. Además, la reproducción sexual proporciona el beneficio de la recombinación meiótica entre cromosomas no hermanos, un proceso asociado con la reparación de roturas de doble hebra del ADN y otros daños en el ADN que pueden ser inducidos por condiciones estresantes. [13]

    Muchos taxones con heterogonía tienen dentro de ellos especies que han perdido la fase sexual y ahora son completamente asexuales. Muchos otros casos de partenogénesis obligada (o ginogénesis) se encuentran entre poliploides e híbridos donde los cromosomas no pueden emparejarse para la meiosis.

    La producción de descendencia femenina por partenogénesis se denomina thelytoky (p. Ej., Pulgones), mientras que la producción de machos por partenogénesis se denomina arrhenotoky (p. Ej., Abejas). Cuando los huevos no fertilizados se convierten en machos y hembras, el fenómeno se llama deuterotoky. [14]

    La partenogénesis puede ocurrir sin meiosis a través de la ovogénesis mitótica. Se llama partenogénesis apomíctica. Los óvulos maduros se producen por divisiones mitóticas y estas células se desarrollan directamente en embriones. En las plantas con flores, las células del gametofito pueden sufrir este proceso. La descendencia producida por partenogénesis apomíctica son clones completos de su madre. Los ejemplos incluyen pulgones.

    La partenogénesis que implica la meiosis es más complicada. En algunos casos, la descendencia es haploide (por ejemplo, hormigas macho). En otros casos, denominados colectivamente partenogénesis automictica, la ploidía se restaura a diploidía por diversos medios. Esto se debe a que los individuos haploides no son viables en la mayoría de las especies. En la partenogénesis automíctica, la descendencia difiere entre sí y de su madre. Se les llama medios clones de su madre.

    Edición automática

    Automixis [15] es un término que cubre varios mecanismos reproductivos, algunos de los cuales son partenogenéticos. [dieciséis]

    La diploidía podría restaurarse duplicando los cromosomas sin división celular antes de que comience la meiosis o después de que se complete la meiosis. Esto se conoce como endomitótico ciclo. Esto también puede suceder por la fusión de los dos primeros blastómeros. Otras especies recuperan su ploidía mediante la fusión de los productos meióticos. Es posible que los cromosomas no se separen en una de las dos anafases (llamadas meiosis restitucional) o los núcleos producidos pueden fusionarse o uno de los cuerpos polares puede fusionarse con el óvulo en algún momento de su maduración.

    Algunos autores consideran que todas las formas de autixis son sexuales, ya que implican recombinación. Muchos otros clasifican las variantes endomitóticas como asexuales y consideran partenogenéticos a los embriones resultantes. Entre estos autores, el umbral para clasificar la automezcla como un proceso sexual depende de cuándo se unen los productos de la anafase I o de la anafase II. El criterio de "sexualidad" varía desde todos los casos de meiosis restitutiva, [17] a aquellos en los que los núcleos se fusionan o sólo a aquellos en los que los gametos están maduros en el momento de la fusión. [16] Aquellos casos de automezcla que se clasifican como reproducción sexual se comparan con la autofecundación en su mecanismo y consecuencias.

    La composición genética de la descendencia depende del tipo de apomixis que se produzca. Cuando la endomitosis ocurre antes de la meiosis [18] [19] o cuando fusión central ocurre (meiosis restitucional de la anafase I o la fusión de sus productos), la descendencia obtiene todo [18] [20] a más de la mitad del material genético de la madre y la heterocigosidad se conserva principalmente [21] (si la madre tiene dos alelos para un locus, es probable que la descendencia obtenga ambos). Esto se debe a que en la anafase I los cromosomas homólogos se separan. La heterocigosidad no se conserva por completo cuando se produce un cruce en la fusión central. [22] En el caso de la duplicación premeiótica, la recombinación -si ocurre- ocurre entre cromátidas hermanas idénticas. [18]

    Si fusión terminal (meiosis restitutiva de la anafase II o fusión de sus productos), un poco más de la mitad del material genético de la madre está presente en la descendencia y la descendencia es mayoritariamente homocigótica. [23] Esto se debe a que en la anafase II las cromátidas hermanas se separan y cualquier heterocigosidad presente se debe al entrecruzamiento. En el caso de la endomitosis después de la meiosis, la descendencia es completamente homocigótica y solo tiene la mitad del material genético de la madre.

    Esto puede resultar en que la descendencia partenogenética sea única entre sí y de su madre.

    Sexo de la descendencia Editar

    En la partenogénesis apomíctica, la descendencia son clones de la madre y, por lo tanto (a excepción de los pulgones) suelen ser hembras. En el caso de los pulgones, los machos y hembras producidos partenogenéticamente son clones de su madre, excepto que los machos carecen de uno de los cromosomas X (XO). [24]

    Cuando se trata de meiosis, el sexo de la descendencia dependerá del tipo de sistema de determinación del sexo y del tipo de apomixis. En las especies que utilizan el sistema de determinación del sexo XY, la descendencia partenogenética tendrá dos cromosomas X y será hembra. En las especies que utilizan el sistema de determinación del sexo ZW, el genotipo de la descendencia puede ser ZW (hembra), [20] [21] ZZ (macho) o WW (no viable en la mayoría de las especies [23] pero fértil, [ dudoso - discutir ] hembra viable en unos pocos (p. ej., boas)). [23] La descendencia de ZW se produce por endorreplicación antes de la meiosis o por fusión central. [20] [21] La descendencia de ZZ y WW se produce por fusión terminal [23] o por endomitosis en el óvulo.

    En partenógenos obligados poliploides como el lagarto de cola de látigo, todas las crías son hembras. [19]

    En muchos insectos himenópteros como las abejas, los huevos hembras se producen sexualmente, utilizando esperma de un padre zángano, mientras que la producción de más zánganos (machos) depende de que la reina (y ocasionalmente las obreras) produzcan huevos no fertilizados. Esto significa que las hembras (obreras y reinas) son siempre diploides, mientras que los machos (zánganos) son siempre haploides y se producen partenogenéticamente.

    Facultativo Editar

    La partenogénesis facultativa es el término para cuando una hembra puede producir descendencia por vía sexual o por reproducción asexual. [25] La partenogénesis facultativa es extremadamente rara en la naturaleza, con solo unos pocos ejemplos de taxones animales capaces de partenogénesis facultativa. [25] Uno de los ejemplos más conocidos de taxones que exhiben partenogénesis facultativa son las efímeras presumiblemente, este es el modo de reproducción predeterminado de todas las especies en este orden de insectos. [26] Se cree que la partenogénesis facultativa es una respuesta a la falta de un macho viable. Una hembra puede sufrir partenogénesis facultativa si el macho está ausente del hábitat o si no puede producir descendencia viable.

    En los pulgones, una generación concebida sexualmente por un macho y una hembra produce solo hembras. La razón de esto es la segregación no aleatoria de los cromosomas sexuales X y O durante la espermatogénesis. [27]

    La partenogénesis facultativa se utiliza a menudo para describir casos de partenogénesis espontánea en animales normalmente sexuales. [28] Por ejemplo, muchos casos de partenogénesis espontánea en tiburones, algunas serpientes, dragones de Komodo y una variedad de aves domesticadas se atribuyeron ampliamente a la partenogénesis facultativa. [29] Estos casos son ejemplos de partenogénesis espontánea. [25] [28] La aparición de tales huevos producidos asexualmente en animales sexuales puede explicarse por un error meiótico, lo que lleva a que los huevos se produzcan mediante autixis. [28] [30]

    Obligado Editar

    La partenogénesis obligada es el proceso en el que los organismos se reproducen exclusivamente a través de medios asexuales. [31] Se ha demostrado que muchas especies pasan a la partenogénesis obligada a lo largo del tiempo evolutivo. Se han encontrado transiciones bien documentadas para obligar la partenogénesis en numerosos taxones de metazoos, aunque a través de mecanismos muy diversos. Estas transiciones a menudo ocurren como resultado de la endogamia o mutación dentro de grandes poblaciones. [32] Hay una serie de especies documentadas, específicamente salamandras y geckos, que dependen de la partenogénesis obligada como su principal método de reproducción. Como tal, hay más de 80 especies de reptiles unisex (en su mayoría lagartos pero incluida una sola especie de serpiente), anfibios y peces en la naturaleza para los cuales los machos ya no son parte del proceso reproductivo. [33] Una hembra producirá un óvulo con un conjunto completo (dos conjuntos de genes) proporcionado únicamente por la madre. Por lo tanto, no se necesita un macho para proporcionar esperma para fertilizar el óvulo. En algunos casos, se cree que esta forma de reproducción asexual es una seria amenaza para la biodiversidad por la subsiguiente falta de variación genética y la posible disminución de la aptitud de la descendencia. [31]

    Algunas especies de invertebrados que presentan reproducción sexual (parcial) en su área de distribución nativa se reproducen únicamente por partenogénesis en áreas en las que han sido introducidas. [34] [35] Depender únicamente de la reproducción partenogenética tiene varias ventajas para una especie invasora: evita la necesidad de que los individuos en una población inicial muy escasa busquen pareja, y una distribución sexual exclusivamente femenina permite que una población se multiplique e invada más rápidamente, potencialmente hasta el doble de rápido. Los ejemplos incluyen varias especies de áfidos [34] y la mosca de sierra del sauce, Nematus oligospilus, que es sexual en su hábitat holártico nativo pero partenogenético donde se ha introducido en el hemisferio sur. [35]

    Se observa que la partenogénesis ocurre naturalmente en los pulgones, Daphnia, rotíferos, nematodos y algunos otros invertebrados, así como en muchas plantas. Entre los vertebrados, sólo se sabe que la partenogénesis estricta ocurre en lagartos, serpientes, [36] aves [37] y tiburones, [38] con peces, anfibios y reptiles que exhiben diversas formas de ginogénesis e hibridogénesis (una forma incompleta de partenogénesis). [39] La primera reproducción femenina (unisexual) en vertebrados se describió en el pez Poecilia formosa en 1932. [40] Desde entonces se han descrito al menos 50 especies de vertebrados unisexuales, incluidos al menos 20 peces, 25 lagartijas, una sola especie de serpiente, ranas y salamandras. [39] Otras especies generalmente sexuales pueden ocasionalmente reproducirse partenogenéticamente. El dragón de Komodo y los tiburones martillo y punta negra son adiciones recientes a la lista conocida de vertebrados partenogenéticos espontáneos. Como ocurre con todos los tipos de reproducción asexual, existen costos (baja diversidad genética y, por lo tanto, susceptibilidad a mutaciones adversas que puedan ocurrir) y beneficios (reproducción sin necesidad de un macho) asociados con la partenogénesis.

    La partenogénesis es distinta de la clonación artificial de animales, un proceso en el que el nuevo organismo es necesariamente genéticamente idéntico al donante de células. En la clonación, el núcleo de una célula diploide de un organismo donante se inserta en un óvulo enucleado y luego se estimula la célula para que experimente una mitosis continua, lo que da como resultado un organismo que es genéticamente idéntico al donante. La partenogénesis es diferente, ya que se origina a partir del material genético contenido en un óvulo y el nuevo organismo no es necesariamente genéticamente idéntico al padre.

    La partenogénesis se puede lograr mediante un proceso artificial como se describe a continuación bajo la discusión de mamíferos.

    Oomycetes Editar

    Aparentemente, la apomixis puede ocurrir en Phytophthora, [41] un oomiceto. Se germinaron oosporas de un cruce experimental, y parte de la progenie era genéticamente idéntica a uno u otro progenitor, lo que implica que no se produjo meiosis y que las oosporas se desarrollaron por partenogénesis.

    Gusanos de terciopelo Editar

    No hay machos de Epiperipatus imthurni Se han encontrado ejemplares de Trinidad y se ha demostrado que se reproducen partenogenéticamente. Esta especie es el único gusano de terciopelo conocido que se reproduce por partenogénesis. [42]

    Rotíferos Editar

    En los rotíferos bdelloides, las hembras se reproducen exclusivamente por partenogénesis (partenogénesis obligada), [43] mientras que en los rotíferos monogonont, las hembras pueden alternar entre la reproducción sexual y asexual (partenogénesis cíclica). Al menos en una especie partenogenética normalmente cíclica se puede heredar la partenogénesis obligada: un alelo recesivo conduce a la pérdida de la reproducción sexual en la descendencia homocigótica. [44]

    Gusanos planos Editar

    Al menos dos especies del género Dugesia, gusanos planos en la subdivisión Turbellaria del filo Platyhelminthes, incluyen individuos poliploides que se reproducen por partenogénesis. [45] Este tipo de partenogénesis requiere apareamiento, pero el esperma no contribuye a la genética de la descendencia (la partenogénesis es pseudogámica, también denominada ginogenética). Un ciclo complejo de apareamientos entre individuos partenogenéticos diploides sexuales y poliploides produce nuevas líneas partenogenéticas.

    Caracoles Editar

    Se han estudiado varias especies de gasterópodos partenogenéticos, especialmente con respecto a su condición de especies invasoras. Tales especies incluyen el caracol de barro de Nueva Zelanda (Potamopyrgus antipodarum), [46] la melania de borde rojo (Melanoides tuberculata), [47] y la melania Quilted (Tarebia granifera). [48]

    Insectos Editar

    La partenogénesis en insectos puede cubrir una amplia gama de mecanismos. [49] La descendencia producida por partenogénesis puede ser de ambos sexos, sólo hembras (thelytoky, por ejemplo, pulgones y algunos himenópteros [50]) o sólo macho (arrhenotoky, por ejemplo, la mayoría de himenópteros). Tanto la verdadera partenogénesis como la pseudogamia (ginogénesis o partenogénesis dependiente de espermatozoides) se sabe que ocurren. [25] Los óvulos, dependiendo de la especie, pueden producirse sin meiosis (apomícticamente) o por uno de los varios mecanismos automícticos.

    Un fenómeno relacionado, la poliembrionía es un proceso que produce múltiples descendientes clonales a partir de un solo óvulo. Esto se conoce en algunos parasitoides himenópteros y en Strepsiptera. [49]

    En las especies automícticas, la descendencia puede ser haploide o diploide. Los diploides se producen por duplicación o fusión de gametos después de la meiosis. La fusión se observa en Phasmatodea, Hemiptera (Aleurodids y Coccidae), Diptera y algunos Hymenoptera. [49]

    In addition to these forms is hermaphroditism, where both the eggs and sperm are produced by the same individual, but is not a type of parthenogenesis. This is seen in three species of Icerya scale insects. [49]

    Parasitic bacteria like Wolbachia have been noted to induce automictic thelytoky in many insect species with haplodiploid systems. They also cause gamete duplication in unfertilized eggs causing them to develop into female offspring. [49]

    Among species with the haplo-diploid sex-determination system, such as hymenopterans (ants, bees and wasps) and thysanopterans (thrips), haploid males are produced from unfertilized eggs. Usually, eggs are laid only by the queen, but the unmated workers may also lay haploid, male eggs either regularly (e.g. stingless bees) or under special circumstances. An example of non-viable parthenogenesis is common among domesticated honey bees. The queen bee is the only fertile female in the hive if she dies without the possibility of a viable replacement queen, it is not uncommon for the worker bees to lay eggs. This is a result of the lack of the queen's pheromones and the pheromones secreted by uncapped brood, which normally suppress ovarian development in workers. Worker bees are unable to mate, and the unfertilized eggs produce only drones (males), which can mate only with a queen. Thus, in a relatively short period, all the worker bees die off, and the new drones follow if they have not been able to mate before the collapse of the colony. This behavior is believed to have evolved to allow a doomed colony to produce drones which may mate with a virgin queen and thus preserve the colony's genetic progeny.

    A few ants and bees are capable of producing diploid female offspring parthenogenetically. These include a honey bee subspecies from South Africa, Apis mellifera capensis, where workers are capable of producing diploid eggs parthenogenetically, and replacing the queen if she dies other examples include some species of small carpenter bee, (genus Ceratina). Many parasitic wasps are known to be parthenogenetic, sometimes due to infections by Wolbachia.

    The workers in five [22] ant species and the queens in some ants are known to reproduce by parthenogenesis. En Cataglyphis cursor, a European formicine ant, the queens and workers can produce new queens by parthenogenesis. The workers are produced sexually. [22]

    In Central and South American electric ants, Wasmannia auropunctata, queens produce more queens through automictic parthenogenesis with central fusion. Sterile workers usually are produced from eggs fertilized by males. In some of the eggs fertilized by males, however, the fertilization can cause the female genetic material to be ablated from the zygote. In this way, males pass on only their genes to become fertile male offspring. This is the first recognized example of an animal species where both females and males can reproduce clonally resulting in a complete separation of male and female gene pools. [51] As a consequence, the males will only have fathers and the queens only mothers, while the sterile workers are the only ones with both parents of both genders.

    These ants get both the benefits of both asexual and sexual reproduction [22] [51] —the daughters who can reproduce (the queens) have all of the mother's genes, while the sterile workers whose physical strength and disease resistance are important are produced sexually.

    Other examples of insect parthenogenesis can be found in gall-forming aphids (e.g., Pemphigus betae), where females reproduce parthenogenetically during the gall-forming phase of their life cycle and in grass thrips. In the grass thrips genus Aptinothrips there have been, despite the very limited number of species in the genus, several transitions to asexuality. [52]

    Crustaceans Edit

    Crustacean reproduction varies both across and within species. The water flea Daphnia pulex alternates between sexual and parthenogenetic reproduction. [53] Among the better-known large decapod crustaceans, some crayfish reproduce by parthenogenesis. "Marmorkrebs" are parthenogenetic crayfish that were discovered in the pet trade in the 1990s. [54] Offspring are genetically identical to the parent, indicating it reproduces by apomixis, i.e. parthenogenesis in which the eggs did not undergo meiosis. [55] Spinycheek crayfish (Orconectes limosus) can reproduce both sexually and by parthenogenesis. [56] The Louisiana red swamp crayfish (Procambarus clarkii), which normally reproduces sexually, has also been suggested to reproduce by parthenogenesis, [57] although no individuals of this species have been reared this way in the lab. Artemia parthenogenetica is a species or series of populations of parthenogenetic brine shrimps. [58]

    Spiders Edit

    At least two species of spiders in the family Oonopidae (goblin spiders), Heteroonops spinimanus y Triaeris stenaspis, are thought to be parthenogenetic, as no males have ever been collected. Parthenogenetic reproduction has been demonstrated in the laboratory for T. stenaspis. [59]

    Sharks Edit

    Parthenogenesis in sharks has been confirmed in at least three species, the bonnethead, [38] the blacktip shark, [60] and the zebra shark, [61] and reported in others.

    A bonnethead, a type of small hammerhead shark, was found to have produced a pup, born live on December 14, 2001 at Henry Doorly Zoo in Nebraska, in a tank containing three female hammerheads, but no males. The pup was thought to have been conceived through parthenogenesis. The shark pup was apparently killed by a stingray within days of birth. [62] The investigation of the birth was conducted by the research team from Queen's University Belfast, Southeastern University in Florida, and Henry Doorly Zoo itself, and it was concluded after DNA testing that the reproduction was parthenogenetic. The testing showed the female pup's DNA matched only one female who lived in the tank, and that no male DNA was present in the pup. The pup was not a twin or clone of her mother, but rather, contained only half of her mother's DNA ("automictic parthenogenesis"). This type of reproduction had been seen before in bony fish, but never in cartilaginous fish such as sharks, until this documentation.

    In the same year, a female Atlantic blacktip shark in Virginia reproduced via parthenogenesis. [63] On October 10, 2008 scientists confirmed the second case of a "virgin birth" in a shark. The Journal of Fish Biology reported a study in which scientists said DNA testing proved that a pup carried by a female Atlantic blacktip shark in the Virginia Aquarium & Marine Science Center contained no genetic material from a male. [60]

    In 2002, two white-spotted bamboo sharks were born at the Belle Isle Aquarium in Detroit. They hatched 15 weeks after being laid. The births baffled experts as the mother shared an aquarium with only one other shark, which was female. The female bamboo sharks had laid eggs in the past. This is not unexpected, as many animals will lay eggs even if there is not a male to fertilize them. Normally, the eggs are assumed to be inviable and are discarded. This batch of eggs was left undisturbed by the curator as he had heard about the previous birth in 2001 in Nebraska and wanted to observe whether they would hatch. Other possibilities had been considered for the birth of the Detroit bamboo sharks including thoughts that the sharks had been fertilized by a male and stored the sperm for a period of time, as well as the possibility that the Belle Isle bamboo shark is a hermaphrodite, harboring both male and female sex organs, and capable of fertilizing its own eggs, but that is not confirmed. [64]

    In 2008, a Hungarian aquarium had another case of parthenogenesis after its lone female shark produced a pup without ever having come into contact with a male shark.

    The repercussions of parthenogenesis in sharks, which fails to increase the genetic diversity of the offspring, is a matter of concern for shark experts, taking into consideration conservation management strategies for this species, particularly in areas where there may be a shortage of males due to fishing or environmental pressures. Although parthenogenesis may help females who cannot find mates, it does reduce genetic diversity.

    In 2011, recurring shark parthenogenesis over several years was demonstrated in a captive zebra shark, a type of carpet shark. [61] [65] DNA genotyping demonstrated that individual zebra sharks can switch from sexual to parthenogenetic reproduction. [66]

    Anfibios Editar

    Squamata Edit

    Most reptiles of the squamatan order (lizards and snakes) reproduce sexually, but parthenogenesis has been observed to occur naturally in certain species of whiptails, some geckos, rock lizards, [5] [67] [68] Komodo dragons [69] and snakes. [70] Some of these like the mourning gecko Lepidodactylus lugubris, Indo-Pacific house gecko Hemidactylus garnotii, the hybrid whiptails Cnemidophorus, Caucasian rock lizards Darevskia, and the brahminy blindsnake, Indotyphlops braminus are unisexual and obligately parthenogenetic. Other reptiles, such as the Komodo dragon, other monitor lizards, [71] and some species of boas, [8] [23] [72] pythons, [21] [73] filesnakes, [74] [75] gartersnakes [76] and rattlesnakes [77] [78] were previously considered as cases of facultative parthenogenesis, but are in fact cases of accidental parthenogenesis. [28]

    In 2012, facultative parthenogenesis was reported in wild vertebrates for the first time by US researchers amongst captured pregnant copperhead and cottonmouth female pit-vipers. [79] The Komodo dragon, which normally reproduces sexually, has also been found able to reproduce asexually by parthenogenesis. [80] A case has been documented of a Komodo dragon reproducing via sexual reproduction after a known parthenogenetic event, [81] highlighting that these cases of parthenogenesis are reproductive accidents, rather than adaptive, facultative parthenogenesis. [28]

    Some reptile species use a ZW chromosome system, which produces either males (ZZ) or females (ZW). Until 2010, it was thought that the ZW chromosome system used by reptiles was incapable of producing viable WW offspring, but a (ZW) female boa constrictor was discovered to have produced viable female offspring with WW chromosomes. [82]

    Parthenogenesis has been studied extensively in the New Mexico whiptail in the genus Aspidoscelis of which 15 species reproduce exclusively by parthenogenesis. These lizards live in the dry and sometimes harsh climate of the southwestern United States and northern Mexico. All these asexual species appear to have arisen through the hybridization of two or three of the sexual species in the genus leading to polyploid individuals. The mechanism by which the mixing of chromosomes from two or three species can lead to parthenogenetic reproduction is unknown. Recently, a hybrid parthenogenetic whiptail lizard was bred in the laboratory from a cross between an asexual and a sexual whiptail. [83] Because multiple hybridization events can occur, individual parthenogenetic whiptail species can consist of multiple independent asexual lineages. Within lineages, there is very little genetic diversity, but different lineages may have quite different genotypes.

    An interesting aspect to reproduction in these asexual lizards is that mating behaviors are still seen, although the populations are all female. One female plays the role played by the male in closely related species, and mounts the female that is about to lay eggs. This behaviour is due to the hormonal cycles of the females, which cause them to behave like males shortly after laying eggs, when levels of progesterone are high, and to take the female role in mating before laying eggs, when estrogen dominates. Lizards who act out the courtship ritual have greater fecundity than those kept in isolation, due to the increase in hormones that accompanies the mounting. So, although the populations lack males, they still require sexual behavioral stimuli for máximo reproductive success. [84]

    Some lizard parthenogens show a pattern of geographic parthenogenesis, occupying high mountain areas where their ancestral forms have an inferior competition ability. [85] In Caucasian rock lizards of genus Darevskia, which have six parthenogenetic forms of hybrid origin [67] [68] [86] hybrid parthenogenetic form D. "dahli" has a broader niche than either of its bisexual ancestors and its expansion throughout the Central Lesser Caucasus caused decline of the ranges of both its maternal and paternal species. [87]

    Birds Edit

    Parthenogenesis in birds is known mainly from studies of domesticated turkeys and chickens, although it has also been noted in the domestic pigeon. [37] In most cases the egg fails to develop normally or completely to hatching. [37] [88] The first description of parthenogenetic development in a passerine was demonstrated in captive zebra finches, although the dividing cells exhibited irregular nuclei and the eggs did not hatch. [37]

    Parthenogenesis in turkeys appears to result from a conversion of haploid cells to diploid [88] most embryos produced in this way die early in development. Rarely, viable birds result from this process, and the rate at which this occurs in turkeys can be increased by selective breeding, [89] however male turkeys produced from parthenogenesis exhibit smaller testes and reduced fertility. [90]

    Mammals Edit

    There are no known cases of naturally occurring mammalian parthenogenesis in the wild. Though claims of that happening date back to antiquity, including in humans (for example, Virgin Mary, mother of Jesus), this has never been observed in a controlled environment. Parthenogenetic progeny of mammals would have two X chromosomes, and would therefore be female.

    In 1936, Gregory Goodwin Pincus reported successfully inducing parthenogenesis in a rabbit. [91]

    In April 2004, scientists at Tokyo University of Agriculture used parthenogenesis successfully to create a fatherless mouse. Using gene targeting, they were able to manipulate two imprinted loci H19/IGF2 and DLK1/MEG3 to produce bi-maternal mice at high frequency [92] and subsequently show that fatherless mice have enhanced longevity. [93]

    Induced parthenogenesis in mice and monkeys often results in abnormal development. This is because mammals have imprinted genetic regions, where either the maternal or the paternal chromosome is inactivated in the offspring in order for development to proceed normally. A mammal created by parthenogenesis would have double doses of maternally imprinted genes and lack paternally imprinted genes, leading to developmental abnormalities. It has been suggested [94] that defects in placental folding or interdigitation are one cause of swine parthenote abortive development. As a consequence, research on human parthenogenesis is focused on the production of embryonic stem cells for use in medical treatment, not as a reproductive strategy.

    Use of an electrical or chemical stimulus can produce the beginning of the process of parthenogenesis in the asexual development of viable offspring. [95]

    During oocyte development, high metaphase promoting factor (MPF) activity causes mammalian oocytes to arrest at the metaphase II stage until fertilization by a sperm. The fertilization event causes intracellular calcium oscillations, and targeted degradation of cyclin B, a regulatory subunit of MPF, thus permitting the MII-arrested oocyte to proceed through meiosis.

    To initiate parthenogenesis of swine oocytes, various methods exist to induce an artificial activation that mimics sperm entry, such as calcium ionophore treatment, microinjection of calcium ions, or electrical stimulation. Treatment with cycloheximide, a non-specific protein synthesis inhibitor, enhances parthenote development in swine presumably by continual inhibition of MPF/cyclin B. [96] As meiosis proceeds, extrusion of the second polar is blocked by exposure to cytochalasin B. This treatment results in a diploid (2 maternal genomes) parthenote [94] Parthenotes can be surgically transferred to a recipient oviduct for further development, but will succumb to developmental failure after ≈30 days of gestation. The swine parthenote placentae often appears hypo-vascular: see free image (Figure 1) in linked reference. [94]

    Humanos Editar

    On June 26, 2007, International Stem Cell Corporation (ISCC), a California-based stem cell research company, announced that their lead scientist, Dr. Elena Revazova, and her research team were the first to intentionally create human stem cells from unfertilized human eggs using parthenogenesis. The process may offer a way for creating stem cells that are genetically matched to a particular female for the treatment of degenerative diseases that might affect her. In December 2007, Dr. Revazova and ISCC published an article [97] illustrating a breakthrough in the use of parthenogenesis to produce human stem cells that are homozygous in the HLA region of DNA. These stem cells are called HLA homozygous parthenogenetic human stem cells (hpSC-Hhom) and have unique characteristics that would allow derivatives of these cells to be implanted into millions of people without immune rejection. [98] With proper selection of oocyte donors according to HLA haplotype, it is possible to generate a bank of cell lines whose tissue derivatives, collectively, could be MHC-matched with a significant number of individuals within the human population.

    On August 2, 2007, after an independent investigation, it was revealed that discredited South Korean scientist Hwang Woo-Suk unknowingly produced the first human embryos resulting from parthenogenesis. Initially, Hwang claimed he and his team had extracted stem cells from cloned human embryos, a result later found to be fabricated. Further examination of the chromosomes of these cells show indicators of parthenogenesis in those extracted stem cells, similar to those found in the mice created by Tokyo scientists in 2004. Although Hwang deceived the world about being the first to create artificially cloned human embryos, he did contribute a major breakthrough to stem cell research by creating human embryos using parthenogenesis. [99] The truth was discovered in 2007, long after the embryos were created by him and his team in February 2004. This made Hwang the first, unknowingly, to successfully perform the process of parthenogenesis to create a human embryo and, ultimately, a human parthenogenetic stem cell line.

    Helen Spurway, a geneticist specializing in the reproductive biology of the guppy, Lebistes reticulatus, claimed, in 1955, that parthenogenesis, which occurs in the guppy in nature, may also occur (though very rarely) in the human species, leading to so-called "virgin births". This created some sensation among her colleagues and the lay public alike. [100] Sometimes an embryo may begin to divide without fertilisation but it cannot fully develop on its own, so while it may create some skin and nerve cells, it cannot create others (such as skeletal muscle) and becomes a type of benign tumor called an ovarian teratoma. [101] Spontaneous ovarian activation is not rare and has been known about since the 19th century. Some teratomas can even become primitive fetuses (fetiform teratoma) with imperfect heads, limbs and other structures but these are non-viable. However, in 1995 there was a reported case of partial-parthenogenesis a boy was found to have some of his cells (such as white blood cells) to be lacking in any genetic content from his father. Scientists believe that in the boy's case, an unfertilised egg began to self-divide but then had some (but not all) of its cells fertilised by a sperm cell this must have happened early in development, as self-activated eggs quickly lose their ability to be fertilised. The unfertilised cells eventually duplicated their DNA, boosting their chromosomes to 46. When the unfertilised cells hit a developmental block, the fertilised cells took over and developed that tissue. The boy had asymmetrical facial features and learning difficulties but was otherwise healthy. This would make him a parthenogenetic chimera (a child with two cell lineages in his body). [102] While over a dozen similar cases have been reported since then (usually discovered after the patient demonstrated clinical abnormalities), there have been no scientifically confirmed reports of a non-chimeric, clinically healthy human parthenote (i.e. produced from a single, parthenogenetic-activated oocyte). [101]

    Gynogenesis Edit

    A form of asexual reproduction related to parthenogenesis is gynogenesis. Here, offspring are produced by the same mechanism as in parthenogenesis, but with the requirement that the egg merely be stimulated by the presencia of sperm in order to develop. However, the sperm cell does not contribute any genetic material to the offspring. Since gynogenetic species are all female, activation of their eggs requires mating with males of a closely related species for the needed stimulus. Some salamanders of the genus Ambistoma are gynogenetic and appear to have been so for over a million years. It is believed [ by whom? ] that the success of those salamanders may be due to rare fertilization of eggs by males, introducing new material to the gene pool, which may result from perhaps only one mating out of a million. In addition, the amazon molly is known to reproduce by gynogenesis. [103]

    Hybridogenesis Edit

    Hybridogenesis is a mode of reproduction of hybrids. Hybridogenetic hybrids (for example AB genome), usually females, during gametogenesis exclude one of parental genomes (A) and produce gametes with unrecombined [104] genome of second parental species (B), instead of containing mixed recombined parental genomes. First genome (A) is restored by fertilization of these gametes with gametes from the first species (AA, sexual host, [104] usually male). [104] [105] [106]

    So hybridogenesis is not completely asexual, but instead hemiclonal: half of genome is passed to the next generation clonally, unrecombined, intact (B), other half sexually, recombined (A). [104] [107]

    This process continues, so that each generation is half (or hemi-) clonal on the mother's side and has half new genetic material from the father's side.

    This form of reproduction is seen in some live-bearing fish of the genus Poeciliopsis [105] [108] as well as in some of the Pelophylax spp. ("green frogs" or "waterfrogs"):


    Ver el vídeo: Tema 12. La Reproducción Animal. Vídeo 4. Fecundación y Desarrollo Embrionario (Noviembre 2022).